Volver a Versos y Poemas

Clásicos.

Poesía

Bécquer

Tú eras el huracán y yo la alta torre que desafía su poder: ¡tenías que estrellarte o que abatirme! ¡No pudo ser! Tú eras el océano y yo la enhiesta roca que firme aguarda su vaivén: ¡tenías que romperte o que arrancarme! … ¡No pudo ser! Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados uno a arrollar, el …

José Angel Buesa

POEMA DEL RENUNCIAMIENTO Pasarás por mi vida sin saber que pasaste. Pasarás en silencio por mi amor, y, al pasar, fingiré una sonrisa, como un dulce contraste del dolor de quererte… y jamás lo sabrás. Soñaré con el nácar virginal de tu frente; soñaré con tus ojos de esmeralda de mar; soñaré con tus labios …

José Martí

A los espacios. A los espacios entregarme quiero Donde se vive en paz, y con un manto De luz, en gozo embriagador henchido, Sobre las nubes blancas se pasea,— Y donde Dante y las estrellas viven. Yo sé, yo sé, porque lo tengo visto En ciertas horas puras, còmo rompe Su cáliz una flor,— y …

Mario Benedetti

AY DEL SUEÑO Ay del sueño si sobrevivo es ya borrándome ya desconfiado y permanente y tantas veces me hundo y sueño muslo a muslo boca a tu boca nunca sabré quién sos ahora que estoy insomne como un sagrado y permanezco quiero morir de siesta muslo a muslo boca a tu boca para saber …

Miguel Hernández

Estoy perdidamente enamorado Estoy perdidamente enamorado de una mujer tan bella como ingrata; mi corazón otra pasión no acata y mis ojos su imagen han plasmado. Si escudriño en mi pecho, triste creo que otra hermosa me diera sólo enojos y si sereno miro, ante mis ojos su figura gentil tan sólo veo. Con voz …

Pablo Neruda.

SI TÚ ME OLVIDAS Quiero que sepas una cosa. Tú sabes como es esto: si miro la luna de cristal, la rama roja del lento otoño en mi ventana, si toco junto al fuego la impalpable ceniza o el arrugado cuerpo de la leña, todo me lleva a ti, como si todo lo que existe, …

Rafael Alberti

Lo que dejé por ti. Dejé por ti mis bosques, mi perdida arboleda, mis perros desvelados, mis capitales años desterrados hasta casi el invierno de la vida. Dejé un temblor, dejé una sacudida, un resplandor de fuegos no apagados, dejé mi sombra en los desesperados ojos sangrantes de la despedida. Dejé palomas tristes junto a …

Vicente Huidobro

Marino Aquél pájaro que vuela por primera vez Se aleja del nido mirando hacia atrás Con el dedo en los labios os he llamado. Yo inventé juegos de agua En la cima de los árboles. Te hice la más bella de las mujeres Tan bella que enrojecías en las tardes. La luna se aleja de …