Volver a Dafne

Historias

LA HISTORIA DE JOHN Y HOLLIS.

John Blanchard entró a una biblioteca en Florida, tomó un libro de un estante y se sintió intrigado, no por el contenido del libro, sino por las notas escritas a lápiz en el margen. La suave letra reflejaba un alma pensativa y una mente lúcida. En la primera página del libro descubrió el nombre de la antigua propietaria del libro, Miss Hollis Maynell. Invirtiendo tiempo y esfuerzo, consiguió su dirección. Ella vivía en la ciudad de Nueva York. Le escribió una carta presentándose e invitándola a cartearse.

Al día siguiente, sin embargo, fue embarcado a ultramar para servir en la Segunda Guerra Mundial. Durante el año y el mes que siguieron, ambos llegaron a conocerse a través de su correspondencia. Cada carta era una semilla que caía en un corazón fértil; un romance comenzaba a nacer. Blanchard le pidió una fotografía, pero ella se rehusó. Ella pensaba que si él realmente estaba interesado en ella, su apariencia no debía importar. Cuando finalmente llegó el día en que él debía regresar de Europa, ambos fijaron su primera cita a las siete de la noche, en la estación de trenes de Nueva York.

Ella escribió: “Me reconocerás por la rosa roja que llevaré puesta en la solapa”. El escribió: “Llevaré el libro en mis manos”. Así que a las siete en punto, él estaba en la estación, buscando a la chica cuyo corazón amaba, pero cuya cara desconocía. De pronto, una joven se dirigía a John, su figura era larga y delgada, su cabello rubio caía hacia atrás en rizos, sus ojos eran tan azules como flores, sus labios y su barbilla tenían una firmeza amable y, enfundada en su traje verde claro, era como la primavera encarnada.

Comenzó a caminar hacia ella, olvidando por completo que debía buscar una rosa roja en su solapa. Al acercarse, una pequeña y provocativa sonrisa curvó sus labios. “¿Vas en esa dirección, marinero?”, le dijo. Casi incontrolablemente, John dio un paso para seguirla y en ese momento vio a Hollis Maynell. Estaba parada casi detrás de la chica. Era una mujer de más de cuarenta años, con cabello entrecano que asomaba bajo un sombrero gastado. Era bastante llenita y sus pies, anchos como sus tobillos, lucían unos zapatos de tacón bajo.

La chica del traje verde se alejaba rápidamente. Se sintió como partido en dos, tan vivo era su deseo de seguirla y, sin embargo, tan profundo era su anhelo por conocer a la mujer cuyo espíritu le había acompañando tan sinceramente y que se confundía con el de él.

Y ahí estaba ella. Su faz pálida y regordeta era dulce e inteligente y sus ojos grises tenían un destello cálido y amable. No dudó más. Sus dedos afianzaron la gastada cubierta de piel azul del pequeño volumen que haría que ella lo identificara. “Esto no sería amor, pero sería algo precioso, algo quizá aún mejor que el amor: una amistad por la cual yo estaba y debía estar siempre agradecido”, pensó John. Se cuadró, saludó y le extendió el libro a la mujer, a pesar de que sentía que, al hablar, le ahogaba la amargura de su desencanto. “Soy John Blanchard, y usted debe ser Hollis. Estoy muy contento de que pudiera usted acudir a nuestra cita. ¿Puedo invitarla a cenar?” La cara de la mujer se ensanchó con una sonrisa tolerante. “No sé de qué se trata todo esto, muchacho”, respondió, “pero la señorita del traje verde que acaba de pasar me suplicó que pusiera esta rosa en la solapa de mi abrigo. Y me pidió que, si usted me invitaba a cenar, por favor le dijera que ella lo está esperando en el restaurante que está cruzando la calle. Dijo que era algo así como una prueba'”.

Reflexión:
No es difícil entender y admirar la sabiduría de Miss Maynell. La verdadera naturaleza del corazón se descubre en su respuesta a lo que no es atractivo. No nos dejemos guiar únicamente por las apariencias. “Dime a quién amas y te diré quién eres.”

150 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dafne en 30/04/2018 a las 9:10 am
      Autor

    SABES.

    ¿Sabes? El tiempo tiene su manera especial de moverse y tomarte desprevenido. Parece solo ayer que era joven, recién casado y embarcándome en mi nueva vida con mi pareja. Sin embargo, también parece que fue hace mucho tiempo y ahora pienso, ¿adónde se fueron los años? Sé que los he vivido todos. Tengo visiones de cómo fue entonces y de todas mis esperanzas y sueños. Pero aquí está el invierno de mi vida y me toma de sorpresa. ¿Cómo llegué tan rápido? ¿Adónde se fue mi juventud? Recuerdo bien haber visto gente mayor y pensaba que estaban muy lejos de mí y que ese invierno estaba tan, tan lejos que no me podía imaginar cómo sería. Pero aquí está. Mis amigos están retirados y volviéndose «grises», se mueven más lentamente y ahora veo en ellos una persona mayor. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero veo el gran cambio. No como los que recuerdo jóvenes y vibrantes, sino como yo… ahora somos aquellas personas mayores que solía ver y nunca pensé que sería. Ahora cada día encuentro que solo tomar una ducha es uno de los acontecimientos de la jornada. Y que tomar una siesta ya no es agradable como solía: es algo ¡obligatorio! Porque si no lo hago por mi propia voluntad, simplemente me quedo dormido donde esté sentado. Así que entro en esta nueva etapa sin preparación alguna para los dolores y achaques… Por lo menos sé que, aunque el invierno ha llegado y no estoy seguro de cuánto va a durar, cuando se acabe en esta tierra, se acabó. Otra aventura empezará… Sí, tengo arrepentimientos. Hay cosas que hubiese querido no haber hecho y otras que debí hacer, pero hay muchas que hice de las que estoy contento… Si todavía no estás en tu invierno, permíteme recordarte que llegará mucho más rápido de lo que piensas. Por tanto, cualquier cosa que quieras lograr, por favor, hazla rápidamente… No tienes la promesa de que verás todas las estaciones, así que vive por el hoy y haz que tus seres queridos te recuerden con esperanza, que te aprecien y amen por lo que has hecho por ellos. La vida es un regalo que se te ha dado. La forma en que la vives, es un regalo para los que vienen después.

    • Dafne en 23/04/2018 a las 8:20 am
      Autor

    UN VERDADERO PLACER.

    Según estudios recientes,
    hacerlo parado fortalece la columna;
    boca abajo estimula la circulación de la sangre;
    boca arriba es más placentero;
    hacerlo solo es rico, pero egoísta;
    en grupo puede ser divertido;
    en el baño es muy digestivo;
    en el auto puede ser peligroso…
    Hacerlo con frecuencia
    desarrolla la imaginación;
    entre dos, enriquece el conocimiento;
    de rodillas, resulta doloroso…
    En fín, sobre la mesa o sobre el escritorio,
    antes de comer o de sobremesa,
    sobre la cama o en la hamaca,
    desnudos o vestidos,
    sobre el césped o en la alfombra,
    con música o en silencio,
    entre sábanas o en el closet:
    hacerlo, siempre es un acto de amor y de enriquecimiento.
    No importa la edad, ni la raza, ni el credo, ni el sexo, ni la posición económica…
    … Leer es un placer!!!

    DEFINITIVAMENTE, LO MEJOR ES LEER Y DISFRUTAR DE LA IMAGINACIÓN, Y TÚ LO ACABAS DE EXPERIMENTAR. Que te creías?
    ¡¡ENRIQUECE TU HÁBITO POR LA LECTURA!!
    Y RECUERDA QUE CADA VEZ QUE LEEMOS UN LIBRO, MUERE UN BURRO.

    • Dafne en 14/04/2018 a las 8:03 am
      Autor

    UN BUEN CONSEJO

    Un hombre llega a casa del trabajo y encuentra a sus tres hijos en el jardín aún con los pijamas puestos jugando en el barro, con cajas de comida vacías y los envoltorios de éstas esparcidos por todo el jardín.
    La puerta del coche de su mujer estaba abierta, así como la puerta de entrada de la casa y no había señales del perro.
    Cuando entró encontró aún mayor desorden.. Una lámpara caída en el suelo y la alfombra estaba arrugada contra la pared.
    En el salón la televisión estaba a todo volumen con un canal de dibujos animados y la salita de estar estaba cubierta de juguetes y ropa.
    En la cocina la pila estaba llena de cacharros, el desayuno derramado por la encimera, la puerta del frigorífico abierta de par en par, la comida del perro tirada por el suelo, un vaso roto debajo de la mesa y un pequeño montón de arena detrás de la puerta.
    Inmediatamente subió las escaleras sorteando todos los juguetes y más pilas de ropa buscando a su mujer preocupado por si estaba enferma o le había ocurrido algo serio.
    De camino a la habitación, vio como corría el agua por debajo de la puerta del cuarto de baño y cuando entró
    las toallas empapadas, espuma y más juguetes por el suelo, kilómetros de papel higiénico amontonado y pasta de dientes untada por el espejo y las paredes.
    Entro corriendo en el dormitorio y encontró a su mujer acurrucada en la cama, en pijama y leyendo una novela.
    Ella le miró, le sonrió y le pregunto que tal le había ido el día.
    Él la miró furioso y le preguntó, – ¿Qué ha pasado hoy aquí?
    Ella volvió a sonreír y le dijo:
    – ¿Recuerdas que cada vez que llegas del trabajo me preguntas qué hago todo el día?
    – Si, contestó él incrédulo.
    – PUES HOY NO LO HICE…

    EL TRABAJO EN CASA ENVEJECE, EMBRUTECE Y NADIE LO AGRADECE
    Recuerda… una capa de polvo protege la madera debajo…
    ‘Una casa se transforma en un hogar cuando puedes escribir ‘Te amo’ sobre los muebles’
    Yo solía pasar por lo menos 8 horas cada fin de semana haciendo que las cosas estuvieran perfectas ‘por si caía alguien’
    Finalmente me di cuenta que nadie ‘caía’ porque todo el mundo estaba viviendo la vida y divirtiéndose!
    Ahora, cuando cae alguien, no tengo que explicar en que condiciones está mi casa.
    Están más interesados en escuchar acerca de las cosas que estuve haciendo mientras vivo la vida y me divierto.
    Por si no te diste cuenta…..
    La vida es corta. Disfrútala!
    Limpia si debes… Pero no sería mejor pintar un cuadro o escribir una carta, hornear galletitas o una torta, pasarle la lengua a la cuchara o plantar una semilla, reflexionar sobre la diferencia entre querer y necesitar?
    Limpia si debes… Pero no hay tanto tiempo… con toda la cerveza para tomar, ríos para nadar y montañas para escalar, música para escuchar y libros para leer, amigos para querer y vida para vivir.
    Limpia si debes… Pero el mundo allá afuera con el sol que te da en los ojos, el viento en tus cabellos, la nieve que cae, un chaparrón, este día no volverá de nuevo.
    Limpia si debes… pero toma en cuenta que la vejez llegará y no es linda…
    Y cuando te toque ir – e irte deberás – tu mismo te convertirás en polvo!

    • Dafne en 13/04/2018 a las 8:21 am
      Autor

    UN BESO ANTES DE PARTIR.

    El tren subterráneo avanza dando tumbos y las ruedas rechinan con más furia que nunca contra los rieles. Fuera reina el intenso frío del invierno, y la monótona bahía de Ärsta, en Suecia, se abre como un enorme bostezo debajo del tren. El vagón está repleto de pasajeros helados, ensimismados y aburridos.
    ¡Buenos días! – se escucha la voz de una criatura.
    De pronto, un niñito se abre paso entre las inconmovibles piernas de los adultos -que de mala gana se mueven para dejarlo pasar- , y ocupa el asiento del fondo. Se acomoda junto a la ventanilla, rodeado de adultos hostiles y hastiados. ¡Qué valiente!, me digo. Su padre se ha quedado junto a la puerta, detrás de mí. El tren sigue su marcha bamboleante….entonces, sin que medie nada y en menos de lo que canta un gallo, ocurre algo insólito. El serio muchachito se desliza del asiento y apoya su mano en mi rodilla. Por un instante pienso que quiere regresar al lado de su padre, de modo que hago el intento de dejarlo pasar. Pero en lugar de ello, se inclina hacia delante y alza la cabeza. Me digo: Quiere decirme algo al oído. ¡Qué cosas tienen los niños! Agacho la cabeza para oír el mensaje. ¡Pero me he equivocado otra vez! Lo que recibo es un sonoro beso en la mejilla.
    El pequeño vuelve a su asiento, se apoya contra el respaldo y sigue mirando por la ventanilla como si nada. Yo, por mi parte, me he quedado de una pieza. ¿Qué ha ocurrido?. Un niño desconocido besando adultos en el metro. ¿Cómo es posible que alguien tenga deseos de besar a criaturas tan hirsutas como nosotros? En seguida, todos mis vecinos de asiento reciben sendos besos. Nerviosos y perplejos, le sonreímos al padre.
    Al notar las miradas furtivas y confundidas que nos dirigimos, ya cerca de su parada, el padre nos ofrece una explicación.
    -¡Se siente tan feliz de estar vivo! – dice -. Ha estado muy enfermo.
    Padre e hijo desaparecen entre la multitud que avanza hacia la salida. Las puertas se cierran y el tren reanuda su marcha. En la mejilla llevo aún la quemante sensación del beso de un niño de seis años; un gesto que me ha obligado a preguntarme muchas cosas. ¿Cuántos adultos nos besamos tan sólo por la pura alegría de estar vivos? ¿Cuántos reparamos siquiera en el privilegio de vivir?
    El incidente me ha traído a la memoria un pasaje de la novela Aminne, de Sven Delblanc: Un hombre que viaja en tren dobla de pronto su periódico, inclina la cabeza y se echa a llorar desconsolado. ¿Qué pasaría si todos empezáramos a quitarnos las máscaras?
    Con sus besos, el pequeño nos había dado una tierna pero importante bofetada de advertencia:
    ¡NO SE VAYAN A MORIR ANTES DE QUE SE LES DETENGA EL CORAZÓN!
    De pronto comprendí con absoluta claridad por qué Jesucristo concedió a los niños un lugar especial en el Reino de los Cielos.

    • Dafne en 12/04/2018 a las 12:37 pm
      Autor

    VIVIR DESPEINADA.

    Todas deberíamos atender esta frase con intensidad, sin poses, disfrutando cada momento, cada experiencia, cada afecto. Sin lugar a dudas, seríamos mucho más felices.
    Hoy he aprendido que hay que dejar que la vida te despeine, por eso he decidido disfrutar la vida con mayor intensidad. El mundo está loco. Definitivamente loco. Lo rico, engorda.
    Lo lindo sale caro. El sol que ilumina tu rostro arruga. Y lo realmente bueno de esta vida, despeina.
    – Hacer el amor, despeina.
    – Reírte a carcajadas, despeina.
    – Viajar, volar, correr, meterte en el mar, despeina.
    – Quitarte la ropa, despeina.
    – Besar a la persona que amas, despeina.
    – Jugar, despeina.
    – Cantar hasta que te quedes sin aire, despeina.
    – Bailar hasta que dudes si fue buena idea ponerte tacones altos esa noche, te deja el pelo irreconocible.
    Así que como siempre cada vez que nos veamos yo voy a estar con el cabello despeinado.
    Sin embargo, no tengas duda de que estaré pasando por el momento más feliz de mi vida. Es ley de vida: siempre va a estar más despeinada la mujer que elija ir en el primer carrito de la montaña rusa, que la que elija no subirse.
    Puede ser que me sienta tentada a ser una mujer impecable, peinada y planchadita por dentro y por fuera. El aviso clasificado de este mundo exige buena presencia: Péinate, ponte, sácate, cómprate, corre, adelgaza, come sano, camina derechita, ponte seria.
    Y quizá debería seguir las instrucciones pero ¿cuando me van a dar la orden de ser feliz? Acaso no se dan cuenta que para lucir linda, me debo de sentir linda. ¡La persona más linda que puedo ser!
    Lo único que realmente importa es que al mirarme al espejo, vea a la mujer que debo ser. Por eso mi recomendación a todas las mujeres:
    Entrégate, Come rico, Besa, Abraza, Haz el amor, Baila, Enamórate, Relájate, Viaja, Salta, Acuéstate tarde, Levántate temprano, Corre, Vuela, Canta, Ponte linda, Ponte cómoda, Admira el paisaje,
    Disfruta, y sobre todo, deja que la vida te despeine!!!
    Lo peor que puede pasarte es que, sonriendo; frente al espejo, te tengas que volver a peinar.
    SUERTE Y QUE DISFRUTEN…
    A vivir despeinadas!!!…

    • Dafne en 11/04/2018 a las 9:04 am
      Autor

    RAÍCES PROFUNDAS.

    Tiempo atrás, yo era vecino de un médico cuyo hobby era plantar árboles en el enorme patio de su casa. A veces observaba, desde mi ventana, su esfuerzo por plantar árboles y más árboles, todos los días. Lo que más llamaba mi atención, entretanto, era el hecho deque él jamás regaba los brotes que plantaba.
    Pasé a notar, después de algún tiempo, que sus árboles estaban demorando mucho en crecer. Cierto día, resolví entonces aproximarme al médico y le pregunté si él no tenía recelo de que las plantas no crecieran, pues percibía que él nunca las regaba. Fue cuando, con un aire orgulloso, él me describió su fantástica teoría.
    Me dijo que, si regase sus plantas, las raíces se acomodarían en la superficie y quedarían siempre esperando por el agua fácil, que venía de encima. Como él no las regaba, los árboles demorarían más para crecer, pero sus raíces tenderían a migrar hacia lo más profundo, en busca del agua y de los variados nutrientes encontrados en las capas más inferiores del suelo. Así, según el, los árboles tendrían raíces profundas y serían más resistentes a la intemperie.
    Y agrego que él frecuentemente daba unas palmadas en sus árboles, con un diario doblado, y que hacía eso para que se mantuvieran siempre despiertas y atentas. Esa fue la única conversación que tuvimos con mi vecino.
    Tiempo después fui a vivir a otro país, y nunca más volví a verlo.
    Varios años después, al retornar del exterior, fui a dar una mirada a mi antigua residencia. Al aproximarme, noté un bosque que no había antes.
    ¡¡Mi antiguo vecino, había realizado su sueño!!.
    Lo curioso es que aquel era un día de un viento muy fuerte y helado, en que los árboles de la calle estaban arqueados, como si no estuviesen resistiendo al rigor del invierno.
    Entretanto, al aproximarme al patio del médico, noté cómo estaban sólidos sus árboles:
    prácticamente no se movían, resistiendo estoicamente aquel fuerte viento.
    Qué efecto curioso, pensé… Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, llevando palmaditas y habiendo sido privados de agua, parecía que los había beneficiado de un modo que el confort y el tratamiento más fácil jamás lo habrían conseguido.
    Todas las noches, antes de ir a acostarme, doy siempre una mirada a mis hijos. Observo atentamente sus camas y veo cómo ellos han crecido. Frecuentemente oro por ellos.
    En la mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles, para que no sufran las dificultades y agresiones de éste mundo…
    He pensado, entretanto, que es hora de cambiar mis ruegos.
    Ese cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos helados y fuertes nos alcancen.
    Sé que ellos encontrarán innumerables dificultades y que, por tanto, mis deseos de que las dificultades no ocurran, han sido muy ingenuos.
    Siempre habrá una tempestad en algún momento de nuestras vidas, porque, queramos o no, la vida no es muy fácil.
    Al contrario de lo que siempre he hecho, pasaré a rezar para que mis hijos crezcan con raíces profundas, de tal forma que puedan retirar energía de las mejores fuentes, de las más divinas, que se encuentran siempre en los lugares más difíciles.
    Pedimos siempre tener facilidades, pero en verdad lo que necesitamos hacer es pedir para desenvolver raíces fuertes y profundas, de tal modo que cuando las tempestades lleguen y los vientos helados soplen, resistamos con firmeza, en vez de que seamos subyugados y barridos.
    La naturaleza nos enseña muchas cosas si las sabemos ver…

    • Dafne en 10/04/2018 a las 7:58 am
      Autor

    QUIERO CONVERTIRME
    EN PERRITO …

    Señor, perdona si te molesto,
    pero hoy quisiera hacerte un pedido,
    se que podrás concedérmelo,
    porque amas mucho a tus hijos .
    Yo quisiera dejar de ser niño
    y que me conviertas en un perrito;
    pero no, uno vagabundo,
    si no como el de Francisco.
    Yo se que Tú lo conoces.
    Es un nene muy bonito,
    con ojos color del cielo
    donde Tú moras; y es infinito.
    Te extrañará,
    que te haga muy en serio
    este pedido,
    pero cuando yo te cuente
    entenderás porque te lo digo.
    Tengo el corazón muy triste
    de escuchar ¡tantos gritos!
    cuando llego a casa de noche
    con mis bolsillos vacíos.
    Nací pidiendo limosnas,
    bajo el calor y bajo el frío,
    mientras en una casita muy cómoda
    vive el perro de Francisco .
    A él lo sacan a pasear,
    en auto los días domingo
    y le compran alimento
    que me han dicho
    ¡ es carísimo !
    Lo bañan y lo perfuman,
    luce siempre limpiecito
    y si vieras ¡las caricias!
    que recibe este cachorrito.
    Yo lo miro … y si ,
    Señor perdóname;
    pero lo envidio,
    a mi jamás en mi vida
    me han demostrado cariño.
    Mi padre cuando regreso,
    ya muy tarde y sin un cinco,
    me trata como a un delincuente
    pues dice, que ni para pedir sirvo.
    Por eso Tú, que todo lo puedes,
    conviérteme en un perrito;
    dicen que ellos no tienen alma,
    así no sufrir más, te pido.
    Quiero que me tengan en brazos,
    pues debe ser un lugar muy tibio;
    sé que es feliz, el cachorro,
    ¡ se le nota en los ojitos ! .
    Tal vez si tuviera yo madre,
    todo sería distinto;
    ella cuidaría de mi
    junto con mis hermanitos.
    Podría decirse entonces
    ¿que doy por hecho el pedido?,
    sé que no me arrepentiré,
    al ser convertido en perrito.

    • Dafne en 09/04/2018 a las 10:23 am
      Autor

    QUIEN SE APUNTA A COMPROBARLO.

    En el otoño de 2003, unos 40 investigadores se reunieron en Atlanta para revisar sus hallazgos sobre el poder curativo del perdón.
    Un estudio demostró que olvidar los resentimientos puede reducir el dolor de espalda crónico.
    Otro reveló que el perdón disminuye las recaídas en personas drogadictas.
    Y según otro estudio, realizado con imágenes de resonancia magnética, el simple acto de pensar en la empatía y la reconciliación pone a funcionar la circunvolución temporal media izquierda del cerebro, lo que indica que todos tenemos un centro mental del perdón…
    El Doctor Fred Luskin, director del proyecto sobre el perdón de la Universidad Stanford, ha observado que desterrar la ira reduce el strés hasta el 50 por ciento.
    Los participantes de sus estudios también han mostrado mejoría en vigor físico, estado de ánimo, calidad de sueño y vitalidad general.
    ‘Llevar a cuestas una carga de amargura y rabia por haber sufrido un agravio es muy dañino’, afirma.
    La razón es que estamos conformados para reaccionar ante cualquier cosa que nos produzca tensión como si fuera una crisis, ya sea una alarma de incendios o recordar un pleito encarnizado.
    En una situación así, nuestro cuerpo segrega hormonas del estrés adrenalina y cortisol, que nos acelera el pulso, la respiración y el pensamiento.
    Ocurre también un aumento en el nivel de glucosa en la sangre, lo cual tensa los músculos, y de factores coagulantes.
    Esto resulta inofensivo si el susto es pasajero (como un percance leve de tránsito), pero la ira y el resentimiento perduran mucho más y convierten en toxinas las hormonas que deberían protegernos.
    El efecto inhibidor del cortisol sobre el sistema inmunitario está asociado con algunos trastornos graves.
    Bruce McEwen, director del laboratorio de neuroendocrinología de la Universidad Rockefeller en Nueva York, dice que el cortisol atrofia las neuronas, causa pérdida de memoria y aumenta la presión arterial y el nivel de glucosa en la sangre, lo cual propicia el endurecimiento de las arterias y la aparición de problemas cardiacos.
    Al parecer, perdonar detiene la secreción de estas hormonas.
    En Marzo de 2003, unos investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison reclutaron para un estudio a 36 excombatientes varones enfermos de las coronarias y agobiados por los dolorosos motivos, algunos relacionados con la guerra y otros con problemas conyugales, laborales o traumas de la infancia.
    La mitad recibieron terapia para perdonar, y cuando la aplicaron se observó en ellos una mayor afluencia de sangre al corazón.
    La práctica del perdón es por tanto algo muy saludable y además produce un efecto dominó sobre nuestro entorno. Como muestra, un botón: esta es una historia verídica que ocurrió hace veinte años.
    Julio, un brillante ejecutivo que trabajaba en una multinacional, tuvo que enfrentarse a una situación muy común en este tipo de ambiente: la envidia.
    Un compañero suyo, que no poseía el mismo carisma que él, se había dedicado a criticarlo duramente a sus espaldas porque lo veía como un competidor y planeaba. Esto duró muchos meses hasta que un buen día Julio sintió la necesidad repentina de llamar a este compañero y decirle que le perdonaba por sus habladurías, que no le apetecía trabajar en un ambiente tenso, y le propuso que fueran amigos. El otro aceptó encantado y cesaron las críticas, pero el destino quiso que este chico, de apenas 35 abriles, falleciera en un accidente de aviación una semana después.
    Es como si intuitivamente Julio hubiera captado este triste desenlace y hubiera querido saldar las cuentas con su compañero antes de que se fuera.
    Pero lo curioso es que apenas unos días después, recibió una llamada de su superior jerárquico para convocarle a una reunión. Le dijo a Julio que había estado mirando su expediente porque necesitaban cubrir un puesto directivo en otra ciudad (su jefe era extranjero y llevaba poco tiempo en la división española), y se había dado cuenta de que era un buen profesional pero un tanto conflictivo, juerguista y ácrata.
    Le dijo lo siguiente: ‘He decidido romper este expediente para que nadie pueda verlo así que prescindiré de los comentarios poco gratos de tus anteriores jefes y te daré una oportunidad porque creo que tienes madera de líder y que vales para el puesto que tenemos vacante’. Julio no cabía en sí de gozo, fue nombrado para un interesante ascenso.
    Pero, a lo que íbamos: plantó en su propio jardín las semillas del perdón y estas fructificaron a los pocos días. Y ahora que se están acelerando tanto los procesos, los frutos pueden ser cosechados incluso en horas.

    ¿Quién se apunta a comprobarlo?

    • Dafne en 06/04/2018 a las 12:39 pm
      Autor

    QUÉ SIGNIFICA SER POBRE?

    Un padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina.
    Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo. En el carro, retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo
    -¿Qué te pareció la experiencia?
    -Buena, contestó el hijo con la mirada puesta a la distancia.
    – Y… ¿qué aprendiste?, insistió el padre.
    El hijo contestó:
    -Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín… y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos de colores y otras bellezas.
    Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín… mientras que ellos se alumbran con la luna y las estrellas.
    Nuestro patio llega hasta la cerca… y el de ellos llega al horizonte.
    Que nosotros compramos nuestra comida; ellos, siembran y cosechan la de ellos.
    Nosotros oímos CD’s. Ellos escuchan una perpetua sinfonía de ruiseñores, patos, pericos, ranas, sapos y otros animalitos….todo esto a veces dominado por la melodía de un vecino que trabaja su monte.
    Nosotros cocinamos en estufa eléctrica. Ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña.
    Para protegernos, nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas…. Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.
    Nosotros vivimos ‘conectados’ al celular, a la computadora, al televisor… Ellos, en cambio, están ‘conectados’ a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.
    El padre quedó impactado por la profundidad de su hijo…y entonces el hijo terminó diciendo:
    -¡Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos!

    Cada día estamos mas pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza, que son las grandes obras de nuestro creador.
    Nos preocupamos por TENER, TENER, TENER Y TENER MÁS en vez de preocuparnos por SER CADA DIA MEJORES.

    • Dafne en 05/04/2018 a las 7:51 am
      Autor

    DISFRUTA DE LA VIDA.

    Dedica solo dos minutos de tu vida para esta lectura.
    Por lo tanto, dedícale menos tiempo a la limpieza de tu casa. Siéntate en la baranda y admira el paisaje..
    Pero no te fijes si existen hierbas dañinas en el jardín..
    Pasa más tiempo en compañía tu familia y de tus amigos, y menos tiempo trabajando para extraños..
    Me dí cuenta que la vida es un conjunto de experiencias, para ser apreciadas y no sobrevividas..
    Ahora ya no guardo casi nada, Uso copas de cristal todos los días..
    Visto ropas nuevas, solo para ir hacer compras al supermercado si estoy con ganas de vestirlas..
    No guardo el mejor frasco de perfumes para las fiestas especiales, los uso siempre que quiero sentir su fragancia..
    Las frases “un dia…” y “un dia de estos…”, estan desapareciendo de mi vocabulario. Haz todo lo que tengas ganas de hacer, HOY..
    Me apenaría pensar que no escribí las cartas que quería porque la intención de escribirlas era.. “un dia de estos…”
    Me apenaría, y me dejaria aún más triste, saber que dejé de decir a mis hermanos e hijos con suficiente frecuencia, cuánto los amo a todos..
    Ahora procuro no retardar, olvidar o conservar nada más que podría acrescentar sonrisas de felicidad y alegria a mi vida.
    Cada día que pasa, digo para mi misma, que este es un día muy especial.
    Cada día, cada hora, y cada minuto que pasa… son especiales.
    No permitas que un pequeño desliz malogre una gran amistad…
    Memoriza tu poema favorito, o la música que más te gusta..
    Di: “yo te amo”, solamente cuando tu amor sea verdadero …
    Y si tienes que decir: “Lo lamento mucho”, mira de frente a los ojos de la persona.
    Si no crees en el “amor a primera vista”, no te burles de los sueños de los otros..
    Ama profundamente y apasionadamente..
    Tal vez hasta puedas salir herido, pero es la única manera de vivir la vida en su totalidad…
    Si no estas de acuerdo, sé al menos leal, habla lentamente, pero piensa con rapidez…No ofendas, no juzgues a las personas por “ lo que escuchó hablar de estas.. ”.
    Si alguien te hace una pregunta a la cual no quieres responder,
    Sonrie y pregunta: “porque quieres saber?”
    Recuerda que un gran amor, asi como un gran suceso, comporta un gran riesgo…
    Cásate con alguien con quien te gusta conversar…
    Cuando estén viejos, la habilidad de conversar será más importante que cualquier otra cosa…
    Recuerda que el silencio a veces es la mejor respuesta…
    Lee más libros, mira menos TV, vive una vida buena y honrada..
    Más tarde, cuando no seas más joven y te recuerdes del pasado, vas a saber como gozar la vida por la segunda vez…
    Una casa felíz es lo que más importa. Haz todo lo que esté a tu alcance para crear un ambiente en armonia.
    Nunca interrumpas a alguien que te esté demostrando afecto…
    Recuerda que la mejor relación es aquella donde el amor entre dos personas es mayor de que la necesidad que ellas tienen una por la otra..

    • Dafne en 04/04/2018 a las 8:11 am
      Autor

    CUANDO EL CIELO ESTÉ GRIS…

    Cuando el cielo este gris acuérdate cuando lo viste profundamente azul.
    Cuando sientas frío piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.
    Cuando sufras una temporal derrota acuérdate de tus triunfos y de tus
    logros.
    Cuando necesites amor revive tus experiencias de afecto y ternura,
    acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría.
    Recuerda los regalos que te han hecho, los abrazos y besos que te han
    dado, los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han brotado.
    Si esto has tenido lo puedes volver a tener y lo que has logrado, lo puedes volver a ganar.
    Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad.
    Recorre tu vida y detente en donde haya bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez, visualiza aquel atardecer que te emociono.
    Revive esa caricia espontanea que se te dio.
    Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido, piensa y vive el bien.
    Allí en tu mente están guardadas todas las imágenes.
    Y solo “Tu” decides cuales has de volver a mirar.

    • Dafne en 31/01/2018 a las 9:30 am
      Autor

    LA ESCALERA.

    TODOS VAMOS CAMBIANDO DE NIVEL, COMO EN UNA ESCALERA…

    Imagina que estas frente a una gran escalera…está junto a ti esa persona que es importante para ti..(novio/a, esposo/a, amigo/a etc)…y están fuertemente tomados de la mano…
    Mientras están en el mismo nivel… todo está perfecto… es disfrutable. Pero de pronto… tu subes un escalón… pero esa persona no… esa persona prefiere mantenerse en el nivel inicial… ok… no hay problema… es fácil aun así estar tomados de las manos…
    Pero tu subes un escalón más… y esa persona se niega a hacerlo… ya las manos han empezado a estirarse y ya no es tan cómodo como al principio… subes un escalón más… y ya el tirón es fuerte… ya no es disfrutable y empiezas a sentir que te frena en tu avance… pero tú quieres que esa persona suba contigo para no perderla…
    Desafortunadamente para esa persona no ha llegado el momento de subir de nivel… así que se mantiene en su posición inicial… subes un escalón más… y ya ahí si es muy difícil mantenerte unido… te duele… y mucho… luchas entre tu deseo de que esa persona suba… de no perderla… pero tu ya no puedes, ni quieres bajar de nivel….
    En un nuevo movimiento hacia arriba…. viene lo inevitable… y se sueltan de las manos… puedes quedarte ahí y llorar y patalear tratando de convencerle de que te siga.. Que te acompañe… puedes incluso ir contra todo tu ser y tu mismo/a bajar de nivel con tal de no perderle… pero después de esa ruptura en el lazo… ya nada es igual…. así que por mas doloroso y difícil que sea… entiendes que no puedes hacer más… más que seguir avanzando… y esperar que algún día…vuelvan a estar al mismo nivel.
    Eso pasa cuando inicias tu camino de crecimiento interior… en ese proceso.. En ese avance pierdes muchas cosas: Pareja.. Amigos.. Trabajos.. Pertenencias…todo lo que ya no coincide con quien te estás convirtiendo, ni puede estar en el nivel al que estas accesando…
    Puedes pelearte con la vida entera… pero el proceso así es. El crecimiento personal es eso… personal… individual… no en grupo… puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho más que tu… pero es importante que estés consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.
    Llega un momento… en tu escalera hacia convertirte en una mejor persona… en que puedes quedarte solo/a un tiempo… y duele… claro que duele… y mucho… pero luego, conforme vas avanzando… te vas encontrando en esos niveles con personas mucho más afines a ti… personas que gracias a su propio proceso… están en el mismo nivel que tu y que si tu sigues avanzando… ellos también…
    En esos niveles de avance ya no hay dolor… ni apego… ni sufrimiento… hay amor… comprensión… respeto absoluto…
    Así es nuestra vida amigos/as… una infinita escalera… donde estarás con las personas que estén en el mismo nivel que tu… y si alguien cambia… la estructura se acomoda.
    Me costó mucho soltarme… aun después de una fuerte ruptura seguía viendo para atrás…. esperando un milagro… y el milagro apareció… pero no de la manera en que yo hubiera supuesto… apareció bajo otros nombres… otros cuerpos… otras actividades…. perdí a una amiga… y gané a 20 más… perdí un mal trabajo y ahora tengo un excelente trabajo y con oportunidades de tener más de lo que soñé alguna vez…. perdí a un hombre al que creí amar… para darme cuenta que ahora lo que tengo en este momento de mi vida… ni siquiera podía soñarlo hace unos cuantos meses….
    Cada pérdida… cada cosa que sale… es porque así tiene que ser… déjales ir… y prepárate para todo lo bueno que viene a tu vida… tu sigues avanzando y confía… porque esta escalera es mágica y si no me crees… porque no lo compruebas por ti mismo?
    AHORA, TODOS PODEMOS ENTEDER PORQUE NOS ENCONTRAMOS CON DIFERENTES PERSONAS EN LA VIDA Y PORQUE OTRAS SE QUEDAN ATRÁS.

    • Dafne en 30/01/2018 a las 8:38 am
      Autor

    NO PERMITAS QUE EL PASADO…

    No permitas que las cosas sucias del pasado contaminen tu presente.
    Después de cerrar una bolsa de basura ¿la reabres para revisar lo que
    tiene dentro?
    Generalmente sólo revisamos la basura si algo de valor se hubiera perdido.
    Eso, porque lidiamos con la hipótesis de haberlo tirado sin querer. Si no es ése el caso, lo que se fue a la basura no lo veremos más y ni siquiera nos acordaremos de todo lo que está embolsado y listo para salir de nuestra casa.
    Si esa bolsa se queda con nosotros por algunos días, y la reabrimos por cualquier motivo, el olor será insoportable, microbios existirán a
    montones y nuestra salud podría verse severamente amenazada.
    Lo mismo sucede cuando guardamos y removemos todo lo malo que ya pasó por nuestra vida. Siempre que dejamos que nuestra mente se pierda en malos recuerdos, estamos reabriendo una “bolsa de basura”. Es probable que se encuentre allí la causa de muchas enfermedades físicas y mentales.
    Vuelve un poco tus pensamientos hacia aquéllos que ya te hicieron algún mal, y mira cómo te sientes.
    Vuelve a ver las ofensas, los resentimientos, las rabias, los desencantos, las desilusiones, las decepciones, y piensa en el “olor” que tiene todo eso. Es así que remueves la basura guardada dentro de ti.
    ¿Hace cuánto tiempo que está guardada allí? ¿Por cuánto tiempo todavía la guardarás?
    Pregúntate: “¿Para qué me sirve toda esa suciedad?” Observa honestamente la respuesta. La suciedad atrae más suciedad, basura atrae más basura, recuerdos nocivos atraen miseria material, física y espiritual.
    ¿Es eso lo que deseas para ti mismo?
    Coloca tus pies en el limpio suelo del presente: es el camino para un
    limpio y feliz futuro. Agárrate a tus metas, busca realizar tus sueños, guarda los tesoros ya recibidos.
    Tú mereces ser feliz.
    Por una vida más digna, por un futuro mejor, arroja lo que es basura en la basura.
    ¡Y quema la basura!

    • Dafne en 29/01/2018 a las 8:40 am
      Autor

    ALIVIE SU DEPRESIÓN…

    En el tema de las tragedias y de la vida, no hay nada científicamente
    comprobado.
    Todo lo que sabemos es por fe y solo existen dos posturas que podemos asumir:
    – O los seres humanos somos victimas del caos y debemos cuidarnos de las desgracias que pululan alrededor.
    – O existe un Ser supremo infinitamente poderoso, que controla todo el
    universo y nos da una misión para nuestro crecimiento espiritual, que a veces incluye tragedias o situaciones incomprensibles.
    Los seres humanos estamos diseñados, para no sentir dolor después de
    cierto limite.
    Cuando el padecimiento físico o emocional llega a ese punto máximo, ocurre un bloqueo…
    Eso significa que el dolor, cualquiera que éste sea, es soportable para nuestras fuerzas.
    El dolor eleva o destruye a la persona.
    Un prisionero puede estar en su celda, mirar por la rendija, admirar el cielo, las estrellas y llenarse de ilusión.
    Otro, en el calabozo de al lado, puede observar por la ranura el lodo y llenarse de furia.
    Alguien puede tener una rosa en sus manos y exclamar:
    ¡Qué desastre, esta flor esta llena de horribles espinas!
    Mientras otro dirá:
    ¿No es increíble que entre estas espinas, haya crecido una bella flor?
    Dar el enfoque adecuado a los acontecimientos hará abismales diferencias.
    Estamos llamados a ser almas superiores.
    Nuestros problemas de hoy, serán nuestros testimonios de mañana.
    Somos una obra de arte sin terminar en las manos del Creador. Estamos en un proceso. Nadie en la Tierra es un ser perfecto.
    Si alguno de ustedes contratara a un gran artista del pincel para que
    pintara un mural, lo observaría el primer día plasmar rayas y manchas
    sobre la pared.
    El segundo y tercero, seguiría viendo trazos sin sentido, ni color.
    Si se desesperara, tal vez cuestionaría al artista diciéndole:
    ¿Es esta la obra de arte, que iba usted a pintar? ¿Donde esta el hermoso mural que me prometió?
    Entonces, el autor quizá se voltearía para mirarlo de frente y le diría:
    ¡Espere a que termine! ¿Quiere?
    Llevando esta analogía a nuestra existencia, quizá nos sintamos a veces con deseos de reclamarle a Dios y decirle:
    ¿Por qué murió aquel familiar, por qué permitiste esa enfermedad en mi
    hogar, ese quebranto económico, esa ruptura, esa perdida?
    ¿Por que solo rayas, manchas, y trazos sin sentido en mi vida?
    Entonces tal vez Dios se gire para mirarnos de frente y nos diga:
    ¡Espera a que termine!
    Somos una obra de arte en sus manos… barro en el torno del alfarero…
    un mural a medio dibujar.
    En ocasiones el Artista decide borrar una línea de nuestra vida y saltamos con enfado reclamándole:
    ¿por qué lo hiciste?
    Era mía, yo estaba encariñado con ella!!!
    Pero no entendemos que era solo una raya guía y que Él necesitaba
    borrarla, para trazar otra mucho más hermosa y definida en ese lugar…
    Cuando ocurren tragedias lo mejor es asumir por fe, la filosofía cristiana de la trascendencia: hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, con el cometido de aprender y madurar, la misión de dejar una huella de amor y servicio, la convicción de que esta vida terrenal es solo un micro fragmento de nuestra existencia eterna y todo cuanto nos ocurre, bueno o malo, a la larga sirve para nuestro crecimiento y edificación.

    • Dafne en 24/01/2018 a las 8:31 am
      Autor

    AÑO NUEVO.

    Quizás dé lo mismo si se trata de un año nuevo…. ó de un nuevo grupo de pertenencia… de un nuevo lugar donde vivir… de un nuevo amigo… ó de una nueva pareja…
    Nada puede ser realmente nuevo, si uno lo vive desde viejas actitudes.
    Por eso te deseamos y nos deseamos…
    Que no se nos vaya nuestro tiempo de vida, en asuntos que realmente no valgan la pena.
    Nadie vino a este mundo… a encerrarse en un lugar seguro… a lograr la aprobación de los demás… a “matar el tiempo”.
    El tiempo es algo precioso: un recurso no renovable.
    Que miremos hacia atrás sólo para cerrar los asuntos pendientes. Es el único modo en que el pasado puede realmente pasar: decir lo largamente callado… hacerse cargo de los errores… pedir disculpas… reconocer lo recibido… dar las gracias… comprender lo no comprendido… dejar ir lo que ya no es.
    Cerrar lo inconcluso, es comenzar a hacer espacio para lo Nuevo.
    Que sepamos pedir ayuda cuando la necesitemos, para volver a pararnos sobre nuestros propios pies. Dejarse ayudar es un buen antídoto para la omnipotencia o la necedad.
    Que sepamos ayudar a quien lo necesite… sin perdernos en el otro… sin invadir, ni manipular… sin generar dependencia… sin forcejear para que nadie cambie lo que no está dispuesto a cambiar.
    Ayudar requiere el ejercicio de una solidaridad inteligente, consciente de sus trampas y de sus límites.
    Que permanezcamos abiertos a encontrar verdaderos compañeros de Camino, afines a nuestra más íntima Esencia.
    Como decía Vinicius: “La Vida es el arte del encuentro”.
    No nos escondamos de la Vida.
    Vivir Vivo es poco frecuente entre los humanos. Lo logran quienes trabajan para abrir su sensibilidad y su conciencia. Que seamos parte de aquellos que, más que un “Año Nuevo”, celebran cada día un Día Nuevo, intensamente Vivos.
    Como ves no estás solo… En este mismo instante hay muchos otros que también quieren hacer de este nuevo año un verdadero Año Nuevo.
    Y es que hay un único tiempo.
    Que la Luz, el Amor y la Paz restablezcan el Plan Divino.

    • Dafne en 23/01/2018 a las 9:04 am
      Autor

    HAZ NUEVO TU AÑO.
    de Frei Betto

    En este año nuevo, hazte nuevo, reduce tu ansiedad, cultiva flores en la esquina de tu alma, riega de ternura tus sentimientos más profundos, imprime a tus pasos el ritmo de las tortugas y la levedad de las garzas.
    No te mires en los otros; la envidia es un cáncer que mina la autoestima, fomenta la agitación y abre, en medio del corazón, el agujero en el que se precipita el mismo envidioso.
    Mírate en ti mismo, asume tus talentos, cree en tu creatividad, abraza con amor tu singularidad.
    Evita, sin embargo, una mirada narcisista.
    Sé solidario; al extender hacia los demás tus manos estarás oxigenando tu propia vida.
    No te conviertas en rehén de tu egoísmo.
    Cuídate de la lengua.
    No profieras difamaciones, ni injurias: El odio destruye a quien odia, no al odiado.
    Cambia la maledicencia por la benevolencia.
    Comprométete a expresar al menos cinco elogios por día; tu salud espiritual lo agradecerá.
    No desperdicies tu existencia hipnotizado por la televisión o navegando alocadamente por internet, náufrago en el remolino de imágenes e informaciones que no consigues transformar en síntesis racional.
    No dejes que la espectacularidad de los medios anule tu capacidad de soñar y te transforme en consumista compulsivo. La publicidad sugiere felicidad y sin embargo no ofrece más que placeres momentáneos.
    Centra tu vida en bienes infinitos, nunca en los finitos.
    Lee mucho, reflexiona, atrévete a buscar el silencio en este mundo ruidoso.
    Allí te encontrarás a ti mismo y, con seguridad, a Otro que vive en ti y que casi nunca es escuchado.
    Cuida tu salud, pero sin la obsesión de los anoréxicos, ni la compulsión de quienes devoran alimentos con los ojos.
    Camina, practica ejercicios aeróbicos, sin descuidar acariciar tus arrugas, y no temas a las señales del tiempo en tu cuerpo.
    Frecuenta también una escuela de ejercitar el espíritu. Y ponle cremas revitalizadoras de la generosidad y de la compasión.
    No le des importancia a lo fugaz, ni confundas lo urgente con lo prioritario.
    No te dejes arrastrar por las modas.
    Haz como Sócrates: observa cuántas cosas se ofrecen en los mercados que tú no necesitas para ser feliz.
    Jamás dejes pasar un día sin un momento de oración. Si no tienes fe, sumérgete en tu vida interior, aunque sólo sea durante cinco minutos.
    No te dejes desilusionar por el mundo que te rodea. Así lo hicieron personas semejantes a nosotros.
    Has de saber que estás llamado a transformarlo.
    Si te causa fastidio la política, recibirás la gratitud de los políticos que la corrompen. Si eres indiferente, te lo agradecerán los que se apegan a ella. Si reaccionas y actúas, te podrán temer, pero la democracia se hará más participativa.
    Arranca de tu mente todos los prejuicios y de tus actitudes todas las discriminaciones.
    Sé tolerante, ponte en el lugar del otro.
    Todo ser humano es el centro del universo y es morada viva de Dios.
    Antes pregúntate a ti mismo por qué provocas en alguien antipatía, rechazo o disgusto.
    Revístete de alegría y serenidad. La vida es breve y de antemano sabemos que vamos a morir.
    Haz algo para preservar el medio ambiente, para sanear el aire y el agua, para reducir el calentamiento global. No uses material no biodegradable.
    Trata la naturaleza como lo que ella es de hecho: tu madre. De ella viniste y a ella volverás; vives del beso que te da continuamente en la boca: ella te nutre de oxígeno y de alimentos.
    Reserva un espacio en tu jornada para conectarte con el Trascendente.
    Deja que Dios acampe en tu subjetividad.
    Aprende a cerrar los ojos para ver mejor.

    • Dafne en 22/01/2018 a las 9:05 am
      Autor

    TREN DEL AÑO NUEVO.

    Quiero que este año nuevo, sea diferente; tener un tren enorme, para poder subir a todos nuestros amigos.
    A cada vagón, ponerle un nombre distinto, para que cada uno suba y se quede ahí, siempre, siempre en esta familia!!! …
    Nuestra familia de amigos!!! y que ellos; a su vez, inviten a sus amigos a subir a nuestro tren y recorrer juntos el camino…
    Y así poder llegar, cada uno a nuestro destino….
    Que nombre llevaría cada vagón?
    Empecemos por:
    Paz, amor, felicidad, prosperidad, fe, éxito, esperanza, amistad, solidaridad, fuerza, dedicación, sensibilidad, caridad, apoyo, carisma, humor, salud, risas, amor, ternura, compasión, carcajadas y emoción,
    … Y también porque no?
    … un poco de dolor, para que así, puedan valorar, todos los vagones por los que han pasado o pasaran.. …
    Disfrutaras cada vagón y no querrás bajar más!!
    Pero no solo en estos días, sino todo el año; para poderte demostrar, que el espíritu puede perdurar.
    Solo es cuestión… de que quieras subir a nuestro tren de amigos…
    y ser parte del sueño, para convertirlo en realidad…
    Que el 2018 sea el año del comienzo, de un largo y maravilloso viaje de búsqueda – encuentro con tu leyenda personal.
    Que encuentres desafíos y los resuelvas.
    Que tengas el coraje de hacerte preguntas y encuentres las respuestas.
    Que puedas transformar los posibles obstáculos, en valiosos aprendizajes.
    Y que todo el tiempo tengas presente, que tu persona existe.
    Que estás aquí, para hacer oír tu voz y dejar tu huella…
    También deseo regalarte en este viaje:
    A todos, una segunda oportunidad.
    A los que reconocen su error, el poder de enmendarlo.
    A los que siempre dejaron pasar las oportunidades, valor para que se animen.
    A los que no supieron amar, claridad para que puedan dar rienda suelta, a su pasión escondida.
    A los de malas actitudes, voluntad para que las cambien.
    A los que son padres, tiempo para que disfruten con sus hijos.
    A los hijos, discernimiento, para reconocer lo que esta bien y lo que esta mal.
    A ese amigo del alma, visión para que se arrepienta de haberte fallado.
    A la humanidad entera, capacidad para que abra los ojos, mire hacia atrás, y vea sus miserias.

    ¡¡¡Por eso, para este AÑO NUEVO regala y regálate una segunda oportunidad!!! y súbete a nuestro tren de amigos, que seguro lograremos un mundo mejor…

    “Comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido, que es ir por ahí desentonando con todo el mundo”
    PoR SieMpRe

    • Dafne en 22/12/2017 a las 9:13 am
      Autor

    LOS ANGELITOS.

    Dicen que cuando se acerca fin de año, los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la tierra.
    – ¿Qué hay de nuevo? -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.
    Lo de siempre: amor, paz, salud, felicidad…- contesta el ángel más viejo.
    Y bueno, todas esas son cosas muy importantes.
    Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos pedidos y aunque el tiempo pasa los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo.
    -¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos? – Dice el más joven y entusiasta de los ángeles.
    -¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo? – pregunta el anciano.
    Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta 1os últimos minutos del último día del año.
    Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada.
    Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía:
    “Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor:
    sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres. Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace. Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad”.
    Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.

    • Dafne en 20/12/2017 a las 9:08 am
      Autor

    UNA MUJER CHINA PREGUNTA A SU MAESTRO:

    “Maestro, no entiendo por qué si un hombre hace el amor con varias
    mujeres, tiene fama de campeón, pero… si una mujer hace el amor con varios hombres, inmediatamente tiene la fama de prostituta. ¡¡¡Eso no es justo!!!”
    El Maestro, sin vacilar, le responde:
    “Hija mía…, haz un esfuerzo y, por favor, piensa.
    Si una llave abre varias cerraduras, es una llave “maestra”, digna de toda consideración y aprecio.
    Pero si una cerradura puede ser abierta por varias llaves diferentes, entonces… ¡¡¡la cerradura no sirve para nada”.

    Chin Chu Lin (S. IV AC.)

    • Dafne en 19/12/2017 a las 8:18 am
      Autor

    “LEYENDA PERSONAL”.

    “Todas las personas al comienzo de su juventud, saben cuál es su leyenda personal. En ese momento de la vida todo se ve claro, todo es posible, y ellos no tienen necesidad de soñar y desear todo aquello que les gustaría hacer en sus vidas, no obstante, a medida que le tiempo va pasando, una misteriosa fuerza trata de convencerlos que es imposible realizar la Leyenda personal”.
    “Son fuerzas que parecen malas, pero en verdad te están enseñando como realizar tu Leyenda personal”.
    ”Están preparando tu espíritu y tu voluntad, porque existe una gran verdad en este planeta, seas quien seas o hagas lo que hagas, cuando deseas con firmeza alguna cosa, es porque este deseo salió nació en el alma del Universo. Es tu misión en la Tierra”.

    “El Alma del mundo se alimenta de la felicidad de las personas. O con la infelicidad, la envidia, los celos. Todo es una sola cosa. Y cuando queremos algo, todo el Universo conspira para que realices tú deseo”.
    ¿Por qué habla de todo eso conmigo?
    Porque tú intentas vivir tu Leyenda personal. Y estás a punto de desistir de ella.
    Y usted aparece siempre en estos momentos?
    – No siempre de esta forma, pero jamás dejo de aparecer. A veces aparezco bajo la forma de una buena salida, de una buena idea. Otras veces, en un momento crucial, hago que todo sea más fácil. Y cosas así. Pero la mayor parte la gente no se da cuenta.

    • Dafne en 12/12/2017 a las 8:07 am
      Autor

    REFLEXIÓN…

    En una breve conversación, un hombre le pregunta a una mujer: “¿Qué tipo de hombre estás buscando?”
    Ella se quedó un momento callada antes de verlo a los ojos y le preguntó: “¿En verdad quieres saberlo?”
    Él respondió: “Sí”.
    Ella empezó a decir: “Siendo mujer en esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo sola no puedo hacer por mí. Yo pago todas mis facturas. Yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre. Yo estoy en la posición de preguntar,”¿Qué es lo que tú puedes aportar en mi vida?.
    ” El hombre se le quedo mirando. Y pensó que ella se estaba refiriendo al dinero. Ella, sabiendo lo que él estaba pensando dijo:
    “No me estoy refiriendo al dinero. Yo necesito algo más. Yo necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida. “Yo busco a alguien que luche por superarse, a alguien con quien conversar y que me motive a ser cada vez mejor. Yo no necesito a alguien mentalmente simple e inmaduro. “Quiero a alguien a quien admirar y que me admire por mí misma”. “Yo estoy buscando a alguien que luche por la perfección espiritual, porque yo necesito a alguien con quien compartir mi fe en DIOS. Un hombre que me ame, pero que ame a Dios por encima de todo.” “No necesito a un hombre que luche por la perfección financiera porque yo no busco riquezas.” “Busco a alguien que se esfuerce y trabaje hombro a hombro conmigo para sostener nuestro hogar, que no sea una carga más en espera de ser mantenido.” “Yo necesito a alguien lo suficientemente sensible para que comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero lo suficientemente fuerte para darme ánimos y no dejarme decaer.” “Yo estoy buscando a alguien el cual yo pueda respetar.” “Para poder apoyar a ese hombre, debo respetarlo y que me respete por lo que valgo.” “Busco a alguien en quien pueda confiar, que me respete como su pareja y mejor amiga. No a un hombre infiel, con un alma tan pobre que me irrespete y se irrespete a sí mismo entregándose a cualquiera solo por un momento de placer banal y animal. “Busco a un hombre que pueda ser digno ejemplo para nuestros hijos, más no una vergüenza para ellos.” “Yo aspiro a atender a mi pareja, simplemente él tiene que merecérselo. Dios hizo al hombre y a la mujer en iguales condiciones para apoyarse mutuamente. Yo no puedo ayudar a un hombre inútil, que no se puede ayudar a sí mismo. “Yo busco a un hombre sensible y con buenos sentimientos, porque el conocerá mis sentimientos con sólo mirarme a los ojos”. Busco ternura.
    Cuando ella terminó lo miró a los ojos y él se veía muy confundido y con interrogantes.
    Él le dijo: “Estás pidiendo mucho”.
    Ella le contestó: “Yo valgo mucho.

    • Dafne en 11/12/2017 a las 8:39 am
      Autor

    DE LA VEJEZ.

    Una madre cuenta que su pequeño, con la curiosidad de quien oye una nueva palabra pero aun no entiende su significado, le pregunta: ¿Qué es la vejez?
    En una fracción de segundo ella hace un viaje al pasado. Se acuerda de los momentos de lucha, de las dificultades, de las decepciones, siente todo el peso de la edad y de la responsabilidad sobre sus hombros, vuelve a mirar a su hijo: “Mira mi rostro hijo, esto es la vejez”. Le muestra sus arrugas, la tristeza de sus ojos, para su sorpresa, luego de observarla unos instantes, el pequeño comenta: “! Mamá! ¡Cómo es la vejez de bonita!

    • Dafne en 08/12/2017 a las 8:04 am
      Autor

    EL ROBLE.

    En la plaza central del pueblo debían quitar un gran roble, el enorme árbol, que con el paso de los años se había convertido en un símbolo del lugar. Hasta en el escudo del pueblo se dibujaba su silueta.
    El roble se había enfermado de un extraño virus. Corría el riesgo de caerse y de contagiar a los árboles más cercanos. Ya se había hecho todo lo posible por salvarlo y la triste determinación de derribarlo provocaba en los vecinos una profunda sensación de impotencia. No es fácil determinar la causa de un problema y no es el camino más agradable tomar la decisión de solucionarlo.
    Los leñadores llegaron una mañana con sierras automática y hachas. Los vecinos se reunieron en la plaza para presenciar su caída. Esperaban oír el estrépito producido por el choque del inmenso árbol contra el suelo. Suponían que los hombres empezarían a cortarlo por el tronco principal en un lugar lo más pegado a la tierra. Pero en vez de ésto los hombres colocaron escaleras y comenzaron a podar las ramas más altas.
    En ese orden de arriba hacia abajo cortan desde las más pequeñas hasta las más grandes. Así cuando terminaron con la copa del árbol, sólo quedaba el tronco central, y en poco tiempo más aquel poderoso roble yacía cuidadosamente cortado en el suelo.
    El sol, ahora cubría el centro del parque, su sombra ya no existía, era como si no hubiera tardado medio siglo en crecer, como si nunca hubiera estado allí. Los vecinos preguntaron por qué los hombres se habían tomado tanto tiempo y trabajo para derribarlo. El más experimentado leñador explicó: cortando el árbol cerca del suelo, antes de quitar las ramas, se vuelve incontrolable y en su caída, pueden quebrar los árboles más cercanos o producir otros destrozos. Es más fácil manejar un árbol cuando más pequeño se le hace.

    Reflexión:
    • El inmenso árbol de la preocupación, que tantos años ha crecido en cada uno de nosotros, puede manejarse mejor si se lo hace lo mas pequeño posible. Para lograrlo, es aconsejable podar en principio, los pequeños obstáculos que nos impiden el disfrutar de cada día y así ir quitando el temor de que en el intento de librarnos de éstos y mejorar, todo se derrumbe.
    • En ese orden, quitando del comienzo los pequeños problemas podemos, gradualmente ir llegando al tronco principal de nuestras preocupaciones. Para cambiar hay que realizar una tarea a la vez, quitar las ramas de la preocupación de una en una, ocuparnos y no preocuparnos.
    • Reconocer nuestros errores y tener el valor para enfrentarlos, establecer las prioridades y los objetivos en la vida y mantener una verdadera determinación para librarnos poco a poco de todo el peso que nos impide trabajar, crecer, disfrutar y vivir, transformando nuestras ansiedades, miedos y preocupaciones en coraje, esperanza y fe.
    ‘Con el paso de los años he aprendido que nada en la vida es irremediablemente trágico; hasta una lágrima al resbalar por la mejilla hace cosquillas.’

    • Dafne en 07/12/2017 a las 7:52 am
      Autor

    LA VIDA ES TAN CORTA.

    La vida es tan corta que debemos aprovechar cada día para ser felices.
    John Powell, un profesor de Loyola University en Chicago, escribe sobre un estudiante de su clase de La Teología de la Fe llamado Tommy.
    Hace unos doce años atrás, yo estaba de pie observando a mis estudiantes de la Universidad mientras entraban al salón para nuestra primera sesión de Teología de la Fe.
    Ése fue el primer día que vi a Tommy.
    Tommy estaba peinando su larga cabellera rubia, que caía por debajo de sus hombros. Como ese día no estaba preparado para ello, mis emociones se alteraron y de inmediato catalogué a Tommy bajo ” de extraño… Muy extraño”.
    Tommy resultó ser el “ateo de la clase” en mi curso de Teología de la Fe. Él objetaba constantemente, sonriendo sarcásticamente sobre la posibilidad de un Dios/Padre que nos ama incondicionalmente. Cuando al terminar el curso vino a entregar su examen final, me preguntó en un tono algo cínico:
    -¿Cree usted que alguna vez encontraré a Dios?
    Inmediatamente decidí usar un poquito de la técnica de la terapia de shock.
    -¡No!, le dije muy enfáticamente.
    -¿Por qué no?, me respondió, yo creía que ése era el producto que usted estaba vendiendo.
    Dejé que estuviese a unos cinco pasos de la puerta del salón y alcé mi voz para decirle:
    -¡Tommy! Creo que tú nunca encontrarás a Dios… Pero estoy absolutamente seguro de que Él te encontrará a ti.
    Él se encogió de hombros, salió de mi clase y de mi vida.
    Yo me quedé algo frustrado por el hecho de que no había captado mi ingeniosa observación:
    “¡Él te encontrará a ti!”, por lo menos yo pensaba que había sido ingeniosa…Un tiempo después me enteré que Tommy se había graduado y me dio el debido gusto.
    Más adelante me llegó una triste noticia, supe que Tommy padecía de un cáncer terminal.
    Antes de que yo pudiera salir a buscarlo, él vino a verme.
    Cuando entró en mi oficina lucía demacrado y su larga cabellera había desaparecido debido a la quimioterapia.
    Pero sus ojos brillaban y su voz tenía una firmeza que tenía antes.
    -Tommy, he pensado mucho en ti… oí que estás enfermo, le dije en un tono casual.
    -Oh, sí, muy enfermo, me respondió, tengo cáncer en ambos pulmones.
    Es cuestión de semanas.
    -Tom, ¿puedes hablar sobre eso?, le pregunté.
    -Por supuesto, ¿que quiere saber?, me contestó.
    -¿Qué se siente tener solo 24 años y estar muriendo?, le dije.
    -Bueno, podría ser peor.
    -¿Peor, cómo qué?
    -Bueno, como llegar a los cincuenta años sin tener valores o ideales; o llegar a los cincuenta creyendo que beber, seducir mujeres y hacer dinero son ‘lo máximo’ de la vida.
    Antes había clasificado a Tommy bajo: de extraño… Parece ser como si a todo aquel que yo rechazara mediante mi propia calificación, Dios lo devolviera a mi vida para que me educara.
    Pero por lo que en realidad vine a verlo es por algo que usted me dijo el último día de clases. (¡Se acordó!)
    Él continuó diciendo:
    -Yo le pregunté si usted creía que yo llegaría alguna vez a encontrar a Dios. Usted me dijo que ¡No!, cosa que me sorprendió mucho. Entonces usted dijo:
    -Pero Él te encontrará a ti. Estuve pensando mucho en eso, aunque no se puede decir que mi búsqueda era muy intensa en aquel entonces.
    Pero cuando los doctores removieron el tumor que tenía en la ingle y me dijeron que era maligno, ahí fue que empecé a buscar seriamente a Dios. Y cuando el cáncer se regó a mis órganos vitales, de verás que empecé a golpear fuertemente con mis puños las puertas del Cielo… pero Dios no salió. De hecho, no pasó nada.
    -¿Alguna vez ha tratado de hacer algo con mucho esfuerzo sin obtener ningún resultado?
    Uno se harta psicológicamente, se aburre de tratar, tratar y tratar… y eventualmente, uno deja de tratar. Bueno, pues un día me desperté y en lugar de estar lanzando mis reclamos inútiles por encima de ese muro de ladrillos a un Dios que posiblemente no estuviera ahí, me rendí … Decidí que en realidad no me importaba Dios, ni una vida después de la muerte, ni nada que se le pareciera. Decidí pasar el tiempo que me quedara haciendo algo más provechoso. Pensé en usted y en su clase y recordé otra cosa que usted nos había dicho:
    -La mayor tristeza es pasarse la vida sin amar.
    Pero sería igualmente triste pasar por la vida e irse sin nunca haberle dicho, a los que uno ama, que los ama.
    Así que empecé por el más difícil, mi padre. Él estaba leyendo el periódico cuando me le acerqué.
    -Papá
    -¿Qué?, preguntó sin quitar sus ojos del periódico.
    -Papá, quisiera hablar contigo.
    -Bueno, habla.
    -Papá… es algo verdaderamente importante. Bajó el periódico lentamente, -¿De qué se trata?
    -Papá, yo te amo. Sólo quería que lo supieras…
    Entonces mi padre hizo dos cosas que no recuerdo que hubiese hecho antes. Él lloró y me abrazó. Estuvimos hablando toda la noche, aunque él tenía que ir a trabajar al día siguiente…
    Me sentí tan bien de estar cerca de mi padre, de ver sus lágrimas, de sentir su abrazo y de oírle decir que me amaba. Fue más fácil con mi madre y con mi hermano pequeño.
    También ellos lloraron conmigo y nos abrazamos y nos dijimos cosas bonitas los unos a los otros. Compartimos las cosas que habíamos guardado en secreto por tantos años. Sólo me arrepiento de una cosa… de haber esperado tanto tiempo!!! Ahí estaba, comenzando a abrirme a todas las personas que siempre habían estado tan cerca de mí.
    Entonces, un día me volteé ¡y ahí estaba Dios! No vino a mí cuando yo se lo rogaba.
    Me imagino que yo me portaba como un entrenador de animales, aguantando el aro, para que saltaran:
    ¡Vamos, salta!
    Te doy tres días, tres, semanas. Aparentemente Dios hace las cosas a Su manera y a Su hora. Pero lo importante, es que Él estaba ahí.
    ¡Me había encontrado! Usted tenía razón, me encontró aún después de que yo dejé de buscarlo.
    -Tom, le dije casi sin aliento, yo creo que estás diciendo algo muy importante y más universal de lo que tú te puedas imaginar.
    Por lo menos para mí, lo que estás diciendo es que la forma más segura de encontrar a Dios:
    -Es la de no hacerlo una posesión particular, un solucionador de problemas, un consuelo instantáneo en tiempos de necesidad… sino abrirse al amor!!!
    Sabes, el apóstol Juan dijo eso, él dijo:
    -“Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él.”
    Él dio el gran salto de la fe a la visión. Él encontró una vida más hermosa que todo lo que ha visto el ojo humano o que el oído humano haya escuchado o que la mente del ser humano jamás se haya imaginado.
    Así que a todos ustedes que han tenido la bondad de leer esta simple historia sobre el amor de Dios, gracias por el tiempo.
    Y a ti, Tommy, en los brillantes y verdes cerros del Cielo, se los dije lo mejor que pude…

    • Dafne en 06/12/2017 a las 8:09 am
      Autor

    REIR LLORANDO.
    Autor Juan de Dios Peza

    Viendo a Garrik, actor de la Inglaterra, el pueblo al aplaudirlo le decía:
    Eres el más gracioso de la tierra, y el más feliz…
    Y el cómico reía.
    Víctimas del “spleen”, los altos lores, en sus noches más negras y pesadas, iban a ver al rey de los actores, y cambiaban su “spleen” en carcajadas.
    Una vez, ante un médico famoso, llegó un hombre de mirada sombría:
    Sufro, le dijo, un mal tan espantoso, como esta palidez del rostro mío.
    Nada me causa encanto ni atractivo; no me importan mi nombre ni mi suerte; en un eterno “spleen” muriendo, vivo, y mi única pasión es la muerte.
    Viaja y te distraerás.
    Tanto he viajado!
    Las lecturas busca.
    Tanto he leído!
    Que te ame una mujer.
    Si soy amado!
    Un título comprad.
    Noble he nacido!
    ¿Pobre eres quizá?
    Tengo riquezas.
    ¿De lisonjas gustas?
    Tantas escucho!
    ¿Qué tienes de familia?
    Mis tristezas!
    ¿Vas a los cementerios?
    Mucho… mucho…
    De tu vida actual, tenéis testigos?
    Si, más no dejo que me impongan yugos:
    Yo les llamo a los muertos mis amigos; y les llamo a los vivos, mis verdugos.
    Me deja, agregó el médico, perplejo tu mal, y no debo acobardarte; toma hoy por receta este consejo:
    “Sólo viendo a Garrik podrás curarte”
    ¿A Garrik?
    Si, a Garrik…la más remisa y austera sociedad lo busca ansiosa;
    todo aquel que lo ve, muere de risa.
    Tiene una gracia artística asombrosa!
    ¿Y a mí me hará reír?
    Ah! sí, te lo juro; el sí; nada más él…Mas, qué te inquieta?
    Así…(dijo el enfermo), no me curo. Yo soy Garrik!
    …Cambia la receta.

    Cuántos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reír como el actor suicida, sin encontrar para su mal remedio!

    Ay! Cuántas veces al reír se llora! Nadie en lo alegre de la risa fíe, porque en los seres que el dolor devora el alma llora cuando el rostro ríe!
    Si se muere la fe, si huye la calma, si sólo abrojos nuestra planta pisa, lanza a la faz la tempestad del alma
    un relámpago triste, la sonrisa. El carnaval del mundo engaña tanto, que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto, y también a llorar con carcajadas.

    “Ríe cuando estés triste, llorar es demasiado fácil”
    “La risa es el don más puro que tiene la vida”
    “Sonríe al mundo y el mundo te sonreirá”
    “Cuando la vida te presente mil razones para llorar,
    demuéstrale que tienes mil una razón para sonreír”

    • Dafne en 05/12/2017 a las 12:22 pm
      Autor

    LA MALETA.

    Cuando tu vida empieza, tienes apenas una maleta pequeña de mano, a medida que pasan los años el equipaje va aumentando; porque existen muchas cosas que recoges por el camino, pensando que son importantes.
    En un determinado punto del camino comienza a ser insoportable cargar tantas cosas, pesan demasiado.
    Entonces puedes escoger: permanecer sentado a la vera del camino, esperando que alguien te ayude; lo que es difícil pues todos los que pasan, traen su propio equipaje; puedes pasar la vida entera esperando o puedes disminuir el peso, eliminando todo lo que no te sirva. Pero……¿ que tirar?.
    Empieza sacando todo lo que hay dentro de la maleta y checa lo que tienes que tirar.
    Amistad, Amor… Amistad – Amor. ¡¡¡¡ Bien!! Tienes bastante, es curioso no pesan nada pero…
    Tienes algo pesado y haces un esfuerzo para tirarlo.
    LA RABIA… ¡Como pesa! empiezas a tirar, tirar, tirar y aparecen: LA INCOMPRENSION, EL MIEDO, EL PESIMISMO.
    En este momento el DESANIMO casi te empuja hacia adentro de la maleta, pero tu haces un gran esfuerzo y logras salir de allí.. Entonces aparece una SONRISA, que estaba sofocada en el fondo de la maleta, sacas otra SONRISA, y otra más.
    Entonces metes las manos dentro de la maleta y sacas la tristeza, ahora tienes que dejar la PACIENCIA dentro de la maleta, pues vas a necesitar bastante, procura entonces dejar también FUERZA, ESPERANZA, CORAJE, ENTUSIASMO, EQUILIBRIO, RESPONSABILIDAD, TOLERANCIA, BUEN HUMOR.
    Tira la preocupación, no te sirve de nada.
    Bien: tu equipaje está listo para ser usado de nuevo, más piensa bien lo que vas a colocar dentro de ahora en adelante.
    Y no te olvides de hacer esto muchas veces, pues el camino es muy, muy largo.

    • Dafne en 27/11/2017 a las 8:02 am
      Autor

    EQUÍVOCO.

    Doña María llega a la casa de su nuera y encuentra al hijo saliendo furioso.
    – Qué pasa Joaquín?
    – Que qué pasa? Pues lo que sucedió fue lo siguiente, madre!
    Cuando me fui de viaje le mandé un telegrama a Elsa, avisando que volvería hoy. Llego a casa y qué me encuentro? A ella con un sujeto! Los dos en la cama! Ni mandando un telegrama ella me respeta! Es el fin, me estoy yendo para siempre!
    – Calma! -Pide Doña María- debe haber algo errado en esta historia, Elsa jamás haría una bobada de esas! Espera un poco que voy a verificar qué pasó.
    Momentos después, Doña María vuelve sonriente:
    – No te dije que había un equívoco, mi hijo? Elsa no recibió tu telegrama!

    • Dafne en 24/11/2017 a las 7:52 am
      Autor

    QUÉ IMPORTANTE ES SABER ARGUMENTAR!

    Una empleada doméstica pidió aumento de sueldo.
    A la señora no le sentó muy bien la solicitud, así que le preguntó:
    – María, ¿por qué crees que mereces que te aumente el sueldo?
    – Señora, hay tres razones:
    – La primera es que yo plancho la ropa mejor que usted.
    – ¿Quién te ha dicho que planchas mejor que yo?
    – Su esposo, señora.

    – La segunda razón es que yo cocino mejor que usted.
    – Eso es puro cuento, ¿quién te ha dicho que cocinas mejor que yo?
    – También su esposo, señora.

    – Y la tercera razón, y la más importante, es que yo soy mejor que usted en la cama.
    Al oírlo, la señora, completamente descompuesta y gritando le pregunta a la empleada:
    – ¿Mi esposo te ha dicho eso?
    – No, señora … me lo ha dicho el jardinero.

    LA SEÑORA DE INMEDIATO LE AUMENTÓ EL SUELDO.

    • Dafne en 23/11/2017 a las 8:06 am
      Autor

    NO ES LO MISMO CON LOS AÑOS.

    Una pareja que va de luna de miel al Caribe. Todo espectacular.
    Una noche van paseando y ven un cartel:
    EL INCREÍBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ ¿Entramos, mi amor? dice ella.
    Y entraron al show.
    En el escenario, músicos caribeños tocando y unas chicas muy bonitas que colocan en el centro una pequeña mesa.
    La música se escucha pegadiza y de pronto entra ¡EL NEGRO JOSÉ!
    Un hombre musculoso, bailando al son de la música.
    Se acerca a la mesa y coloca sobre ella, 5 nueces, seguidamente, se baja sus ajustados pantalones y se saca sus 30 centímetros de puro “pene” y…
    ¡PAN! ¡PAN! ¡PAN! ¡PAN! ¡PAN! ¡¡¡ROMPE LAS 5 NUECES!!!
    La gente lo aplaude a rabiar.
    Las mujeres se van muy entusiasmadas y los hombres muy impresionados, no pudiendo disimular cierta envidia del negro José.
    Pasan muchos años y 25 años después, la misma pareja se dispone a volver al Caribe para celebrar sus bodas de plata.
    Mira mi amor, sigue el cartel de “EL INCREÍBLE SHOW DEL NEGRO JOSÉ” ¿Entramos?
    El local era mucho más lujoso, pero el show parecía el mismo: los músicos, las chicas, la mesa… y de pronto…
    ¡ENTRA EL NEGRO JOSÉ!
    Tenía canas en su pelo, pero seguía siendo musculoso.
    Se acerca a la mesa y sobre ella coloca 5 COCOS.
    Seguidamente, saca su “pene” y…
    ¡¡¡¡¡PAN, PAN, PAN, PAN, PAN!!!!! ¡¡¡¡¡ROMPE LOS 5 COCOS!!!!!
    La gente aplaude entusiasmada y el marido dice:
    Mi amor, voy a saludar a ese negro…
    Llama a la puerta del camerino y abre el negro José, muy simpático.
    Lo felicito ¡¡¡Es usted un genio maravilloso!!!
    Pero permítame una pregunta:
    Antes, usted usaba nueces ¿POR QUÉ AHORA LO HACE CON COCOS?
    El negro José, bajando la vista, con la voz muy baja, medio avergonzado le dice:
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MIRE USTED, CON LOS AÑOS, LA VISTA YA NO ES LA MISMA!!!!!!!!!!

    • Dafne en 21/11/2017 a las 7:58 am
      Autor

    QUÉ ES UN CIRCULO VICIOSO???

    Para quien no conoce el concepto, se usa para definir un enredo el cual no tiene una explicación sencilla para aclarar el problema, que algunos llaman recursión infinita.
    Haciendo poco esfuerzo, trataré de explicarles en pocas palabras este famoso término:
    El DIRECTOR de una escuela llama a su secretaria y le dice:
    – Vanessa, mi vida: Tengo un seminario en Río de Janeiro por una semana y quiero que me acompañes para que nos masacremos en la playa y en la cama toda esa semana. Hace los preparativos del viaje…
    La secretaria llama al marido:
    – Juan, mi vida: Voy a viajar a Río con el Director por un seminario… Es por una semana.
    El marido llama a la amante:
    – Leonor, mi tesoro – Mi mujer va a viajar al Exterior por una semana, vamos a pasarla juntitos, mi reina…
    La amante (que es maestra) llama al niño a quien le da clases particulares:
    – Carlitos, tengo mucho trabajo la próxima semana.. No voy a poder darte clases…
    El niño llama a su abuelo:
    – Tata – La próxima semana no tengo clases, mi profesora estará ocupada. Así que por fin… ¡vamos a poder ir a pescar juntos!!
    El abuelo (que es el DIRECTOR en esta historia), llama a la secretaria:
    – Vanessa, vení rápido, se pudrió todo, mi vida, suspendé el viaje porque voy a pasar la próxima semana con mi nieto que hace un año que no veo, por lo que no vamos a participar en el Seminario. Cancelá el viaje y el hotel y en dos meses armamos otra luna de miel.
    La secretaria llama al marido:
    – Juan: El hijo el director se confundió de fecha y acaba de cancelar el viaje.
    El marido llama a la amante:
    – Amorcito, ¡qué lástima! No podremos pasar la próxima semana juntos, el viaje de mi mujer fue cancelado.
    La amante llama al niño de las clases particulares:
    – Carlitos, cambié algunos planes y voy a poder darte clases como siempre.
    El niño llama al abuelo:
    – Abuelo, mi profesora me dijo que tengo clases como siempre; no voy a poder ir a pescar contigo, qué pálida!!
    El abuelo llama a la secretaria:
    – Vanessa, mi reina: Mi nieto me acaba de decir que no va a poder estar conmigo la próxima semana porque sí tiene clases. Así que comprá nomás los pasajes y la tanga roja para ir a Río de Janeiro…
    ¿Les quedó claro lo que es un “CÍRCULO VICIOSO”?????

    • Dafne en 20/11/2017 a las 8:11 am
      Autor

    EL MEJOR GINECÓLOGO.

    Llega una mujer muy asustada al consultorio de su ginecólogo y le dice:- Doctor:
    Por favor ayúdeme, tengo un problema muy serio.
    Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada.
    No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro…
    El médico entonces le preguntó:- Muy bien, entonces ¿qué quiere que yo haga?
    Ella respondió:-Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda.
    El médico se quedó pensando un poco y después de algún tiempo de silencio le dice a la mujer:-
    Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema
    y es menos peligroso para usted.
    La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla.
    Él siguió hablando:- Vea bien señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos.
    Así usted podrá descansar para tener el otro, tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños.
    Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos puesto que usted no correrá ningún riesgo.
    La mujer se asustó y dijo:-¡No, doctor! ¡Que horror! ¡Matar a un niño es un crimen!
    También pienso lo mismo, señora, pero me pareció usted tan convencida de eso, que por un momento pensé en ayudarla-
    El médico sonrió y después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto.
    Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno.

    ¡EL CRIMEN ES EXACTAMENTE EL MISMO!

    Tú, ¿sabes desde cuándo Dios te ama? ¡………Desde el vientre de tu madre.

    • Dafne en 17/11/2017 a las 7:26 am
      Autor

    VIEJITO CON GANAS.

    Un anciano va a ver al médico:
    – Doctor ¿Me puede dar algo que me baje el deseo sexual?
    – Pero – objeta el médico -, no cabe duda de que, a su edad, el deseo sólo está en la mente.
    – Sí, – contesta el anciano – por eso quiero que me lo baje.

    • Dafne en 16/11/2017 a las 8:20 am
      Autor

    LA CITA DE LA ABUELA.

    Una Sra. de 80 años tuvo una cita con un Sr. de 85 años..
    Al regresar a casa su nieta le preguntó cómo le había ido, a lo que la abuela le contestó:
    – ¡Tuve que darle una bofetada!
    Y la nieta le pregunta enojada:
    – ¿Por qué, se quiso propasar contigo?
    – No, al contrario…. pensé que se había muerto.

    • Dafne en 15/11/2017 a las 7:49 am
      Autor

    ¿POR QUE SONREÍS?

    Una viejita iba a encender la estufa para preparar la cena de su marido, cuando por una fuga de gas explota la casa y salen volando los dos.
    En la ambulancia van los dos heridos, pero la vieja lleva una gran sonrisa en la cara. Su esposo preocupado de que estuviera en shock le pregunta:
    – ¿Qué te pasa? ¿Por qué sonríes?
    – Ay, es que es la primera vez en cincuenta años que salimos juntos a algún lado…

    • Dafne en 14/11/2017 a las 7:54 am
      Autor

    HISTORIAS DE ABUELOS.

    El abuelito le cuenta a su nieto Jaimito los grandes cambios que ha habido en la sociedad desde su juventud hasta ahora…
    « Sabes, Jaimito, cuando yo era niño mi mamá me daba una peseta y con eso me mandaba a la tienda de la esquina. Entonces yo regresaba con cuatro barritas de mantequilla, dos litros de leche, un kilo de carne, dos quesos, un paquete de azúcar, un kilo de pan y una docena de huevos..!”
    Y Jaimito le responde:
    « Abuelito, ¿en tu época no había cámaras de vigilancia? »

    • Dafne en 13/11/2017 a las 8:11 am
      Autor

    ROMANCE DE AQUELLOS TIEMPOS.

    Una noche una pareja de viejos estaba ya acostada en su cama. El marido se estaba quedando dormido pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.
    Le dijo: “Cuando me enamorabas, me agarrabas la mano”.De mala gana, el marido se dio media vuelta, le agarro la mano por unos segundos y luego trato de dormirse otra vez.
    En pocos momentos ella le dijo nuevamente: “Entonces me besabas”. Algo molesto, se dio media vuelta otra vez y le dio un ligero beso en la mejilla y luego se acomodo para dormirse.
    En treinta segundos, ella le dijo: “Luego tú me mordías el cuello”. Enfadado, el marido tiró la ropa de cama y se levantó.
    “A donde vas?”, le pregunto ella. “A buscar mis dientes”!!!

    • Dafne en 11/11/2017 a las 8:07 am
      Autor

    VIEJITOS DONANDO ÓRGANOS.

    Estaban varios viejitos en una celebración. Uno de ellos, se levanta y anuncia:
    – ‘Cuando me muera quiero donar mis ojos’.
    Otro se levanta y dice:
    – ‘Cuando me muera quiero donar mi hígado’.
    Todo el mundo empieza a decir lo que va a donar cuando se muera, cuando solo falta por hablar, un octogenario, le llega el turno y muy serio declara:
    -’Cuando yo me muera voy a donar mi pene’.
    Todos los presentes exclaman:
    – ¡Ave María, que generosidad, qué maravilla, nadie nunca se había ofrecido para donar eso!
    Todos gritaron:
    -¡Viva el buen señor que va a donar su pene!
    Con el fin de felicitarlo, todos empiezan a gritar:
    ¡Qué se pare! …¡Qué se pare!
    El viejito, con una sonrisa, dice:
    -¡Ah noooooo…, Si se para…… no lo dono!

    • Dafne en 10/11/2017 a las 8:27 am
      Autor

    LÓGICA Y LEGALIDAD.

    En la Universidad, un estudiante acaba de suspender su examen de fin de año de “Lógica y legalidad”. Va a ver al profesor y le dice:
    – Profesor, ¿usted entiende y comprende el tema del examen?
    – ¡Naturalmente!
    – Bueno, entonces le propongo un trato. Le hago una pregunta de lógica. Si me da una buena respuesta, no solo acepto el
    suspenso sino que puede ponerme un cero, pero si no lo consigue, me pone un sobresaliente.
    Picado en su orgullo el profesor acepta el desafío.
    – La pregunta es la siguiente: ¿Descríbame un contexto que sea legal pero no lógico, lógico pero no legal y además ni lógico, ni legal?
    Después de una larga reflexión, el profesor reconoce que no sabe responder y cambia la nota del alumno dándole el sobresaliente.
    Herido en su amor propio, el profesor va a ver a un colega suyo y le expone el problema. Este, que lo conoce bien le responde:
    – Mira, el caso es que tú tienes 65 años y que estás casado con una muchacha de 30 lo que es legal pero no lógico. Por otro lado, tu esposa tiene un amante de 23 años lo que es lógico pero no legal y para terminar, y a pesar de que había suspendido, le acabas de dar un sobresaliente al amante de tu mujer, lo que no es ni lógico, ni legal.

    • Dafne en 09/11/2017 a las 7:32 am
      Autor

    SESIÓN DE TERAPIA DE GRUPO.

    Cuatro pacientes reunidos.
    El terapeuta les pide que se presenten, que digan cual es su actividad y que comenten por qué la tienen.
    – El primero dice: – Me llamo Paco, soy médico porque me gusta que la gente esté sana.
    – El segundo dice: – Me llamo Ángel. Soy arquitecto porque me gusta que la gente viva en casas bonitas.
    – La tercera dice: – Me llamo María y soy lesbiana. Soy lesbiana
    porque me gustan las tetas, las nalgas y me enloquece el sexo con mujeres.
    – El cuarto que era gallego dice: – Soy Manolo, y hasta hace unos
    minutos estaba convencido que era albañil, pero acabo de descubrir que soy lesbiana.

    • Dafne en 08/11/2017 a las 8:16 am
      Autor

    HAY QUE SABER PEDIR LO QUE SE DESEA EN ESTA VIDA.

    Llegan a un restaurante un hombre finísimo con un monumento de mujer y un pingüino detrás.
    El de la puerta le pregunta:
    – “Mesa para dos…?”
    – “No, para tres, el pingüino viene conmigo…”
    El mesero se queda sorprendido, pero les da la mesa y ya sentados el mesero pregunta:
    – “Señor, que desean para tomar?”
    y el hombre dice: – “A mí tráeme una copa etiqueta azul, una de Champaña para la Señorita y al pingüino cien litros de cerveza…”
    El mesero se queda desconcertado, pero lleva lo que piden.
    Terminan y se vuelve el mesero y pregunta:
    – “Señor, desea ordenar ?”
    – “Si, a mí me traes por favor un filete a la pimienta, a la señorita un chateaubriand y al pingüino 200 bistecs…”
    Cuando termina el mesero regresa y les pregunta:
    – “Señor, algún postre ?”
    – “Si, por favor, a mi me traes un pie de queso con fresas, a la señorita un flan y al pingüino 150 crepés…”
    Ya terminan, y el hombre pide la cuenta. Llega el mesero con la cuenta:
    – “Señor, son 2000 dólares más la propina …”
    El hombre le paga con efectivo y deja una propina de 400 dólares! Ya salían cuando el mesero lo detiene:
    – “Señor, disculpe que lo moleste, pero todo el mundo está atónito, con lo del pingüino…”
    – “Bueno, déjame explicarte: Hace una semana iba por la playa, sin querer patee una lámpara y resultó que era mágica, total que me sale el genio me dice, “te voy a conceder tres deseos”, y pues como ves le pedí todo el dinero del mundo, así que para pagar una cuenta como ésta, no tengo ningún problema.
    Mi segundo deseo, como puedes ver, fue tener a la mujer más buena, sumisa, sexy, guapa y hermosa de todo el mundo”.
    “Si, eso lo veo, pero, y el tercer deseo…?
    – “Pues el tercero fue que me diera un pájaro enorme, que siempre estuviera parado e insaciable, y me dio este hp pingüino….!!”

    • Dafne en 07/11/2017 a las 7:46 am
      Autor

    CONTRA EL ALTZAIMER…SI LO DESCIFRAS…

    Muy bueno (no lo envíes si no lo descifras) ok.–
    No esta mal escrito, míralo bien y lo entenderás:

    ¡3XC3L3N73 3J3RC1C10!

    A poner las neuronas en funcionamiento!!!

    IMPRESIONANTE
    Debo decirte que este mensaje no es únicamente un juego, está comprobado que una persona que le cueste descifrar este mensaje, tiene mayor posibilidad que otras de sufrir Alzheimer…. Sí Alzheimer.
    Espero que puedas descifrarlo!!!
    SI CONSIGUES LEER LAS PRIMERAS PALABRAS, EL CEREBRO DESCIFRARA LAS OTRAS.

    C13R70
    D14
    D3
    V3R4N0
    3574B4
    3N
    L4
    PL4Y4
    0853RV4ND0
    A D05 CH1C45
    8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4,
    357484N 7R484J484ND0 MUCH0
    C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0
    D3 4R3N4 C0N 70RR35,
    P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735.
    CU4ND0 357484N 4C484ND0
    V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0
    70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0
    4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4.
    P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0; C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 LL364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

    BONITO MENSAJE.
    SI NO LO DESCIFRAS, NO LO MANDES!!!
    INTÉNTALO HASTA QUE SALGA…PORQUE NUESTRO CEREBRO ES UNA JOYA,
    EL QUE LO HIZO… SABÍA LO QUE HACÍA!!!
    A LAS NEURONAS HAY QUE SACUDIRLAS

    • Dafne en 06/11/2017 a las 1:32 pm
      Autor

    CONSULTORES, PARA LO QUE SIRVEN…

    Ayer fui a un restaurante a celebrar una comida con los amiguetes y noté que el camarero que nos atendió, llevaba una cuchara en el bolsillo de su chaleco.
    Me pareció un poco extraño pero no le di mayor importancia.
    Sin embargo, cuando el encargado nos trajo la carta, pude notar que él también tenía una cuchara en el bolsillo de su chaqueta, miré entonces alrededor del salón y vi que todos los camareros tenían una cuchara en sus chalecos.
    Cuando el camarero regresó a tomar nota del pedido, le pregunté:
    – ¿Por qué la cuchara?
    – Bueno -me explicó- los dueños del restaurante contrataron a la consultora Andersen, expertos en eficiencia, con el objeto de revisar todos nuestros procesos.
    Después de semanas de análisis estadísticos, concluyeron que a los clientes se les caía la cuchara un 73 % más frecuentemente que los otros cubiertos. Eso representa una frecuencia de caídas de 3 cucharas por hora y mesa.
    Si nuestro personal se prepara para cubrir esta contingencia, podríamos reducir el número de viajes a la cocina y ahorrar aproximadamente 0,5 horas-hombre por turno.
    En el momento en que terminamos de hablar, escuché un sonido metálico en la mesa de atrás. Rápidamente, el camarero reemplazó la cuchara caída por la que llevaba en su chaleco, y me dijo:
    – Cogeré otra cuchara cuando vaya a la cocina en lugar de hacer un viaje extra para buscarla ahora.
    Me quedé impresionado.
    – Gracias. – le dije -, me deja boquiabierto.
    – No hay problema – contestó, y continuó haciendo su trabajo.
    Mientras todo el mundo hablaba y reía, continué curioseando a mí alrededor, y fue entonces cuando observé un fino hilo colgando de la bragueta de otro camarero.
    Rápidamente, recorrí con la mirada el salón observando, con cierto esfuerzo visual, que todos los camareros llevaban el mismo hilo negro colgando de sus braguetas.
    Mi curiosidad fue mayor entonces, y cuando el camarero se acercó a nuestra mesa le pregunté:
    – Perdóneme, pero, ¿por qué….eh…o para qué ese hilo?.
    – ¡Oh sí!, – contestó, y comenzó a hablarme en un tono más bajo -. No mucha gente es tan observadora – me dijo, y continuó -:
    – La consultora de eficiencia de la que le hablé, encontró que nosotros también podíamos ahorrar tiempo en el baño.
    – No me diga – respondí.
    – Vea, – me dijo -, atando este fino hilo a la punta de nuestro, eh……, de uno mismo, podemos sacarla sobre el water sin tocarnos, y de esa forma eliminar la necesidad de lavarnos las manos, acortando el tiempo consumido en el baño en un 93%.
    – ! Que bien! – dije -. Eso tiene sentido.
    Pero luego, pensando en el proceso, volví a preguntarle:
    – Espere un momento. Si la cuerda le ayuda a sacarla, ¿como la vuelve a guardar sin tocarla?
    – Bueno, me susurró. Yo no sé como lo harán los otros, pero yo uso la cuchara.

    • Dafne en 01/11/2017 a las 8:02 am
      Autor

    EL SÁNDWICH CUBANO.

    Un estudiante americano de visita en la Habana compró, en la tienda para turistas, un sándwich cubano especial de lujo: Un pedazo de pan francés de casi un pie de largo con lascas de lechón asado, jamón serrano y york, queso suizo, mantequilla, pasta sazonada, pepinillo y rojas y grandes rodajas de tomate.
    Con su sándwich y una Coca Cola en mano, se fue a comer cerca de las azules aguas frente al Meliá Cohíba, donde se hospedaba. Apenas había comenzado a comer su apetitoso ‘lunch’ cuando ve a un joven cubano que pasaba por el lugar.
    El cubano llevaba también un sándwich, el llamado ‘pan con timba’ hecho con un pedazo de pan, chiquito, con dulce de guayaba, comprado en un timbiriche de la calle Paseo.
    El joven cubano saboreaba lentamente su pan con timba para que le durara.
    El americanito le dice:
    ‘Sabes, nosotros en Estados Unidos estamos maravillados de la agilidad mental de ustedes los cubanos. Todos saben jugar ajedrez, se conocen las reglas del baseball y de otros deportes, tienen una gran memoria y conocimiento sobre los principales eventos históricos, casi todos hablan dos o más idiomas y saben un mundo de geografía y política internacional. Resultan increíbles en sus avances en las ciencias, inventan vacunas sintéticas. ¿Cuál es el secreto?’
    El joven cubano, mirando el sándwich le dice:
    ‘… Bueno, le voy a confesar nuestro secreto, pero que quede entre nosotros. ¿Ve este pedazo de pan que tengo aquí? Dentro tiene dulce de guayaba, de una variedad endémica de guayaba que solo crece en Cuba. Es elaborado con azúcar prieta de Cuba. Hace muchos años los científicos soviéticos descubrieron que la caña que se cosecha en Cuba tiene unas moléculas con protones radiactivos que pasan por ósmosis al azúcar prieta, los cuales al combinarse con una sustancia activa intrínseca de los componentes de isotrones de la guayaba que una vez que llegan al cerebro a través de la microcirculación sanguínea producen un efecto súper energizante y estimulan las células cerebrales de la sustancia gris, en especial en las secciones de actividad mental y memoria inmediata, con los resultados fabulosos que mencionaste. Ese es nuestro secreto.’
    El americano, con mucho interés, le pidió probar un pedazo del dulce. El cubano le dijo:
    ‘Bueno, como muestra de solidaridad y amistad por haber venido a Cuba, rompiendo las férreas restricciones del bloqueo, voy a hacer algo mejor por ti:
    Te cambio el pan con guayaba y dulce de caña por ese ‘sándwich’ que te estás comiendo el cual, dicho sea de paso, está lleno de sólidos grasos de origen animal, colesterol y triglicéridos, que endurecen las arterias y son las causa fundamentales del infarto del miocardio, causa primaria de muerte en la población de los Estados Unidos’.
    Con un gesto precipitado el gringo le extendió su sándwich al criollo, quien enseguida se lo intercambió por su pan con dulce.
    El cubano le entró al sándwich de tal forma que en tres bocados había llegado a la mitad del mismo. Por su parte el americano se iba comiendo lentamente el pan con timba, porque la verdad que estaba un poco duro y el dulce algo rancio.
    Al cabo de unos minutos dice el americanito:
    ‘Tengo la impresión de que saliste ganando con este intercambio’.
    A lo que el cubano le contestó:
    ‘¡¡¡ÑOOOO – BÁRBARO, CHICO!!!…Ves?… ¡Ya te están haciendo efecto en el cerebro LOS PROTONES de las molécula de la caña de azúcar y los ISOTRONES de la guayaba. ¿No te lo dije?… Sigue, sigue masticando’.

    • Dafne en 31/10/2017 a las 8:22 am
      Autor

    EVITEMOS LLEGAR EN ESE ESTADO!!!!!!!!!

    Dos personas mayores, él viudo y ella viuda, se conocían hacía varios años. Una noche hubo una cena comunitaria en la Casa Club. Los dos sentados en la misma mesa, uno frente al otro. Durante la comida él la miró y la miró admirado y finalmente juntó el coraje para preguntarle: – “¿Quieres casarte conmigo?
    ‘Después de unos segundos de “cuidadosa consideración”, ella respondió: – Sí. Sí, acepto! “La comida terminó y, luego de algunos intercambios agradables de palabras, se fueron a sus respectivos hogares.
    A la mañana siguiente, el despertó preocupado y dudoso de la respuesta. “¿Dijo sí “o dijo no’? No podía recordar. Lo intentó y lo intentó, pero simplemente no recordaba, no tenía ni siquiera una vaga idea; inquieto, fue al teléfono y llamó a su amiga.
    En primer lugar, le explicó que su memoria no era tan buena como solía serlo. Luego le recordó la noche hermosa, que habían pasado y con un poco más de coraje, le preguntó: – “Cuando te pregunté si querías casarte conmigo, dijiste, sí o no?
    ‘Él quedo encantado al oírla decir: – “Te dije que sí, que sí, acepto y lo dije con todo mi corazón.” “Y estoy muy feliz de que me llamaras, no podía recordar quién me lo había pedido.”

    • Dafne en 30/10/2017 a las 9:12 am
      Autor

    CONSECUENCIAS DEL AUMENTO EN LA EDAD DE JUBILACIÓN.

    Había una cola de gente muy temprano esperando que abrieran la consulta, cuando en eso llega una viejecita, se va por delante de todos, y lógico, la reacción de la gente:
    – “¡eh!, saquen a esa vieja, ¡sss!, sáquenla, sáquenla, oye, dale pa la cola”.
    Y la empujan pa un lado y la vieja otra vez se va colando hacia delante.
    – “¡eh!…, vieja descaraaaaaá, a la colaaaaa”.
    Y la vuelven a sacar de la cola.
    Y ahí va la vieja nuevamente…y vuelven a sacar a la dichosa vieja.
    La viejita se levanta, se les para enfrente y les dice:
    – m e c .. e n l a m a d r e d e t o d o s u s t e d e s, ¡¡¡carajo!!!…
    Pues ahora no voy a dar la consulta. ¡pa que se j…!”

    • Dafne en 27/10/2017 a las 8:03 am
      Autor

    “ADIOS PAPÁ”

    Una noche, un padre escucha mientras su hijo reza: “Dios bendiga a mami, a papi y a la abuela. ¡Adiós abuelo!”.
    Al padre le parece extraño, pero pronto se le olvida. Al día siguiente, el abuelo muere. “Seguro fue una casualidad”, se dice el padre.
    Casi tres meses después, el padre escucha mientras su hijo reza antes de dormir: “Dios bendiga a mami y a papi. ¡Adiós abuela!”.
    Al día siguiente, la abuela muere. Ahora el padre se encuentra hondamente preocupado, sospecha que el pequeñín tiene un don especial, poderes extrasensoriales que la ciencia y la razón no pueden explicar.
    Pero más se preocupa cuando dos semanas después escucha de nuevo al hijo mientras reza de noche: “Dios bendiga a mami. ¡Adiós papá!”.
    Al padre casi le da un infarto cuando lo escucha pero lucha por guardar la calma; respira hondo y se dice a sí mismo que puede haber una oportunidad.
    No lo comenta con nadie, pero pasa la noche en vela, pidiendo perdón por todos sus pecados; se baña, desayuna bien temprano y se va directo al trabajo para evitar accidentes con las mamás que en el último minuto llevan a sus hijos a la escuela mientras hablan por celular y se maquillan.
    Se queda todo el día trabajando y cena en el trabajo.
    Regresa a su casa recién pasada la medianoche y ¡Sigue vivo!.
    Cuando llega, lo primero que hace es disculparse con su mujer: “Perdóname cariño, ¡Tuve un día terrible!”.
    -“¿Qué tú tuviste un día terrible?” –reclama su esposa.. El de nosotros fue peor!! ¡Hoy el lechero se murió en la puerta de la casa!…

    • Dafne en 26/10/2017 a las 8:11 am
      Autor

    ¡SIN PALABRAS!!

    A la hora de comprar ropa nueva, la talla es muy importante. Si no, pregúntenle a Juan.
    Juan no tenía problemas y era feliz. Un día empezó a sufrir dolores de cabeza, ligeros al principio, pero que fueron aumentando hasta llegar a ser insoportables.
    Cuando su trabajo y su vida empezaron a ser afectados por este problema, Juan se decidió a ir al médico.
    El especialista lo examinó, realizó radiografías, muestras de sangre, de heces, de orina, y por fin le dijo:
    -Le tengo una noticia buena y una mala.
    -La buena es que puedo curarle sus dolores de cabeza.
    -La mala es que para hacerlo tendré que castrarlo.
    Usted sufre una rara situación en la que sus testículos oprimen la base de su columna vertebral, y eso le causa dolores de cabeza. La única manera de remediarlo es extirpar sus testículos.
    Juan quedó deprimido, pero sus jaquecas empeoraban y desesperado decidió someterse a la operación.
    Al salir del Hospital, el dolor de cabeza había desaparecido por completo, pero se sentía abatido y desanimado, como si le faltara una parte de sí mismo (obviamente).
    -Lo que necesito es un traje nuevo- se dijo. Así que entró en la tienda y pidió un traje.
    El vendedor lo observó por un momento y dijo:
    -Muy bien, talla 44.
    -¡Exacto! ¿Cómo lo supo?.
    -Es mi trabajo -repuso el vendedor-.
    Juan se probó el traje, que le quedó perfectamente. Mientras se observaba en el espejo, el vendedor le dijo:
    -¿Qué le parece una camisa nueva?
    Juan respondió:
    -Pues, ¿por qué no?
    -Veamos, ha de ser un 34 de mangas y dieciséis de cuello.
    – ¿Cómo lo supo?
    -Es mi trabajo -repitió el vendedor-.
    Juan se puso la camisa y mientras se veía en el espejo, el vendedor le dijo:
    -¿Unos zapatos nuevos?
    -Por supuesto -dijo-.
    El vendedor echó un vistazo a los pies de Juan.
    -Un 42
    -¡Exacto! ¿Cómo lo supo?
    – Es mi trabajo -respondió el vendedor-
    Mientras Juan admiraba sus zapatos nuevos, el vendedor le preguntó:
    -¿Qué le parece si se lleva también unos calzoncillos nuevos?
    Juan por un segundo pensó en la operación que acababa de sufrir, y dijo:
    -¡Buena idea!
    -Debe ser calzoncillo de talla 36 -dijo el vendedor. Juan se rió:
    -No, se equivoca. He usado talla 34 desde los dieciocho años.
    El vendedor negó con la cabeza:
    -No es posible que use la 34; -el calzoncillo estaría demasiado apretado, le presionaría los testículos contra la base de la columna y tendría todo el día unos tremendos dolores de cabeza……!!!!!!!!!!!! SIN PALABRAS!!

    • Dafne en 25/10/2017 a las 7:43 am
      Autor

    EL CUMPLEAÑOS DE CHICHÍ.

    Chichí, una señora “muy mayor”, le pide a su hijo:
    “Nene”, (el nene tiene 62 años, calculen la edad de la mamá)
    – Si mamá, le dice el nene.
    – Quiero hacer una reunión con las chicas y me gustaría que me organices un poco…
    – Como no mamá, quédate tranquila que yo te arreglo todo.
    – Arreglar, que???
    – La fiesta mamá!!!
    – Ah si!! Ya me había olvidado.
    Esa tarde el hijo llama a la madre a la cocina, y le muestra un papel pegado en la heladera:
    1- Servir té
    2- Servir sandwiches
    3- Servir más té
    4- Servir masitas
    Qué bueno!!! Dice la señora, ahora no tendré problemas…
    Gracias “nene”
    Esa tarde llegan las “chicas”…
    Chichí buena anfitriona, las acomoda en el living, se excusa y va a la cocina.
    Lee:
    1. Servir té
    Y allí les lleva té a sus amigas, en una coqueta mesita..
    Al rato de conversar sobre sucesos actuales (Chichí, te acordás cuando en 1931 … )
    Chichí, nerviosa, va a la cocina y lee otra vez:
    1. Servir té
    Y les sirve más té… así 4 veces.
    Por fin las chicas se van.
    Una de ellas le susurra a otra mientras salen del edificio:
    – Tota, viste Chichí que mala anfitriona!!! Ni un té nos dio!!!
    Tota, le responde:
    – Chichí, de que Chichí me hablas???
    Esa noche el hijo de Chichí llega a la casa de su madre y se asombra, al ver que los paquetes sandwiches y masitas están intactos. Le pregunta:
    – Mamá que pasó???
    Chichí le responde:
    – Podrás creer que no vinieron!!!

    • Dafne en 24/10/2017 a las 8:30 am
      Autor

    EL SEÑOR DE LOS RONQUIDOS.

    Llega un fulano una noche a un hotel y pide una habitación.
    El encargado le dice que sólo tiene una cama, en un cuarto compartido, pero que nadie la quiere, porque el otro huésped ronca muy fuerte.
    El fulano, por estar demasiado cansado le responde que no hay problema y decide compartir la habitación…
    A la mañana siguiente, el encargado pregunta si durmió bien.
    – Perfectamente, ¡muchas gracias!
    – ¿Y el señor de los ronquidos?
    Apenas entré en la habitación le di un beso en la mejilla
    y una palmadita en la nalga; y después de eso, se pasó toda la noche con los ojos abiertos y pegado a la pared!!!!

    No hay grandes problemas… sino grandes soluciones.

    • Dafne en 23/10/2017 a las 7:37 am
      Autor

    MAMITIS CRÓNICA.

    ..- ¡Doctor, ya no aguanto más! A pesar de todos mis esfuerzos, mi marido no me considera. Desde que nos casamos, él sólo habla de su mamá, mamá, mamá ¡es como si yo no existiese!
    El psicólogo le pregunta si ya probó con hacer una cena especial.
    …- Sí, pero no ayudó nada.
    ..- Tengo una idea, señora -dice el psicólogo. Si hay un lugar donde su suegra no puede rivalizar con usted, es en la cama. Esta noche usted se viste con un vaporoso negligé y camisón negro de encaje, todo transparente. Además póngase medias de encaje, una mini tanga y liguero negro, el color negro es muy sexy y excitante, maquíllese, use altos tacones de pulsera, negros obviamente, además cambie las sábanas; coloque sábanas de seda, con ese ambiente seguro que no resiste. Si puede coloque unas velas en vez de la luz eléctrica.
    La despampanante joven siguió todo el plan al pie de la letra, sin olvidar ningún detalle. Sentía un leve rubor en todo su cuerpo al preparase para su esposo. La verdad es que ella misma nunca se había sentido tan sexy, provocadora y voluptuosa, al mirarse de cuerpo completo en el espejo, sintió admiración de sí misma, de tan sexy que se veía.
    Al llegar el marido adopta una postura provocativa; él entra a la habitación, la ve y gritando pregunta con cara de desesperación:
    -¿¡Por qué estás toda de negro!? ¿¡Le pasó algo a mi mamá…!?

    • Dafne en 20/10/2017 a las 7:42 am
      Autor

    EL PIJAMA AZUL.

    Un hombre llama a su esposa desde el trabajo y le dice….
    – Querida, el Jefe me pide que lo acompañe a pescar a Canadá con algunos clientes muy importantes…. Nos vamos por una semana y ésta será una muy buena oportunidad para conseguir mi tan ansiada promoción. No te olvides de meter suficiente ropa para una semana, además de la caña de pescar y la bolsa con los anzuelos, que cuando salga de la oficina lo paso a buscar… ¡Ah… y no te olvides de incluir mi pijama de seda azul!
    La esposa piensa que esto suena un ‘poquito’ extraño…??? Y que era de lo más llamativo que necesitase un pijama tan lujoso para una excursión de pesca, pero como buena esposa hizo lo que su marido le pidió.
    Una semana después regresa el marido… un poco cansado…pero contento…. La esposa le da la bienvenida y le pregunta… – ¿Pescaste mucho…?
    – ¡Ufff!… – contesta él – No dejamos una trucha ni para muestra… Pero…. ¿Por qué no metiste mi pijama azul, como te pedí…?
    Y la mujer le responde… – Si que lo hice… ¡lo puse en la caja de los artículos de pesca..!!!
    La inteligencia es algo que se adquiere poco a poco y con sacrificio….

    • Dafne en 19/10/2017 a las 7:37 am
      Autor

    LA VIUDA.

    Francisco invitó a su amigo Carlos a esquiar. Cargaron todo en su camioneta, y se fueron a Las Leñas.
    Apenas entraron en Mendoza, el tiempo se puso muy feo. El cielo se oscureció, empezó a soplar un fuerte viento inesperado para esa época del año, y los primeros ramalazos de aguanieve sacudieron el vehículo.
    En ese momento vieron las luces de una estancia sobre la ruta. Sin dudarlo, enfilaron hacia la casa para pedir refugio.
    Salió a recibirlos una mujer vestida con pantalones y camperón que no lograban ocultar su esbelta figura, con los cabellos rubios ensortijados húmedos.
    ‘Acabo de dar una vuelta para controlar que todo está en orden’, explicó, ‘y veo que esta noche vamos a tener una fuerte tormenta. Pero sucede que yo he quedado viuda hace pocas semanas, y si los dejo dormir en mi casa temo que la gente hable; es algo que no me gusta para nada y que no me conviene..’
    ‘No se preocupe, señora,’ dijo Francisco. ‘Nos basta con que deje que metamos la camioneta en las caballerizas que se ven al lado de la casa. Podemos refugiarnos ahí para pasar la noche. Nos iremos a primera hora de la mañana’.
    La señora aceptó, ambos hombres se dirigieron a las caballerizas y se acomodaron para pasar la noche. No bien despuntó la mañana se encontraron con que el tiempo había aclarado, y viendo que en la casa estaba todo en silencio y con las persianas cerradas, se marcharon.
    Ese fin de semana ambos disfrutaron de lo lindo esquiando en Las Leñas.
    Nueve meses después, Francisco recibió una carta inesperada enviada por un estudio jurídico. Se devanó los sesos pensando de quién podía tratarse, hasta que al fin se dio cuenta de que era de los abogados de esa atractiva viuda que habían conocido aquel fin de semana en Mendoza.
    Subió a su camioneta y se fue a casa de su amigo Carlos.
    -‘Carlos, quiero preguntarte algo’, le dijo. ‘Te acordás de esa viuda tan buena moza de..’
    -‘Sí, me acuerdo’, respondió de inmediato el otro.
    ‘Decíme la verdad: esa noche, mientras dormíamos en la camioneta, ¿te levantaste y fuiste a la casa a verla?’
    ‘Sí’, confesó Carlos, algo avergonzado al haber sido pescado en falta. ‘Sí, lo hice.’
    -‘¿Por casualidad le diste mi nombre, haciéndote pasar por mí, y le diste mi dirección como si fuera la tuya?’, preguntó Francisco con voz incrédula.
    Carlos enrojeció.
    ‘Sí, lo siento, viejo; yo tenía en la billetera la tarjeta que me habías dado cuando te mudaste, y le di ésa. Vos no tenés compromisos, vivís solo, sos más canchero para defenderte en caso de problemas…’ Se encogió de hombros. ‘¿Por qué? ¿Pasó algo?’
    ‘Murió el mes pasado, y me dejó toda su fortuna’.

    (Pensaste que el final iba a ser diferente, ¿eh? Ahora mantené esa sonrisa por el resto del día.)
    “El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde”

    • Dafne en 18/10/2017 a las 7:43 am
      Autor

    Y TÚ, COMO ESTAS?

    SOLO PARA LOS QUE PASEN DE… 45 AÑOS…

    Me han diagnosticado que padezco SADAE: Síndrome de Atención Deficiente Activado por la Edad.
    Se manifiesta así:
    Hoy decido lavar la ropa. Al ir hacia patio, veo que hay unas cartas en la mesita de la entrada. Decido echarles un vistazo antes de lavar.
    Dejo las llaves del patio en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos en el cubo de la basura y me doy cuenta de que está lleno.
    Decido dejar las cartas, entre las que hay una factura, en la mesita, y llevar el cubo a vaciar en el contenedor.
    Entonces pienso que, ya que voy al contenedor, puedo pagar la factura y echarla en el buzón que está al lado del contenedor.
    Saco del bolsillo el dinero y veo que solo me queda un billete de 5.00. Voy al cuarto a buscar más dinero y encuentro sobre la mesa la limonada que me estaba bebiendo y se me había quedado olvidada.
    Retiro el vaso para que no se vierta sobre los papeles y noto que se está calentando, por lo que decido llevarla al refrigerador.
    Al ir hacia la cocina me fijo en que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua.
    Dejo la limonada sobre la cómoda y descubro los espejuelos de cerca que he estado buscando toda la mañana.
    Decido llevarlos a mi escritorio en el cuarto y después, poner agua a las flores. Llevo los espejuelos al cuarto, lleno una jarra de agua en la cocina y de repente, veo el mando del televisor.
    Alguien se lo ha dejado en la mesa de la cocina. Me acuerdo que anoche lo estuvimos buscando como locos. Decido llevarlo al salón, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores.
    Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se derrama por el suelo.
    Por lo tanto vuelvo a la cocina, dejo el mando sobre la mesa y cojo unos trapos para secar el agua.
    Voy hacia el pasillo tratando de recordar qué es lo que quería hacer con estos trapos.
    Al final de la tarde, la ropa sigue sin lavar, no he pagado la factura, el cubo de la basura está lleno, hay un vaso de limonada caliente en la cómoda, las flores siguen sin agua, sigo teniendo solo 5.00 en el bolsillo, no consigo encontrar el mando de la tele ni mis espejuelos de cerca, hay una fea mancha en el piso de la entrada y no tengo ni idea de dónde están las llaves del patio.
    Me quedo pensando cómo puede ser que sin haber hecho nada en toda la tarde haya estado todo el rato yendo y viniendo y me encuentre tan cansad@.
    Hazme un favor: envía este mensaje a todos los que conozcas, porque no me acuerdo bien de a quién se lo he enviado y no te rías, porque si aún no te ha llegado, ya caerás.
    P.D: Perdón por la letra tan grande, pero aún no he encontrado los espejuelos.

    • Dafne en 17/10/2017 a las 7:50 am
      Autor

    EUTANASIA EN LOS JÓVENES.

    Anoche mi madre y yo estábamos sentados en la sala hablando de cosas de la vida…. entre otras… estábamos hablando del tema de vivir/morir.
    Le dije: ‘-Mamá, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo. PREFIERO MORIR’.
    ¡¡Entonces, mi madre se levantó con cara de admiración… Y me desenchufó el televisor, el DVD, el cable de Internet, el PC , el mp3/4, la Play-2 , la PSP, la WII, el teléfono fijo, me quitó el móvil, la ipod, el Blackberry y me tiró todas las cervezas!!!
    …¡¡¡¡CASI ME MATA!!!!

    • Dafne en 16/10/2017 a las 8:38 am
      Autor

    LA HISTORIA DEL MINERO 34 EN CHILE.

    Carlos es un minero que se sintió con mucha suerte; ese día enfermó del estómago y se quedó en el baño mientras sus amigos bajaban al fondo de la mina.
    Ahora con la inminente salida de sus amigos conversa con su señora:
    Minero 34:
    Vieja, que bueno que los van a sacar luego, me siento afortunado,
    Ese día estaba enfermo de la guatita y yo estaba sentado en el baño a la hora del derrumbe.
    Esposa del minero 34:
    Afortunado te sentís ah!! Veamos….
    En resumen a tus compañeros Don Francisco los invitó a la Teletón, el Presidente los recibirá como héroes en la Moneda,
    los entrevistará Felipe Camiroaga en el matinal.
    Les regalaron Iphones, Farkas le dio un cheque con 5 millones.
    Cada uno y señora tendrá un viaje a Grecia por una semana con los gastos pagados, viaje al estadio del Real Madrid, viaje al estadio del Manchester United, Becas de estudio para los hijos, pensión vitalicia, casas nuevas y auto …
    …..Y tú…… cag!!!

    • Dafne en 13/10/2017 a las 9:56 am
      Autor

    DUDA GRAMATICAL.

    Un maestro explicaba que los sustantivos tienen género y se designan como masculino o femenino: La casa es femenino. El lápiz es masculino.
    Un estudiante preguntó:
    ¿Cómo se debe decir, computadora o computador?
    En lugar de dar una respuesta, el maestro dividió la clase en dos grupos: varones por un lado y mujeres por el otro, y les pidió que decidieran si la computadora o el computador debe ser masculino o un nombre femenino.
    Le pidió a cada grupo que fundamentaran su decisión en al menos 4 argumentos.

    El grupo de los hombres decidió que la computadora debe ser, definitivamente, del género femenino (la computadora) porque:

    1- Casi nadie entiende su lógica interna.
    2- El idioma nativo en que ellas se comunican entre sí es incomprensible para todos los demás.
    3- Incluso los errores más pequeños se guardan en memoria de largo plazo para su posible revisión mucho tiempo después.
    4- En cuanto usted tenga una, se encontrará gastando al menos la mitad de su sueldo en accesorios para ella.

    El grupo de las mujeres, sin embargo, concluyó que los computadores deben ser masculinos (el computador) porque:

    1- Para hacer algo con ellos, usted tiene que encenderlos.
    2- Ellos almacenan muchos datos, pero todavía no pueden pensar por sí mismos.
    3- Se supone que ayudan a resolver los problemas, pero la mayor parte del tiempo, ellos son el problema.
    4- Apenas usted tenga uno, comprenderá enseguida que, si hubiera esperado un poco más, podría haber conseguido otro mejor.

    • Dafne en 12/10/2017 a las 12:51 pm
      Autor

    CÓMO EXPLICARLE LO DEL EMBARAZO A UN NIÑO DEL SIGLO XXI?

    Las abejas, las flores, la semillita, la cigüeña, todo eso está fuera de onda.
    Esta es la explicación moderna y tecnológica:
    Un buen día, un hijo le pregunta a su padre:
    – Papá, ¿cómo nací yo?
    – Muy bien hijo, algún día debíamos hablar de esto, así que te voy a explicar lo que debes saber:
    Un día, papá y mamá se conectaron al Facebook y se hicieron amigos.
    Papá le mando a mamá un e-mail para vernos en un cybercafé.
    Descubrimos que teníamos muchas cosas en común y nos entendíamos muy bien.
    Cuando no estábamos frente al laptop, chateábamos por el BlackBerry.
    Y así nos fuimos enamorando hasta que cierto día decidimos compartir nuestros archivos.
    Nos metimos disimuladamente en el baño, y papá introdujo su Pendrive en el puerto USB de mamá.
    Cuando empezaron a descargarse los archivos, nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado del software de seguridad y que no teníamos Firewall.
    Ya era muy tarde para cancelar la descarga e imposible borrar los archivos.
    Así es que a los nueve meses….
    …Apareció el VIRUS!

    • Dafne en 11/10/2017 a las 9:47 am
      Autor

    ASTUCIA.

    Los sabios dicen que las mujeres poseen algo que ellos no tienen y envidian…………: ASTUCIA.
    A una empleada de atención al cliente de Virgin Airlines en Sydney, se le tendría que haber dado un premio, por ser tan lista y exquisita, por decirle las cosas claras a un cliente, que probablemente tendría que haber viajado en la bodega con los equipajes.
    Un abarrotado vuelo de Virgin fue cancelado cuando el avión 767 de la compañía fue retirado por cuestiones de seguridad.
    Sólo una empleada de atención al cliente estaba intentado encontrar vuelos alternativos para todos los pasajeros.
    De repente, un pasajero muy molesto sobrepasó la cola para ponerse delante del mostrador.
    Con un golpe depositó su billete en el mostrador y dijo:
    “Tengo que salir en el primer vuelo y tengo que ir en Primera”
    La empleada le contesto:
    “Lo siento mucho, señor. Estaré encantada de ayudarlo, pero antes tengo que ayudar a estos pasajeros, que estaban antes que usted, estoy segura que lo solucionaremos”
    El pasajero todavía más molesto le gritó:
    “¿Sabe usted quién soy?”
    A lo que la empleada, sin pensárselo, tomó el micrófono de los altoparlantes y anunció:
    “Su atención por favor”, “Tenemos un pasajero que no sabe quién es. Si alguien lo sabe, y puede ayudarlo, por favor preséntese en el mostrador 14”
    Todos los otros pasajeros detrás de él se morían de risa.
    El pasajero, ya morado, miró a la empleada y le dijo: “Anda y que te cojan”.
    A lo que ella le contestó:
    “Lo siento señor, pero para eso también tiene que hacer cola”.
    De cualquier cosa que le des a una mujer, ella hará algo fabuloso:
    Dale un esperma y ella te dará un nuevo ser humano…
    Dale una casa y ella te dará un hogar…
    Dale alimentos y ella te dará una exquisita comida…
    Dale una sonrisa y ella te dará su corazón…
    Ella multiplica y engrandece todo lo que le des…
    Así que si le das problemas… ¡Prepárate!

    • Dafne en 09/10/2017 a las 10:02 am
      Autor

    SER FELIZ.

    En cierta ocasión durante un seminario para matrimonios,
    le preguntaron a una mujer:
    -“¿Te hace feliz tu esposo?”, ¿Verdaderamente te hace feliz?
    En ese momento el esposo levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad, sabí¬a que su esposa diría que sí, pués ella jamás se habí¬a quejado durante su matrimonio.
    Sin embargo la esposa respondió con un rotundo – “No …… no me hace feliz”
    Y ante el asombro del marido … continuó:
    – “No me hace feliz ¡Yo soy feliz! … El que yo sea feliz o no,
    eso no depende de él, sino de mí. Yo soy la única persona,
    de quien depende, mi felicidad.
    Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera … de alguna persona,
    cosa… circunstancia. … sobre la faz de esta tierra,
    yo estaría en serios problemas.
    Todo lo que existe en esta vida, cambia continuamente.
    El ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres, etc. Y así podría decir una lista interminable.
    A través de toda mi vida, he aprendido algo; decido ser feliz y lo demás lo llamo … “experiencias”: amar, perdonar, ayudar, comprender, aceptar, escuchar, consolar.
    Hay gente que dice: – No puedo ser feliz … porque estoy enfermo, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor,
    porque alguien me insultó, porque alguien ha dejado de amarme,
    porque alguien no me valoró…
    Pero … lo que no sabes es que …PUEDES SER FELIZ
    … aunque … estés enfermo, aunque … haga calor,
    aunque … no tengas dinero, aunque … alguien te haya insultado, aunque … alguien no te ame, o no te haya valorado.

    SER FELIZ ES……¡¡¡UNA ACTITUD ANTE LA VIDA, QUE CADA UNO DECIDE…!!!

    • Dafne en 07/10/2017 a las 8:39 am
      Autor

    SINCRONICIDAD: NADA ES CASUAL.

    Le sucedió a un actor joven, pero ya no tanto. Su nombre? Anthony Hopkins. Acababa de ser contratado para filmar “La mujer de Petrovka”. Además del guión, quería era leer la novela original de George Feifer. Fue estéril buscarla en las librerías: estaba agotada. Desalentado, se acomodó en un asiento del andén del metro a esperar el tren, y en el hueco del respaldo vio un libro. Sí: un viejo ejemplar de aquella novela, lleno de anotaciones en los márgenes! Mera coincidencia? Parece imposible. Pero algo más sucedió que tiraría por tierra el concepto de “casualidad”: dos años más tarde, ya en el rodaje del film, Hopkins conoció a Feifer, el autor. En un entretiempo, Feifer se lamentó de haber perdido el último ejemplar de su novela, en donde había hecho numerosas anotaciones para cuando la película se rodara. Hopkins palideció: sí… era el de la estación del metro!
    Carl Jung, junto con el Premio Nobel de Física Wolfgang Pauli, llamaron a estas coincidencias significativas SINCRONICIDAD: eventos que parecen ser la expresión en el mundo externo de algo profundo que se mueve en nuestro interior en determinados momentos, como si el adentro y el afuera desdibujaran sus fronteras, y los hechos se manifestaran asombrosamente entrelazados. La resultante puede ser una exaltación del espíritu: la intuición de que quizás el caos que nos parece constituir la realidad, tenga un orden que no llegamos a ver, salvo en estos momentos extraordinarios. David Peat lo dijo así: “Es posible que detrás de los fenómenos del mundo material haya un orden generativo y formativo llamado Inteligencia Objetiva”. Otro físico hablando como si fuera un místico!
    No, no es casualidad; pero tampoco es causalidad, pues estos hechos no se causan el uno al otro, sino que están ligados por su significado, como si la Vida misma quisiera hablarnos en su propio idioma: el del Misterio. Los seres humanos y los hechos nos entrecruzamos como los hilos de un complejo tapiz. Pero nuestra percepción es limitada, y sólo vemos el reverso del bordado, sin poder comprender cabalmente su dibujo. Quizás volverse sabio sea cruzar hacia el otro lado y ver que en el Gran Tapiz aquello que nos parecían caprichos del destino son nudos necesarios para poder dar una nueva puntada… El I Ching, -un libro chino con más de 3000 años de antigüedad, fundamentado en el principio de la Sincronicidad-, fue prologado en una de sus versiones por Jung. En ella hay un poema de Jorge Luis Borges que dice así (para quienes no conozcan la palabra “ergástula”, significa “cárcel”)…

    “El porvenir es tan irrevocable
    como el rígido ayer. No hay una cosa
    que no sea una letra silenciosa
    de la eterna escritura indescifrable
    cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja
    de su casa, ya ha vuelto. Nuestra vida
    es la senda futura y recorrida.
    El rigor ha tejido la madeja.
    No te arredres. La ergásstula es oscura,
    la firme trama es de incesante hierro,
    pero en algún recodo de tu encierro
    puede haber una luz, una hendidura.
    El camino es fatal como la flecha,
    pero en las grietas está Dios, que acecha.”

    • Dafne en 06/10/2017 a las 8:54 am
      Autor

    PELIGRO: ESPERANZA TÓXICA!

    Cuenta el mito griego que Pandora, -primera mujer de la Creación-, sintió curiosidad por una caja que Zeus le había regalado a su esposo con la consigna de no abrirla. Tan fuerte fue su intriga que, desobedeció la orden (cosa que Zeus sabía que ella iba a hacer), y, a hurtadillas, abrió la tapa. (Ay, Pandora!…) Como en ella estaban guardados todos los males… se esparcieron hacia los cuatro puntos cardinales!
    Pero hay un detalle curioso: Pandora, luego de la sorpresa ante la desgracia acontecida, procuró de inmediato volver a colocar la tapa antes de que el desastre fuera total; más al hacerlo, ya casi todos los males se habían esparcido.
    Salvo uno: la Esperanza, que quedó en el fondo de la caja.
    Pero… un momento: ¿¿cómo que la Esperanza??
    No se supone que la Esperanza es un bien?
    ¿Por qué los griegos la incluyeron en la lista de los males?
    Pues, porque hay un tipo de esperanza que es tóxica y fatal.

    La esperanza tóxica es la madre de la postergación: aquélla que hace que uno se mienta a sí mismo respecto de que “más tarde”, “más adelante”, hará lo que algo muy profundo nos pide que hagamos YA.
    Así, nos damos distintas excusas al respecto, fingiendo creerlas (pues la prima hermana de esa esperanza es la autojustificación!):
    la Esperanza del mito nos dice al oído:
    “Todo se ordenará por sí mismo, no hace falta que hagas nada”, “Más adelante SÍ que te sentirás más seguro para emprender eso”, “El Universo hará que tengas tiempo de más como para realizarlo en algún momento…”.
    Esas palabras, que en ciertas instancias pueden ser de enorme sabiduría, en otras son solamente trucos de ilusionista que nos hacemos a nosotros mismos…
    Y en el fondo lo sabemos!
    Y, como lo sabemos, sentimos un saborcito muy poco agradable, que deviene de que estamos traicionando una parte nuestra muy profunda.
    Albert Camus lo dijo de modo inequívoco “Quien anhela y no obra, engendra peste” (Guau!)
    Por eso en el Zen la consigna es simple: “SÓLO HAZLO!”.
    Es decir: ante lo esencial, dejar de dar vueltas como perro que se echará a dormir.
    No cultivar esperanzas tóxicas de que “más adelante”… etcétera, etcétera…
    Pues hacerlo es abrir la propia caja de Pandora y dejar que ese último mal dirija nuestra vida.
    En la otra orilla del río, hay un tipo de felicidad que es muy interna:
    la satisfacción de, finalmente, haber destinado tiempo, esfuerzo, valentía, a hacer aquello valioso que habíamos postergado.
    Eso es decidir conscientemente tomar el riesgo de estar VIVO;
    ¿cómo no nos va a producir alegría?

    Aquí va un poema del historiador argentino Ricardo Lanutti, que, por su fuerte contundencia… hasta parece Zen!
    (Este poema tiene una curiosa historia de sincronicidades que queremos compartir más adelante.)

    “Decimos siempre ‘después’.
    ‘Después’ es ‘nunca’.
    ‘Nunca’ es morir.

    Ya ves:
    la opción es nuestra.”

    • Dafne en 05/10/2017 a las 9:16 am
      Autor

    LA MÁS FELIZ.

    -¡Qué rosas tan bellas! -dijo el Sol-.
    Y todas las yemas se abrirán, y serán tan hermosas como ellas. ¡Son hijas mías! Yo les he dado el beso de la vida.
    -Son hijas mías -dijo a su vez el rocío-. Les he dado a beber mis lágrimas.
    -Pues yo diría que su madre soy yo -exclamó el rosal-. Ustedes no son sino los padrinos, que les ofrecieron un regalo según sus posibilidades y su buena voluntad.
    -¡Rosas, hermosas hijas mías! -dijeron los tres, y les deseaban a todas la mayor felicidad de que puede gozar una rosa. Sin embargo, una sola podía ser la más feliz; y otra debía ser la menos feliz de todas. Era inevitable. Pero, ¿cuál sería?
    -Yo lo averiguaré -dijo el viento-. Voy volando hasta muy lejos y en todas direcciones, me meto en las rendijas más estrechas, sé lo que pasa en todas partes.
    Todas las rosas abiertas oyeron la conversación, y los capullos henchidos, también.
    En esto se presentó en el jardín una madre amorosa vestida de luto, con semblante triste, y cogió una rosa a medio abrir, fresca y lozana; la que le pareció más hermosa. Se la llevó a su solitaria habitación, donde pocos días antes había estado brincando su hijita, enamorada de la vida, y que ahora yacía en el negro ataúd, dormida estatua de mármol. La madre besó a la muerta, y besando luego la rosa semiabierta, la depositó sobre el pecho de la muchacha, como esperando que su frescor y el beso de una madre pudieran hacer palpitar nuevamente el corazón.
    Pareció como si la rosa se hinchara; cada uno de sus pétalos temblaba de gozo:
    -¡Qué destino de amor me ha sido concedido! He llegado a ser como una criatura humana, recibo el beso de una madre escucho palabras de bendición y me voy al reino desconocido, soñando junto al pecho de la muerta. Indudablemente he sido la más feliz de todas las hermanas.
    Apareció luego en el jardín la vieja escardadera. Contempló a su vez la magnificencia del rosal y sus ojos se clavaron en la rosa más grande, abierta del todo. «Otra gota de rocío y otro día ardoroso, y sus hojas caerán», pensó la mujer. La flor había dado ya el beneficio de su belleza, y debía dar ahora el de su utilidad. La cortó y guardó en un periódico; la pondría en casa junto a otras rosas marchitas, y, mezclándolas con esas otras pequeñas flores azules llamadas espliegos, las embalsamaría con sal. Hay que observar que sólo se embalsama a las rosas y a los reyes.
    -¡Qué honor el mío! -dijo la rosa al sentirse cogida por la escardadera-. Van a embalsamarme. Yo seré la más feliz.
    Se presentaron luego en el jardín dos jóvenes; uno de ellos era poeta, el otro pintor, y cada uno de ellos cogió una rosa bellísima.
    El pintor trasladó al lienzo una imagen de la flor abierta, con tal fidelidad que parecía su reflejo.
    -De este modo -dijo el artista- viviré muchas generaciones, mientras millones y millones de su especie se marchitarán y morirán.
    -Yo habré sido la más favorecida -dijo la rosa-; la suerte mejor habrá sido para mí.
    El poeta contempló la flor que había cogido y compuso sobre ella un poema, en el que se expresaban todos los misterios que había leído en sus pétalos. Le puso por título «Libro de estampas del Amor» y pasó a la inmortalidad.
    -¡Me han hecho inmortal! -exclamó la rosa-. ¡Yo soy la más feliz de todas!
    Entre la magnificencia del rosal florido había una rosa que quedaba casi oculta bajo las restantes. Casualmente, y por suerte tal vez para ella, tenía un defecto: estaba torcida en su tallo, y las hojas de un lado no eran simétricas a las del opuesto. Del centro de la flor salía una hojita verde deformada. Son esas miserias de las que no se libran ni las rosas.
    -¡Pobrecilla! -dijo el viento besándola en la mejilla. La rosa creyó que era un saludo, un homenaje; tuvo la impresión de ser distinta de las demás rosas, y le pareció una distinción la circunstancia de tener en el centro aquella hoja verde. Llegó volando una mariposa y besó sus pétalos; era un pretendiente, y ella lo dejó marchar. Vino después un saltamontes muy grandote, que se posó sobre otra rosa, se puso a frotarse la falsa pata, lo cual, en los saltamontes, es señal de amor. La flor en que se había posado no lo comprendió, pero la rosa deformada sí se dio cuenta de que el insecto miraba con ojos que decían:
    «Te comería de puro amor».
    ¿Y qué mayor signo de amor que el quererse comer al ser amado? Pero la rosa no quiso entregarse al saltamontes. El ruiseñor cantó en medio de la noche estrellada.
    -Estoy segura de que lo hace para mí -dijo la rosa del defecto, o de la distinción-. Por qué me han distinguido así por encima de todas mis hermanas? ¿Por qué me dieron esta cualidad, que hace de mí la más feliz?
    A continuación entraron en el jardín dos fumadores. Hablaban de rosas y de tabaco. Se decía que las rosas no soportaban el humo del tabaco, y que a su contacto la flor perdía su color y se volvía verde. Querían efectuar el experimento, pero les dolió echar a perder una de aquellas rosas tan bellas, y cortaron la defectuosa.
    -¡Una nueva distinción! -exclamó ésta-. ¡Qué ventura la mía! Soy la más feliz de todas.
    Y se puso verde, de orgullo y del humo del tabaco.
    Una rosa, semicapullo todavía, acaso la más bella del rosal, obtuvo el puesto de honor en un artístico ramillete que reunió el jardinero y que, llevado al señorito de la casa, salió con él en coche.
    La rosa brillaba como una perla entre otras flores, rodeadas de verdor. La llevaron a la esplendorosa fiesta, a la que asistían elegantes caballeros y damas, a la luz de mil lámparas. Sonó la música; sucedía aquello en el océano de luz del teatro, y cuando la joven y celebrada bailarina apareció, vaporosa, en escena, saludada por el general entusiasmo, los ramos volaron a sus pies como lluvia de flores.
    Entre ellos cayó el ramillete, en cuyo centro brillaba como piedra preciosa la bella rosa de nuestro jardín. Sintió la flor su inmensa e indecible felicidad, la gloria y el esplendor que la rodeaban, y al tocar el suelo se lanzó también a bailar, a saltar por las tablas, pues al caer se había quebrado su tallo.
    No fue a parar a manos de la agasajada, sino que rodó detrás del bastidor, donde la recogió un tramoyista. Vio éste que era bellísima y fragante, pero que carecía de tallo; se la metió en el bolsillo, y al llegar a su casa por la noche, la puso en una copita con agua.
    A la mañana siguiente la colocaron delante de la abuela, que, vieja e inválida, ocupaba el sillón. La mujer estuvo contemplando la magnífica rosa rota y recreándose en su aspecto y su perfume.
    -No fuiste a parar a la mesa de la rica y linda señorita, sino a la de esta pobre vieja; pero aquí eres como un pomo de rosas. ¡Qué hermosa eres!
    Y miraba la flor con alegría infantil, pensando seguramente en su lejana juventud perdida.
    -Entré por un agujero que tenía el cristal – dijo el viento y vi los brillantes ojos juveniles de la anciana y la bella rosa quebrada en la copita. ¡La más feliz de todas! Lo sé. Puedo afirmarlo.
    Cada una de las rosas del rosal de aquel jardín tenía su historia. Cada una creía ser la más feliz, y la fe da la ventura. La última de las flores estaba persuadida de ser la más dichosa de todas.
    -He sobrevivido a las demás. Soy la última, la única, la hija predilecta de nuestra madre.
    -Y yo soy su madre -dijo el rosal.
    -¡Yo lo soy! -replicó el sol.
    -¡Y yo! -afirmaron el viento y el tiempo.
    -Todos tenemos nuestra parte -dijo el viento-. Y cada uno de nosotros participará de su belleza.
    Y el viento esparció las hojas sobre la planta, donde yacían las gotas del rocío y brillaba el sol.
    -También yo he tenido mi parte -añadió el viento-.
    Yo he visto la historia de todas las rosas, y la contaré por todo el vasto mundo.
    Luego me dirás cuál de ellas fue la más feliz, esto debes decirlo tú; yo he hablado ya bastante.

    • Dafne en 04/10/2017 a las 9:40 am
      Autor

    PATO Ó ÁGUILA TU DECIDES…

    Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salio del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.
    Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
    Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”
    Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡limpio sin una mancha!!
    Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomare la Cola dietética”
    Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”
    Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”
    Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cual seria la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones. …
    “Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”
    Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.
    “Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.
    “Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.
    “Si, seguro que si”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.
    Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.
    Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.
    Willy el taxista, tomo una diferente alternativa:
    El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.
    No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público,”político”, ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

    Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA.

    • Dafne en 03/10/2017 a las 8:46 am
      Autor

    “SEGUIMIENTO”

    Un granjero le pidió cierta vez a un sabio que lo ayudase a mejorar la productividad de su granja que últimamente tenía muy bajo rendimiento.
    El sabio escribió algo en un papel, lo colocó dentro de una caja, la cerró y se la entregó al granjero diciendo:
    Recorra su granja con esta caja tres veces por día, todos los días, durante un año, y vuelva a verme.
    Así lo hizo el granjero. Y al cabo del año su productividad se había quintuplicado.
    Cuando volvió al sabio, le rogó que le permitiera tener ese “amuleto” por un año más, dado los excelentes resultados obtenidos.
    El sabio abrió la caja riendo, mientras le decía: usted puede tener esta caja toda la vida.
    El mensaje que lleva dentro dice:
    si quiere que las cosas mejoren déles seguimiento.
    El rendimiento de su granja mejoró porque al recorrerla tres veces por día usted pudo estar cerca de cada uno de sus trabajadores, darles apoyo y reconocimiento y corregir lo que ellos estaban haciendo mal antes de que terminara el día.”

    • Dafne en 29/09/2017 a las 10:11 am
      Autor

    LA PEOR ENFERMEDAD.

    Tenía solo 21 años y ya era reconocido como un talentoso periodista. En una semana me iba a casar con la mujer que siempre amé, y todo me hacía presagiar un futuro feliz. Pero de un momento a otro la historia cambió: de repente me vi postrado en el lecho de un hospital. Tenía tuberculosis.
    A pesar de que tenía que guardar reposo, yo caminaba por los pasillos del hospital, tosiendo y quejándome de mi desgracia. Un día de esos me encontré con un viejo enfermo de tuberculosis. Al verme tan deprimido se compadeció de mí y me dijo: “Acuérdate de esto, muchacho. La enfermedad que tienes nunca te matará mientas la guardes en el pecho; pero si la dejas que se te suba a la cabeza, te será fatal. La preocupación mata más enfermos que la tuberculosis”. Sus palabras literalmente me salvaron la vida.
    Al día siguiente amanecí diferente. Decidí dejar de pensar en mi enfermedad. Y a pesar de mis dolencias físicas, sentía una chispa de motivación en el alma. Aprovecharía la ocasión para escribir lo que hasta el momento, por el trabajo, no había hecho. Fueron 8 meses los que estuve elaborando poemas, cuentos y dramas cortos. Cuando mi salud empezó a mejorar, comencé a escribir crónicas sobre los pacientes, y a la vez motivarlos con las palabras que me dijo aquel viejo tísico.
    Con el pasar de los años escribí algunos libros exitosos y terminé siendo senador de los Estados Unidos. Todo ello hubiese sido imposible si no convertía aquel momento de postración en un tiempo útil. Desde aquella vez ninguna enfermedad me ha hecho perder el tiempo y ningún mal ha acabado conmigo.

    Clinton P. Anderson

    • Dafne en 28/09/2017 a las 9:23 am
      Autor

    DR. LOUIS PASTEUR (1822-1895)
    (Hecho ocurrido en 1892, verdadero y parte de una biografía)

    Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.
    Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó:
    – Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?
    – Sí, más no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?
    – Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión.
    Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.
    – Y… ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?
    – Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.
    El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.
    En la tarjeta decía:
    Profesor Doctor Louis Pasteur
    Director General del Instituto de Investigaciones Científicas
    Universidad Nacional de Francia.
    ‘Un poco de Ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima’.

    • Dafne en 27/09/2017 a las 11:14 am
      Autor

    ¿HABLAR O CALLAR?

    Cuando la Western Union le pidió a Thomas Edison que “mencionara un precio” por el teletipo que había inventado, él le pidió varios días para pensarlo. Su esposa le sugirió $20,000, pero él pensó que esa cantidad era exorbitante.
    A la hora acordada fue a la reunión todavía no muy seguro de la cantidad que iba a pedir cuando el oficial le preguntó:
    “¿Cuánto?”
    Él trató de decir $20,000, pero las palabras no le salían de la boca. Finalmente el oficial rompió el silencio y le preguntó:
    “Bien, ¿qué le parece $100,000?”
    ¡A menudo el silencio le permite a otros decir algo mejor, de lo que hubiéramos dicho nosotros mismos!
    Al quedarnos callados otros se interesan más por nuestros pensamientos; entonces cuando tenemos una audiencia interesada, nuestras palabras tienen mejor impacto.
    La Biblia nos dice que aun el necio, cuando calla, es contado por sabio (Proverbios 17:28).
    En ese sentido, el silencio puede evitar que nos veamos en una situación embarazosa.
    ¡La gente puede pensar que somos más inteligentes de lo que realmente somos!
    Cuando se sienta movido a expresar una opinión, mida el impacto de sus palabras y mantenga esto presente:
    “Entre menos diga, mejor”.
    ¡No podemos buscarnos problemas por lo que no hemos dicho!
    Como Edison, nosotros podemos beneficiarnos de nuestro silencio.

    A menudo me arrepiento de lo que dije; nunca, de haberme callado.

    • Dafne en 26/09/2017 a las 11:33 am
      Autor

    LUCHA HASTA VENCER.

    En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada.
    Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran
    su maestra y sus compañeros.
    Una mañana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas.
    Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio.
    Tenía quemaduras graves en la mitad inferior
    de su cuerpo y lo llevaron de urgencia al hospital del condado.
    En su cama, horriblemente quemado y semi-inconsciente, el niño oía al médico que hablaba con su madre.
    Le decía que seguramente su hijo moriría – que era lo mejor que podía pasar, en realidad -, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo.
    Pero el valiente niño no quería morir.
    Decidió que sobreviviría. De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió.
    Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír a su madre y al médico hablando.
    Dado que el fuego había dañado en gran manera
    las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas.
    Una vez más el valiente niño tomó una decisión.
    No sería un inválido; ¡caminaría!
    Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo,
    no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida. Finalmente, le dieron de alta.
    Todos los días, su madre le masajeaba las piernas,
    pero no había sensación, ni control, nada.
    No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca. Cuando no estaba en la cama, estaba confinado a una silla de ruedas.
    Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio
    para que tomara aire fresco.
    Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas. Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa.
    Con gran esfuerzo, se subió al cerco. Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco, decidido a caminar.
    Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco.
    Nada quería más que darle vida a esas dos piernas.
    Por fin, gracias a los amorosos masajes diarios
    de su madre, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad, primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente de caminar solo y después correr.
    Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr.
    Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de carrera sobre pista.
    Y aun después, en el Madison Square Garden, este joven que no tenía esperanzas de que sobreviviera, que nunca caminaría, y que por supuesto nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, el Dr. Glenn Cunningham:
    ¡Corrió el kilómetro más veloz del mundo!

    • Dafne en 21/09/2017 a las 9:07 am
      Autor

    EL ELEFANTE.

    “Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mi como a otros, después me entere, me llamaba la atención el elefante.
    Durante la función, la enorme bestia hacia despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal, pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
    Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
    El misterio es evidente: ¿Que lo mantiene entonces? Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún amo por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.
    Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado…? Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y solo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
    Hace algunos años descubrí que por suerte alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:”El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeño”.
    Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que seguía.
    Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal acepto su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque CREE QUE NO PUEDE!! El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que se siente poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… Jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez.

    Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” hacerlas simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos o que nos dijeron que no podríamos.
    Grabamos en nuestro recuerdo: No puedo… No puedo y nunca podré. Crecimos portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.

    La única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento TODO TU CORAZON.”

    • Dafne en 20/09/2017 a las 12:02 pm
      Autor

    LO DICE UNA MARIONETA DE TRAPO.

    Si por un instante DIOS se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.
    Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
    Dormiría poco y soñaría mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
    Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan y como disfrutaría de un buen helado de chocolate.
    Si DIOS me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
    DIOS mío, si yo tuviera un corazón…
    Escribiría mi odio sobre el hielo y esperaría a que saliera el sol.
    Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti y una canción de Serrat seria la serenata que le ofrecería a la luna.
    Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas y el encarnado beso de sus pétalos…
    DIOS mío, si yo tuviera un trozo de vida…
    No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
    Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.
    A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
    A un niño le daría alas, pero dejaría que el solo aprendiese a volar.
    A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.
    Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres.
    He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
    He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.
    He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho a mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
    “Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…”

    Gabriel García Márquez

    • Dafne en 19/09/2017 a las 10:24 am
      Autor

    EL AMIGO VS EL VERDADERO AMIGO.

    Un amigo te envía una carta de vez en cuando. El verdadero amigo aunque no te envíe ninguna, siempre está esperando una tuya.
    Cualquier persona puede apoyarte cuando estas en lo correcto, pero… un amigo verdadero también te apoyara cuando estés en lo incorrecto.
    Un amigo piensa que los problemas por los que te quejas son recientes. Un amigo verdadero te dice, “Deja de quejarte por las mismas vainas y haz algo al respecto de una vez por todas!!!”
    Un amigo nunca te ha visto llorar. Un verdadero amigo lleva los hombros empapados de tus lágrimas..
    Un amigo desconoce los nombres de tus padres. Un verdadero amigo guarda sus números telefónicos en una agenda.
    Un amigo lleva una botella de vino a tu casa cuando hay fiesta. Un verdadero amigo llega a tu casa temprano para ayudarte con los preparativos y se queda hasta tarde para ayudarte a recoger todo…
    Un amigo busca hablar de tus problemas. Un verdadero amigo te ayuda a buscarle solución a tus problemas…
    Un amigo piensa que se acabo la amistad cuando hay una discusión. Un verdadero amigo reconoce que no es una amistad hasta que no hayan discutido…
    Un amigo espera que estés siempre a su lado. Un verdadero amigo espera siempre estar a tu lado…
    Recuerda: es mucho mejor que te necesiten porque te quieren y no que te quieran porque te necesitan…

    • Dafne en 18/09/2017 a las 12:34 pm
      Autor

    TÚ PUEDES!

    A un discípulo que se quejaba de sus limitaciones, el Maestro le dijo, ” Definitivamente eres limitado, pero has notado que ahora puedes hacer cosas que hace 15 años hubieras pensado que eran imposible de hacer?
    Que fue lo que cambió?” “Mis talentos y habilidades cambiaron.” “No, tu cambiaste!” “No es lo mismo?”
    “No. Tu eres lo que crees que eres. Cuando tu forma de pensar cambio, tu cambiaste.”
    Anthony de Mello dijo: Destruyendo su orgullo, el hombre se vuelve aventurero; Destruyendo la ira, el hombre se libera de la tristeza; Destruyendo al deseo, el hombre obtiene la paz; Destruyendo a la avaricia, el hombre obtiene su felicidad.

    • Dafne en 15/09/2017 a las 11:45 am
      Autor

    LA VEJEZ.

    Ha llegado la vejez con idea de destruirme
    Pero ya me he puesto firme y contra ella lucharé
    El pasado que se fue, sacó ida sin regreso
    Y no conforme con eso, se llevó mi juventud
    Dejándome sin salud, fea(o), vieja(o) y con sobrepeso.
    Pero creo que estoy sana(o), no soy persona achacosa,
    Aunque tengo varices y un tobillo se me inflama, solo a veces cojo la cama,
    Me duele un riñón y fatiga en el corazón.
    Mucho dolor en los huesos y a pesar de todo eso,
    Me siento como un cañón.
    Todos tenemos problemas, aunque piensen lo contrario
    A veces los ovarios (testículos) me ponen en un dilema.
    Cuando tengo alguna pena, siento una gran opresión, que me empieza en un pulmón y me llega hasta los sesos
    Y a pesar de todo eso me siento como un cañón.
    Yo pienso que estoy entera(o)
    Y lo voy a demostrar, aunque luego al caminar me moleste la cadera.
    Para caminar afuera, se necesita un bastón para evitar un resbalón o en la calle algún tropiezo y a pesar de todo eso
    Me siento como un cañón.
    Tengo en un brazo bulsitis, dolor en una costilla y me falla la rodilla.
    También padezco de artritis y en una pierna flebitis
    En el cuerpo comezón y se me encoge un tendón que el cuello me pone tieso y a pesar de todo eso
    Me siento como un cañón.
    Si cuenta no quiero darme, de que mi rostro esta viejo al pasar por un espejo trato de no mirarme.
    Y aunque trato de engañarme
    Mi cara es un acordeón, mi cuerpo es un armazón
    Pero lucho por vivir y les quiero repetir
    Que a pesar de todo eso
    Me siento como un cañón.

    • Dafne en 14/09/2017 a las 11:12 am
      Autor

    EL BIEN Y EL MAL.

    En cierta ocasión un escritor preguntó, al líder espiritual de una comunidad cómo había podido crear Dios un mundo en el que existe el mal.
    El religioso explicó que el mal no tiene existencia real, es sólo un estado potencial del ser y éste es libre de elegirlo o rechazarlo.
    – Aunque puede usarse para herir y hasta matar, por sí mismo, un cuchillo no es malo – ejemplificó-: también sirve para que un cirujano salve una vida.
    Lo que ha hecho Dios es permitirnos elegir cómo usaremos el cuchillo.
    No existen dos poderes divinos: sólo hay uno.

    • Dafne en 13/09/2017 a las 10:52 am
      Autor

    UN GRAN CONCEPTO DE AMISTAD.

    Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor solicito permiso para ir a buscarlo -, dijo un soldado a su teniente.
    Permiso denegado!–, replicó el oficial. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto.
    El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. Ya le dije yo que había muerto! Ahora he perdido a dos hombres! Dígame, ¿merecía la pena ir allí para traer un cadáver?
    Y el soldado, moribundo, respondió: Claro que si, señor!, cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Juan … estaba seguro de que vendrías!

    • Dafne en 12/09/2017 a las 8:06 am
      Autor

    LA SIMPLE VERDAD DE UN SABIO.

    Antonio era funcionario público de una pequeña ciudad del interior. Una tarde, vio dos gallos que peleaban. Sintió pena y fue hasta la plaza para separarlos, sin darse cuenta de que interrumpía una riña de gallos. Irritados, los espectadores atacaron a Antonio. Uno de ellos lo amenazó de muerte, porque estaba a punto de ganar una fortuna en apuestas.
    Antonio, asustado, decidió irse de la ciudad. Luego de 3 días de viaje, Antonio se encontró con un pescador.
    -¿Adonde te diriges?-preguntó el pescador.
    -No lo sé.
    Compadecido de la situación, el pescador lo llevó a su casa. Tras una noche conversando, descubrió que Antonio sabía leer y le propuso un trato: él le enseñaría a pescar y, a cambio, Antonio le enseñaría a leer y escribir. Antonio aprendió a pescar. Con el dinero del pescado, compró libros para poder enseñar al pescador. Leyendo, aprendió cosas que no sabía. Uno de los libros enseñaba carpintería, y Antonio decidió montar un pequeño taller. Entre los dos compraron herramientas y se pusieron a hacer mesas, sillas.
    Pasaron los años. Ellos seguían pescando, y contemplaban la naturaleza desde el río. Seguían estudiando, y los libros les iban revelando el alma de los hombres. Seguían trabajando en la carpintería, y el trabajo físico los hacía fuertes y sanos. A Antonio le encantaba conversar con los clientes. Como ahora era un hombre culto, sabio y sano, le gente le pedía consejo. La ciudad progresaba, y todos encontraban en él a alguien capaz de dar buenas soluciones. Los jóvenes de la ciudad formaron un grupo de estudio alrededor de ellos, y predicaron a los cuatro vientos que eran discípulos de sabios. Una tarde, uno de los jóvenes le preguntó:
    -¿Decidiste abandonarlo todo para buscar la sabiduría?
    -No -respondió Antonio-. Tenía miedo de ser asesinado en la ciudad donde vivía.
    Los discípulos trajeron a un famoso biógrafo para que relatara la vida de los Dos Sabios, como ya se los conocía. Ellos contaron su historia.
    -Pero nada de eso refleja su sabiduría -dijo el biógrafo.
    -Es que en nuestras vidas, no ha habido nada de extraordinario.
    Cuando se publicó el libro, se convirtió en un gran éxito de ventas. Era una maravillosa y emocionante historia de dos hombres; que, en busca del conocimiento, dejan todo lo que estaban haciendo, luchan contra la adversidad, encuentran maestros secretos.
    -No tiene nada que ver con nosotros -dijo Antonio al leerla.
    -Los sabios deben tener vidas emocionantes -dijo el biógrafo-. Una historia debe enseñar algo, y la realidad nunca enseña nada.
    Antonio sabía que la realidad enseñaba todo lo que un hombre necesita saber, pero de nada serviría intentar explicar eso.
    “Que los tontos sigan viviendo con sus fantasías,” le dijo al pescador.
    Y ellos siguieron leyendo, escribiendo, pescando, trabajando en la carpintería, enseñando, haciendo el bien. Sólo prometieron no volver a leer nunca más libros sobre la vida de los santos, ya que la gente que escribe ese tipo de libros no comprende una verdad bien simple: todo lo que hace un hombre corriente en su vida diaria lo acerca a Dios.

    • Dafne en 11/09/2017 a las 12:04 pm
      Autor

    A MIS PADRES:

    Quiero contarles algo que se refiere a nosotros tres.
    Quiero compartir con ustedes algunas experiencias que viví a su lado sin que ustedes lo supieran, experiencias que de alguna manera apreciaría transmitirle a mis hijos cuando sea yo quien los tenga.
    … Cuando pensaban que no los veía, les escuché pedirle al Ser Supremo salud y trabajo para nosotros, y aprendí que existía alguien con quien yo podría conversar en el futuro.
    …. Cuando pensaban que no los veía, los vi preocuparse por sus amigos sanos y por sus amigos enfermos, y así aprendí que todos debemos ayudarnos y cuidarnos unos a otros.
    …. Cuando pensaban que no los veía, les vi dar su tiempo y dinero para ayudar a personas que nada tenían, y aprendí que aquellos que tienen, debemos compartirlo con quienes no tienen.
    …. Cuando pensaban que no los veía, les sentí darme un beso por la noche y me sentí amado y seguro.
    …. Cuando pensaban que no los veía, los vi atender la casa y a todos los que vivimos en ella, y aprendí a cuidar lo que es dado.
    …. Cuando pensaban que no los veía, vi como cumplían con sus responsabilidades, aún cuando no se sentían bien y aprendí que debo ser responsable cuando crezca.
    …. Cuando pensaban que no los veía, vi sus lágrimas, y entonces aprendí que a veces las cosas duelen y que está bien llorar.
    …. Cuando pensaban que no los veía, vi que yo les importaba
    y quise ser todo lo que puedo llegar a ser.
    …. Cuando pensaban que no los veía, aprendí casi todas las lecciones de la vida que necesito saber para ser una buena persona y también productivo cuando crezca.
    …. Cuando pensaban que no los veía, los vi y quise decir:
    ¡gracias por todas las cosas que vi, cuando pensaban que no los veía!

    YO… SU HIJO!!!

    • Dafne en 06/09/2017 a las 8:47 am
      Autor

    CÓMO TORNAR UN ROL PEQUEÑO EN IMPORTANTE.

    Un alto ejecutivo de la industria de la informática, se hallaba en un viaje de negocios en Tokio.
    Siempre era muy humilde y compartía todos sus éxitos con sus empleados.
    Al finalizar sus reuniones, se dirigió a un centro comercial para comprarles regalos a sus empleados en su país.
    Al entrar en el centro comercial, una diminuta dama le regaló una cálida sonrisa y le dio la bienvenida; esto lo tocó mucho y se sintió bien, no pudiendo olvidar la calidez en su sonrisa.
    Él se fijaba en ella mientras compraba; ella daba la misma sonrisa a todos los clientes que entraban al centro comercial.
    El ejecutivo comenzó a preguntarse si alguna vez se sentiría ella cansada de hacer lo mismo una y otra vez, así que se encaminó hacia ella y le preguntó:
    -Mi querida dama, ¿no está usted cansada de hacer este trabajo y cuánto tiempo ha esta do haciéndolo?
    La dama sonrió y dijo:
    -No, señor, yo he estado trabajando aquí por los últimos 10 años y me gusta mi trabajo.
    El ejecutivo quedó anonadado y preguntó:
    -¿Cómo es que ha estado haciendo esto por 10 años y por qué le gusta su trabajo?
    La dama sonrió de nuevo y dijo:
    -Señor, es porque así sirvo a mi país.
    Esto le pareció un tanto divertido al ejecutivo. Él dijo:
    -¿Sirve a su país sonriendo?
    La diminuta dama dijo:
    -Sí, señor, yo sonrío y todos los clientes que llegan al centro se sienten felices y relajados. Compran más, mi jefe está feliz y me paga más. Y como me paga más, puedo atender a mi familia. Y ya que puedo atender a mi familia, ellos están felices. Cuando los clientes nos compran, la demanda por los productos aumenta y, al hacerlo, hay más fábricas. Y cuando hay más fábricas, hay más empleos. Y cuando hay más empleos, la gente en el país está feliz.
    Como la mayoría de nuestros clientes son extranjeros, hay entrada de divisas, y por lo mismo nuestro país tiene mucho dinero y se vuelve más rico cada día. Gente como usted, contenta con nuestro servicio, visita nuestro país más a menudo y, a veces, también le contará a su familia y amigos. Mi país consigue más visitantes, más dinero, más empleos y más gente feliz. Así es como sirvo a mi país.
    Sorprendido con su actitud, el ejecutivo le dio las gracias y regresó a su país. Trabajó duro para incorporar la misma actitud entre sus empleados y hoy, su compañía es una de las mejores compañías en el mundo.

    • Dafne en 05/09/2017 a las 8:55 am
      Autor

    AMABILIDAD.

    Lo cortés no quita lo valiente…
    El padre José Luís Martín, narraba una anécdota que le sucedió a un compañero de trabajo. Este amigo suyo volvía de la oficina a su casa. Al llegar a la estación compró, como siempre, un billete de metro, pero al pagar se llevó una sorpresa. La chica que le atendía, con una sonrisa tímida, le respondió: «Hoy no tiene usted que pagar». El hombre se quedó de una pieza. Preguntó el porqué. «Porque ayer se fue sin coger el vuelto», respondió la chica desde el otro lado del cristal. ¿Acaso recordaba su rostro? ¿Conocía quién era? Nada de eso. La chica ni siquiera había estado el día anterior; pero una compañera le había dicho por la mañana: «Cuando venga el señor que siempre nos da las buenas tardes, dile que hoy no tiene que pagar». Con esta referencia, la muchacha en turno supo puntualmente de quién se trataba. Una hermosa experiencia que hace brillar la nobleza de un corazón. Sin embargo, esta misma luz pone de manifiesto la oscuridad de tantas personas que han olvidado ya ser amables con los demás. ¡Cuántas personas pasarían por aquellas taquillas del metro madrileño! Y sólo una de ellas era inconfundible porque era «el señor que siempre nos da las buenas tardes». En la cultura que se ha ido imponiendo en nuestros días parece que ser amable es ser amilanado, débil o, simplemente, tonto. Expresiones que denotan respeto y educación se evitan, ya que el usarlas nos haría quedar mal delante de nuestro “círculo de amistades”. Si le doy las gracias al mesero que me sirve la mesa, dejaría entrever que estoy necesitado de su servicio. Como en todos los casos implica una degradación de nuestra grande personalidad, mejor no usarlas para poder aparecer como alguien fuerte y seguro de sí mismo. Ser amable no es sinónimo de falta de reciedumbre. Todo lo contrario, produce más admiración y gratitud quien dice: «pase usted», que quien simplemente se echa a un lado para quitarse de enfrente de la puerta. Ser cordial indica mayor entereza y domino, que poner un rostro frío de absoluta indiferencia. El “duro” se hace respetar, el cortés es respetado por lo que es.
    Siempre tenemos cientos de oportunidades para ser amables con los demás. Basta pensar que, cada mañana, podemos decir «buenos días» a nuestros padres, a nuestro cónyuge, a nuestros hijos, a los profesores, a los compañeros de oficina o al conductor del autobús. Ceder el asiento en el metro a una señora o a un anciano, se puede hacer con facilidad. Desear un buen día de trabajo al mesero de nuestro café preferido no cuesta mucho. Oportunidades, desde luego, no faltan; sólo hay que descubrirlas y hacer la costumbre. Este tipo de detalles es el que cambia rostros y alegra atmósferas enteras. Las relaciones se estrechan. Las sonrisas se multiplican. El trabajo se disfruta. El corazón rejuvenece. Se acrecienta el deseo de compartir el tiempo. ¿Por qué? Porque la gente se siente tratada con el respeto y la dignidad de lo que verdaderamente son: personas e hijos de Dios. Y todo esto depende tan sólo de un sencillo «buenos días».

    ¡Vence el mal con el bien!

    • Dafne en 04/09/2017 a las 9:00 am
      Autor

    EL BUEN SAMARITANO.

    Cuenta la historia que hace mucho tiempo atrás vivía un hombre muy bueno y generoso que le encantaba compartir con los demás. Cada vez que el buen hombre comía o desayunaba siempre dejaba la mitad de sus alimentos para compartirlos con algún pordiosero o necesitado que viviera en las calles.
    Cuando el hombre no estaba compartiendo sus alimentos, pasaba al hospital a visitar a los enfermos o a los ancianos de los diferentes asilos. Este hombre lo compartía todo, más que sus alimentos le encantaban compartir su tiempo para consolar a las personas necesitadas de consuelo.
    Un día llego un señor muy enfermo a uno de los hospitales que este buen hombre visitaba. El buen samaritano se enteró que al señor le que daban poco tiempo de vida y le dedico todo el tiempo posible. El mismo samaritano llegaba al hospital a bañarlo a cambiarlo y a servirle en todo al pobre enfermo.
    Cuando el señor murió le dejo una carta al buen samaritano que decía: – “Esta fue mi última semana de vida, pero con todo y eso fue la mejor de todas las semanas”
    …Gracias por tanto amor….

    • Dafne en 24/07/2017 a las 8:26 am
      Autor

    NUEVA ENFERMEDAD: SEFUELA.

    SEFUELA: Enfermedad aun no aceptada por la ciencia médica.
    Mientras tanto, millones de personas que padecen este mal, esperan la aprobación de la Organización Mundial de Salud, para que se estudie y se encuentre la cura para esta mortal enfermedad que cada día es adquirida por miles de personas.
    Por favor, es muy importante hacerse este auto-examen ante la aparición de la Sefuela. El diagnóstico a tiempo puede ayudarnos a combatirla.
    SINTOMAS QUE DEFINEN LA APARICIÓN DE ESTA PATOLOGÍA:

    1.- Si un Café te produce insomnio.
    2.- Si una cerveza te lleva directo al baño.
    3.- Si todo te parece muy caro.
    4.- Si cualquier cosa te altera.
    5.- Si todo pequeño exceso provoca aumento de peso.
    6.- Si el chorizo te cae pesadísimo, el picante te irrita y el ajo te hace repetir.
    7.- Si la sal te sube la presión arterial.
    8.- Si en una fiesta pides la mesa lo más lejos posible de la música y de la gente.
    9.- Si al atarte los zapatos te produce dolor de espalda y cintura.
    10.- Si la TV te produce sueño.
    Todos esos síntomas son prueba irrefutable que padeces de Sefuela
    ¡¡SE-FUE-LA juventud!!

    • Dafne en 22/07/2017 a las 12:38 pm
      Autor

    ¿QUÉ EDAD TIENES? EDAD DE ORO.

    NO es viejo aquel que pierde su cabello o su ultima muela, sino su última esperanza. No es viejo el que lleva en su corazón el amor siempre ardiente; no es viejo el que mantiene su fe en si mismo, el que vive sanamente alegre, convencido de que para el corazón puro no hay edad…
    El cuerpo envejece, pero no la actividad creadora del espíritu. Goethe concluyó ” Fausto ” a los 82 años; el Ticiano pintó obras maestras a los 98; Toscanini dirigió orquestas a los 87, Edison trabajaba en su laboratorio a los 83, Benjamín Franklin contribuyó a redactar la constitución de los Estados Unidos a los 81.
    Para el profano, la ancianidad es invierno; para el sabio, es la estación de la cosecha.
    El crepúsculo de la vida trae consigo su propia lámpara.
    Para la Nueva Era tienes la edad que sientes, la de estar vivo o no, la de hacer o dejarse abatir, la de manejar tu vida o dejar que las circunstancias la manejen, la de elegir…..
    Lo mejor todavía no llegó. Conocimientos y comprensión, son el altar de la Sabiduría.

    • Dafne en 21/07/2017 a las 12:46 pm
      Autor

    REFLEXIÓN.

    Me habría gustado conocer a Alfred Maudslay, de Inglaterra.
    En marzo de 1882 el explorador francés Desiré Charnay llegó a Yaxchilán, zona arqueológica en el estado mexicano de Chiapas; principal centro maya de Petén. Durante meses había buscado las majestuosas ruinas mayas; encontrarlas fue para él un gran descubrimiento… el hallazgo le daría gloria y fama. Dos días antes que él, sin embargo, había llegado ahí otro explorador.
    ~Mi nombre es Alfred Maudslay, inglés ~le dijo ese hombre tendiéndole la mano~. Llegué aquí antes que usted por accidente. Yo soy un simple aficionado que viaja por su gusto. Usted es un sabio… y la ciudad le pertenece. Explórela y descríbala. No me mencione; guarde esta conquista sólo para usted. Ahora, venga conmigo… le he preparado un palacio… su morada le espera.
    Me habría gustado conocer a Alfred Maudslay. Su historia la contó el propio Charnay… a quien también me habría gustado conocer. Ninguno de los dos conocía la envidia… tristeza del bien ajeno… una de las más tristes tristezas que se pueden conocer.

    • Dafne en 20/07/2017 a las 12:17 pm
      Autor

    GENEROSIDAD: LOS PEQUEÑOS DETALLES.

    El alumno, según él, había terminado el cuadro. Llamó a su maestro para que lo evaluara. Se acercó el maestro y observó la obra con detenimiento y concentración durante un rato. Entonces, le pidió al alumno la paleta y los
    pinceles. Con gran destreza dio unos cuantos trazos aquí y allá. Cuando el maestro le regresó las pinturas al alumno el cuadro había cambiado notablemente. El alumno quedó asombrado; ante sus propios ojos la obra había pasado de mediocre a sublime. Casi con reverencia le dijo al maestro: “¿Cómo es posible que con unos cuantos toques, simples detalles, haya cambiado tanto el cuadro?”. El maestro le contesto: “Es
    que en esos pequeños detalles está el arte”.
    Si lo vemos despacio, nos daremos cuenta que todo en la vida son detalles. Los grandes acontecimientos nos deslumbran tanto que a veces nos impiden ver esos pequeños milagros que nos rodean cada día. Un ave que canta, una flor que se abre, el beso de un hijo en nuestra mejilla, son ejemplos de pequeños detalles que al sumarse pueden hacer diferente nuestra existencia.
    Todas las relaciones -familia, matrimonio, noviazgo o amistad- se basan en detalles. Nadie espera que remontes el Océano Atlántico por él, aunque probablemente sí que le hables el día de su cumpleaños. Nadie te pedirá que
    escales el Monte Everest para probar tu amistad, pero sí que lo visites durante unos minutos cuando sabes que está enfermo. Hay quienes se pasan el tiempo esperando una oportunidad para demostrar de forma heroica su amor por alguien. Lo triste es que mientras esperan esa gran ocasión dejan pasar muchas otras, modestas pero significativas.
    Se puede pasar la vida sin que la otra persona necesitara jamás que le donaras un riñón, aunque se quedó esperando que le devolvieras la llamada. Se piensa a veces que la felicidad es como sacarse la lotería, un suceso
    majestuoso que de la noche a la mañana cambiará una vida miserable por una llena de dicha. Esto es falso, en verdad la felicidad se encuentra en pequeñeces, en detalles que sazonan día a día nuestra existencia.
    Nos dejamos engañar con demasiada facilidad por la aparente simpleza. NO desestimes jamás el poder de las cosas pequeñas: una flor, una carta, una palmada en el hombro, una palabra de aliento o unas cuantas líneas en una tarjeta. Todas estas pueden parecer poca cosa, pero no pienses que son insignificantes. En los momentos de mayor dicha o de mayor dolor se convierten en el cemento que une los ladrillos de esa construcción que llamamos relación.
    La flor se marchitará, las palabras quizá se las llevará el viento, pero el recuerdo de ambas permanecerá durante mucho tiempo en la mente y el corazón de quien las recibió. ¿Qué esperas entonces? Escribe esa carta, haz esa
    visita, levanta el teléfono. Hazlo ahora, mientras la oportunidad aún es tuya. NO lo dejes para después por parecerte poca cosa. En las relaciones no hay cosas pequeñas, únicamente existen las que se hicieron y las que se
    quedaron en buenas intenciones…

    • Dafne en 19/07/2017 a las 1:00 pm
      Autor

    HUELLAS

    Una noche, un hombre tuvo un sueño. Soñó que estaba caminando por la playa con el Señor.
    En el cielo aparecieron escenas de su vida. En cada escena, él notó dos pares de huellas en la arena,
    unas eran del Señor y las otras eran suyas. Después de la última escena volvió a mirar a las huellas
    Y notó que muchas veces durante el camino, solamente había un par en la arena.
    También notó que esto había pasado durante los tiempos más bajos y tristes de su vida.
    Esto realmente lo intranquilizó e interrogó al Señor:
    ¿” Señor, tu dijiste que siempre que yo decidiera seguirte,
    Tú caminarías a mi lado pero noté que durante los tiempos más difíciles de mi vida
    solamente había un par de huellas en la arena.
    No comprendo porqué, cuando más te necesité, me abandonaste”?.
    El Señor contestó: ” Mi hijo precioso, Yo te amo y jamás te abandonaría. Durante tus tiempos de pena y sufrimiento, cuando viste sólo un par de huellas, fue entonces que te llevaba cargado”.

    • Dafne en 18/07/2017 a las 12:47 pm
      Autor

    ¿QUE ES EL AMOR?

    En una de las salas de un colegio habían varios niños. Uno de ellos preguntó:
    -Maestra… ¿qué es el amor?
    La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado.
    Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.
    Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:
    -Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.
    El primer alumno respondió:
    -Yo traje esta flor, ¿no es linda?
    Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:
    -Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas; la voy a colocar en mi colección.
    El tercer alumno completó:
    -Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido, hermano: ¿no es gracioso?
    Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio.
    Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido quieta durante todo el tiempo.
    Se sentía avergonzada porque no había traído nada.
    La maestra se dirigió a ella y le preguntó:
    -Muy bien: ¿y tú? ¿No has encontrado nada?
    La criatura, tímidamente, respondió:
    -Disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo.
    Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla.
    Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero… al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre
    y preferí devolverlo al nido.
    Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor,
    la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito.
    ¿Cómo puedo mostrar lo que traje?
    La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón.
    Sabes, esto me lo envió quien me enseñó, que el amor no es… Tomar, Arrancar, Capturar, Forzar, Ganar o Perder.
    Amar es llevar en el alma, es Recordar, es Disfrutar. Amar es ser LIBRE Y DEJAR LIBRE.

    • Dafne en 17/07/2017 a las 10:07 am
      Autor

    COMO SE ESCRIBE…?

    Cuando Juan tenía cinco años, la maestra del Jardín de Infantes pidió que los niños dibujaran alguna cosa que amaran mucho.
    Juan dibujó a su familia. Después, trazó un gran círculo con lápiz rojo,
    en torno a las figuras.
    Deseando escribir una palabra encima del círculo, se levantó de su mesita y fue hasta el escritorio de la maestra y le preguntó:
    -Seño…como se escribe…?
    Ella no lo dejó concluir la pregunta.
    Le ordenó volver a su lugar y no interrumpir más la clase.
    Juan dobló el papel y lo guardó en el bolsillo
    de su pantalón.
    Cuando regresó a su casa, aquel día, recordó el dibujo y lo sacó del bolsillo.
    Lo alisó bien, sobre la mesa de la cocina, buscó un lápiz en su mochila y se quedó pensativo, mirando el gran círculo rojo que rodeaba las figuras.
    Su madre estaba preparando la cena, yendo y viniendo, poniendo la mesa en el comedor.
    Juan quería terminar su dibujo antes de mostrárselo, y entonces preguntó:
    -Mamá, como se escribe…?
    -Juan, por favor! no ves que estoy ocupada?
    Ve a jugar afuera y no golpees la puerta al salir!
    Juan dobló el dibujo y lo guardó en el bolsillo
    de su pantaloncito. Aquella noche, después de cenar,
    Juan volvió a sacar el dibujo de su bolsillo.
    Fue hasta la cocina, tomó un lápiz y observó el gran círculo rojo en la hoja.
    Se sentó en el piso de la sala, cerca del sillón de su padre.
    Alisó bien los dobleces del dibujo y dijo a su padre:
    -Papi, como se escribe…?
    -Juan, estoy leyendo y no quiero ser interrumpido!
    Ve a jugar afuera y no golpees la puerta al salir!
    El pequeño, dobló otra vez la hoja y la guardó en el bolsillo.
    A la mañana siguiente, cuando su madre separaba la ropa para lavar,
    encontró en el bolsillo del pantaloncito de Juan, envueltos en un papel, una piedrita, un pedazo de hilo, y dos bolitas.
    Todos los tesoros que juntaba cuando jugaba fuera de casa. Ella ni siquiera abrió el papel. Tiró todo a la basura.
    Los años pasaron… Cuando Juan tenía 28 años, su hijita de cinco,
    Ana, hizo un dibujo en el Jardín.
    Era el dibujo de su familia. El padre rió cuando ella, señalando una figura alta y de forma indefinida, le dijo:
    -Este de aquí eres tú, papi!
    La pequeña también rió.
    El padre se quedó observando el gran círculo rojo hecho por su hija, alrededor de las figuras, y, lentamente, comenzó a pasar el dedo sobre el círculo.
    Ana descendió rápidamente del regazo de su padre y
    le avisó: -Enseguida vuelvo!
    Y volvió. Con un lápiz en la mano.
    Se acomodó otra vez en las rodillas de su padre, posicionó la punta del lápiz encima del gran círculo rojo y preguntó:
    -Papi, como se escribe amor?
    Juan abrazó a su hija, tomó su manito y la fue conduciendo, despacio, ayudándola a formar las letras, mientras le decía:
    -Amor, querida hija, se escribe con las letras: T…I…E…M…P…O
    Si no tenemos tiempo para amar, deberíamos crearlo, al fin y al cabo,
    el ser humano es de creatividad, y el tiempo… bueno, el tiempo es una elección de cada uno.

    • Dafne en 15/07/2017 a las 8:30 am
      Autor

    COMO MATAR AL AMOR.

    Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el Odio…que es rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente con todos ellos.
    Todos los sentimientos infames y detestables del mundo, y los deseos más perversos del corazón humano llegaron esta reunión llenos de curiosidad por saber ¿cuál era el propósito?
    Cuando estuvieron todos, habló el Odio y dijo:
    Los he reunido aquí porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien’’
    Los asistentes no se extrañaron mucho, pues era el Odio quien estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien…sin embargo…todos se preguntaban entre si ¿quién sería tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos?
    Quiero que maten al Amor, dijo el Odio.
    Muchos sonrieron malévolamente pues, más de uno le tenía ganas.
    El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo:
    Yo iré, y les aseguro que en un año…El Amor habrá muerto…provocaré tal discordia y rabia que no lo soportará.
    Al cabo de un año, se reunieron otra vez a escuchar el reporte del Mal Carácter y quedaron tan decepcionados. Lo siento, lo intenté todo, pero…cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante.

    • Dafne en 14/07/2017 a las 2:26 pm
      Autor

    EL AMOR Y EL TIEMPO.

    Hubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban los sentimientos como habitamos hoy en la Tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la Tristeza, la Sabiduría, la Vanidad, la Alegría, la Riqueza y todos los otros sentimientos.
    En uno de esos días en que la naturaleza parece estar de malas, el Amor se despertó aterrorizado sintiendo que su isla estaba siendo inundada. Pero se olvido rápido del miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrieron y tomaron sus barcos y fueron para una montaña bien alta, donde podrían ver toda la isla siendo inundada pero sin que corriesen peligro. Solo que el Amor no se apresuro, el Amor nunca se apresura.
    Él quería quedarse un poquito más en su isla, pero cuando se estaba casi ahogando el Amor se acordó que no debería morir. Entonces corrió en dirección a los barcos que partieron y gritó por auxilio. La Riqueza, oyendo su grito, trató de responder que no podría llevarlo ya que con todo el oro y la plata que cargaba temía que su barco se hundiera. Paso entonces la Vanidad que también dijo que no podría ayudarlo, ya que el Amor se había ensuciado ayudando a los otros, y ella, la Vanidad no soportaba la suciedad.
    Por detrás de la Vanidad venia la Tristeza que se sentía tan profunda que no quería estar acompañada por nadie. Paso también la Alegría, pero ésta tan alegre estaba que no oyó la suplica de Amor. Sin esperanza el Amor se sentó sobre la última piedra que todavía se veía sobre la superficie del agua y comenzó a llorar.
    Su llanto fue tan triste que llamó la atención de un viejito que pasaba con su barco. El viejito tomó el Amor en sus brazos y lo llevó hacia la montaña más alta, junto con los otros sentimientos. Recuperándose el Amor le preguntó a la Sabiduría quien era el viejito que la ayudo… a lo que esta le respondió…”el Tiempo”
    … El Amor cuestionó: “¿Por qué solo el Tiempo pudo traerme aquí?…”.
    La Sabiduría entonces le respondió:
    – “Porque solo el Tiempo tiene la capacidad de ayudar al Amor a llegar a los lugares más difíciles…”.

    • Dafne en 13/07/2017 a las 10:27 am
      Autor

    EL AMOR Y EL OLVIDO.

    En otra dimensión y hace algún tiempo atrás, en una isla lejana en medio del océano, vivían todos los sentimientos en armonía cotidiana, la cual de vez en cuando se veía entorpecida por los arranques que por ahí tenía el ODIO.
    Un día sin que nadie se lo imaginara hubo un fuerte temblor, los árboles se sacudían para todos lados, los pájaros huían a toda velocidad, los demás animales corrían despavoridos, los sentimientos salieron de sus casas asombrados y sin poder hacer nada comenzaron a ver como se hundía poco a poco la isla en la cual vivían.
    Ante semejante situación, uno a uno trataban de escapar de una muerte segura, cada sentimiento tenia su propia canoa, el primero en marcharse fue el EGOÍSMO que no pensaba llevar a nadie con el, luego lo hicieron los demás y la PICARDÍA como es tan picara no tenia en que irse, por eso fue que le robó la canoa al AMOR, mientras este estaba afligido por su isla que perdía, luego de un momento el AMOR se percató de la circunstancia que le tocaba de cerca, y desesperado comenzó a buscar a alguien que lo pudiera llevar lejos, primero acudió a la familia de Los RECUERDOS pero como eran tantos para una sola canoa se terminaron hundiendo todos a muy poco de salir de la isla, fue corriendo a buscar a la TRISTEZA, pero como iba acompañada por la PENA, le contestó no puedo porque ya somos dos y aparte te morirías de ANGUSTIA si vinieras con nosotras, acudió al ODIO pero fue en vano por que le dijo, …Que! Yo llevarte a vos, mira es mejor para vos morir ahogado con la isla que subir, porque si subís te mato yo!..
    Al no encontrar con quien irse el AMOR decidió afrontar su destino y morir en esa isla, pero a lo lejos vio venir a alguien en una canoa, era el OLVIDO que no recordaba bien que se había dejado, y le pregunto: AMOR que haces ahí sentado te vas a morir ahogado, venid vamos que no recuerdo cual es el camino…
    Y así fue como el OLVIDO salvo al AMOR.

    “Hay veces en que solo el olvido puede salvar algo tan bello como el amor, para que este siga viviendo y latiendo en el corazón de un enamorado”.

    • Dafne en 12/07/2017 a las 8:31 am
      Autor

    LA REJA.

    Una pareja de ancianos estaba celebrando su 50 aniversario de boda, por eso decidieron volver al pequeño pueblo donde se habían conocido.
    Sentado junto a ellos, en un café, estaba el policía local que sonreía mientras ellos hablaban…
    – ¿Recuerdas la primera vez que hicimos el amor? Fue sobre ese prado que está al otro lado de la carretera… cuando te puse contra la reja..
    ¿Por qué no lo hacemos otra vez por los viejos tiempos?
    Salieron del café y cruzaron hasta el prado.
    El policía se sonrió, pensando cuan románticos eran, y que lo mejor sería que le echase un vistazo a la pareja, por si acaso se hacían daño.
    El viejecito tomó a su mujer cuando estuvieron desnudos y la apoyó contra la reja.
    El policía, que seguía mirando, no podía creer lo que veía. Con la vitalidad de una jovencita, la mujer se movía violentamente arriba abajo, mientras el marido se convulsionaba como un salvaje.
    Siguieron así durante un buen rato hasta que los dos cayeron al suelo, totalmente exhaustos.
    Más tarde el policía se acercó y les dijo:
    – Ha sido la forma de hacer el amor más bonita que he visto en mi vida… Ustedes debieron ser una pareja muy salvaje cuando eran jóvenes…………..
    – No… Realmente – dijo el viejito – cuando nosotros éramos jóvenes, esa reja de mierda no era eléctrica…!!!

    • Dafne en 11/07/2017 a las 1:52 pm
      Autor

    EL AMOR Y LA LOCURA.

    Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso:
    – ¡ Vamos a jugar a los escondidos ¡.
    – La Intriga, levanto la ceja intrigada y la Curiosidad, sin poder contenerse, preguntó,
    – ¿ A los escondidos?. Y, ¿Cómo es eso?
    – Es un juego – explicó la Locura – en el que yo me tapo las ojos y comienzo a contar desde uno hasta un millón, mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego.
    El Entusiasmo bailó entusiasmado, secundado por la Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar; la Verdad prefirió no esconderse: ¿Para qué?, si al final la hallaban siempre, la Vanidad, opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese salido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.
    ….¡ Uno ¡ , ¡ dos ¡, ¡ tres ¡ , …. Comenzó a contar la Locura. La primera en esconderse fue la Pereza, como siempre tan perezosa se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse pues cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos;
    …¡¿ Qué… Si un lago cristalino? ¡ . .. ¡Apropiado para la Belleza ¡
    …¡¿ Qué … si una rendija en un árbol ?¡. .. ¡Perfecto para la Timidez ¡
    …¡¿Qué … si el vuelo de una mariposa ?¡.¡Lo mejor para la Voluptuosidad ¡
    …¡¿ Qué… si una ráfaga de viento ?¡ . .. ¡Perfecto , para la Libertad ¡…. Y así, terminó por acurrucarse en un rayo de sol.
    El Egoísmo, en cambio, se encontró un sitio muy bueno desde el principio: Aireado, cómodo, pero sólo para él.
    La Mentira se escondió detrás del arcoiris, pero pretendió engañarnos, la Pasión y el Deseo en el fondo de los volcanes.
    El Olvido,… ¡Se me olvidó donde logró esconderse, pero eso no es lo más importante. Cuando la Locura contaba ya , novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve , el Amor no había escogido donde esconderse .
    – .. ¡Un Millón ¡ – Contó la Locura .
    La primera en aparecer fue la Pereza, a solo tres pasos, detrás de una piedra. Después descubrió a la Fe, discutiendo de Teología con Dios en una nube altísima, y a la Pasión y el Deseo los sintió vibrar en los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia agazapada detrás del Triunfo. Al Egoísmo, no tuvo ni que buscarlo, él solo salió de su escondite que resultó ser un nido de avispas.
    De tanto caminar sintió sed y al beber en un lago encontró a la Belleza; y con la Duda resultó más fácil todavía: la encontró encaramada en una cerca, dudando en qué lugar esconderse.
    Sólo el Amor no aparecía por ningún sitio, lo buscó detrás de un árbol, por los mares y los océanos, en la cima de una montaña y cuando estaba por darse por vencido divisó un rosal y pensó: .. _ El Amor tan cursi debe estar seguro escondido entre las rosas… Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas con fuerza, cuando de pronto se escuchó un doloroso grito: el Amor se había herido los ojos con las espinas de las rosas y gritaba desconsolado. La Locura no sabía qué hacer para ofrecer auxilio, le pidió perdón, lo curó, lo apretó contra sí y le propuso ser su “Lazarillo”.
    Y el Amor, aceptó….. Es por ello que:
    Desde que se jugó a los escondidos por primera vez en la tierra; el Amor es ciego y la Locura siempre le acompaña.

    • Dafne en 10/07/2017 a las 10:55 am
      Autor

    LLUVIA DE ESTRELLAS

    Existen millones de estrellas en el cielo.
    Estrellas de todos los colores:
    blancas, violetas, doradas, rojas, verdes y azules.
    Un día, inquietas, las estrellas se acercaron a Dios y le dijeron:
    -Señor, nos gustaría vivir en la Tierra entre los hombres.
    -Así sea, respondió el Señor.
    – Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, como son vistas desde allá para que puedan bajar a la tierra.
    Se cuenta que, aquella noche, hubo una hermosa lluvia de estrellas.
    Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras más se mezclaron con los juguetes de los niños y la Tierra quedó maravillosamente iluminada.
    Pero con el paso del tiempo, las estrellas resolvieron abandonar a los hombres
    y volver al cielo, dejando la Tierra obscura y triste.
    -¿Por qué volvieron? – preguntó Dios, a medida que iban llegando al cielo.
    -Señor, no nos fue posible permanecer en la Tierra.
    Allá existe mucha miseria y violencia, mucha maldad, mucha injusticia.
    – Y el Señor les dijo:
    – ¡Claro! El lugar de ustedes es aquí, en el cielo. La Tierra es un lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere: ¡Nada es perfecto!
    El cielo es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada perece.
    Después que llegaron todas las estrellas
    y tras comprobar su número, Dios habló de nuevo:
    – Nos está faltando una estrella.
    ¿Será que se perdió en el camino?
    Un ángel que estaba cerca replicó:
    – No, Señor, una estrella resolvió quedarse entre los hombres.
    Ella descubrió que su lugar es exactamente dónde existe la imperfección, dónde hay límites, dónde las cosas no van bien, dónde hay lucha y dolor.
    – ¿Qué estrella es ésa? – preguntó Dios nuevamente.
    – Es la Esperanza, Señor. La estrella verde.
    La única estrella de ese color.
    Y cuando miraron para la Tierra, la estrella no estaba sola.
    La Tierra estaba nuevamente iluminada, porque había una estrella verde en el corazón de cada persona.
    Porque el único sentimiento que el hombre tiene
    y Dios no necesita tener es la Esperanza.
    Dios ya conoce el futuro y la Esperanza es propia del ser humano, propia de aquel que yerra, de aquel que no es perfecto, de aquel que no sabe cómo será el futuro.
    Tú puedes recibir en este momento la estrella verde:
    La Esperanza en tu corazón. No dejes que se te escape y no permitas que se apague.
    Ten la certeza que ella iluminará tu camino, sé siempre positivo y agradece a Dios por todo lo que tienes. Sé siempre feliz y contagia con tu corazón iluminado a otras personas.
    La Fe y la Esperanza son el mejor alimento del alma; no sufras de desnutrición… y, por favor, sé feliz, que no cuesta nada…..

    • Dafne en 08/07/2017 a las 8:24 am
      Autor

    MUÉSTRAME TU MONTAÑA…

    Todos tenemos en la vida una montaña que vencer, por eso no quiero oír tus miserias, ni quiero oírte suspirar, ni escuchar tus lamentos; tampoco deseo verte llorar, menos me hables del ayer que pertenece al pasado y no volverá, y no me pidas que te ofrezca mi hombro para apoyar tu cabeza, porque esa no es la forma de ayudarte, sólo te digo: “A tu montaña debes vencer, a tu montaña te ayudaré a llegar”.
    Debes aprender a no doblegarte, con el tiempo las tragedias como las grandes alegrías deben ser el crisol donde se funde la entereza; debes mirar “SIEMPRE ADELANTE” y si aún continúas desorientado, te vuelvo a decir: “A tu montaña debes vencer, a tu montaña te ayudaré a llegar”.
    Toma mi mano, y afirma tus pies sobre la tierra, la vida es un largo camino polvoriento por el que todos debemos transitar, y si aún te queda alguna duda, lo diré una vez más: “A tu montaña debes vencer, a tu montaña te ayudaré a llegar”.
    Muéstrame tu montaña, enfréntate a la realidad y cuando llegues a la cumbre, habrás encontrado la “FELICIDAD”…

    • Dafne en 07/07/2017 a las 7:44 am
      Autor

    EL ARBOL DE LOS PROBLEMAS.

    El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se niega a arrancar.
    Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.
    Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta el carro.
    Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes. “Oh, ese es mi árbol de problemas”, contestó.
    “Se que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez”.
    “Lo divertido es”, dijo sonriendo, “que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior”.

    • Dafne en 06/07/2017 a las 8:28 am
      Autor

    LA NIÑA DEL HELADO.

    Eleanor no sabía qué le pasaba a su abuela.
    Siempre se olvidaba de todo: dónde había guardado el azúcar, cuándo vencían las cuentas y a qué hora debía estar lista para que la llevaran de compras a la tienda.
    -¿Qué le pasa a la abuela? -preguntó-.
    Era una señora tan ordenada… Ahora parece triste, perdida, y no recuerda las cosas.
    -La abuela está envejeciendo- contestó mamá. En estos momentos necesita mucho amor, querida.
    -¿Qué quiere decir envejecer?- preguntó Eleanor-.
    ¿Todo el mundo se olvida de las cosas? ¿Me pasará a mí?
    -No, Eleanor, no todo el mundo cuando envejece se olvida de las cosas. Creemos que la abuela tiene la enfermedad de Alzheimer y eso la hace más olvidadiza.
    Tal vez tengamos que ponerla en un hogar especial donde puedan darle los cuidados que necesita.
    -Oh, mamá, qué horrible! Va a extrañar mucho su casita, ¿no es cierto?
    Tal vez, pero no hay otra solución. Estará bien atendida y allí encontrará nuevas amigas.
    Eleanor parecía apesadumbrada. La idea no le gustaba en absoluto.
    -¿Podremos ir a verla con frecuencia?- preguntó-.
    La voy a extrañar, aunque se olvide de las cosas.
    -Podremos ir los fines de semana -contestó mamá-. Y llevarle regalos.
    -¿Un helado, por ejemplo? A la abuela le gusta el helado de fresas- sonrió Eleanor.
    La primera vez que visitaron a la abuela en el hogar para ancianos, Eleanor estuvo a punto de llorar.
    -Mamá, casi toda esta gente está en silla de ruedas- observó.
    -La necesitan; de lo contrario se caerían-
    Explicó mamá-.
    Ahora, cuando veas a la abuela, sonríe y dile que se la ve muy bien.
    La abuela estaba sentada, muy sola, en un rincón de lo que llamaban la sala del sol.
    Tenía la mirada perdida entre los árboles de afuera.
    Eleanor abrazó a la abuela.
    -Mira- le dijo-, te trajimos un regalo: helado de fresas, el que más te gusta.
    La abuela tomó el vaso de papel y la cucharita y empezó a comer sin decir palabra.
    -Estoy segura de que lo está disfrutando, querida- le aseguró la madre.
    Pero parece no conocernos- dijo Eleanor, desilusionada.
    -Tienes que darle tiempo -explicó mamá.
    Está en un nuevo ambiente y debe adaptarse.
    Pero la próxima vez que visitaron a la abuela sucedió lo mismo. Comió el helado y sonrió a ambas, pero no dijo palabra.
    -Abuela, ¿sabes quién soy? -preguntó Eleanor.
    -Eres la chica que me trae helado- dijo la abuela.
    -Sí, pero también soy Eleanor, tu nieta.
    ¿No te acuerdas de mí? -preguntó, rodeando con sus brazos a la anciana.
    La abuela sonrió levemente. -¿Si recuerdo?
    Claro que recuerdo. Eres la niña que me trae helado.
    De pronto, Eleanor se dio cuenta de que la abuela nunca la recordaría.
    Estaba viviendo en su propio mundo, rodeada de recuerdos difusos y de soledad.
    -¡Siento mucho amor por ti, abuela! Exclamó-.
    En ese momento vio rodar una lágrima por la mejilla de su abuela.
    -Amor -dijo-. Recuerdo el amor.
    -¿Ves, querida? Eso es todo lo que desea -intervino mamá-. Amor.
    -Entonces le traeré helado todos los fines de semana y la abrazaré aunque no me recuerde- resolvió Eleanor.
    Después de todo, recordar el amor era mucho más importante que recordar un nombre.

    • Dafne en 05/07/2017 a las 8:29 am
      Autor

    LA HISTORIA DE LUCAS-FAUSTINO

    Es una historia, cierta o no, bastante ilustrativa….
    Lucas era el tipo de persona que te encantaría ser. Siempre estaba de buen humor y siempre tenia algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba como le iba, el respondía:
    “Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”.
    Era un Gerente único porque tenía varias meseras que lo habían seguido De restaurante en restaurante. La razón por la que las meseras seguían a Lucas era por su actitud. Él era un motivador natural: Si un empleado tenía un mal día, Lucas estaba ahí para decirle al Empleado como ver el lado positivo de la situación.
    Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Lucas y le pregunte:
    No lo entiendo… no es posible ser una persona positiva todo el tiempo? Cómo lo haces?…
    Lucas respondió:
    “Cada mañana me despierto y me digo a mí mismo, Lucas, tienes dos opciones hoy: Puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor. Escojo estar de buen humor”.
    “Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello”.
    “Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo el lado positivo de la vida”.
    Si, claro, pero no es tan fácil, proteste.
    “Si lo es”, dijo Lucas. “Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección”.
    “Tu eliges como reaccionas ante cada situación, tu eliges como la gente afectará tu estado de ánimo, tu eliges estar de buen humor o mal humor”.
    “En resumen, TU ELIGES COMO VIVIR LA VIDA”.
    Reflexioné en lo que Lucas me dijo…
    Poco tiempo después, deje la industria restaurantera para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Lucas, cuando tenía que hacer una elección en la vida en vez de reaccionar contra ella.
    Varios años más tarde, me enteré que Lucas hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio de restaurante, dejo la puerta de atrás abierta y una mañana fue asaltado por tres ladrones armados. Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano temblando por el nerviosismo, resbalo de la combinación. Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Lucas fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una Clínica.
    Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Lucas fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en su cuerpo. Me encontré con Lucas seis meses después del accidente y cuando le pregunte como estaba, me respondió:
    “Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”.
    Le pregunté que paso por su mente en el momento del asalto. Contesto:
    Lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso, recordé que tenía dos opciones:
    Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir”.
    No sentiste miedo?, le pregunte.
    Lucas continuó:
    – “Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de los médicos y enfermeras, realmente me asuste. Podía leer en sus ojos: Es hombre muerto. Supe entonces que debía tomar una decisión.
    – ¿Que hiciste? pregunté.
    “Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo grite: – Si, a las balas – Mientras reían, les dije: estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto”.
    Lucas vivió por la maestría de los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud. Aprendió que cada día tenemos la elección de vivir plenamente, la ACTITUD, al final, lo es todo.

    • Dafne en 04/07/2017 a las 8:02 am
      Autor

    Esto realmente sucedió en un vuelo de la compañia British Airways, entre Johanesburgo y Londres.

    Una señora blanca, de cerca de 50 años, se sienta junto a un negro. Visiblemente molesta llama a la azafata.
    La azafata: ‘¿Cuál es su problema señora?’
    La señora: ‘pero, es que no lo ve? me han puesto al lado de un negro!!, y no soporto estar junto a uno de estos seres tan desagradables, así que ubíquenme en otro lugar, por favor’
    La azafata: ‘cálmese, casi todo los puestos de este vuelo están ocupados, pero iré a ver si hay algún asiento libre’
    La azafata se aleja y retorna luego de algunos minutos: ‘señora, tal y como pensaba, no hay ningún puesto libre en clase económica. He hablado con el comandante que me ha confirmado que no hay tampoco puestos libres en la clase ejecutiva, pero todavía tenemos un puesto libre en primera clase’
    Y antes que la señora pudiera hacer el más mínimo comentario, la azafata continuó: ‘es completamente inusual en nuestra compañía permitir a un pasajero de clase económica sentarse en primera clase!!!, pero visto la circunstancia el comandante piensa que sería escandaloso obligar a alguien a sentarse al lado de una persona así de repugnante…’
    La azafata se da vuelta hacia el negro y le dice: ‘así que, señor, si lo desea, tome su equipaje de mano, que lo espera un asiento en primera clase…’
    Todos los pasajeros que asistían a la escena, se levantaron y comenzaron a aplaudir.

    • Dafne en 03/07/2017 a las 8:03 am
      Autor

    AGUANTA UN POCO MÁS…

    Se cuenta que una vez en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de esas tiendas era una en donde vendían vajillas antiguas. En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. “¿Me permite ver esa taza?” preguntó la señora, “¡nunca he visto nada tan fino como eso!” En cuanto tuvo en sus manos la taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar.
    – Usted no entiende. Yo no siempre he sido esta taza que usted esta sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era solo un montón de barro. Mi creador me tomo entre sus manos y me golpeó y me amoldó cariñosamente. Luego llegó el momento en que me desesperé y le grité: “Por favor”…Ya déjame en paz… Pero mi amo sólo me sonrió y me dijo: ….”Aguanta un poco más, todavía no es tiempo.” Después me puso en un horno. Yo nunca había sentido tanto calor….Me pregunté por que mi amo querría quemarme, así que toqué la puerta del horno. A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi amo que me decían: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo…” Finalmente se abrió la puerta, mi amo me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara. “Así está mucho mejor”.. me dije a mi misma, pero apenas me había refrescado, cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintando. El olor a la pintura era horrible…”Sentía que me ahogaría”…..”Por favor detente…” le gritaba yo a mi amo; pero él solo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo…”Al fin mi amo dejó de pintarme; pero, esta vez me tomó y me metió nuevamente en otro horno…No era un horno como el primero; sino que era mucho más caliente… Ahora sí estaba segura que me sofocaría…Le rogué, y le imploré a mi amo que me sacara… Grité, lloré; pero mi creador sólo me miraba diciendo “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo” En ese momento me di cuenta que no había esperanza…Nunca lograría sobrevivir a ese horno……Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la puerta y mi amo me tomó cariñosamente me puso en una repisa que era aun mas alta que la primera. Allí me dejó un momento para que me refrescara. Después de una hora de haber salido del segundo horno, mi amo me dio un espejo y me dijo: “Mírate” “¡Esta eres tú!” ¡Yo no podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo! Lo que veía era hermoso. Mi amo nuevamente me dijo:
    “Yo se que te dolió haber sido golpeada y amoldada por mis manos; pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado. Sé que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí, seguramente te hubieras estrellado. También se que los gases de la pintura te provocaron muchas molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría color. Y si no te hubiera puesto en el segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido la suficiente para que subsistieras.
    ¡”Ahora tu eres un producto terminado!” “! Eres lo que imaginé cuando te comencé a formar!”.

    • Dafne en 01/07/2017 a las 8:10 am
      Autor

    EL OTRO YO.

    Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.
    El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.
    Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado. Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó. Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas. Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».
    El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

    • Dafne en 29/06/2017 a las 1:30 pm
      Autor

    EL CIRUJANO.

    Mañana en la mañana abriré tu corazón le explicaba el cirujano a un niño.
    Y el niño interrumpió: -¿Usted encontrará a Jesús allí?
    El cirujano se quedó mirándole, y continuó: -Cortaré una pared de tu corazón para ver el daño completo.
    Pero cuando abra mi corazón, ¿encontrará a Jesús ahí?, volvió a interrumpir el niño
    El cirujano se volvió hacia los padres, quienes estaban sentados tranquilamente.
    Cuando haya visto todo el daño allí, planearemos lo que sigue, ya con tu corazón abierto.
    Pero, ¿usted encontrará a Jesús en mi corazón? La Biblia bien claro dice que Él vive allí. Las alabanzas todas dicen que Él vive allí….
    ¡Entonces usted lo encontrará en mi corazón!
    El cirujano pensó que era suficiente y le explicó:
    Te diré que encontraré en tu corazón..
    Encontraré músculo dañado, baja respuesta de glóbulos rojos, y debilidad en las paredes y vasos. Y aparte me daré cuenta si te podemos ayudar o no.
    ¿Pero encontrará a Jesús allí también? Es su hogar, Él vive allí, siempre está conmigo.
    El cirujano no toleró más los insistentes comentarios y se fue. Enseguida se sentó en su oficina y procedió a grabar sus estudios previos a la cirugía: aorta dañada, vena pulmonar deteriorada, degeneración muscular cardiaca masiva. Sin posibilidades de trasplante, difícilmente curable.
    Terapia: analgésicos y reposo absoluto.
    Pronóstico: tomó una pausa y en tono triste dijo: muerte dentro del primer año. Entonces detuvo la grabadora. Pero, tengo algo más que decir: ¿Por qué? Pregunto en voz alta ¿Por qué hiciste esto a él? Tú lo pusiste aquí, tú lo pusiste en este dolor y lo has sentenciado a una muerte temprana.
    ¿Por qué?
    De pronto, Dios, nuestro Señor le contestó:
    El niño, mi oveja, ya no pertenecerá a tu rebaño porque él es parte del mío y conmigo estará toda la eternidad. Aquí en el cielo, en mi rebaño sagrado, ya no tendrá ningún dolor, será confortado de una manera inimaginable para ti o para cualquiera. Sus padres un día se unirán con él, conocerán la paz y la armonía juntos, en mi reino y mi rebaño sagrado continuará creciendo.
    El cirujano empezó a llorar terriblemente, pero sintió aun más rencor, no entendía las razones. Y replicó:
    Tú creaste a este muchacho, y también su corazón ¿Para qué? ¿Para que muera dentro de unos meses?
    El Señor le respondió: Porque es tiempo de que regrese a su rebaño, su tarea en la tierra ya la cumplió.
    Hace unos años envié una oveja mía con dones de doctor para que ayudara a sus hermanos, pero con tanta ciencia se olvidó de su Creador.
    Así que envié a mi otra oveja, el niño enfermo, no para perderlo sino para que regresara a mí aquella oveja perdida hace tanto tiempo.
    El cirujano lloró y lloró inconsolablemente.
    Días después, luego de la cirugía, el doctor se sentó a un lado de la cama del niño; mientras que sus padres lo hicieron frente al médico.
    El niño despertó y murmurando rápidamente preguntó:
    -¿Abrió mi corazón?
    Si – dijo el cirujano-
    -¿Qué encontró? preguntó el niño
    Tenías razón, encontré allí a Jesús.

    • Dafne en 28/06/2017 a las 8:12 am
      Autor

    BELLA REFLEXIÓN.

    Entré apresurado y con mucha hambre en el restaurante. Escogí una mesa bien lejos del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que disponía en aquel día para comer y corregir algunos errores de programación en un sistema que estaba desarrollando, además de planear mi viaje de vacaciones, cosa que hace mucho tiempo no tengo.
    Pedí un filete de salmón con alcaparras en mantequilla, una ensalada y un jugo de naranja, a fin de cuentas, hambre es hambre, pero regímenes es régimen, no es verdad?
    Abrí mi PC portátil y me asustó aquella voz bajita detrás de mí:
    – ¿Señor, no tiene unas moneditas?
    – No tengo, muchacho.
    – Sólo una monedita para comprar pan.
    – Está bien, yo compro un pan para ti.
    Para variar, mi casilla de entrada está llena de e-mail. Quedé distraído al ver poesías, lindas presentaciones, riendo con los chistes malos…
    – Señor, pida margarina y queso para ponerle al pan.
    …Percibo en esos momentos que el niño se había quedado allí.
    – Ok. Voy a pedir, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, ¿si?
    Llega mi almuerzo y con él mi malestar. Hago el pedido, y el mesonero me pregunta si quiero que saque al niño. Mi conciencia, me impide decir que sí. Digo que está todo bien. Que lo deje quedarse. Que traiga pan y un almuerzo decente para él.
    Entonces se sentó frente a mí y preguntó:
    – Señor, ¿que está haciendo?
    – Leo unos e-mail.
    – ¿Que son e-mail?
    – Son mensajes electrónicos mandados por personas a través de Internet (sabía que él no iba a entender nada, pero quería liberarme de sus preguntas).
    – Es como si fuera una carta, sólo que por Internet.
    – Señor, ¿Usted tiene Internet?
    – Tengo, sí, es esencial en el mundo de hoy.
    – Qué es Internet?
    – Es un lugar en el computador, donde podemos ver y oír muchas cosas, noticias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene de todo el mundo virtual.
    -Mi madre está todo el día afuera, llega muy tarde, casi no la veo, mientras yo cuido a mi hermano más pequeño que vive llorando, con hambre y entonces le doy agua para que crea que es sopa. Mi hermana más grande sale todo el día también, dice que va a vender el cuerpo, pero no entiendo, porque ella vuelve siempre con el cuerpo. Mi padre está en la cárcel hace mucho, pero yo imagino siempre a nuestra familia toda junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y yo estudiando en la escuela para ser médico algún día.
    – Eso es virtual ¿no señor???
    Cerré mi PC… pero no a tiempo como para impedir que mis lágrimas cayeran sobre el teclado… Esperé a que el niño terminase literalmente de “devorar” su plato, pagué, y le di el dinero excedente… me retribuyó con una de las más bellas y sinceras sonrisas que haya recibido en mi vida y con un:
    – “Gracias señor, usted es muy simpático!”.
    Ahí… en ese instante, tuve la mayor prueba del virtualismo insensato en que vivimos todos los días, mientras la realidad cruel nos rodea de verdad y hacemos de cuenta que no percibimos!

    • Dafne en 27/06/2017 a las 7:46 am
      Autor

    ÁNGEL DE DIOS.

    El niño se puso su ropa para el frío y le dijo a su padre, OK, papá, estoy listo’.
    Su papá, le dijo, ‘Listo para qué?’
    ‘Papá, es hora de ir afuera y repartir los volantes que el Sacerdote nos dio.’
    El papá respondió, ‘Hijo, esta muy frío afuera y está lloviznando.’
    El niño miró sorprendido a su padre y le dijo, ‘Pero Papá, la gente necesitan saber de Dios aún en los días lluviosos.’
    El Papá contestó, ‘Hijo yo no voy a ir afuera con este tiempo.’
    Con desespero, el niño dijo, ‘Papá, puedo ir yo solo? Por favor?
    Su padre titubeó por un momento y luego dijo, ‘Hijo, tú puedes ir. Aquí tienes los volantes, ten cuidado.’
    ‘Gracias papá!’
    Y con esto, el hijo se fue debajo de la lluvia. El niño de 11 años caminó todas las calles del pueblo, repartiendo los volantes a las personas que veía.
    Después de 2 horas caminando bajo la lluvia, con frío y su último volante, se detuvo en una esquina y miró a ver si veía a alguien a quien darle el volante, pero las calles estaban totalmente desiertas. Entonces él se viró hacia la primera casa que vio, caminó hasta la puerta del frente, tocó el timbre varias veces y esperó, pero nadie salió.
    Finalmente el niño se volteó para irse, pero algo lo detuvo. El niño se volteó nuevamente hacia la puerta y comenzó a tocar el timbre y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos. Él seguía esperando, algo lo aguantaba ahí frente a la puerta. Tocó nuevamente el timbre y esta vez la puerta se abrió suavemente.
    Salió una señora con una mirada muy triste y suavemente le preguntó:
    ¿Qué puedo hacer por ti, hijo?.
    Con unos ojos radiantes y una sonrisa que le cortaba las palabras, el niño dijo,:
    ‘Señora, lo siento si la molesté, pero sólo quiero decirle que …..*DIOS REALMENTE LA AMA * y vine para darle mi último volante, que habla sobre DIOS y SU GRAN AMOR.
    El niño le dio el volante y se fue.
    Ella solo dijo:
    ‘GRACIAS, HIJO, y que DIOS te bendiga.’
    Bien, el siguiente domingo por la mañana el sacerdote preguntó:
    ¿Alguien tiene un testimonio ó algo que quiera compartir?.
    Suavemente, en la fila de atrás de la iglesia, una señora mayor se puso de pie. Cuando empezó a hablar, una mirada radiante y gloriosa brotaba de sus ojos:
    ‘Nadie en esta iglesia me conoce. Nunca había estado aquí, incluso todavía el domingo pasado no era Católica.
    Mi esposo murió hace un tiempo atrás dejándome totalmente sola en este mundo. El domingo pasado fue un día particularmente frío y lluvioso, y también lo fue en mi corazón; ese día llegué al final del camino, ya que no tenía esperanza alguna ni ganas de vivir.
    Entonces tomé una silla y una soga y subí hasta el ático de mi casa. Amarré y aseguré bien un extremo de la soga a las vigas del techo; entonces me subí a la silla y puse el otro extremo de la soga alrededor de mi cuello.
    Parada en la silla, tan sola y con el corazón destrozado, estaba a punto de tirarme cuando de repente escuché el sonido fuerte del timbre de la puerta.
    Entonces pensé, ‘Esperaré un minuto y quien quiera que sea se irá’.
    Yo esperé y esperé, pero el timbre de la puerta cada vez era más insistente, y luego la persona comenzó a golpear la puerta con fuerza.
    Entonces me pregunté, QUIEN PODRÁ SER?
    Jamás nadie toca mi puerta ni vienen a verme!
    Solté la soga de mi cuello y fui hasta la puerta, mientras el timbre seguía sonando cada vez con mayor insistencia.
    Cuando abrí la puerta no podía creer lo que veían mis ojos, frente a mi puerta estaba el más radiante y angelical niño que jamás había visto.
    Su sonrisa, ohhh, nunca podré describirla! Las palabras que salieron de su boca hicieron que mi corazón, muerto hace tanto tiempo, volviera a la vida, cuando dijo con voz de querubín: ‘SEÑORA, sólo quiero decirle que DIOS realmente la ama.’
    ‘Cuando el pequeño ángel desapareció entre el frío y la lluvia, cerré mi puerta y leí cada palabra del volante.
    Entonces fui al ático para quitar la silla y la soga.
    Ya no las necesitaría más. Como ven. . .ahora soy una hija feliz de Dios.
    Yo vine personalmente a decirle GRACIAS a ese pequeño ÁNGEL DE DIOS que llegó justo a tiempo y, de hecho, a rescatar mi vida de una eternidad en el infierno.’
    Todos lloraban en la iglesia.
    El Papá del pequeño ángel; tomó a su hijo en sus brazos y lloró incontrolablemente.

    Dios bendiga tus ojos por leer este mensaje.
    Recuerda, el mensaje de DIOS puede hacer una gran diferencia en la vida de alguien cerca de ti.
    Él es fiel a su palabra.
    Dios no puede mentir y sus promesas son seguras.
    ¡Tenga un viaje encantador en la vida!
    ¡Confíe en el señor con todo su corazón y él nunca le fallará porque él es IMPRESIONANTE!

    • Dafne en 26/06/2017 a las 10:12 am
      Autor

    RELATO DEL PADRE LARRAÑAGA..

    Una historia real del padre Ignacio.

    Ceci tiene 2 hijos varones, el mayor de 10 años y el menor Facundo de 7.
    El menor comenzó hace unos años con una patología neurológica que no puedo definir, pero por la que tenía frecuentes convulsiones.
    Me llamó la atención que cuando yo atendía a Ceci, ella nunca se desprendía de su celular, estaba siempre atenta por si la llamaban del colegio por alguna convulsión del nene, motivo por el cual salía corriendo de donde ella estuviese.
    El neurólogo les dijo que lo que tenía su hijo, solamente podía ser operado en Canadá, previos estudios también en Canadá.
    Los estudios eran de por sí complicados porque eran a cerebro abierto, y dependía de los resultados de los mismo si podía ser operado o no…
    Viajó toda la familia a Canadá, estuvieron 1 mes, se hizo todo lo que se debía y pusieron fecha para la operación: septiembre/octubre de 2010. Costo de la operación: U$S 190,000.
    Alguien le habló a Ceci del Padre Ignacio de Rosario, y llevada por la desesperación (cada día convulsiones más seguidas), y en búsqueda por lo menos de algún consuelo, viaja a Rosario.
    El padre le dijo que le relatara algo de la vida del nene, cómo fue la circunstancia de su nacimiento, su vida, etc.
    Ceci comienza diciéndole que cuando ella quedó embarazada, no fue una alegría, en realidad no quería tener ese bebé. Pero al final decidió seguir adelante con el embarazo.
    Y que ahora lo adoraba, que lo mejor que hizo en su vida fue seguir adelante.
    El Padre le dijo que esa noche, se acostara con su hijo y le contara todo esto que le relató a él.
    Ella espantada le dice: “pero Padre!! Sólo tiene 7 años!!” y el Padre insistió:
    “Cuéntale” Y después le vas reduciendo la medicación.
    Así lo hizo, se acostaron juntos y Ceci poco apoco fue dirigiendo el tema a ese punto.
    Comenzó contándole desde que se conoció con su papá, que se amaron mucho, que nació el primer nene y que todo era felicidad, pero que cuando quedó embarazada de él, no estaba muy contenta porque la circunstancia era distinta, ella era muy joven y no podía con 2 chicos, etc., pero que ahora estaba muy feliz de tenerlo y que lo amaba más que a nada en su vida, que estaba muy arrepentida de haber tenido ese sentimiento.
    El chiquito la escuchaba muy atentamente sin decir palabra, y cuando Ceci terminó sólo dijo: “Gracias mami! volví a nacer!”
    Facundo nunca más tuvo convulsiones. Ni una sola.
    Fueron a la visita programada con anterioridad al neurólogo, y sólo le dijeron que Facu ya no tenía convulsiones, como el médico no salía de su asombro, entonces Ceci le confesó que fue a ver al Padre Ignacio y que ella por su cuenta se había atrevido a quitarle la medicación a la mitad de la dosis.
    Como ya estaba todo contratado en Canadá, y hasta los pasajes sacados, el médico les dijo: “devuelvan los pasajes, estas cosas ocurren”.
    No sé qué decirles, más allá de este milagro maravilloso y puntual, esto me lleva a pensar en las enfermedades.
    Las enfermedades son absolutamente del alma, no de otra cosa.
    Los síntomas son físicos, pero el origen es espiritual.
    El padre Ignacio no hace milagros, ni cura, sólo (y no es poco) ayudó a ver el origen. Es un ser maravilloso con una sensibilidad y percepción especial.
    También resalto lo que hizo Ceci, no es fácil hablar así con un hijo.
    Me la imagino, ya que la conozco, con su voz temblorosa pero segura de que era el bien para Facu.

    Ignacio Peirés – (Padre Ignacio)
    El Padre Ignacio es el cura sanador de Rosario, es excelente y Dios cura por su intercesión realmente, ha hecho muchos milagros de sanación…

    • Dafne en 24/06/2017 a las 8:19 am
      Autor

    FE QUE MUEVE MONTAÑAS.

    Una pequeña congregación en las faldas de las Montañas “Great Smokies” construyó un Nuevo santuario en un lote de terreno donado por un miembro de la iglesia.
    Diez días antes de que la nueva iglesia fuese inaugurada, el inspector municipal de la localidad le informó al pastor que la playa de estacionamientos no era lo suficientemente grande para el tamaño del edificio. Hasta que la iglesia doblase el tamaño de la playa de estacionamientos, no podrían utilizar el nuevo santuario.
    Desafortunadamente, la iglesia con la playa de insuficiente tamaño había usado cada pulgada de su terreno excepto por la montaña contra la que había sido construida.
    Para poder construir más estacionamientos, tendrían que sacar la montaña fuera de su patio trasero. Sin amilanarse, el
    pastor anunció el siguiente domingo en la mañana que se reuniría esa noche con todos los miembros que tuviesen una “fe que mueve montañas”.
    Ellos celebrarían una sesión de oración pidiéndole a Dios que removiese la montaña de su patio trasero y que de alguna manera proveyese suficiente dinero para pavimentarlo y pintarlo antes de la fecha del culto de inauguración la semana siguiente.
    En el tiempo señalado, 24 de los 300 miembros de la congregación se reunión para orar.
    Oraron por casi tres horas.
    A las diez de la noche, el pastor pronunció el “amén” final.
    “Celebraremos el culto de inauguración el próximo domingo tal y como está programado”, les aseguró a todos.
    “Dios nunca nos ha fallado antes y estoy seguro de que será fiel en esta ocasión también”.
    A la siguiente mañana mientras trabajaba en su estudio, oyó un fuerte golpeteo en su puerta. Cuando gritó “entre”, un capataz de aspecto rudo apareció, quitándose el casco al entrar.
    “Perdóneme, Reverendo.
    Soy de la Compañía de Construcción Acme del condado aledaño.
    Estamos construyendo un enorme centro comercial allá y necesitamos algo de tierra para relleno.
    ¿Podría usted vendernos un pedazo de esa montaña detrás de su iglesia? Le pagaremos por la tierra que removamos y le pavimentaremos el área desocupada a costo nuestro, si la podemos tener de una vez.
    No podemos hacer nada más hasta que rellenemos con tierra y le permitamos asentarse”.
    Aquella pequeña iglesia fue dedicada el siguiente domingo de acuerdo al plan original y ¡hubo muchísimos más miembros con “fe que mueve montañas” en el domingo inaugural que los que había habido la semana anterior.

    • Dafne en 22/06/2017 a las 8:27 am
      Autor

    UNO COSECHARÁ LO QUE SIEMBRA…

    Una mañana una mujer bien vestida se paró frente a un hombre desamparado, quien lentamente levantó la vista… y miro claramente a la mujer que parecía acostumbrada a las cosas buenas de la vida. Su abrigo era nuevo. Parecía que nunca se había perdido de una comida en su vida. Su primer pensamiento fue: “Solo se quiere burlar de mi, como tantos otros lo habían hecho…
    “Por favor déjeme en paz!! Gruñó el indigente… Para su sorpresa, la mujer siguió enfrente de el. Ella sonreía, sus dientes blancos mostraban destellos deslumbrantes.
    “¿Tienes hambre?” preguntó ella. “No”, contestó sarcásticamente. “Acabo de llegar de cenar con el presidente… Ahora vete.”
    La sonrisa de la mujer se hizo aún más grande.
    De pronto el hombre sintió una mano suave bajo el brazo. “¿Qué hace usted, señora?” -preguntó el hombre enojado.
    “Le digo que me deje en paz”!!
    Justo en ese momento un policía se acercó. “¿Hay algún problema, señora?” -le preguntó el oficial ..
    “No hay problema aquí, oficial, contestó la mujer .. “Sólo estoy tratando de ayudarle para que se ponga de pie…
    ¿Me ayudaría? El oficial se rascó la cabeza. “Si, el viejo Juan, ha sido un estorbo por aquí los últimos años.
    ¿Qué quiere usted con él?” Pregunto el oficial…
    “Ve la cafetería de allí?” -preguntó ella. “Yo voy a darle algo de comer y sacarlo del frío por un ratito.”
    “¿Está loca, señora?” el pobre desamparado se resistió. “Yo no quiero ir ahí! Entonces sintió dos fuertes manos agarrándolo
    de los brazos y lo levantaron.
    “Déjame ir oficial, Yo no hice nada ..”
    “Vamos viejo, esta es una buena oportunidad para ti,” el oficial le susurro al oído.”
    Finalmente, y con cierta dificultad, la mujer y el agente de policía llevaron al viejo Juan a la cafetería y lo sentaron en una mesa en un rincón de la cafetería. Era casi mediodía, la mayoría de la gente ya había almorzado y el grupo para la comida aún no había llegado…
    El gerente de la cafetería se acercó y les pregunto. “¿Qué está pasando aquí, oficial?” “¿Qué es todo esto?
    Y este hombre esta en problemas?”
    “Esta señora lo trajo aquí para que coma algo,” respondió el policía.
    “Oh no, Aquí no!” el gerente respondió airadamente. “Tener una persona como este aquí es malo para mi negocio!!!
    El viejo Juan esbozó una sonrisa con sus pocos dientes. “Señora, se lo dije. Ahora, si van a dejarme ir ?. Yo no quería venir aquí desde un principio.”
    La mujer se dirigió al gerente de la cafetería y sonrió … “Señor, ¿está usted familiarizado con Hernández y Asociados ??,
    la firma bancaria que esta a dos calles ?”
    “Por supuesto que los conozco”, respondió el administrador con impaciencia. “Ellos tienen sus reuniones semanales en una de mis salas de banquetes.”
    “¿Y se gana una buena cantidad de dinero con el suministro de alimentos en estas reuniones semanales?” pregunto la señora…
    “¿Y eso que le importa a usted?
    Yo, señor, soy Penélope Hernández, presidente y dueña de la compañía “. “Oh perdón!! Dijo el gerente …
    La mujer sonrió de nuevo .. “Pensé que esto podría hacer una diferencia en su trato.”
    Le dijo al policía, que fuertemente trataba de contener una carcajada. “¿Le gustaría tomar con nosotros una taza de café o tal vez una comida, oficial?” “No, gracias, señora”, replicó el oficial. “Estoy en servicio”.
    “Entonces, quizá, una taza de café para llevar?”
    “Sí, señora. Eso estaría mejor”.
    El gerente de la cafetería giró sobre sus talones como recibiendo una orden. –
    “Voy a traer el café para usted de inmediato señor oficial ”
    El oficial lo vio alejarse. Y opinó:”Ciertamente lo ha puesto en su lugar”, dijo.
    “Esa no fue mi intención “dijo la señora… Lo crea o no, tengo una buena razón para todo esto”.
    Se sentó a la mesa frente a su invitado a cenar. Ella lo miró fijamente…
    “Juan ¿te acuerdas de mí?”
    El viejo Juan miro su rostro, el rostro de ella, con los ojos lagañosos “Creo que sí – Digo, se me hace familiar”.
    “Mira Juan , quizás estoy un poco mas grande , pero mírame bien”, dijo la Señora .. “Tal vez me veo mas llenita ahora… pero cuando tu trabajabas aquí hace muchos años, vine una vez, por esa misma puerta, muerta de hambre y frío.”
    Algunas lágrimas se posaron sobre sus mejillas ..
    “¿Señora?” dijo el oficial, No podía creer lo que estaba presenciando, ni siquiera pensar que la mujer podría llegar a tener hambre.
    “Yo acababa de graduarme de la Universidad en mi pueblo”, la mujer comentó. “Yo había llegado a la ciudad en busca de un trabajo, pero no pude encontrar nada. Con la voz quebrantada la mujer continuaba: Pero cuando me quedaban mis últimos centavos y me habían corrido de mi apartamento. Caminaba por las calles, y era en febrero y hacía frío y casi muerta de hambre. vi este lugar y entre con poca posibilidad de que podría conseguir algo de comer. “Con lágrimas en sus ojos la mujer siguió platicando…
    Juan me recibió con una sonrisa. “Ahora me acuerdo”, dijo Juan. “Yo estaba detrás del mostrador de servicio. Se acercó y me preguntó si podría trabajar por algo de comer”. “ Me dijiste que estaba en contra de la política de la empresa”.
    Continuó la mujer… -Entonces, tú me hiciste el sándwich de carne mas grande que había visto nunca… me diste una taza de café, y me fui a un rincón a disfrutar de mi comida. Tenía miedo de que te metieras en problemas. Luego, cuando miré y te vi poner el precio de la comida en la caja registradora, supe entonces que todo iba a estar bien “.
    “Así que usted comenzó su propio negocio?” El viejo Juan dijo.
    “Si, encontré un trabajo esa misma tarde. Trabajé muy duro, y fui hacia arriba con la ayuda de Mi Padre Dios. Eventualmente empecé mi propio negocio que, con la ayuda de Dios, prosperó …” Ella abrió su bolso y sacó una tarjeta. “Cuando termines aquí, quiero que vayas a hacer una visita al señor Martínez. Él es el director de personal de mi empresa. Iré a hablar con él y estoy segura de que encontrará algo que puedas hacer en la oficina”.
    Ella sonrió. “Creo que incluso podría darte un adelanto, lo suficiente para que puedas comprar algo de ropa y conseguir un lugar para vivir hasta que te recuperes. Si alguna vez necesitas algo, mi puerta está siempre abierta para ti Juan.”
    Hubo lágrimas en los ojos del anciano. “¿Cómo voy a agradecer?, preguntó.
    “No me des las gracias”, respondió la mujer. “A Dios dale la gloria. El me trajo a ti.”
    Fuera de la cafetería, el oficial y la mujer se detuvieron y antes de irse por su lado .. “Gracias por toda su ayuda, oficial.”
    Dijo la Sra. Hernández.”
    “Al contrario, dijo el oficial,”, “Gracias. Vi un milagro hoy, algo que nunca voy a olvidar. Y… gracias por el café. “…..

    Que Dios te bendiga siempre y no te olvides que cuando tiramos el pan sobre las aguas, nunca sabes cuando será devuelto a ti .. Dios es tan grande que puede cubrir todo el mundo con su amor y a la vez tan pequeño para entrar en tu corazón.

    • Dafne en 21/06/2017 a las 7:56 am
      Autor

    UNA HISTORIA DE AMOR.

    Una increíble historia de amor ha salido recientemente de China y ha logrado tocar al mundo.
    Es la historia de un hombre y una mujer de edad quienes huyeron para vivir y amarse en paz el uno al otro por más de medio siglo.
    El chino de 70 años de edad quien cavó a mano más de 6,000 gradas en lo alto de una montaña para su esposa de 80 años de edad ha muerto en la cueva que ha sido el hogar de la pareja por los últimos 50 años.
    Hace más de 50 años, Liu Guojiang un muchacho de 19 años se enamoró de una madre viuda de 29 años llamada Xu Chaoqin..
    En un enrollo digno de Romeo y Julieta de Shakespeare, amigos y parientes criticaron la relación debido a la diferencia de edades y el hecho de que Xu ya tuviera hijos.
    Para esa época, era inaceptable e inmoral para un hombre joven el amar a una mujer mayor. Para evitar el murmullo en el mercado y el desprecio de sus comunidades, la pareja decidió fugarse y vivió en una cueva en el condado de Jiangjin en la sureña municipalidad de ChongQing.
    Al principio la vida fue dura ya que ellos no poseían nada, no electricidad, ni siquiera alimentos. Tuvieron que comer pasto y raíces que encontraron en la montaña y Liu construyó una lámpara de kerosén que usaban para iluminar sus vidas.
    Xu sentía que había atado a Liu y repetidamente le preguntaba, ‘¿estás arrepentido? Liu siempre le respondía, ‘mientras seamos laboriosos, la
    vida mejorará.’ En el segundo año de vivir en la montaña, Liu empezó y continuó por más de 50 años, a cavar las gradas para que su esposa pudiera bajar fácilmente la montaña.
    Después de medio siglo en 2001, un grupo de aventureros estaban explorando el bosque y se sorprendieron al encontrar a la vieja pareja y las más de 6,000 gradas hechas a mano. Liu MingSheng, uno de sus siete hijos dijo, ‘Mis padres se amaban tanto, ellos han vivido en reclusión por más de 50 años y nunca han estado separados un solo día. El hizo más de 6,000 gradas a través de los años por la conveniencia de mi madre, a pesar de que ella no baja mucho la montaña.’
    La pareja ha vivido en paz por más de 50 años hasta la semana pasada.
    Liu, ahora de 72 años regresó de su labor agrícola diaria y colapsó. Xu se sentó y oró por su esposo mientras moría en sus brazos. Tan enamorada de Xu estaba Liu, que nadie fue capaz de liberar el agarre que él tenía en la mano de su esposa aún después de muerto.
    ‘Tú me prometiste que cuidarías de mi, siempre estarías conmigo hasta el día en que muriera, ahora tú te fuiste antes que yo, ¿cómo voy a vivir
    sin ti?’
    Xu pasó días repitiendo suavemente estas palabras y tocando el ataúd negro de su esposo con lágrimas rodando por sus mejillas. En el año 2006, su historia se convirtió en una de las 10 historias de amor más famosas de China, recogida por el Chinese Women Weekly. El gobierno local ha decidido preservar la escalera de amor y el lugar en que vivieron convirtiéndolo en un museo, para que su historia de amor pueda vivir para siempre.

    • Dafne en 20/06/2017 a las 7:56 am
      Autor

    UN MENSAJE QUE TE DEJARÁ SIN RESPIRAR.

    En una fiesta organizada en una escuela de niños con capacidades especiales, el padre de un estudiante pronunció un emotivo discurso que nunca será olvidado por las personas que lo escucharon. Después de felicitar a la escuela y a todos los que trabajan en ella, este padre hizo el siguiente razonamiento:
    -“Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección”. -Pero mi hijo, Herbert, no puede aprender como otros niños lo hacen.
    -No puede entender las cosas como otros niños. ¿Dónde está el orden natural de las cosas en mi hijo?
    La audiencia quedó impactada por la pregunta.
    El padre del niño continuó diciendo: ‘Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.
    Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre: ¿Papá, tú crees que me dejen jugar?
    Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.
    El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar. El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego está en la octava entrada.
    Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.
    Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.
    Mientras Herbert se sentaba entre el grupo de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba.
    Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.
    Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.
    Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho. Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.
    Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear. Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.
    Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible porque Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.
    Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.
    El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló. El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador. Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’. El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podría haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.
    Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo. Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltados.
    Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base. Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenía la bola. Era el niño más pequeño en el equipo y sabía que tenía la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base. Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de él hicieron un círculo alrededor del ‘home’.
    Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’. Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor de Dios.
    Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!

    Todos juntos podemos hacer la diferencia, nosotros tenemos miles de oportunidades cada día para ayudar a que se realice ‘el orden natural de las cosas’, ésta es solo una de ellas. Un sabio dijo una vez que: ‘Toda sociedad será juzgada por cómo trata a los menos afortunados…’ ¡¡¡Bendiciones!!!!

    • Dafne en 19/06/2017 a las 8:47 am
      Autor

    A QUIEN PERTENECEMOS.

    Un niño viajaba en un autobús por el centro de la ciudad y allí estaba, sentado, arrimándose muy cerca de una señora de traje gris.
    Naturalmente, todos pensaban que el niño era suyo. No es de extrañar, por lo tanto, que cuando él refregó sus zapatos sucios en el vestido de la mujer que se sentaba del otro lado, ésta le dijo a la señora de traje gris:
    – Perdóneme, pero ¿podría hacer que su hijo saque los pies del asiento? Sus zapatos me están ensuciando el vestido.
    La mujer de gris se sonrojó. Luego dio un pequeño empujón al niño, y dijo:
    – Este chico no es mío, nunca antes lo había visto.
    El niño se retorció, incómodo. Era un niño tan chico. Sus pies colgaban del asiento. Bajó sus ojos y trató desesperadamente de contener un sollozo.
    – Siento mucho haberle ensuciado su vestido – dijo a la mujer-, no quise hacerlo.
    – Oh, está bien- respondió ella algo perpleja. Luego, viendo que los ojos del niño seguían fijos en ella, agregó:
    – ¿Estás yendo a algún lugar solo?
    – Sí -replicó el niño-, yo siempre voy solo. No hay nadie que vaya conmigo. Yo no tengo ningún papá, ni mamá. Los dos se murieron. Yo vivo con la tía Clara, pero ella dice que la tía María debería ayudar cuidándome un poco. Por eso, cuando se cansa de mí y quiere irse a algún lado, me manda para que me quede con la tía María.
    – Oh -dijo la mujer- ¿vas a casa de tu tía María ahora?
    – Sí -continuó el chico, pero a veces la tía María no está en casa.
    Espero que esté hoy, porque parece que va llover y no quiero quedarme en la calle cuando llueva.
    La señora sintió un nudo en su garganta, y dijo:
    – Tú eres muy pequeño para que te estén pasando de una casa a otra así.
    – Oh, a mí no me importa -dijo el niño-. Yo nunca me pierdo. Pero, a veces, me siento muy solo. Por eso cuando veo a alguien a quien me gustaría pertenecer, me siento muy cerca, y me arrimo y hago de cuenta que pertenezco a esa persona. Yo estaba jugando a que era de esta otra señora, cuando le ensucié a usted el vestido. No me di cuenta de lo que hacía con los pies.
    La señora puso sus brazos alrededor del chico y lo apretó contra sí, con tanta fuerza, que casi lo dobla. Él quería pertenecer a alguien. Y, en lo profundo de su corazón, ella deseaba que el chico fuera suyo.
    Este pequeño, en su manera simple e infantil, había expresado una necesidad universal.
    Y es que no importa quién se sea, o qué edad se tenga: todos queremos pertenecer a alguien…

    • Dafne en 15/06/2017 a las 8:21 am
      Autor

    MAYONESA Y CAFÉ.

    Cuando las cosas en la vida parecen demasiado, cuando 24 horas al día no son suficientes…
    Recuerda el frasco de mayonesa y el café.
    Un profesor delante de su clase de Filosofía sin decir palabra tomo un Frasco grande y vacío de mayonesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.
    Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que si.
    Así que el profesor tomo una caja llena de Canicas y la vació dentro del frasco de Mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf.
    El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno, ellos volvieron a decir que si.
    Luego…el profesor tomo una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena lleno todos los espacios vacíos, así que el profesor pregunto nuevamente, si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ‘si’ unánime.
    El profesor enseguida agrego 2 tazas de café Al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:
    ‘QUIERO QUE SE DEN CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA’.
    Las pelotas de golf son las cosas importantes,
    como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona.
    Son cosas, que aún si todo lo demás lo
    perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.
    Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc.
    La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.
    ‘Si ponemos la arena primero en el frasco,
    no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf.
    Lo mismo ocurre con la vida’.
    Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.
    Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.
    Juega con tus hijos, tomate tiempo para asistir al doctor, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita.
    Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua.
    Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan.
    Establece tus prioridades, el resto es solo arena..
    Uno de los estudiantes levantó la mano y pregunto que representaba el café.
    El profesor sonrió y dijo:
    ‘Que bueno que lo preguntas… Sólo es para demostrarles, que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.’

    • Dafne en 14/06/2017 a las 8:09 am
      Autor

    PAPÁ… YO QUIERO SER COMO TÚ.

    Mi hijo nació hace pocos días, llegó a este mundo de una manera normal… Pero yo tenía que viajar, tenía tantos compromisos!
    Mi hijo aprendió a comer cuando menos lo esperaba, comenzó a hablar cuando yo no estaba… Cómo crece mi hijo rápido. ¡Pero cómo pasa el tiempo!
    Mi hijo a medida que crecía me decía: ¡Papá, algún día seré como tu!. ¿Cuándo regresas a casa, papá? – No lo sé, hijo, pero cuando regrese, jugaremos juntos; ya lo verás.
    Mi hijo cumplió diez años hace pocos días y me dijo: ¡Gracias por la pelota, papá! ¿Quieres jugar conmigo? – Hoy no, hijo; tengo mucho que hacer. – Está bien, papá, otro día será. Se fue sonriendo, siempre en sus labios las palabras “Yo quiero ser como tu”
    Mi hijo regresó de la universidad el otro día, todo un hombre. – Hijo, estoy orgulloso de ti, siéntate y hablemos un poco.
    – Hoy no, papá, tengo compromisos, por favor préstame el carro para visitar algunos amigos. Ya me jubilé y mi hijo vive en otro lugar. Hoy lo llamé: ¡Hola hijo, quiero verte! – Me encantaría, padre, pero es que no tengo tiempo; tu sabes, mi trabajo, los niños! ¡Pero gracias por llamar, fue increíble oír tu voz!
    Al colgar el teléfono me di cuenta que mi hijo era como yo.

    • Dafne en 13/06/2017 a las 7:41 am
      Autor

    SU PADRE LO ESTABA CUIDANDO.

    Dicen que un ebrio en un automóvil se pasó una luz, y causó un accidente múltiple de seis autos en la calle 109.
    Las sirenas ululaban, y la Muerte estaba en el aire. Una madre atrapada dentro de su auto, fue escuchada sobre todo por el ruido; su ruego casi rompía el aire: ¡OH, Dios, por favor salva a mis niños!
    Ella trataba de librar sus manos atrapadas, pero el metal torcido la mantenía cautiva. Su mirada llena de terror se enfocó en el asiento trasero donde habían estado sus hijitos, pero todo lo que vio fue vidrios rotos y dos sillas de niños destruidas.
    Sus gemelos no se veían por ningún lado; ella no los escuchaba llorar, y rogó de que hubieran sido arrojados del vehículo…¡¡Oh Dios, no los dejes morir!!
    Luego, llegaron los bomberos y la liberaron, pero cuando buscaron en la parte trasera, no encontraron niños, los cinturones de seguridad estaban intactos.
    Ellos pensaron que la mujer estaba loca y que estaba en el auto sola, pero cuando trataron de interrogarla descubrieron que había desaparecido.
    Policías la vieron pasar corriendo, sin rumbo, y gritando mas fuerte que el ruido, suplicando desesperadamente
    ¡¡ Por favor ayuda para encontrar a mis niños!! Ellos solo tienen cuatro años de edad y están vestidos iguales, con camisa azules y jeans haciendo juego.
    Al escucharla, un policía dijo:” Están en mi auto y no tienen ni un rasguño!…Ellos dicen que su Papá los puso ahí, y les dio a cada uno un “lolipop”, y luego les dijo esperaran a que su Mamá regresara a llevarlos a casa. Ya busque por todos lados pero no puedo encontrar al Padre.
    Probablemente dejó el área, supongo, y eso es muy raro”.
    La Madre abrazó a los gemelos y dijo, mientras se limpiaba las lágrimas:
    Él no pudo haber dejado el área, ya que el murió hace un año”.
    El policía, mostrándose confundido, preguntó, ¿Cómo puede ser esto verdad?
    Los niños exclamaban: ” Mami, Papi vino y nos pidió que te diéramos un beso por él. Dijo que no debíamos preocuparnos y que tú estarías bien, y luego nos puso en este auto con las luces brillantes y bonitas. Queríamos que el se quede con nosotros porque lo extrañamos mucho, pero el solo nos abrazó muy fuerte y dijo que tenía que irse. Dijo que algún día entenderíamos y nos pidió que nos portáramos bien, y que te dijéramos que el siempre nos está cuidando.”
    La Madre dudó que lo que ellos decían era verdad, pero recordó las ultimas palabras del Padre:” Yo los cuidaré”.
    El reporte de los bomberos no podía explicar que con el auto totalmente destruido, los tres ocupantes se salvaron sin una cicatriz. Pero en el reporte de la policía estaba escrito en letras muy pequeñas: “Un Ángel estuvo anoche en la Autopista 109.”

    • Dafne en 12/06/2017 a las 9:27 am
      Autor

    CARTA DE UN PADRE A SUS HIJOS.

    Para mis hijos:
    Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor. Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta. Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso, te levanté por los cabellos y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato.
    Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del carro llevabas la mirada perdida.
    Te despediste de mí tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal. Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puesto unos pantalones nuevos y estabas sucio y mojado. Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos ¡que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte!. Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mí te indiqué que caminaras erguido. Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa. A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque tú no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi estudio. Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una caricia, pero no pude… ¿Cómo podía un padre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumiso y arrepentido…? Luego escuché unos golpecitos en la puerta…. “Adelante” – dije, adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación.
    Me volví con seriedad hacia ti. “¿Te vas a dormir? ¿Vienes a despedirte?” No contestaste. Caminaste lentamente, con tus pequeños pasitos y sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente. Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito. Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suave en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba. “Hasta mañana, papito” – me dijiste. Me quedé helado en mi silla.
    ¿Qué es lo que estaba haciendo? ¿Por qué me desesperaba tan fácilmente? Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta… a exigirte como si fueses igual a mí y ciertamente no eras igual. Tú tenías una calidad humana de la que yo carecía; eras legítimo, puro, bueno y sobre todo, sabías demostrar amor… ¿Por qué me costaba a mí tanto trabajo? ¿Por qué tenía el hábito de estar siempre enojado? ¿Qué es lo que me estaba ocurriendo? Yo también fui niño… ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?
    Después de un rato entré a tu habitación y encendí la luz con sigilo. Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé… Me incliné para rozar con mis labios tus mejillas, respiré tu aroma limpio y dulce. No pude contener el sollozo y cerré los ojos. Una de mis lágrimas cayó en tu piel. No te inmutaste. Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio.
    Es tan difícil aprender a controlarse y comprender la pureza que tienen nuestros hijos. Somos los adultos quienes los hacemos temerosos, rencorosos, violentos… Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación.
    Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día, cuando leas esta carta, sabrás que a veces nuestros padres no son perfectos. Pero sobre todo, ojala que siempre te des cuenta que, pese a todos nuestros errores, te amamos más que nuestra propia vida.
    Los quiero, Papá

    • Dafne en 02/06/2017 a las 3:04 pm
      Autor

    EL EXTRAÑO.

    Unos cuantos años después que yo naciera, mi padre conoció a un extraño, recién llegado a nuestra pequeña población.
    Desde el principio, mi padre quedó fascinado con este encantador personaje, y enseguida lo invitó a que viviera con nuestra familia.
    El extraño aceptó y desde entonces ha estado con nosotros.
    Mientras yo crecía, nunca pregunté su lugar en mi familia; en mi mente joven ya tenía un lugar muy especial.
    Mis padres eran instructores complementarios:
    Mi mamá me enseñó lo que era bueno y lo que era malo y mi papá me enseñó a obedecer.
    Pero el extraño era nuestro narrador.
    Nos mantenía hechizados por horas con aventuras, misterios y comedias.
    El siempre tenía respuestas para cualquier cosa que quisiéramos saber de política, historia o ciencia.
    ¡Conocía todo lo del pasado, del presente y hasta podía predecir el futuro!
    Llevó a mi familia al primer partido de fútbol.
    Me hacía reír, y me hacía llorar.
    El extraño nunca paraba de hablar, pero a mi padre no le importaba.
    A veces, mi mamá se levantaba temprano y callada, mientras que el resto de nosotros estábamos pendientes para escuchar lo que tenía que decir,
    pero ella se iba a la cocina para tener paz y tranquilidad.
    (Ahora me pregunto si ella habrá rogado alguna vez, para que el extraño se fuera.)
    Mi padre dirigió nuestro hogar con ciertas convicciones morales, pero el extraño nunca se sentía obligado para honrarlas.
    Las blasfemias, las malas palabras, por ejemplo, no se permitían en nuestra casa Ni por parte de nosotros, ni de nuestros amigos o de cualquiera que nos visitase.
    Sin embargo, nuestro visitante de largo plazo, lograba sin problemas usar su lenguaje inapropiado que a veces quemaba mis oídos y que hacia que papá se retorciera y mi madre se ruborizara.
    Mi papá nunca nos dio permiso para tomar alcohol.
    Pero el extraño nos animó a intentarlo y a hacerlo regularmente.
    Hizo que los cigarrillos parecieran frescos e inofensivos, y que los cigarros y las pipas se vieran distinguidas.
    Hablaba libremente (quizás demasiado) sobre sexo.
    Sus comentarios eran a veces evidentes, otras sugestivos, y generalmente vergonzosos.
    Ahora sé que mis conceptos sobre relaciones fueron influenciados fuertemente durante mi adolescencia por el extraño.
    Repetidas veces lo criticaron, más nunca hizo caso a los valores de mis padres, aun así, permaneció en nuestro hogar.
    Han pasado más de cincuenta años desde que el extraño se mudó con nuestra familia.
    Desde entonces ha cambiado mucho; ya no es tan fascinante como era al principio.
    No obstante, si hoy usted pudiera entrar en la guarida de mis padres, todavía lo encontraría sentado en su esquina, esperando por si alguien quiere escuchar sus charlas o dedicar su tiempo libre a hacerle compañía…
    ¿Su nombre?
    Nosotros lo llamamos……. Televisor!!

    Nota:
    Se requiere que este artículo sea leído en cada hogar.
    ¡Ahora tiene una esposa que se llama Computadora!!

    …y un hijo que se llama Celular! con el agravante que el nieto pinta ser el peor de todos, el SMART PHONE

    • Dafne en 01/06/2017 a las 8:53 am
      Autor

    DIOS ESTA CONMIGO.

    Una chica fue a una fiesta y al final se quedó un poco más de lo que había planeado y tuvo que caminar sola de vuelta a su casa.
    No tenía miedo porque era una ciudad pequeña y sólo vivía a algunas cuadras del lugar de la fiesta.
    Mientras caminaba bajo los altos árboles, Diana pidió a Dios que la guardara de todo daño y peligro.
    Cuando llegó a un callejón, que le hacía ahorrar tiempo para llegar a su casa, decidió tomar el camino más corto.
    A mitad del camino, notó a un hombre de pie al final del callejón, como si la estuviera esperando.
    Ella se sintió intranquila y comenzó a orar, pidiendo a Dios que la protegiera.
    Un sentimiento de seguridad y tranquilidad la envolvió, ella sintió como si alguien caminara con ella.
    Cuando llegó al final del callejón, pasó por un lado del hombre y pronto llegó segura a su casa.
    Al día siguiente, leyó en el diario que una chica había sido violada en el mismo callejón, tan solo 20 minutos después de que ella había pasado por ahí. Conmocionada por la tragedia, y sabiendo que pudo haber sido ella, comenzó a llorar.
    Dándole gracias a Dios por su ayuda y su seguridad, y para ayudar a la joven víctima, decidió ir a la estación de policía.
    Ella sentía que podía reconocer al hombre, así que les contó su historia.
    La policía le pregunto si estaría dispuesta a mirar a los hombres sospechosos y si podría identificar al hombre.
    Ella accedió inmediatamente y señaló al hombre que había visto la noche anterior en el callejón.
    Cuando al hombre se le dijo que había sido identificado, se rompió ante la presión
    El oficial le agradeció a Diana su valor y le preguntó si podían hacer algo por ella.
    Ella pidió que si le podría hacer una pregunta al hombre. Diana tenía curiosidad por saber por que el hombre no la había atacado a ella.
    Cuando el policía le preguntó al hombre, el respondió: ‘Por que ella no iba sola, venía con dos hombres altos, uno a cada lado de ella’

    Increíblemente, lo creas o no, nunca estás solo.

    • Dafne en 31/05/2017 a las 8:58 am
      Autor

    LAS ESTRELLAS DEL MAR.

    Cierto día, caminando por la playa reparé en un hombre que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez.
    Tan pronto como me aproximé me di cuenta de que lo que el hombre agarraba eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar.
    Intrigado, lo interrogué sobre lo que estaba haciendo, y me respondió:
    Estoy lanzando estas estrellas marinas nuevamente al océano.
    Como ves, la marea es baja y estas estrellas han quedado en la orilla; si no las arrojo al mar morirán aquí por falta de oxígeno.
    Entiendo, le dije, pero debe haber miles de estrellas de mar sobre la playa.
    No puedes lanzarlas a todas. Son demasiadas.
    Y quizás no te des cuenta de que esto sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa ¿no estás haciendo algo que no tiene sentido?
    El nativo sonrió, se inclinó y tomó una estrella marina y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió: ¡para esta si lo tuvo!

    Cada SMS de estos es una estrella que arrojo al mar…
    Sé que en este mundo complicado, trastocado, acelerado, equivocado, un gesto de ternura y solidaridad no alcanza…
    Nada puedo hacer para solucionar las penas del mundo pero mucho puedo hacer para ayudar en el pedacito de mundo que me toca.
    Si alguna vez pude a través de estos SMS, hacerte sonreír, llorar, emocionar, reflexionar… entonces eres una de esas estrellas que ha vuelto al mar a contarle a las otras que la bondad existe, que de los momentos límites también se sale, que todavía existen seres que creen en los demás.

    • Dafne en 30/05/2017 a las 8:54 am
      Autor

    LA HISTORIA DE MARK EKLUND.

    Él estaba en el tercer año de primaria y yo era su maestra en la escuela Saint Mary’s en Morris, Minn. Quería mucho a mis 34 estudiantes, pero Mark Eklund era uno en un millón. Muy buena presentación, y tenia esa actitud “feliz-de-estar-vivo” que hacia encantadores hasta sus ocasionales malos comportamientos. Porque Mark hablaba incesantemente. Yo tenia que recordarle una y otra vez que hablar sin permiso no era aceptable.
    Sin embargo, lo que me impresionaba mucho era su respuesta sincera cada vez que yo tenia que corregirlo por no portarse bien. “Gracias por corregirme, Hermana!” Al principio no sabia como comportarme, pero después de poco tiempo, me acostumbre a escucharlo muchas veces al día.
    Una mañana yo me empezaba a impacientar, porque Mark hablaba demasiado, y entonces cometí un error de maestra novata. Mire a Mark y dije “Si dices una sola palabra mas, te pondré cinta en la boca”.
    No habían pasado diez segundos cuando Chuck dijo, “Mark esta hablando de nuevo”. Yo no le había pedido a ningún alumno que me ayudara, pero ya que había dicho el castigo frente a toda la clase, debía aplicarlo.
    Recuerdo la escena como si hubiera ocurrido esta mañana. Camine hacia mi escritorio, abrí muy deliberadamente cada uno de los cajones y saque la cinta. Sin decir una palabra, me acerque al escritorio de Mark, corte dos piezas de cinta e hice una gran X sobre su boca. Después regrese al frente del salón. Al momento que mire de reojo a Mark, el me guiño un ojo. Con eso tuve! Comencé a reír. La clase vitoreaba mientras yo caminaba hacia el escritorio de Mark, le quite la cinta y me encogí de hombros. Sus primeras palabras fueron, “Gracias por corregirme, Hermana”.
    Al final del año, me pidieron que enseñara Matemáticas para secundaria.
    Los años volaron y antes de que me diera cuenta, Mark estaba en mi clase de nuevo. Estaba mas guapo que nunca e igual de educado. Debido a que el tenia que escuchar atentamente a mis instrucciones sobre la “nueva matemática”, no hablo tanto en 3ro de secundaria como lo hizo en 3ro de primaria.
    Un viernes las cosas simplemente no se sentían bien. Habíamos estado trabajando en un nuevo concepto toda la semana, y yo sentía que los estudiantes no estaban entendiendo, frustrados consigo mismos y tensos uno con el otro. Tenia que parar eso antes de que se saliera de control.
    Así que les pedí una lista con los nombres de todos sus compañeros de clase, dejando un espacio entre nombre y nombre. después les pedí que pensaran en la cosa mas bonita que pudieran decir de cada uno de sus compañeros y que la escribieran. Les tomó el resto de la clase terminar la tarea, y cuando se estaban yendo, cada uno me entrego los papeles.
    Charlie sonrió. Mark dijo “Gracias por enseñarme, Hermana. Que tenga un buen fin de semana”.
    Ese sábado escribí el nombre de cada alumno en una hoja de papel aparte, y puse en lista lo que cada compañero había dicho de ese individuo.
    El lunes le di a cada alumno su lista. Muy pronto todos los alumnos estaban sonriendo. “De verdad?” escuche que susurraban. “No sabia que esto significaba algo para alguien” “No sabia que eso les agradaba tanto a los demás”.
    Nunca nadie menciono esos papeles en clase otra vez. Yo nunca supe si los discutieron después de clase o con sus padres, pero no importaba. La actividad había cumplido su propósito. Los estudiantes estaban contentos de nuevo consigo mismos y con los demás.
    Ese grupo de estudiantes siguió adelante con sus estudios. Varios años mas tarde, al regresar de unas vacaciones, mis padres me fueron a topar al aeropuerto. Mientras íbamos a casa, mama me dirigió las preguntas usuales acerca de mi viaje: el clima, mi experiencia en general. Hubo una pausa en la conversación. Mama le dio una mirada a Papa y simplemente dijo, “Papa?”
    Mi padre se aclaro la garganta, como lo hace antes de algo importante. “Los Eklunds llamaron ayer en la noche”, empezó. “De veras? No he sabido nada de ellos en años. Me pregunto como estará Mark”. Papa respondió calladamente:
    “Mark murió en Vietnam. El funeral es mañana, y a sus padres les gustaría que tu fueras”.
    Aun hoy puedo recordar exactamente el lugar donde Papa me dijo lo de Mark. Yo nunca antes había visto a un soldado en un ataúd militar. Mark se veía tan guapo, tan maduro. Todo lo que pude pensar en ese momento fue:
    “Mark, yo daría todo la cinta del mundo si tan solo pudieras hablarme.”
    La iglesia estaba llena con los amigos de Mark. La hermana de Chuck canto el Himno de Batalla de la Republica. Por que tenia que llover el día del funeral? Ya era suficientemente difícil con la grava. El pastor dijo las oraciones habituales, y hubo música. Uno por uno, los que quisieron a Mark caminaron cerca del ataúd y lo rociaron con agua bendita. Yo fui la ultima en bendecir el ataúd. Mientras estaba parada hay, uno de los soldados se me acerco. “Era usted la maestra de matemáticas de Mark?” me pregunto.
    Yo asentí, mientras continuaba mirando fijamente el ataúd. “Mark hablaba mucho de usted”, me dijo.
    Después del funeral, la mayoría de los antiguos compañeros de clase de Mark se dirigieron a la granja de Chuck, para almorzar. Los padres de Mark estaban may esperándome. “Queremos enseñarle algo” dijo su padre, sacando una cartera de su bolsillo. “Le encontraron esto a Mark cuando murió.
    Pensamos que a lo mejor lo reconocería”.
    Abriendo la billetera, cuidadosamente saco dos piezas de una libreta que obviamente había sacado, pegado y doblado muchas veces. Yo sabia sin mirar que en aquellos papeles estaba la lista que yo había escrito con todas las cosas buenas que cada uno de los compañeros de Mark había dicho de el.
    “Muchas gracias por haber hecho eso” dijo la mama de Mark. “Como puede ver, Mark lo valoraba”. Los compañeros de Mark se empezaban a reunir alrededor de nosotros. Charlie sonrió, y dijo, “yo todavía tengo mi lista.
    Esta en el cajón de arriba de mi escritorio en mi casa.” La esposa de Chuck dijo:
    “Chuck me pidió que pusiera la suya en nuestro álbum de bodas”.
    “Yo también tengo la mía” dijo Marilyn. “Esta en mi diario”. Entonces Vicki, otra compañera, saco la cartera de su bolsa y enseño su lista ya vieja al grupo. “Siempre cargo con esto”, dijo Vicki. “Creo que todos aun
    tenemos nuestras listas”
    Hay fue cuando yo finalmente me senté y llore. Llore por Mark y por todos sus amigos que nunca lo verían de nuevo.

    Escrito por: Hermana Helen P. Morsla

    El propósito de esta carta es motivar a todos a elogiar a aquellos por quienes sienten cariño y aprecio. Generalmente tendemos a olvidar la importancia de mostrar nuestro afecto. Algunas veces la cosa mas pequeña puede significar mucho para otra persona. Les pido que por favor divulguen esta carta y extiendan su mensaje de motivación a expresar su amor y cariño elogiando y siendo abiertos en la comunicación.

    • Dafne en 24/05/2017 a las 8:36 am
      Autor

    LOS ABUELOS NO LO SABEN TODO…

    El pequeño nieto estaba pasando unos días con su abuelo. Llevaba un rato jugando afuera con otros niños cuando entro en la casa y le preguntó:
    – ¡Abuelo!!!, ¿como se llama cuando dos personas duermen en el mismo cuarto y una de ellas esta’¡ encima de la otra?
    – El abuelo se quedó un poco sorprendido, pero decidió decirle la verdad.
    – A eso se le llama tener relaciones sexuales, cariño… El pequeño dijo: – “Ah…!” y salió.

    Al otro día llegó del colegio y le dijo muy enojado:
    – Abuelo, ¡no se llaman relaciones sexuales, se llaman LITERAS!…… ¡y la maestra quiere hablar contigo!

    • Dafne en 23/05/2017 a las 12:26 pm
      Autor

    LOS HIJOS Y LOS NIETOS.

    A aquellos de nosotros que tenemos hijos, nietos, sobrinos, muchachos en general…, aquí hay algo que los hará sonreír..
    Cuando tus hijos están fuera de control, puedes sentir el alivio de acordarte de que ni Dios pudo con sus propios hijos.
    Luego de crear cielo y tierra, Dios creó a Adán y a Eva.
    Y lo primero que les dijo fue:
    ‘¡NO!’
    -‘No qué?’, respondió Adán.
    -‘No se coman la fruta prohibida’
    -‘Fruta prohibida? Tenemos una fruta prohibida? ¡Eva Eva…!, ¡tenemos una fruta prohibida!’
    -‘¡No puede ser!’ , dijo Eva.
    -‘Sí puede ser!’, dijo Adán.
    -‘No se coman la fruta!, dijo Dios.
    -‘Por qué?’
    -‘Porque yo soy su Padre y así lo digo’, respondió Dios, pensando en por qué no había parado la creación después de crear a los elefantes.
    Pocos minutos después, Dios vió a sus hijos con la manzana en la boca……..
    Dios se molestó.
    -‘No les dije que no se comieran la fruta?’, preguntó Dios.
    -‘Oh Oh’, respondió Adán.
    -‘Entonces por qué lo hiciste? ‘, dijo el Padre.
    -‘Yo no sé’, dijo Eva..
    -‘¡Ella lo empezó todo! ‘, dijo Adán.
    -‘Yo no fui! ‘
    -‘Tú fuiste! ‘
    ‘Yo no fui! ‘

    Teniendo este problema con sus dos hijos, el castigo de Dios fue que Adán y Eva… tengan sus propios hijos.
    Así este patrón se estableció y nunca ha cambiado.
    Si tú, de una manera persistente y amorosa has tratado de dar sabiduría a tus hijos y ellos no la han querido aceptar…, no seas duro contigo mismo.
    Si Dios tuvo problemas para criar a sus hijos,…qué te hace pensar ¿que sería una papita pelada para ti?

    ¡COSAS PARA PONERNOS A PENSAR!
    1. Tú pasas los primeros dos años de sus vidas para enseñarles a caminar y hablar…. Luego, pasas los próximos dieciséis años diciéndoles que se sienten y se callen.
    2. Los nietos son la recompensa por no haber matado a tus hijos.
    3. Las madres de los adolescentes entienden por qué algunos animales se comen a sus hijos.
    4. Los hijos a veces te corrigen; de hecho, usualmente repiten palabra por palabra, lo que no les deberías haber dicho…
    5. El primer propósito de hacer fiestas a los hijos, es para recordarte que hay hijos peores que los tuyos.
    6. Tenemos hogares a prueba de niños, pero ellos todavía entran allí…

    CONSEJO DEL DÍA:

    Trata bien a tus hijos…. Ellos escogerán tu asilo en el futuro…
    FINALMENTE:
    Si estás muy tenso y con dolor de cabeza,… haz lo que dice el frasco de aspirina:
    ‘¡¡Tome dos aspirinas y manténgase fuera del alcance de los niños!!’

    • Dafne en 19/05/2017 a las 8:14 am
      Autor

    DEFINICIÓN DE HIJO, POR JOSÉ SARAMAGO.

    “Hijo, es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de
    cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar
    nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de
    nosotros aprender a tener coraje. Sí, es eso! Ser padre ó madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la ncertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado. Perder? Cómo? No es nuestro, recuerdan? Fue apenas un préstamo”….
    Cierto, pero es un préstamo que llega a convertirse en el don
    mas preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito. Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo. Un préstamo sin intereses pero cuyo cuidado lleva implícito el más alto sacrificio y la defensa mas sólida! Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiaran, pero para ti no tiene precio!!!!

    • Dafne en 18/05/2017 a las 11:28 am
      Autor

    LÍMITES A NUESTROS HIJOS.

    Una mujer de 55 años visitaba a su hijo de 23 en la cárcel. el estaba ahí por homicidio culposo ya que había atropellado a un niño al entrar a alta velocidad en una calle en sentido contrario tratando de escapar de una patrulla que lo perseguía por haberse pasado un alto.
    Entro al penal completamente destrozado de los huesos y en silla de ruedas ya que, el padre de la criatura muerta se le fue a golpes, y el policía – que ya estaba justo detrás – se hizo de la vista gorda y no lo detuvo hasta que casi lo mata… (Bastante lógico no?)
    El hijo le decía a la madre:
    – Sabes mamá, yo no soy un asesino premeditado, ni un maldito desalmado, solo que ya concluí que estoy aquí porque aprendí y me acostumbré a romper reglas y a no cumplirlas jamás sin ningún límite.
    – Ay hijo!!!, es que de chiquito te ponías taaaan difícil, cada vez que yo te daba una orden o una instrucción, me desafiabas y hacías unos berrinches tales que yo no lo soportaba y te dejaba hacer y deshacer con tal de evitarme conflictos y de que estuvieras calladito y complacido para que tu papá no me dijera: calla a ese niño !!!.
    Desde que tenías 3 o 4 años, cuando yo te decía:
    1) Cómete tus verduras para que crezcas sano y fuerte, me decías: Yo no quiero ser sano, ni fuerte, no me importa, ¡déjame en paz!
    2) Recoge tu cuarto: No voy a recoger nada, así estoy contento, ¡si quieres recógelo tú!
    3) No destruyas las cosas, cuídalas: No me importa yo quiero jugar así, y si no me compras cosas nuevas gritaré y lloraré hasta que me las compres.
    4) En esta casa se hace lo que yo digo: No mamá, no lo haré ¡ya no te quiero y si me hablas así, me voy a ir a otra casa!
    Y así siguió la lista interminable de instrucciones y respuestas a lo largo de la vida de este hijo rebelde y padres pasivos… flojos y blandengues…
    Hasta que el hijo interrumpió a la madre gritándole…
    ¡¡Basta ya mamá!! : Solo dime ¿cómo fue que siendo un adulto le creíste y obedeciste a un niño taaaan chiquito…??
    Hoy a mis 23 años estoy destrozado, infeliz y sin futuro, de nada sirvió que estudiara o que no hayamos sido pobres, le quité la vida a una criatura y de paso les arruiné el resto de la vida a ti y a mi padre!!! La vida en la cárcel es una miseria…
    Pregunta:
    Si tu hijo estuviera a punto de caer en un precipicio y tú lo estuvieras sosteniendo de la mano: ¿¿¿lo apretarías con todas tus fuerzas o le detendrías la mano suavecito para que no le duela???
    Lo mismo pasa con los valores, la disciplina y las reglas, sé responsable y apriétalo fuerte y lo salvaras del precipicio de la vida en sociedad, porque nadie a quien él dañe con su indisciplina va a tener compasión de el. Si tú, que le diste la vida y lo amas, no soportas sus berrinches, ¿¿¿qué te hace pensar que los demás lo harán…???
    Un grito a tiempo, unas nalgadas, un castigo bien impuesto, sin afán de maltratarlos o herirlos sino por “su bien”, tal vez deje una pequeña huella pero los hará sentir seguros y bien claros sobre la diferencia entre el bien y el mal. Y a la larga, sabrán que si los cuidas y los educas bien es porque los amas y no porque te importa más tu comodidad y tu tiempo libre.
    Evítales la infelicidad de la disciplina impuesta por la sociedad y/o la ley o hasta la muerte a manos de otros o el suicidio por la culpa de sus propias faltas….

    • Dafne en 17/05/2017 a las 9:09 am
      Autor

    ESTA ES LA TRISTE HISTORIA DE MIGUELITO.

    Cuando era pequeño quería ser “bailarín” y sus padres no lo dejaron…
    Porque eso era para homosexuales; luego quiso ser “estilista-peluquero” y…
    Tampoco lo dejaron porque eso era para homosexuales; luego quiso ser…
    Diseñador de modas” y… tampoco lo dejaron porque eso era para…
    Homosexuales…
    Ahora que creció… ¡¡¡¡es Homosexual y no sabe hacer nada!!!!

    • Dafne en 08/05/2017 a las 8:28 am
      Autor

    ESTA ES LA HISTORIA DE UN MEDICO QUE TRABAJÓ EN ÁFRICA….

    ‘Una noche trabajé duro con una madre en su parto, pero a pesar de todo lo que pudimos hacer, ella falleció dejándonos un pequeño y prematuro bebé y una niña de dos años que lloraba desconsoladamente. Tuvimos grandes problemas para mantener vivo al bebé, no teníamos incubadora ni electricidad para hacer funcionar una’.
    ‘Tampoco teníamos alimento especial para estos casos. Aunque estábamos sobre la línea del Ecuador, las noches a menudo eran frías con peligrosos vientos. Una estudiante que me ayudaba fue a buscar una cobija de lana que teníamos para los bebés.’
    ‘Otra fue a atizar el fuego y a cargar una bolsa con agua caliente. Ella volvió casi inmediatamente muy preocupada para decirme que la bolsa se rompió al llenarla. (las bolsas de agua caliente se rompen fácilmente en climas tropicales). ¡Y era nuestra última bolsa!, exclamó. Como se acostumbra en Occidente, no hay que llorar sobre la leche derramada, de modo que en África central se puede considerar no llorar sobre bolsas de agua caliente rotas. Éstas no crecen en los árboles, y no hay farmacias en los bosques donde comprarlas’.
    “Muy bien” dije, “pon al bebé lo más cerca posible del fuego y acuéstate entre el bebé y la puerta para evitar las corrientes de aire frío. Tu trabajo es mantener con calor al bebé.”
    ‘Al mediodía, como hacía todos los días, fui a orar con los chicos del orfanato que querrían reunirse conmigo. Les daba sugerencias sobre cosas por las cuales orar, y también les conté del pequeño bebé. Les expliqué nuestro problema de mantener al bebé con calor suficiente, la bolsa de agua caliente que se había roto, y que el bebé podía fácilmente morir si se enfriaba. También les conté de su hermana de 2 años, que lloraba porque su madre había muerto. ‘
    ‘Mientras orábamos, una de las niñas, de nombre Ruth, hizo la usual sincera oración que los niños hacen en África. “Dios, por favor, envíanos una bolsa de agua caliente hoy, mañana será demasiado tarde porque el bebé habrá fallecido, por favor envíala esta tarde”.
    ‘Mientras trataba de contenerme por la audacia de su oración, ella añadió: “y también ¿podrías por favor enviarnos una muñeca de juguete para la niña, así ella puede ver que Tú realmente la amas?”
    ‘Como sucede a menudo con las oraciones de los niños, yo fui sacudido. ¿Podría yo decir amén honestamente? ¡Yo no creía que Dios podría hacer esto!’
    ‘Oh sí, yo sé que Él puede hacer todo; la Biblia dice así. Pero hay límites, ¿no es cierto? La única forma en que Dios podía contestar esta oración en particular, sería si alguien enviaba una encomienda desde el exterior. Hacía ya casi 4 años que estaba en África y nunca había recibido una encomienda.
    Y si alguien enviaba una ¿podría ser que incluya una bolsa de agua caliente? ¡Yo vivía sobre el Ecuador!’
    ‘A media tarde mientras estaba dando clases al grupo de enfermería, me llegó el mensaje de que un vehículo había llegado a mi casa. Para cuando llegué a mi casa el vehículo ya se había ido, pero en la puerta había una caja de unos 11 kilos. ‘Sentí que mis ojos se llenaban de lágrimas, no pude abrir la caja yo solo, llamé a los niños del orfanato para que me ayuden. ‘Con mucho cuidado sacamos los precintos y empezamos a desempacar con mucha emoción. Había unos 15 chicos observando la gran caja. Comencé a sacar jerséis de colores muy brillantes. Los ojos de los chicos estaban iluminados. Había vendas para los leprosos. También había pasas de uva que serían de utilidad para el fin de semana.’
    Luego puse mi mano nuevamente en la caja y sentí… ¿podía esto ser cierto? Lo tomé y lo saqué. Sí. ¡Una bolsa de agua caliente nueva! Lloré, yo no había pedido a Dios que nos la mande; yo no creí verdaderamente que Él podía.’
    ‘Ruth estaba en primera fila. Ella se adelantó y en alta voz dijo, “si Dios envió una bolsa de agua caliente, también debe haber enviado la muñeca”.
    ‘Escarbando hacia el fondo de la caja, ella sacó una hermosa muñeca con un vestido de colores. ¡Sus ojos brillaban, ella nunca había dudado!
    ‘Mirándome me preguntó, ¿“puedo ir contigo y darle la muñeca a la niña, así ella sabrá que Jesús realmente la ama”? “Por supuesto”, respondí.
    ‘Aquella encomienda había estado de viaje durante 5 meses, la habían enviado mis compañeros de escuela que tuvieron la impresión de obedecer a Dios e incluir una bolsa de agua caliente, aún para la línea del Ecuador!
    Y una chica había puesto la muñeca para una niña Africana, 5 meses antes, en respuesta a la oración de fe de una niña de 10 años, y traerla esa misma tarde.

    • Dafne en 06/05/2017 a las 8:26 am
      Autor

    ¡CUÁNTO VALE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Una pequeña niña fue a su habitación y sacó un frasco que estaba escondido en su closet.
    Esparció su contenido en el suelo ycontó con cuidado. Tres veces, incluso. El total fue contado a la perfección. No había cabida a errores.
    Con cuidado regresó las monedas al frasco y cerrando la tapadera, ella salió sigilosamente por la puerta trasera y caminó 6 cuadras hasta la Farmacia de Rexall, que tenía un gran signo de jefe indio sobre la puerta.
    Ella esperó pacientemente a que el farmacéutico le prestara atención, pero estaba muy ocupado, por el momento Tere movió sus pies para que rechinaran sus zapatos. Nada. Se aclaró la garganta
    lo más fuerte que pudo.
    No sirvió de nada, finalmente tomó 25 centavos del frasco y tocó en el mostrador de cristal. Con eso fue suficiente!
    ‘Y que es lo que quieres? ‘le preguntó el farmacéutico con tono de disgusto en la voz. Estoy hablando con mi hermano que viene de Chicago y no lo he visto en años, le dijo el farmacéutico.
    Bueno, quiero hablarle acerca de mi hermano ‘, Tere le contestó
    con el mismo tono de impaciencia.
    ‘El está realmente muy, muy enfermo. . . y quiero comprar un milagro ‘.
    ‘Perdón? ‘dijo el farmacéutico.
    ‘Su nombre es Andrés y algo malo ha estado creciendo en su cabeza y mi papi dice que solo un milagro puede salvarlo, ahora dime,
    cuanto cuesta un milagro.
    ‘Nosotros no vendemos milagros aquí, chiquita. Lo siento pero no puedo ayudarte ‘ , dijo el farmacéutico, con voz suave.
    Oye, tengo dinero para pagarlo. Si no es suficiente, conseguiré
    lo que falte. Solo dime cuanto cuesta ‘
    El hermano del farmacéutico que era un hombre muy bien vestido. Intervino y le preguntó a la niñita, ‘ Que clase de milagro necesita tu hermano? ‘
    ‘No sé, replicó Tere, con los ojos muy abiertos. Yo solo se que está muy enfermo y mami dice que necesita una operación. Pero mi papi no puede pagarla, por eso quiero usar mi dinero ‘
    ‘Cuánto tienes? ‘, le preguntó el hombre de Chicago ‘Un dólar con once centavos ‘, contestó Tere, apenas audible.
    Y ese es todo el dinero que tengo, pero puedo conseguir más si es necesario ‘
    ‘Bueno, que coincidencia ‘, sonrió el hombre. ‘Un dólar y once centavos—el precio exacto de un milagro para los hermanitos’.
    El tomó el dinero en sus manos y con la otra sostuvo su manita enguantada y dijo ‘ Llévame a donde vives. Quiero ver a tu hermano y conocer a tus padres.
    Veamos si tengo el milagro que necesitas ‘ Ese hombre bien vestido era el Dr. Carlton Armstrong, un cirujano especializado en neuro-cirujía.
    La operación fue completamente gratis y sin cargo alguno por su estancia en el hospital, hasta que Andrés regresó sano a casa.
    Mami y papi comentaron felices de la cadena de eventos que les trajo a todo esto.
    ‘Esa cirugía ‘, susurraba su madre, ‘ fue un milagro real. Ya me imagino cuanto podría costar?
    Tere sonrió. Ella sabía exactamente cuanto cuesta un milagro. . . un dólar con once centavos. . .más la fe de una chiquilla.

    En nuestras vidas nunca sabemos cuantos milagros vamos a necesitar.
    Un milagro no es la suspensión de una ley natural sino la implementación de una ley superior.

    • Dafne en 05/05/2017 a las 8:13 am
      Autor

    LOS SIETE YO.

    En la hora más tranquila de la noche, cuando estaba ya medio dormido, mis siete Yo se sentaron a conversar en voz baja.
    PRIMER YO: Aquí, en este loco, he vivido todos estos años sin tener otra cosa que hacer sino renovar su dolor durante el día y recrear su tristeza por la noche. No puedo soportar más tiempo mi destino y me rebelare.
    SEGUNDO YO: Tu suerte es mejor que la mía, hermano, porque a mi se me asigno ser él Yo alegre de este loco. Yo rió su risa y canto sus horas felices, y con pies tres veces alados danzo sus más luminosos pensamientos. Soy yo quien debe rebelarse contra una existencia tan fatigosa.
    TERCER YO: ¿Y que tendría que decir yo, entonces, Yo amoroso, encargado de la antorcha ardiente de pasiones salvajes y fantásticos deseos? Soy yo, él Yo enfermo de amor, quien se rebela contra este loco.
    CUARTO YO: Entre todos vosotros, yo soy él mas desdichado, porque nada me fue dado sino el abominable odio y el destructivo rencor. Soy yo, él YO tempestuoso, el único nacido en las negras cavernas del Infierno, quien debería protestar de tener que seguir al servicio de un loco.
    SEXTO YO: ¿Y yo? Soy él Yo trabajador, el insignificante obrero que con sus manos pacientes y sus ojos anhelantes transforma los días en imágenes y da a los elementos amorfos formas nuevas y eternas. Soy Yo, el solitario, quien debe rebelarse contra este inquieto loco.
    QUINTO YO: No. Soy yo, él Yo pensante, él Yo imaginario, él Yo hambriento y sediento, el único condenado a vagar sin descanso en busca de cosas desconocidas y de cosas todavía no creadas. Soy yo y no vosotros el que debe rebelarse.
    SEPTIMO YO: Que extraño es que todos queráis rebelaros contra este hombre por tener cada uno de vosotros un destino determinado que cumplir. ¡Ah, ojala fuera yo como uno de vosotros y tuviera también un Yo con un determinado destino¡ Pero no tengo ninguno, soy el Yo sin ocupación, el que se sienta en silencio, vacío de Tiempo y espacio, mientras vosotros estáis ocupados recreando la vida. ¿Sois vosotros o yo, compañeros, quién debe rebelarse?
    Cuando el séptimo Yo hubo hablado, los otros seis lo miraron apenados, pero no dijeron nada. Y cuando la noche se hizo más profunda, uno tras otro se fueron a dormir arropados en una nueva y satisfecha sumisión.
    Pero el séptimo Yo permaneció despierto, mirando la nada que esta detrás de todas las cosas.

    • Dafne en 04/05/2017 a las 8:58 am
      Autor

    LA FURIA Y LA TRISTEZA.

    En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta. En un reino mágico, donde las cosas no tangibles se vuelven concretas. Había una vez. Un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban
    permanentemente. Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose
    compañía mutua, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas, y desnudas las dos entraron al estanque.
    La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida – sin saber por qué se bañó rápidamente y más rápidamente salió del agua. Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la
    realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró.
    Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino de la tristeza. Y así vestida de tristeza, la furia se fue.
    Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre, a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente salió del estanque.
    En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la
    ropa de la furia.
    Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esa furia que vemos, es solo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia en realidad esta escondida la tristeza.

    • Dafne en 03/05/2017 a las 11:04 am
      Autor

    *SENTENCIA DE DIVORCIO*

    Se presentan ante el juez una pareja con sus respectivos abogados, ya que están en trámites de divorcio. El abogado de la mujer reclama para la mujer el 50% de la venta de la casa, propiedad de los dos cónyuges, así como una pensión de por vida por la cantidad de $500 dólares, que según enumera, será para cubrir los gastos de electricidad, teléfono, y una pequeña lista de gastos mensuales.
    El abogado del hombre protesta, alegando que el hombre no tiene ninguna obligación hacia su mujer toda vez que ya los hijos son mayores de edad, están casados y que ella bien puede ir a trabajar y mantenerse por sí misma y que ella nunca contribuyó a la manutención de esa casa, ni aportó ningún dinero para la compra de la misma.
    El juez escucha ambas partes y se queda indeciso por un momento leyendo los documentos. De pronto, se escucha a la mujer llorando y el juez le dice:-
    ¿Qué le pasa señora?
    – Señor Juez, yo creo que es cierto. Así que voy a aceptar la sentencia de divorcio sin ninguna obligación de parte de mi marido hacia mi persona. Después de todo, yo bien pudiera ser una mujer profesional e independiente.
    El juez le pregunta:- ¿Y por qué usted no se convirtió en una mujer profesional e independiente? ¿Hubo alguna razón que se lo impidiera?
    – Realmente, Señor Juez, no había ninguna, fueron decisiones tomadas voluntariamente por mí.
    – Pudiera ser más explícita y enumerarme esas razones que usted alega?
    – Bueno, cuando me casé, yo acababa de graduarme de la Escuela Secundaria. Mi intención era estudiar enfermería, pero no había dinero para pagar los gastos de dos personas estudiando, así que le dije a mi esposo que estudiara él y luego lo haría yo.
    – Bien, y ¿qué pasó?, ¿por qué cuando él se graduó de ingeniero, no estudió usted?
    – Pues, verá, él me pidió que tuviéramos nuestro primer hijo, ya que llevábamos cinco años casados y aún no lo habíamos tenido.
    – ¿Y, qué pasó después?
    – Nada, el niño nació, pero él no quería que el niño fuera cuidado por personas extrañas, y yo entendí que el tenía razón, así que decidí quedarme en la casa con nuestro hijo.
    – ¿Y, qué sucedió luego, cuando el niño creció, por qué no fue usted a estudiar?
    – Porque ya para entonces tenía dos hijos más.
    – ¿Dos más?
    – Sí, verá usted. Cuando tuvimos el primer hijo, mi esposo me dijo que debíamos tener un segundo para que el niño no se quedara sin hermanos, así que tuvimos el segundo tres años después, pero era otro varón.
    – ¿Y qué tenía eso que ver?
    – No había ningún problema, estábamos muy felices, pero mi esposo me dijo que para que la felicidad fuera completa, debíamos tratar de tener una niña.
    – ¿Y…?
    – Pues cuando el segundo hijo tenía ya 4 años, quedé embarazada y tuve a la niña.
    – Y entonces ¿por qué no estudió cuando ella creció?
    – Porque no había quién llevara al mayor a las prácticas deportivas, ni quién los llevara a la escuela, pues el autobús los dejaba muy lejos de la escuela. Temiendo por su seguridad, mi esposo y yo decidimos que yo los llevaría a la escuela y los recogería. Así las cosas, dejaba al mayor en la secundaria, seguía con el segundo para la escuela primaria y regresaba a la casa con la niña a preparar todo para la tarde. Cuando los recogía, dejaba al mayor en las prácticas de judo y al otro en las de fútbol y seguía con la niña para las de ballet.
    – Entonces, ¿siguió usted posponiendo su educación?
    – Sí, Señor Juez, lo hice por mi propia voluntad.
    – Y cuando sus tres hijos se fueron independizando, ¿por qué no ingresó usted a la universidad?
    – Para entonces la madre de mi esposo había enviudado, se enfermó y necesitaba de alguien que la cuidara. Así que hablamos del asunto y llegamos a la conclusión que no la íbamos a poner en un asilo, sino que la traeríamos a vivir con nosotros, ya que los hijos estaban fuera.
    – ¿Y cuánto duró esta etapa?
    – Bueno, unos seis años. Ella tenía Alzhaimer y como la cuidábamos tan bien, pues su decadencia no fue rápida. Murió de un ataque al corazón, después que llegamos del paseo que todas las mañanas dábamos por el barrio. A ella le encantaba darle de comer a las palomas en el parque.
    – Y mientras tanto, quiero decir, durante todos esos años, ¿había alguien que le ayudara?
    – ¿Ayudarme, a qué?
    – Pues a limpiar la casa, cocinar, quiero decir, las labores normales de un hogar.
    – No, realmente, mi esposo ganaba muy buen sueldo, pero figúrese, eran tres hijos para criar y educar, y el costo de la vida cada vez subía más, así que yo trataba de ahorrar.
    – ¿Y cómo ahorraba usted?
    – Pues, en lugar de llevar la ropa a la lavandería, yo la lavaba en casa, planchaba toda la ropa de mi esposo y la de los muchachos, arreglaba el jardín; esto era lo que me costaba mayor esfuerzo, pues yo tengo problemas de la columna, pero yo hacía el esfuerzo y le aseguro que nuestro jardín no tenía nada que envidiarle al de nadie en nuestra calle.
    – ¿Y quién cocinaba, usted también?
    – Por supuesto, mi esposo odiaba la comida de los restaurantes. Como el tenía que almorzar por fuera de casa con sus clientes tantas veces, decía que nada como la comida que yo le preparaba.
    – Y por supuesto, usted no iba a esas comidas.
    – ¿A qué comidas?
    – A las de su esposo con sus clientes.
    – No, no tenía tiempo. Precisamente, fue en una de esas comidas que conoció a Patricia.
    – ¿Patricia?, ¿Quién es Patricia?
    – Su novia, la joven con quien se va a casar cuando terminemos el divorcio.
    – ¿Y cómo sabe usted que se va a casar con ella?
    – Porque me encontré con ellos en casa de unos amigos comunes el día que estaban dando la noticia de su compromiso.
    El juez se quedó mirando a la mujer y al ex-esposo. Se levanto, cogió las carpetas con todos los papeles y se retiró.
    Todos se quedaron mirándose unos a otros, alguno encogió los hombros y se sentaron a esperar que regresara. Al poco rato el juez regresó. Se sentó y se ajustó las gafas. Entonces, cerró las carpetas, las puso a un lado y dijo:
    – Señora, he revisado cuidadosamente estas demandas, y he llegado a las siguientes conclusiones:

    PRIMERO:
    El divorcio se adjudica con fecha efectiva a partir de hoy.

    SEGUNDO:
    Su esposo no tiene que pasarle una pensión. Al oír estas dos decisiones, el abogado y el marido se miraron con inteligente regocijo.
    El juez prosiguió.

    TERCERO:
    Usted se queda como dueña absoluta de su casa. El Mercedes Benz propiedad de su ex-esposo, la cuenta de ahorros, la de cheques, las pondrá él a su nombre inmediatamente sin tocar un solo centavo o lo tendrá que devolver. Igualmente la declaro beneficiaria absoluta de sus seguros de vida, así como de sus planes de retiro. También será obligación de su ex-esposo seguir pagando su seguro médico hasta que usted muera. Mi decisión se basa en la suma de todos los sueldos que como administradora, cocinera, chofer, servicios de lavandería, jardinería y enfermería, usted prestó a su esposo, incluyendo hijos y suegra.
    Esta decisión será apenas una retribución parcial de salarios retenidos por los veintiséis años de servicios ininterrumpidos que usted ha prestado. Como hay que ser objetivos, sabemos que su esposo no podría pagar esa deuda, de ahí que pagará lo que si bien no es suficiente, será relativamente justo. Además, él pagará sus gastos de educación, transporte y libros, si usted decide regresar a la universidad a estudiar la carrera que elija.
    ¡HE DICHO!

    Ojalá y esta historia sirva de reflexión a muchos hombres que se acaban la juventud de la esposa y luego la reemplazan por una “nueva” con el pretexto de “es que te dedicaste a la casa y los hijos y te olvidaste de mi”
    El hombre es un mamífero instintivo, pero con RACIOCINIO Y VOLUNTAD!!!
    Que lindo sería que todos obráramos, de la misma manera siempre… Hagan a los demás lo que quieren que les hagan a ustedes.
    Si quieres recibir, da; quieres perdón, perdona; quieres misericordia, tenla. Lo que quieras tener, dalo; lo que quieras que te hagan, hazlo. Hacer a los demás, lo que quiero que me hagan.

    • Dafne en 28/04/2017 a las 8:15 am
      Autor

    TU MEJOR CARA….

    No eres responsable de la cara que tienes, eres responsable de la cara que pones.
    Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa abandonada. Cierto día, un perrito buscando refugio del sol, logro meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa.
    El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera. Al terminar de subir las escaleras se topo con una puerta semi-abierta; lentamente se adentro en el cuarto. Para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto habían 1000 perritos más observándolo tan fijamente como el los observaba a ellos.
    El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los 1000 perritos hicieron lo mismo. Posteriormente sonrío y le ladro alegremente a uno de ellos. El perrito se quedo sorprendido al ver que los 1000 perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él! Cuando el perrito salió del cuarto se quedo pensando para sí mismo: Que lugar tan agradable!, voy a venir más seguido a visitarlo !
    Tiempo después, otro perrito callejero entro al mismo sitio y se encontró entrando al mismo cuarto. Pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1000 perritos del cuarto se sintió amenazado ya que lo estaban viendo de una manera agresiva.
    Posteriormente empezó a gruñir; obviamente vio como los 1000 perritos le gruñían a él. Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros 1000 perritos le ladraron también a él. Cuando este perrito salió del cuarto pensó: ” Que lugar tan horrible es este!, nunca mas volveré a entrar ! ”
    En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía ” La casa de los 1000 espejos”.
    Varias veces he escuchado que ” todos los rostros del mundo son espejos “…
    Cómo te gustaría enfrentar al mundo, decides cual rostro mostrar? Y decidirás llevarlo por dentro?

    Las cosas más bellas del mundo no se ven, ni se tocan, solo se entienden con el lenguaje del corazón.

    • Dafne en 27/04/2017 a las 8:38 am
      Autor

    EL PORTERO DEL BOTIQUIN. (Farmacia)

    No había en el pueblo peor oficio que el de portero del botiquín. Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre? De hecho, nunca había aprendido a leer, ni a escribir, no tenia ninguna otra actividad, ni oficio.
    Un día se hizo cargo del botiquín un joven con inquietudes, creativo y emprendedor. El joven decidió modernizar el negocio.
    Hizo cambios y después citó al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo: A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, me va a preparar un reporte semanal donde registrará la cantidad de personas que entran día por día y anotará sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio.
    El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero….. Me encantaría satisfacerlo, señor – balbuceo pero yo… yo no sé leer, ni escribir.
    -¡Ah! ¡Cuánto lo siento!-
    Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida. No lo dejó terminar.
    Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, lo siento. Que tenga suerte. Y sin mas, se dió vuelta y se fue.
    El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. ¿Qué hacer? Recordó que en el botiquín, cuando se rompía una silla o se arruinaba una mesa, él, con un martillo y clavos, lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que esta podría ser una ocupación transitoria hasta conseguir un empleo. El problema es que sólo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Usaría parte del dinero para comprar una caja de herramientas completa.
    Como en el pueblo no había una ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. ¿Que más da? Pensó, y emprendió la marcha. A su regreso, traía una hermosa y completa caja de herramientas.
    De inmediato su vecino llamó a la puerta de su casa. Vengo a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme. Mire, si, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar… como me quedé sin empleo… Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano. Está bien.
    A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta. Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende? No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería esta a dos días de mula.
    Hagamos un trato -dijo el vecino- Yo le pagaré los dos días de ida y los dos de vuelta, más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?
    Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días… Aceptó y volvió a montar su mula. Al regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa. Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo? Si….Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje, más una pequeña ganancia. Yo no dispongo de tiempo para el viaje.
    El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue. “…No dispongo de cuatro días para compras”, recordaba. Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas. En el siguiente viaje arriesgo un poco más del dinero trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo de viajes. La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje.
    Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes. Alquiló un galpón para almacenar las herramientas y algunas semanas después, con una vidriera, el galpón se transforma en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes le enviaban sus pedidos. Él era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.
    Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricar para él las cabezas de los martillos. Y luego, por qué no? Las tenazas… y las pinzas… y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos….
    Para no hacer muy largo el cuento, sucedió que en diez años aquel hombre se transformó, con honestidad y trabajo, en un millonario fabricante de herramientas.
    Un día decidió donar a su pueblo una escuela. Allí se enseñaría, además de leer y escribir, las artes y oficios más prácticos de la época. En el acto de inauguración de la escuela, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad, lo abrazó y le dijo: Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de la nueva escuela.
    El honor seria para mí – dijo el hombre -. Creo que nada me gustaría más que firmar allí, pero yo no sé leer, ni escribir. Yo soy analfabeto.
    ¿Usted? – dijo el Alcalde, que no alcanzaba a creerlo.
    -¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer, ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto, ¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?
    Yo se lo puedo contestar – respondió el hombre con calma. -Si yo hubiera sabido leer y escribir… sería portero del botiquín!

    Generalmente los cambios son vistos como adversidades. Las adversidades encierran bendiciones. Las crisis están llenas de oportunidades. Cambiar y adaptarse al cambio siempre es la opción más segura.

    • Dafne en 26/04/2017 a las 7:58 am
      Autor

    YO QUERIA NACER.

    Cuenta la historia que un niño que estaba en el cielo junto con otros niños, transbordaron un avión, con destino al mundo.
    Este niño ansioso por nacer, por venir a la tierra y amar a sus padres, un día se encuentra en el mismo vuelo a un niño que sufría mucho porque no quería nacer.
    Entonces el niño entusiasmado y ansioso por nacer le pregunta al niño triste: “¿Por qué estás tan triste?”
    El niño triste le responde:
    “Es que no quiero nacer, porque voy a nacer en una familia pobre, voy a sufrir mucho, voy a padecer hambre y prefiero quedarme aquí en lugar de irme a sufrir allá”.
    Y el niño entusiasmado por nacer lo alienta y le dice que no se preocupe, que él va a nacer en una familia de mucho dinero, de buena posición “…y cuando nazca me voy a hacer tu amigo para ayudarte. Le voy a decir a mis papitos que te ayudemos…, pero ya no estés triste que tus papás ansían tu llegada.
    Entonces el niño triste se pone contento con la esperanza que el niño entusiasmado le dio.
    Más tarde, el niño entusiasmado se encuentra a un niño de piel negrita llorando y le pregunta: “¿Por qué lloras?”
    Y el niño de piel negrita le contesta: “Porque mi papá nos va a abandonar a mi mamita y a mi…”
    “Pero ¿por qué?”, pregunta el niño entusiasmado.
    Entonces el niño de piel negrita le contesta: “…porque mis papitos son de piel blanca y yo voy a nacer negrito y cuando mi papi me vea golpeará a mi mamita pensando que le fue infiel por haber nacido negrito y voy a ser muy infeliz…”
    “No te preocupes…”, dice el niño entusiasmado. “…Mira que yo voy a nacer en una familia de buena posición, mis papitos van a tener mucho dinero, además ellos me van a querer mucho, todo lo que yo les pida me lo darán y lo que les voy a pedir es que los ayudemos a que hagan una investigación y prueba de sangre para que tu papito se dé cuenta que tú eres de él y que tu mamita nunca lo engañó”.
    Entonces el niño de piel negrita se quedó muy contento al ver que había encontrado solución para que no sufrieran él y su mamita.
    Más tarde el niño entusiasmado, andando por el avión caminando, encuentra otro niño decepcionado y cansado de sufrir y llorar.
    El niño ansioso y entusiasmado le pregunta:”… ¿Qué te sucede? ¿Por qué estás tan afligido?”
    Entonces el tercer niño le responde: “…Es que no quiero nacer”.
    “Pero, ¿por qué?”, pregunta el niño entusiasmado;
    y responde el niño afligido: “…Es que al momento de nacer mi mamita morirá, ya que será muy difícil el parto y escogerán entre la vida de mi mamita y la mía, ella decidirá por mi vida y morirá, y será un gran dolor para mi papito y por la desesperación y el gran dolor de su muerte él se suicidará y yo iré a parar a un lugar donde llevan a los niños desamparados y no voy a poder estar con mis papitos y es por eso que no quiero nacer todavía”.
    Entonces, el niño entusiasmado le dice: “…No te preocupes, mira que cuando yo nazca voy a tener mucho dinero y mis papitos serán tan buenos que les voy a pedir que ayudemos a tu papá para salir adelante y comprenda que Dios se llevó a tu mamita para que no sufriera y te dió a cambio a ti para que no estuviera solito y en ti vea el recuerdo de ella y verás que tu papito saldrá adelante y te va a querer tanto como me van a querer mis papitos…”
    Entonces el niño afligido ahora esperaba con ansias por su llegada al mundo y por poder tener un amigo tan especial como él.
    Cuando llegó la hora de su partida para venir al mundo, “el piloto” encargado de enviar a los niños a su destino comenzó a llamarlos y el primero que fue al mundo fue el niño de piel negrita.
    Entonces el niño entusiasmado le grita antes de nacer: “…No te preocupes que allá nos veremos y recuerda que te quiero…”
    El segundo en partir a venir al mundo fue el niño que nacería pobre, pero él iba contento porque tenía una esperanza y la promesa del niño entusiasmado.
    El niño entusiasmado, al igual que al otro niño, le dijo que allá se verían en la tierra, que no estuviera más triste.
    El tercer niño fue el que se le moriría su madre, pero su actitud era positiva porque el niño entusiasmado iba a ayudar a su papito a reponerse pronto del dolor y al igual que a los demás, el niño entusiasmado le dijo que se verían en la tierra y que serían los mejores amigos del mundo los cuatro.
    Después de haber mandado a los tres niños, el piloto cierra las puertas.
    Entonces, el niño entusiasmado grita: “¡Espere Señor, falto yo, falto yo!!! Yo también quiero ir al mundo para decirle a mi papito cuánto lo amo y agradecerle a mi mamita todo el amor que me dará cuando yo nazca y para que vean que soy tan bonito como ellos…! ¡Espere Señor… Falto yo!!!”
    Entonces hubo un gran silencio… Y el piloto le responde: “..Lo siento, pero hoy tus padres decidieron no tenerte…”
    “Pero es que yo tenía tantas ilusiones de conocer a mis papitos y vieran lo chiquito que soy y que soy parte de ellos, además, quería ayudar a mis amigos porque no quiero que sufran, es que yo… quería nacer….-.

    “! Cómo a veces pueden terminar con las ilusiones de los hijos…!, suspiró el Señor, cuando es el regalo que les doy para complementar su vida…!”

    • Dafne en 25/04/2017 a las 8:48 am
      Autor

    BESOS EN EL AIRE.

    A menudo aprendemos mucho de nuestros hijos, son personitas con mentes puras.
    Hace algún tiempo, un amigo castigó a su hija de tres años por desperdiciar un rollo completo de papel dorado para envolturas. Estaban escasos de dinero y el se puso furioso cuando la niña trató de decorar una caja para ponerla bajo el árbol de Navidad.
    A pesar de todo, la pequeña niña le llevó el regalo a su papa la mañana siguiente y le dijo:
    – “Esto es para ti, papi” El se sintió avergonzado de su reacción anterior, pero su enojo volvió cuando vio la caja vacía.
    – El le gritó: “¿No sabes que cuando uno da un regalo, se supone que haya algo dentro de el?”
    – La pequeña niña lo miró con lágrimas en sus ojos y dijo: “Papi, no esta vacía, yo tire besitos dentro de la caja, todos para ti, papito.”
    El padre se sintió destrozado. El rodeo con sus brazos a su hijita y le rogó que lo perdonara.
    Mi amigo me dijo que él conservó aquella caja dorada junto a su cama por años. Cuando él se sentía desanimado, sacaba uno de aquellos besos en el aire y recordaba el amor con que una niña los había depositado allí.

    Entendamos a nuestros hijos, tengamos paciencia. Ellos tienen algo muy importante que decirnos mediante sus actos o palabras.
    A todos nos conmueve la sonrisa de un niño…niño es niño felizmente!

    • Dafne en 24/04/2017 a las 12:41 pm
      Autor

    SEIS BELLAS Y CORTAS HISTORIAS.

    Espero te gusten estas seis pequeñas historias, son tan pequeñas que sólo te tomará un minuto leerlas.

    1.- Un día los hombres del pueblo decidieron rezar para pedir que lloviera. El día del rezo, toda la gente se reunió, pero solo un niño llegó con sombrilla. Eso es FE.

    2.- Cuando tiras a un bebé en el aire y se ríe es porque sabe que lo atraparás de nuevo. Eso es CONFIANZA.

    3.- Cada noche nos vamos a dormir, sin la seguridad de que estaremos vivos a la mañana siguiente y sin embargo ponemos la alarma para levantarnos. Eso es ESPERANZA.

    4.- Hacemos grandes planes para mañana a pesar de que no conocemos el futuro en lo absoluto. Eso es SEGURIDAD.

    5.- Vemos el sufrimiento en el mundo y a pesar de ello nos casamos y tenemos hijos. Eso es AMOR.

    6.- Había un anciano con la siguiente leyenda escrita en su camiseta: “No tengo 70 años: tengo 16 con 54 años de experiencia”. Eso es ACTITUD.

    Vive tu vida así, con Fe, Confianza, Esperanza, Seguridad, Amor y Actitud.

    • Dafne en 24/04/2017 a las 9:15 am
      Autor

    SIGUE TU SUEÑO.

    Tengo un amigo llamado Monty Roberts que posee un criadero de caballos en San Isidro. El me ha permitido usar su casa para realizar eventos y actividades, con el fin de levantar fondos destinados a programas de ayuda para los jóvenes.
    La última vez que estuve en la hacienda me presentó a los demás diciendo: “Quiero decirles por qué permito a Jack usar mi casa. Esto se remonta a una historia acerca del joven hijo de un ambulante entrenador de caballos que iba de caballeriza en caballeriza, de pista en pista, de hacienda en hacienda, de criadero en criadero entrenando caballos. Como resultado, la carrera estudiantil del chico se interrumpió continuamente. Cuando estaba en penúltimo año, le pidieron que escribiera en una hoja lo que quería ser y hacer cuando creciera.” “Esa noche escribió siete páginas describiendo su meta de poseer algún día un criadero de caballos. Escribió sobre su sueño con todo detalle, y hasta dibujó un diagrama de una hacienda de 500 hectáreas, mostrando la ubicación de todos los edificios, las caballerizas y la pista para los caballos. Luego dibujó el plano detallado de una casa de 500 metros cuadrados con una sola planta, que estaría ubicada en la hacienda de sus sueños de 500 hectáreas.”
    “Puso su corazón en el proyecto, y al día siguiente lo entregó a su maestro. Dos días después lo recibió de vuelta. En la página frontal había una gran F roja con una nota que decía: ‘Deseo hablarte después de clases.’
    “El muchacho fue a ver al maestro después de clase y le preguntó: ‘¿Por qué me calificó F?’ El maestro dijo: ‘Este es un sueño poco realista para un joven como tú. No tienes dinero. Vienes de una familia ambulante. No tienes recursos. Poseer un criadero de caballos requiere muchísimo dinero. Tienes que comprar la tierra. Tienes que pagar por los primeros pura sangre, y después tienes que pagar por una piara de yeguas. No hay manera de que lo puedas hacer.’ El maestro añadió luego: ‘Si haces de nuevo tu tarea escribiendo una meta realista, reconsideraré tu nota.”
    “El muchacho regresó a su hogar, y pensó mucho y muy profundamente. Pidió la opinión de su padre, y este le dijo: ‘Mira hijo, tienes que hacerte tú propia idea sobre esto, de todas maneras sé que es una decisión importante para ti.’ ”
    “Finalmente, después de pensarlo por una semana, el chico devolvió el mismo papel sin hacer cambio alguno. Le dijo al maestro: ‘Puede quedarse con la mala nota, yo mantendré mi sueño.’ ”
    Entonces Monty se dirigió al grupo reunido y les dijo: “Les cuento esta historia porque ustedes están sentados en mi casa de 500 metros cuadrados en medio de mi hacienda de 500 hectáreas. Tengo todavía ese papel de la escuela puesto en un marco sobre la chimenea.” Añadió: “Lo mejor de la historia es que hace dos veranos el mismo maestro de escuela trajo a treinta muchachos para acampar en mi hacienda por una semana. Cuando el maestro salía me dijo: ‘Mira Monty, ahora puedo decirte esto. Cuando era tu maestro fui algo así como un ladrón de sueños. Durante esos años robé muchos sueños a los muchachos. Afortunadamente tú tuviste suficientes bríos para no renunciar a los tuyos.”

    No permitas que nadie robe tus sueños. Sigue a tu corazón sin importar lo que suceda.

    • Dafne en 13/04/2017 a las 11:04 am
      Autor

    ¿QUE ES AMOR?

    Amor no es dar parte de lo que hemos recibido, sino dar todo lo que tenemos.
    No es tener las antenas despiertas a la sensibilidad, sino el corazón dispuesto para el dolor.
    No es estremecimiento pasional, sino el recubrimiento de esas sensaciones con sentimientos profundos.
    No es juntar los labios y cerrar los ojos, es juntar alma con alma y dar cabida a todos los renunciamientos.
    No es lo que nos viene bien en determinados momentos de la vida, es lo que escogemos para siempre como centro vital de la existencia.
    No es lo que se siente cuando se baila, cuando se toma, cuando se mira al cielo; es lo que se siente en una prueba dura, en una lágrima amarga, en un dolor profundo.
    No es vibración, es también ternura.
    No son palabras, es comprensión.
    No es exigencia, es dádiva gustosa.
    No es reconciliación, es pura entrega.
    No son promesas, es confianza plena.
    No es decir que se perdona, es quedar limpio, sin huellas.
    No es desear lo mejor, es sembrarnos como estrellas.
    No es dejar caer la semilla, es cultivarla para el mejor fruto.
    No es engalanarse por fuera, es florecer por dentro.
    No es brillar en lo extremo, sino esconderse en lo recóndito.
    No es solamente ser humanos, sino comprender que se ha infiltrado en nosotros algo sobrenatural y divino.
    No es el amor una fantasía inventada, es una realidad del hombre. Solo que para vivirlo se necesita una emoción de luz y no, como llevan muchos, un velo de sombras.
    El amor es así: atadura de cuerpo y espíritu, material divino y humano, Dios y el Hombre chocando por esos abismos insondables del corazón.

      • Dafne en 13/04/2017 a las 1:31 pm
        Autor

      LA TERAPÉUTICA Y EL DIAGNÓSTICO.

      El amor es una enfermedad de las más jodidas y contagiosas. A los enfermos, cualquiera los reconoce. Hondas ojeras delatan que jamás dormimos, despabilados noche tras noche por los abrazos, o por la ausencia de los abrazos, y padecemos fiebres devastadoras y sentimos una irresistible necesidad de decir estupideces.
      El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quererme, como al descuido, en el café ó en la sopa ó en el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, ni lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada. El amor es sordo al Verbo divino y al conjuro de las brujas. No hay decreto de gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.

    • Dafne en 13/04/2017 a las 10:38 am
      Autor

    UNA REFLEXION A TIEMPO.

    Estoy cansado de trabajar y de ver a la misma gente, camino a mi trabajo todos los días. Llego a la casa y mi esposa sirvió lo mismo de la comida para cenar. Voy a entrar al baño y mi hija de apenas año y medio no me deja porque quiere jugar conmigo, no entiende que estoy cansado.
    Mi padre también me molesta algunas veces y entre clientes, esposa, hija, padre, me vuelven loco, quiero paz.
    Lo único bueno es el sueño, al cerrar mis ojos siento un gran alivio de olvidarme de todo y de todos.
    – Hola, vengo por ti.
    – ¿Quién eres tú? ¿Cómo entraste?
    – Me manda Dios por ti. Dice que escuchó tus quejas y tienes razón, es hora de descansar.
    – Eso no es posible, para eso tendría que estar…muerto?
    – Si, si lo estas, ya no te preocuparás por ver a las mismas gentes, ni de aguantar a tu esposa con su guisos, ni a tu pequeña hija que te molesta, ni escucharas los consejos de tu padre.
    – Pero…que va a pasar con todo?? Con mi trabajo??
    – No te preocupes, en tu empresa ya contrataron a otra persona para ocupar tú puesto y por cierto, esta muy feliz por que no tenia trabajo.
    – Y mi esposa y mi bebé??
    – A tu esposa le fue dado un buen hombre que la quiere, respeta y admira por sus cualidades y acepta con gusto todos sus guisos sin reclamarle nada.
    – Y además, se preocupa por tu hija y la quiere como si fuera suya y por muy cansado que siempre llegue del trabajo, le dedica tiempo para jugar con ella y son muy felices
    – No, no puedo estar muerto.
    – Lo siento, la decisión ya fue tomada.
    – Pero…eso significa que jamás volveré a besar la mejillita de mi bebé, ni a decirle te amo a mi esposa, ni darle un abrazo a mi padre. NO, NO QUIERO MORIR, QUIERO VIVIR, envejecer junto a mi esposa, NO QUIERO MORIR TODAVÍA….
    – Pero es lo que querías, descansar, ahora ya tienes tu descanso eterno, duerme para SIEMPRE.
    – NO, NO QUIERO, NO QUIERO, POR FAVOR DIOS….!

    – ¿Qué te pasa amor?, ¿tienes una pesadilla?,- dijo mi esposa despertándome.
    – No, no fue una pesadilla, fue otra oportunidad para disfrutar de ti, de mi bebé, de mi familia, de todo lo que Dios creó. ¿Sabes?, estando muerto ya nada puedes hacer y estando vivo puedes disfrutarlo todo. ¡QUE BELLO ES VIVIR!

    • Dafne en 12/04/2017 a las 10:13 am
      Autor

    EL LADO OSCURO DEL AMOR.

    Un Rabino mantuvo una conversación con el Señor acerca del cielo y el infierno, cuya diferencia esencial no acertaba a comprender. “Te mostrare el infierno”, dijo el Señor, y lo condujo a una habitación en medio de la cual había una enorme mesa redonda. La gente sentada alrededor estaba hambrienta y desesperada. En medio de la mesa había un gran puchero de cocido, lo bastante grande como para alimentarlos a todos y que sobrase. El aroma era delicioso y al rabino se le hizo la boca agua. Las personas sostenían unas cucharas con mangos muy largos. Cada una descubría que podía alcanzar el puchero y llenar la cuchara, pero como el mango era más largo que un brazo no permitía llevarse la comida a la boca. El Rabino, comprendió fácilmente el terrible sufrimiento de aquellas personas, que permanecían juntas pero solitarias, padeciendo un hambre eterna delante de una abundancia inagotable.
    “Y ahora te mostrare el cielo”, dijo el Señor. Entraron en otra estancia exactamente igual que la primera. Allí estaba la misma gran mesa redonda y el mismo puchero de cocido. Las personas también estaban equipadas con las mismas cucharas, de mango largo, pero se las veía bien alimentadas y sanas, reían y hablaban entre sí, juntas y solidarias. Al principio el Rabino, no entendió la diferencia. “Es muy sencillo -dijo el Señor-. Han aprendido a alimentarse unos a otros.”

    • Dafne en 12/04/2017 a las 8:58 am
      Autor

    EL SECRETO DE LA FELICIDAD.

    Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad. El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llegó a un hermoso castillo, en lo alto de la montaña. Allí vivía el sabio que buscaba.
    Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mesa repleta de los más deliciosos manjares de aquella región del mundo. El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que lo atendiera.
    El sabio escuchó atentamente el motivo de su visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.
    -Pero quiero pedirte un favor- añadió el sabio entregándole una cucharilla de té en la que dejó caer dos gotas de aceite. Mientras caminas, lleva esta cucharilla y cuida que el aceite no se derrame.
    El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos fijos en la cuchara. Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.
    ¿Qué tal?- preguntó el sabio- ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el Maestro de los Jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?
    El joven avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.
    Pues entonces vuelve y conoce las maravillas de mi mundo -dijo el Sabio-. No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.
    Ya más tranquilo, el joven tomó nuevamente la cuchara y volvió a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arte que adornaban el techo y las paredes. Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar. De regreso a la presencia del Sabio, le relató detalladamente todo lo que había visto.
    ¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié? -preguntó el Sabio-.
    El joven miró la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.
    Pues éste es el único consejo que puedo darte – le dijo el más Sabio de todos los Sabios-. El Secreto de la Felicidad está en mirar todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse nunca de las dos gotas de aceite en la cuchara.

    • Dafne en 10/04/2017 a las 10:17 am
      Autor

    UN REGALO DE AMOR.

    Hace tiempo, caminaba por el sendero de la vida y encontré un letrero que decía: “La Tienda del Cielo “, me acerqué y la puerta se abrió lentamente. Cuando me di cuenta, ya yo estaba adentro, vi muchos ángeles parados en todas partes, uno de ellos me entregó una canasta y me dijo: -“Ten, compra con cuidado, todo lo que un Cristiano necesita está en la tienda”.
    Primero compré Paciencia, el Amor estaba en la misma fila. Más abajo había Comprensión, que se necesita por dondequiera que uno vaya. Compré dos cajas de Sabiduría y dos bolsas de Fe. Me encantó el empaque del Perdón, me detuve a comprar Fuerza y Coraje para ayudarme en esta carrera que es la vida. Ya tenía lista la canasta cuando recordé que necesitaba Gracia y que no me podía olvidar de la Salvación, que la ofrecían gratis.
    Caminé hacia el cajero para pagar la cuenta pues creí que ya tenía todo lo que el Cristiano necesita, pero cuando iba a llegar vi la Oración y la puse en mi canasta repleta porque sabía que cuando saliera la iba a usar. La Paz y la Felicidad estaban en los estantes pequeños al lado de la caja y aproveché para cogerlas. La Alegría estaba colgada del techo y arranqué una para mí. Llegué al cajero y le pregunté: “¿Cuánto debo?”. El sonrió y me contestó: ” Lleva tu canasta a donde quieras que vayas. –” Si, ¿pero cuánto le debo? “. El, otra vez sonrió y me dijo: -” No te preocupes, Jesús pagó tu deuda hace mucho tiempo”.

    • Dafne en 10/04/2017 a las 9:21 am
      Autor

    EL CIRCO.

    Cuando yo era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo cola para comprar entradas para el circo. Al final, solo quedaba una familia entre la ventanilla y nosotros. Esta familia me impresiono mucho. Eran ocho chicos, todos probablemente menores de doce años. Se veía que no tenían mucho dinero. La ropa que llevaban no era cara, pero estaban limpios. Los chicos eran bien educados, todos hacían bien la cola, de a dos detrás de los padres, tomados de la mano. Hablaban con excitación de los payasos, los elefantes y otros números que verían esa noche. Se notaba que nunca antes habían ido al circo. Prometía ser un hecho sobre saliente en su vida.
    El padre y la madre estaban al frente del grupo, de pie, orgullosos. La madre, de la mano de su marido, lo miraba como diciendo: ” Eres mi caballero de brillante armadura”. El sonreía, henchido de orgullo y mirándola como si respondieres: ” Tienes razón”.
    La empleada de la ventanilla pregunto al padre cuantas entradas quería. El respondió con orgullo: ” Por favor, déme ocho entradas para menores y dos de adultos, para poder traer a mi familia al circo”.
    La empleada le indico el precio.
    La mujer soltó la mano de su marido, ladeo su cabeza y el labio del hombre empezó a torcerse. Este se acerco un poco más y pregunto: ” ¿Cuanto dijo?”.
    La empleada volvió a repetirle el precio.
    ¿Como iba a darse vuelta y decirle a sus ocho hijos que no tenia suficiente dinero para llevarlos al circo?.
    Viendo lo que pasaba, papá puso la mano en el bolsillo, saco un billete de veinte dólares y lo tiro al suelo. (Nosotros no éramos ricos en absoluto). Mi padre se agacho, recogió el billete, palmeo al hombre en el hombro y le dijo: ” Disculpe, señor, se le cayo esto del bolsillo”.
    El hombre se dio cuenta de lo que pasaba. No había pedido limosna, pero sin duda apreciaba la ayuda en una situación desesperada, angustiosa e incomoda. Miro a mi padre directamente a los ojos, con sus dos manos le tomo la suya, apretó el billete de veinte dólares y con labios trémulos y una lágrima rodándole por la mejilla, replico: ” Gracias, gracias señor. Esto significa realmente mucho para mi familia y para mi”.
    Papá y yo volvimos a nuestro auto y regresamos a casa. Esa noche no fuimos al circo, pero no nos fuimos sin nada….
    Sacado de otra taza de chocolate caliente para el alma.

    • Dafne en 05/04/2017 a las 8:30 am
      Autor

    UN PÁJARO MARRÓN PARA DARTE FELICIDAD.

    Ella tenía seis años cuando la vi por primera vez en aquella playa cercana a donde vivía. Suelo manejar hasta esa playa, unas tres o cuatro millas, cada que vez que siento que el mundo me agolpa. …
    Ella estaba construyendo un castillo de arena o algo así, cuando
    miro hacia arriba, con sus ojos azules, tan azules como el mar.
    “Hola” – me dijo. Le respondí con un gesto, sin muchas ganas de
    preocuparme por una niña pequeña. “Estoy construyendo” dijo ella.
    “Ya veo. ¿Pero y qué es?” le dije, sin darle mucha importancia. “No lo sé, pero me gusta sentir la arena”. “Eso suena fantástico”, pensé, y me quite los zapatos, cuando de pronto, un Andarrios paso volando.
    “¡La felicidad!”, dijo la niña. “¿Qué es … qué?” -“Es la
    ¡felicidad! Mi mami dice que los pájaros marrones (Andarrios) vienen para traernos a la felicidad”. El ave se fue deslizándose suavemente por la playa. “Hasta luego felicidad”, murmure interiormente, “Hola dolor”, me dije y me voltee y seguí caminando.
    Estaba deprimida, mi vida estaba completamente fuera de control… Pero ella no se rendiría… “¿Cómo se llama?”, me dijo. “Ruth”, le respondí. “Me llamo Ruth Peterson”. “Yo soy Wendy … y tengo seis años”. “Hola Wendy”, le dije. Y con su risa de niña me dijo “¡que graciosa es!”. En lugar de seguir triste, también me sonreí y seguí caminando… Su risita musical me acompañó… “Venga otra vez Sra. Peterson.”, me dijo, “y tendremos otro día feliz”.
    Los siguientes días, son otra historia: un grupo de revoltosos Niños Exploradores, reuniones de la Asociación de Padres de Familia, mi madre enferma… El sol brillaba una mañana, en que decidí sacar mis manos del agua sucia de los platos…
    -“Necesito un pájaro marrón”, me dije a mi misma, y cogí un saco. El bálsamo siempre cambiante de las olas del mar me esperaba …
    Camine a trancazos, a pesar de la brisa fría, tratando de recapturar la serenidad que tanto necesitaba… Había olvidado a la niña, y me sobresalté cuando ella apareció. “Hola, Sra. Peterson.”, me dijo.
    “¿Quiere jugar?” ¿Qué tienes en mente?, le pregunté, con un tono de enojo. “No lo sé, Ud. diga que”. ¿Qué tal unas “charadas”?, le
    pregunté sarcásticamente. Su cantarina risa regresó otra vez,
    diciéndome : “¡No sé que es eso!” “Entonces, solo caminemos”, le
    dije. Mirándola me di cuenta de la delicada palidez de su rostro.
    -¿Dónde vives?, le dije. “Por allá”, dijo, y señaló hacia una fila de cabañas de verano, algo extraño para ser invierno. – “¿A qué escuela vas?”
    “No voy a la escuela. Mi mami dice que estamos de vacaciones”, y
    siguió con su conversación de niña mientras nos paseábamos por la
    playa, pero mi cabeza estaba en otro sitio. Cuando me iba a casa,
    Wendy dijo que había sido un lindo día. Sintiéndome sorprendentemente mejor, le sonreí coincidiendo con ella…
    Tres semanas después, corrí a mi playa casi presa de un estado de
    pánico. Ni siquiera estaba de humor para saludar a Wendy. Creí ver a su madre en el portal de su cabaña, y me senté casi pidiéndole que mantuviera a su hija ahí. – “Mira, si no te importa”, le dije rápidamente cuando Wendy se cruzó conmigo, “hoy preferiría estar sola”. Se le veía extrañamente pálida y con mucha dificultad para respirar…
    ¿Por qué?, preguntó. Me volteé y le grité – ” ¡Porqué mi madre ha
    muerto!”, y pensé “Dios mío, ¿Qué hago diciéndole esto a una niña?”
    – “Oh”, dijo ella bajito, “entonces hoy no es un buen día”. “¡Así
    es, ni ayer ni antes de ayer ni …. oooooh, vete de aquí!” –
    ¿Dolió? ¿Qué dolió?, dije exasperada con ella y conmigo, “Cuando
    ella murió”, ¡por supuesto que dolió!” , le contesté toscamente, sin entender bien, y me encerré en mi misma… Me fui rápidamente…
    Un mes después o algo así, cuando fui otra vez a la playa, ella no estaba ahí… Me sentí culpable, avergonzada y me dije a mi misma que la extrañaba, así que después de mi caminata, fui a su cabaña, y toque a la puerta. Me abrió la puerta una joven mujer, de cabellos color miel y rostro desencajado.
    “Hola”, le dije, -“Me llamo Ruth Peterson. Hoy no vi a su niña y me preguntaba donde estaría”. – “Ah, si, Sra. Peterson, pase, por
    favor”. Wendy hablaba mucho de Ud. siento mucho haberla dejado que la molestara tanto. Acepte mis disculpas, si es que ella la molesto mucho”. “No, no, por favor, ella es una niña encantadora”,le dije, dándome cuenta de que en realidad era eso lo que quería decir.
    – ¿Dónde está?
    “Wendy murió la semana pasada, Señora Peterson. Tenía leucemia. Tal vez no se lo dijo”.
    Muda del asombro, busqué a tientas una silla, a la vez que trataba de recuperar la respiración… -“Ella amaba esta playa, así que cuando pidió que viniéramos, no pudimos decirle que no. Parecía estar mucho mejor aquí y tenía mucho de lo que ella llamaba … sus días felices. Pero las últimas semanas, se fue rápidamente…”, dijo su madre, quebrándosele la voz.
    Dejo algo para Ud. … si tan solo pudiera encontrarlo. ¿Podría
    esperar un momento mientras lo busco? Hice un gesto estúpido de
    aceptación, mientras mi mente buscaba algo, cualquier cosa, algo que pudiera decirle a esta amable jovencita…
    Me extendió un sobre garabateado con las letras “Sra. Peterson” en negrita y con caligrafía infantil. Dentro de él, había un dibujo en crayolas: una playa amarilla, un mar azul, y un pájaro marrón.
    Debajo de todo eso, se leía cuidadosamente escrito: “UN PAJARO
    MARRON PARA DARLE FELICIDAD”. La cara se me llenó de lágrimas, y un corazón que prácticamente había olvidado amar, …comenzó a abrirse … Tomé a la mami de Wendy en mis brazos …
    “cuanto lo siento, cuanto lo siento, … cuanto lo siento”, dije una y otra vez, y lloramos a mares las dos juntas…
    El precioso dibujito ahora está enmarcado y cuelga en mi estudio.
    Seis palabras, … una por cada año de su vida … seis palabras que me hablan de armonía, coraje y amor incondicional.
    Un regalo de una niña de ojos color mar azul y cabellos color arena, una niña que me enseñó y me dio un regalo de amor.

    NOTA: La historia anterior es una historia de la vida real enviada por Ruth Peterson. Que sirva para recordarnos a todos nosotros que necesitamos darnos tiempo para disfrutar de la vida y de nosotros.
    El precio de odiar a otros seres humanos es amarnos menos a nosotros mismos.”

    • Dafne en 04/04/2017 a las 11:10 am
      Autor

    LA GARDENIA BLANCA.

    Todos los años, en el día de mi cumpleaños a partir de las doce, alguien me enviaba anónimamente una gardenia blanca a mi casa. Nunca venía acompañada de una tarjeta o una nota, y las llamadas a la floristería resultaban inútiles porque la adquisición siempre era en efectivo. Después de un tiempo, renuncié a tratar de descubrir la identidad del desconocido. Sólo me deleitaba con la belleza y el perfume de aquella mágica flor, anidada en un papel de seda rosado. Pero nunca deje de imaginar quien podría ser el remitente. Pasaba algunos de mis momentos más felices soñando despierta con alguien maravilloso y emocionante, pero demasiado tímido o excéntrico como para revelar su identidad. Durante mi adolescencia, me divertía especulando con que el remitente podría ser un muchacho del que estaba enamorada, o incluso alguien a quien no conocía y que se había fijado en mí. Mi madre a menudo participaba en mis especulaciones. Me preguntaba si había alguien con quien hubiera tenido una bondad especial, que me manifestara anónimamente su gratitud. Me recordaba aquellas ocasiones cuando yo paseaba en mi bicicleta y la vecina llegaba con el auto lleno de comestibles y de niños. La ayudaba y me aseguraba de que los niños no corrieran hacia la calle. O quizás el anciano que vivía del otro lado de la calle, pues yo le llevaba el correo para que no se aventurara a bajar los escalones. Mi madre se esforzaba por estimular mi imaginación, deseaba que sus hijos fuesen creativos y también que se sientan apreciados y amados. Cuando tenía 17 años un muchacho rompió mi corazón. La noche que me llamó por última vez, me dormí llorando. Cuando me levanté a la mañana siguiente, había un mensaje sobre el espejo escrito con lápiz de labio: “Debes saber que cuando los semidioses parten, llegan los dioses”… limpié el espejo y mi madre supo que nuevamente estaba bien. Pero había heridas que ella no podía sanar. Un mes antes de mi graduación, mi padre murió de un infarto. Mis sentimientos oscilaban entre el simple dolor y el abandono, el temor, la desconfianza y una inmensa ira por la ausencia de mi padre. Perdí interés en mis clases e incluso en la fiesta de graduación. El día antes de la muerte de mi padre, fuimos a comprar un vestido para la fiesta y encontramos uno espectacular. Pero al morir mi padre al día siguiente, me olvidé. Mi madre no lo olvidó… y el vestido me esperaba en el sofá de la sala. A mi madre le importaba mucho cómo nos sentíamos, debíamos ser como la gardenia -bellos, fuertes, perfectos y con algo de magia y misterio. Mi madre murió cuando yo tenia 22 años, sólo 10 días después de mi boda. Aquel año dejaron de llegar las gardenias.

    • Dafne en 03/04/2017 a las 9:24 am
      Autor

    VALORA EL TIEMPO.

    Hola:
    Cuantos de nosotros en realidad valoramos el tiempo…Se han puesto a pensar? que importante es cada minuto, cada segundo cada instante de nuestras vidas, no desperdiciemos ni un momento en realidad hay que vivir intensamente, disfrutemos de todo lo que tenemos hoy, tenemos obligaciones y agradezcamos a Dios el pertenecer a la parte activa en este mundo, mente libre hermanitos, mente positiva, pensemos, actuemos y hablemos con amor, que tristeza tan grande me da ver personas que desperdician el tiempo sin darse cuenta que jamás volverá.
    IMPORTANCIA DEL TIEMPO
    * Imagínate que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta, la suma de 86,400.
    * No arrastra tu saldo día a día.
    * Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día.
    * Que harías…? Retirar hasta el ultimo centavo, por supuesto!!!!
    * Cada uno de nosotros, tiene ese banco.
    * Su nombre es tiempo.
    * Cada mañana, este banco te acredita 86,400 segundos.
    * Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese crédito que NO has invertido en un buen propósito.
    * Este banco no arrastra saldos. Ni permite sobregiros.
    * Cada día te abre una nueva cuenta.
    * Cada noche elimina los saldos del día.
    * Si no usas tus depósitos del día, la perdida es tuya.
    * No se puede dar marcha atrás.
    * No existen los giros a cuenta del depósito de mañana.
    * Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy.
    * Invierte de tal manera, de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito.
    * El reloj sigue su marcha.
    * Consigue lo máximo en el día.
    * Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios.
    * Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbro a un bebe prematuro.
    * Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario.
    * Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan a encontrarse.
    * Para entender el valor de un minuto, pregúntale a una persona que perdió la partida del tren.
    * Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que evito un accidente.
    * Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale a la persona que gano una medalla de plata en las olimpiadas.
    * Atesora cada momento que vivas.
    Y más si lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo.
    Y recuerda que:
    * El tiempo NO espera por nadie.
    * Ayer es historia y mañana misterio.
    * Hoy es una dádiva.
    * Los amigos son joyas preciosas, te hacen sonreír, y te alientan; te prestan atención, comparten una palabra de aprecio, y abren siempre sus corazones para nosotros.
    * Muestra a tus amigos lo mucho que los aprecias.
    Mi tiempo y mi amor es de ustedes.

    • Dafne en 31/03/2017 a las 8:45 am
      Autor

    LA HISTORIA DEL DIA.

    Esta es la historia que le ocurrió hace muchos años a
    una profesora de una escuela elemental.
    Su nombre era Ms. Murga. Cuando ella se paro al frente
    de su clase del Quinto Grado el primer día de clases,
    ella les dijo una mentira.
    Como la mayoría de los profesores, ella miro a sus
    alumnos y dijo que los amaba a todos por igual. Pero
    eso era imposible porque allí en la primera fila,
    estaba un niño llamado Lolo Sánchez.
    Ms. Murga había visto a Lolo el año anterior y noto
    que el no jugaba bien con los otros muchachos, que su
    ropa era desordenada y que necesitaba bañarse. Llego al
    punto, en que Ms. Murga realmente se deleitara con un
    lapicero grueso de color rojo, marcando una X y luego
    poniendo un CERO enorme sobre las tareas de Lolo.
    En el colegio donde Ms. Murga enseñaba, ella tenia que
    revisar los registros pasados de cada alumno y puso en
    el Lolo para el último. Sin embargo, cuando ella reviso
    su archivo, ella se sorprendió.
    La profesora del Primer Grado de Lolo escribió: “Lolo es
    un chico brillante con una sonrisa en los labios. Hace
    su trabajo limpiamente y tiene buenos modales… es un
    deleite que este con nosotros”
    El profesor del Segundo Grado escribió: “Lolo es un
    excelente estudiante, bien querido por sus compañeros,
    pero esta en problemas porque su madre tiene una
    enfermedad terminal y su vida en casa debe ser
    sofocante.”
    Su profesora del Tercer Grado escribió, “La muerte de
    su madre ha sido muy dura para Lolo. El trata de hacer
    lo mejor posible, pero su padre no muestra mucho
    interés y su vida en casa pronto lo afectara si no se
    toman las medidas convenientes.”
    La profesora del Cuarto Grado escribió, “Lolo esta
    aislado y no muestra interés en el colegio. No tiene
    muchos amigos y algunas veces se duerme en clase.”
    A estas alturas, Ms. Murga se había dado cuenta del
    problema y estuvo avergonzada de si misma. Ella se
    sintió aun peor cuando sus alumnos le trajeron regalos
    por Navidad, envueltos en vistosos papeles y hermosos
    listones, excepto el de Lolo. Su regalo había sido
    descuidadamente envuelto en un papel marrón, que
    recorto de una bolsa de los supermercados.
    A Ms. Murga le causo dolor abrirlo en medio de los
    otros regalos. Algunos de los chicos comenzaron a
    reírse cuando ella encontró un brazalete con algunas
    piedras faltando y un frasco de perfume a punto de
    acabarse, pero ella silencio las risas de los niños
    cuando exclamo “Que bello brazalete”, colocándoselo y
    aplicándose un poco del perfume en la muñeca.
    Ese día, Lolo se quedo hasta tarde en el colegio, para
    decirle: “Ms Murga, hoy usted olía como mi mama lo
    hacia en nuestra ultima Navidad.”
    Después que los chicos se fueron, ella lloro por lo
    menos una hora. Ese mismo día, ella dejo de enseñar
    lectura, escritura y aritmética. Es su lugar, ella
    empezó a enseñar a los niños.
    Ms. Murga puso especial atención a Lolo. Mientras ella
    trabajaba con el, la mente de Lolo parecía tomar vida.
    Mientras más aliento le daba ella, mas rápido respondía
    él. Al final del año, Lolo llego a ser uno de los
    chicos mas destacados de la clase y a pesar de su
    mentira que ella los amaba a todos por igual, Lolo
    llego a ser el “preferido de la profesora.”
    Un año más tarde, ella encontró una nota bajo la
    puerta. Era de Lolo, diciéndole que ella aun seguía
    siendo la mejor profesora que haya tenido en su vida.
    Pasaron seis años mas y ella encontró otra nota de
    Lolo. Le decía que había terminado el colegio, como el
    tercero de su clase, y que ella todavía seguía siendo
    la mejor profesora de toda su vida.
    Cuatro años más tarde, ella recibió una carta de Lolo,
    diciendo que aunque las cosas habían sido difíciles el
    seguía estudiando y que pronto se graduaría en la
    Universidad ocupando los más altos lugares de honor. Le
    aseguro a Ms. Murga que ella todavía se mantenía como
    la profesora favorita que jamás haya tenido en su vida.
    Pasaron cuatro años más y le llego otra carta. Esta
    vez, Lolo le explicaba que después de haberse graduado
    en la Universidad, había ido un poco mas allá. La carta
    le explicaba que ella aun seguía siendo la maestra
    favorita que había tenido. Pero ahora su nombre era un
    poco mas largo, la carta fue firmada por el
    Dr. Teodoro F. Sánchez.
    La historia no termina allí. Hubo otra carta en los
    próximos meses. Lolo le dijo que había conocido a una
    chica y que iba a casarse. Le explico que su padre
    había fallecido un par de años atrás y que le gustaría
    saber si Ms. Murga podría aceptar sentarse en el lugar
    que en las bodas esta reservado generalmente para la
    madre del novio.
    Por supuesto que Ms. Murga lo hizo. ¿Y adivina qué?
    Ella uso ese brazalete, el que le faltaban algunas
    piedras. Y además se aseguro de usar el perfume que a
    Lolo le recordara a su madre cuando pasaron la última
    Navidad juntos.
    Ellos se abrazaron, y cuando lo hacían, el Dr. Sánchez
    le susurro en el oído a Ms. Murga:
    “Gracias Ms Murga por creer en mi. Muchísimas gracias
    por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo
    hacer una diferencia.”
    Ms. Murga, con lágrimas en sus ojos, le respondió
    susurrando también:
    “Lolo, tu estas completamente equivocado. Tú fuiste
    quien me enseño a mi que yo podía hacer una diferencia.
    Yo no sabia como enseñar hasta que te conocí.”

    • Dafne en 30/03/2017 a las 9:41 am
      Autor

    CANCIÓN DEL CORAZON.

    Había una vez un gran hombre que se casó con la mujer de sus sueños. De su amor procrearon una bebita. La niña era hermosa y alegre, y el hombre la amaba mucho. Cuando era muy pequeña, él la cargaba, tarareaba una melodía y bailaba con ella por toda la habitación, para decirle luego: “Te quiero, mi pequeña”.
    Cuando la pequeña niña creció, su padre la abrazaba y le decía: “Te quiero, pequeña”. La niña se ponía seria y decía: “Ya no soy pequeña”. Entonces el hombre reía y decía: “Sin embargo, para mí siempre serás mi pequeñita”.
    La niña pequeña -que ya no era pequeña- dejó su hogar y se fue por el mundo. Mientras aprendía más de sí misma, aprendía más del hombre. Vio que en verdad él era grande y fuerte; para esa época reconoció sus virtudes. Una de ellas era su capacidad de expresar amor por su familia. Sin importar dónde estuviera ella en el mundo, el hombre la llamaba por teléfono y le decía: “Te quiero, pequeña”.
    Llegó el día en que la pequeña niña -que ya no era pequeña- recibió una llamada. El gran hombre estaba enfermo. Había sufrido un ataque. Estaba sin habla, le explicaron a la muchacha. No podría hablar nunca más, y no estaban seguros de que podía entender lo que le hablaban. No podía sonreír, reír, caminar, abrazar, bailar o decirle a la pequeña niña -que ya no era pequeña- cuánto la amaba.
    Y así ella fue al lado del gran hombre. Cuando entró en la habitación y lo vio, le pareció pequeño y de ninguna manera fuerte. El la miró y trató de hablar, pero no pudo.
    La pequeña niña hizo lo único que podía hacer. Se reclinó sobre la cama cerca del hombre. Las lágrimas que brotaron de sus ojos corrieron por las mejillas, mientras ponía los brazos alrededor de los hombros inútiles de su padre.
    Con la cabeza en su pecho, pensaba muchas cosas. Recordaba los maravillosos momentos juntos, y cómo siempre se había sentido protegida y querida por él. Sintió dolor por la pérdida que tendría que soportar: las palabras de amor que siempre la habían consolado.
    Y entonces oyó en su interior el latido de su corazón. El corazón donde la música y la letra siempre habían estado vivas. El corazón continuaba latiendo firmemente, sin preocuparse del daño que tenía el resto del cuerpo. Mientras ella descansaba allí, sucedió lo mágico. Escuchó lo que necesitaba oír.
    El corazón latía las palabras que su boca no podía decir nunca más…
    Te quiero.
    Te quiero.
    Te quiero.
    Pequeña
    Pequeña
    Pequeña.
    Y ella se consoló.

    • Dafne en 29/03/2017 a las 8:57 am
      Autor

    DEUDAS.

    Una tarde, un pequeño se acercó a su madre que preparaba la cena en la cocina y le entregó una hoja de papel en la que había escrito algo. Después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella lo leyó y decía:
    Cortar el césped del jardín ……………………… $ 3.00
    Por limpiar mi cuarto esta semana ………………… $ 1.00
    Por ir al almacén en tu lugar ……………………. $ 2.00
    Por cuidar a mi hermanito mientras ibas de compras …. $ 2.00
    Por sacar la basura toda la semana ……………….. $ 1.00
    Por tener una libreta con buenas notas…………….. $ 5.00
    Por limpiar y barrer el patio ……………………. $ 2.00
    TOTAL ADEUDADO………………………………….. $16.00

    Bueno, el caso es que la madre lo miró fijamente; el aguardaba lleno de expectativas. La madre tomo un lapicero y al reverso de la misma hoja escribió:
    Por cargarte nueve meses en mi barriga………………….. NADA
    Por tantas noches de desvelos, curarte, y orar por ti ……. NADA
    Por los problemas y el llanto que me hayas causado ………. NADA
    Por el miedo y las preocupaciones que me esperan ………… NADA
    Por comidas, ropa y juguetes ………………………….. NADA
    Por limpiarte la nariz y otros sitios ………………….. NADA
    COSTO TOTAL DE MI AMOR: ………………………………..NADA

    Cuando el niño terminó de leer lo que había escrito su madre, ya tenía los ojos llenos de lágrimas. La miró a los ojos y le dijo:
    ¡¡TE QUIERO MUCHO MAMA!!! Luego tomó el lapicero y escribió con letra muy grande: PAGADO.
    A veces somos como niños buscando siempre recompensa por las buenas acciones que hacemos. Es difícil entender que la mejor recompensa es el AMOR

    • Dafne en 28/03/2017 a las 3:51 pm
      Autor

    HISTORIA DE AMOR.

    Un famoso maestro se encontró frente a un grupo de jóvenes que estaban en contra del matrimonio.
    Los muchachos argumentaban que el romanticismo constituye el verdadero sustento de las parejas que es preferible acabar con la relación cuando éste se apaga, en lugar de entrar a la hueca monotonía del matrimonio.
    El maestro les dijo que respetaba su opinión, pero les relató lo siguiente:
    “Mis padres vivieron 55 años casados. Una mañana mi mamá bajaba las escaleras para prepararle a papá el desayuno y sufrió un infarto. Cayo ó mi padre la alcanzó, la levantó como pudo y casi a rastras la subió a la camioneta. A toda velocidad, rebasando, sin respetar los altos, condujo hasta el hospital. Cuando llegó, por desgracia, ya había fallecido. Durante el sepelio, mi padre no habló, su mirada estaba perdida. Casi no lloró. Esa noche sus hijos nos reunimos con él. En un ambiente de dolor y nostalgia, recordamos hermosas anécdotas.
    El pidió a mi hermano teólogo que le dijera, donde estaría mamá en ese momento. Mi hermano comenzó a hablar de la vida después de la muerte, conjeturó como y donde estaría ella. Mi padre escuchaba con gran atención.
    De pronto pidió: “llévenme al cementerio”. “Papa” respondimos ” Son las 11 de la noche! No podemos ir al cementerio ahora!” Alzó la voz y con una mirada vidriosa dijo: “No discutan conmigo por favor, no discutan con el hombre que acaba de perder a la que fue su esposa por 55 años”.
    Se produjo un momento de respetuoso silencio. No discutimos más. Fuimos al cementerio, pedimos permiso al velador. Con una linterna llegamos a la lápida. Mi padre la acarició, lloró y nos dijo a sus hijos que veíamos la escena conmovidos: “Fueron 55 buenos años…saben?, Nadie puede hablar del amor verdadero si no tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer así”.
    Hizo una pausa y se limpió la cara. “Ella y yo estuvimos juntos en aquella crisis. Cambio de empleo”, continuó, “Hicimos el equipaje cuando vendimos la casa y nos mudamos de ciudad. Compartimos la alegría de ver a nuestros hijos terminar sus carreras, lloramos uno al lado del otro la partida de seres queridos, rezamos juntos en la sala de espera de algunos hospitales, nos apoyamos en el dolor, nos abrazamos en cada Navidad, y perdonamos nuestros errores… Hijos, ahora se ha ido y estoy contento, saben por que?, porque se fue antes que yo, no tuvo que vivir la agonía y el dolor de enterrarme, de quedarse sola después de mi partida. Seré yo quien pase por eso, y le doy gracias a Dios. La amo tanto que no me hubiera gustado que sufriera…” Cuando mi padre terminó de hablar, mis hermanos y yo teníamos el rostro empapado de lágrimas. Lo abrazamos y el nos consoló: “Todo esta bien hijos, podemos irnos a casa; ha sido un buen día”.
    Esa noche entendí lo que es el verdadero amor……
    Dista mucho del romanticismo, no tiene que ver demasiado con el erotismo, mas bien se vincula al trabajo y al cuidado que se profesan dos personas realmente comprometidas.” Cuando el maestro terminó de hablar, los jóvenes universitarios no pudieron debatirle. Ese tipo de amor era algo que no conocían.

    • Dafne en 27/03/2017 a las 8:17 am
      Autor

    UNA HISTORIA MOTIVADORA.

    Un muchacho vivía sólo con su padre; ambos tenían una relación extraordinaria y muy especial. El joven pertenecía al equipo de fútbol americano de su colegio. Usualmente no tenía la oportunidad de jugar, bueno casi nunca, sin embargo su padre permanecía siempre en las gradas haciéndole compañía.
    El joven era el más bajo en estatura de su clase, a pesar de eso cuando comenzó la secundaria insistió en participar en el equipo de fútbol del colegio. Su padre le daba orientación y le explicaba claramente que él no tenía que jugar fútbol si no lo deseaba en realidad… pero él amaba el fútbol, no faltaba a una práctica, ni a un juego. Estaba decidido a dar lo mejor de sí, ¡se sentía felizmente comprometido.
    Durante su vida en secundaria, lo recordaron como “El calentador de banco”, debido a que siempre permanecía sentado. Su padre lo animaba con su espíritu de aliento y el mejor apoyo que su hijo alguno podía esperar.
    Cuando comenzó la Universidad, intentó entrar al equipo de fútbol; todos estaban seguros que no lo lograría, pero a todos venció, entrando al equipo. El entrenador le dio la noticia, admitiendo que lo había aceptado además por la manera como él demostraba entregar su corazón y su alma en cada una de sus prácticas y al mismo tiempo les daba a los demás miembros del equipo el entusiasmo perfecto.
    La noticia llenó por completo su corazón, corrió al teléfono más cercano y llamó a su padre, quien compartió con él la emoción. Le enviaba en todas la temporadas todas las entradas para que asistiera a los juegos de la universidad.
    El joven atleta era muy persistente, nunca faltó a una práctica ni a un juego durante los cuatro años de la universidad, sin embargo, nunca tuvo la oportunidad de participar activamente en algún juego. Era el final de la temporada y justo unos minutos antes que comenzara el primer juego de las eliminatorias, el entrenador le entregó un telegrama. El joven lo tomó y luego de leerlo lo guardó en silencio, tragó muy fuerte y temblando le dijo al entrenador: “Mi padre murió esta mañana. ¿No hay problema de que falte al juego de hoy?”. El entrenador le abrazó y le dijo: “Toma el resto de la semana libre, hijo, y no se te ocurra venir el sábado”.
    Llego el sábado y el juego no estaba muy bien. En el tercer cuarto cuando el equipo tenía 10 puntos de desventaja, el joven entró al vestuario, calladamente se colocó el uniforme y corrió hacia donde estaba el entrenador y su equipo, quienes estaban impresionados de ver a su luchador compañero de regreso.
    “Entrenador, por favor, permítame jugar… yo tengo que jugar hoy”, imploró el joven. El entrenador pretendía no escucharle. De ninguna manera él podía permitir que su peor jugador entrara en el cierre de las eliminatorias, pero el joven insistió tanto, que finalmente el entrenador sintiendo lástima lo aceptó: “Ok, hijo, puedes entrar. El campo es todo tuyo.
    Minutos después el entrenador, el equipo y el público, no podían creer lo que estaban viendo. El pequeño desconocido, que nunca había participado en un juego, estaba haciendo todo perfectamente bien. Nadie podía detenerlo en el campo, corría fácilmente como toda una estrella. Su equipo comenzó a ganar, hasta empatar el juego. En los últimos segundos de cierre, el muchacho interceptó un pase y corrió todo el campo hasta ganar con un “Touchdown”.
    La gente que estaba en las gradas gritaba emocionadas y su equipo lo cargó por todo el campo. Finalmente cuando todo terminó, el entrenador notó que el joven estaba sentado calladamente y solo en una esquina. Se acercó y le dijo: “Muchacho, no puedo creerlo !estuviste fantástico!… Dime: ¿cómo lo lograste?”
    El joven miró al entrenador y le dijo: “Usted sabe que mi padre murió… pero, ¿sabía que mi padre era ciego?” El joven hizo una pausa y trató de sonreír. “Mi padre asistía a todos mis juegos, pero hoy sería la primera vez que él podría verme jugar…y yo quise mostrarle que sí podía hacerlo”.

    • Dafne en 25/03/2017 a las 9:21 am
      Autor

    EL BUSCADOR.

    Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…
    Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.
    Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda. Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir.
    El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de si mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos diviso, a lo lejos, Kammir.
    Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención.
    Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada.
    … Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
    De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.
    El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
    Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor.
    Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió sobre una de las piedras, aquella inscripción…: ABDUL TAREG, VIVIÓ 8 AÑOS, 6 MESES, 2 SEMANAS Y 3 DÌAS.
    Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida.
    Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar.
    Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenia una inscripción. Se acerco a leerla, decía: YAMIR KALIB, VIVIÓ 5 AÑOS, 8 MESES, Y 3 SEMANAS.
    El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba.
    Una por una, empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
    Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años…
    Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.
    El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acerco. Lo miró llorar por un rato en silencio y el buscador le pregunto: ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?!!!!! El anciano se sonrió y dijo: – Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré… Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello.
    Y es la tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que uno disfruta inmensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: A LA IZQUIERDA, QUÈ FUE LO DISFRUTADO…. A LA DERECHA, CUÀNTO TIEMPO DURÓ EL GOZO.
    Conoció a su novia, y se enamoro de ella: ¿Cuánto tiempo duró la pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres? ¿Tres semanas y media?
    Y después… la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿Cuánto duró el minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?…. ¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo…? ¿Y el casamiento de los amigos…? Y el viaje más deseado…? ¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
    ¿Cuanto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿Horas? ¿Días?…
    Así… vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… cada momento.
    Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba, porque ESE es, para nosotros, EL UNICO Y VERDADERO TIEMPO VIVIDO.

    • Dafne en 24/03/2017 a las 8:20 am
      Autor

    AMOR VERDADERO.

    Moisés Mendelsshon, el abuelo del conocido compositor alemán, estaba lejos de ser bien parecido. Además de su corta estatura, tenía una grotesca joroba.
    Un día visitó a un comerciante en Hamburgo que tenía una encantadora hija llamada Frumtje. Moisés se enamoró desesperadamente de ella. Sin embargo, Frumtje sentía repulsión por su deforme apariencia.
    Cuando llegó el momento de salir, Moisés hizo acopio de todo su valor, y subió las escaleras hacia la habitación de la muchacha, a fin de tener la ultima oportunidad de hablarle. Ella era una visión de belleza celestial, pero su rechazo al mirarlo le causó una profunda tristeza.
    -Crees que los matrimonios se hacen en el cielo?- preguntó tímidamente Moisés después de varios intentos de conversación.
    -Sí –respondió mirando todavía el piso-. Y tú?
    -Sí, lo creo –replicó-. Como sabes, en el cielo, al momento del nacimiento de cada niño, el Señor le anuncia cuál es la muchacha con la que habrá de casarse. Cuando yo nací, me fue asignada mi futura novia. Entonces el Señor añadió: “Pero tu esposa será jorobada”.
    Fue cuando clamé: “Oh Señor, una mujer jorobada sería una tragedia. Por favor, deme a mí la joroba y déjele a ella ser bella”.
    Entonces Frumtje lo miró a los ojos, y se sintió tocada por una antigua memoria. Extendió su mano, y se la dió a Mendelssohn, y más tarde se convirtió en su devota esposa.

Los comentarios han sido desactivados.