Volver a Cursos

Belleza y Cuidado de la Piel.

MEDICINA LABORAL

El Cuidado de la Piel en el Trabajo (Parte1)

Hoy en día, las afecciones de la piel representan el grupo de enfermedades profesionales más frecuente entre la población trabajadora, después de las de tipo osteomuscular. El hecho de que exista un gran número de agentes capaces de producir enfermedades dermatológicas (los productos químicos, la exposición al frío o al calor, la fricción continua con herramientas, el contacto con hongos, virus o bacterias, etc.) extiende el problema a diversidad de actividades y de puestos de trabajo: personal sanitario, de la limpieza, peluquerías, laboratorios, talleres mecánicos, carpinterías, horticultores, etc. Hay que tener una especial consideración a los productos químicos, puesto que el contacto con ellos es el factor de riesgo más habitual.
A continuación, presentamos una serie de medidas preventivas generales que pueden ayudar a prevenir enfermedades dermatológicas y cuidar la piel.

Medidas Preventivas

1 Facilitar información comprensible y exacta sobre las sustancias y los materiales que se usan en el trabajo, así como los riesgos que comportan.
Del mismo modo, hay que explicar las precauciones que se deben adoptar para evitar estos riesgos, cómo actuar en el caso de contacto de la piel con sustancias agresivas y las medidas básicas de higiene personal (programas de protección cutánea).

2 Implantar sistemas para que los contenidos de los programas de protección cutánea sean asumidos por los trabajadores. Un medio eficaz para que esta información específica llegue a todo el personal es disponer carteles en los vestuarios y lasáreas sanitarias.

3 Cuidar la higiene personal. En muchas actividades es recomendable la ducha diaria en la empresa después de la jornada laboral, así como la limpieza periódica de las manos y de las zonas de la piel expuestas a factores agresivos. Estas medidas reducen el tiempo de contacto con el producto o material contaminante y evitan su transporte a otros entornos: domicilio, medios de transporte (coche, autocar, etc.) o centros sociales.

4 Disponer de locales de aseo. La medida anterior requiere la existencia de instalaciones sanitarias con duchas y lavamanos donde la zona sucia esté separada de la zona limpia.

El lavamanos es aconsejable que esté dotado de sistemas de abertura que no sean manuales (accionados con el pie, células fotoeléctricas, etc.) para evitar la transmisión de contaminación.

5 Implantar, de forma prioritaria, medidas colectivas de prevención que sean lo más asequibles a cada tipo de trabajo: sustitución de sustancias nocivas, instalación de sistemas de ventilación y extracción localizada, instalaciones sanitarias adecuadas y automatización de procesos de trabajo.

6 Usar las protecciones personales cuando las medidas colectivas no se puedan aplicar o no garanticen el cuidado suficiente de la piel. Existen prendas de protección cutánea (guantes, botas, sombreros, mandiles, caretas, etc.) y productos protectores específicos (cremas o poma das). Éstas no constituyen una «barrera» de seguridad total, pero son útiles para facilitar la limpieza, proteger de las radiaciones ultravioleta (rayos UV) y para los usuarios de guantes y botas impermeables.

7 Aplicar la crema protectora sobre la piel limpia antes de iniciar cada trabajo y después de cada descanso, especialmente en la zona de entre los dedos y en la base de las uñas. Sin embargo, estos productos no deben ponerse nunca sobre pieles que sufran algún tipo de alteración, ni debajo de guantes de látex, ya que pueden agravar o favorecer el problema dermatológico.

8 Escoger el tipo de limpiador según la suciedad. Por lo general, el agua y el jabón son suficientes, pero de no ser así se tendrá en cuenta lo siguiente. Poca suciedad: un limpiador de pH neutro, sin disolventes y menos de un 10% de tensioactivos; suciedad media y tenaz: detergente de pH ligeramente alcalino, sin disolvente para las grasas, y con menos de un 30% de disolvente para colas y pinturas.

9 Evitar los productos abrasivos para limpiar la piel como son: el aserrín, la arena o el jabón en polvo, así como las pastillas de jabón porque en ellas se queda adherida la suciedad.
Es mejor utilizar limpiadores líquidos que sean biodegradables.

10 Limpiar correctamente la piel. Usar sólo el jabón necesario, frotando a fondo, primero sin agua y luego con poca. Al finalizar, la suciedad y el jabón se enjuagarán totalmente con abundante agua.

11 Evitar los secadores de aire caliente, así como las toallas de papel de baja calidad, puesto que resecan la piel. La mejor opción son los dispensadores automáticos de toallas de tejido.

12 Tener precaución con el uso indiscriminado de los guantes de látex, en especial el personal sanitario, de la limpieza, de laboratorios y peluquerías, puesto que una exposición prolongada a este material, como reacciones alérgicas al mismo, pueden ocasionar enfermedades en la piel.
Es conveniente usar los guantes de látex sólo cuando sea necesario y de forma alternativa con otros de distinto material (limitar la exposición).

Caso Práctico

Descripción:
Puri y Bertín trabajan en una gran empresa de horticultura dedicada a la venta de árboles, plantas y flores. Los dos consiguieron el empleo tras hacer allí las prácticas de formación, cosa que significó una gran satisfacción para ambos.

Son las ocho de la noche, hora en que finaliza su jornada laboral. Los dos jóvenes se encuentran camino de los vestuarios y aprovechan para conversar.

Bertín ha estado trabajando en la poda de unos árboles y también en la fumigación de la plantación de geranios. El chico presenta un aspecto bastante sucio; tiene las manos manchadas de grasa de la sierra eléctrica y la ropa, la cara, incluso el pelo, cubiertos de un polvillo muy fino.

Bertín le explica a Puri que hoy no se puede entretener mucho hablando porque ha quedado con su novia y llega justo al encuentro.

Se despiden hasta mañana y Bertín se dirige hacia el vestuario. Una vez allí, coge un trapo empapado con gasolina y se frota con fuerza las zonas de la piel que tienen manchas de grasa. Después, se va hacia el lavabo, abre el grifo del agua y se lava con un detergente muy fuerte, especial para grasas y pinturas. Tras secarse un poco las manos con el secador de aire caliente, se quita las botas, se coloca el abrigo encima y sale escopeteado hacia su cita.

Mientras tanto, Puri también se ha ido a asear. Está sentada en el interior de los vestuarios femeninos quitándose lentamente los guantes de látex que lleva puestos y mirándose las manos con preocupación. Las tiene enrojecidas y un poco hinchadas. Carmenchu, otra compañera de trabajo que lleva varios años en la empresa, lo ve y comenta:

-¡Vaya manos, chica! Esto debe ser de alguna cosa que tocas. Mi hermana trabaja en una peluquería y cada día llegaba así a casa. Resultaron ser los tintes. Deberían darnos más explicaciones sobre los riesgos de nuestro trabajo y qué hacer para evitarlos.

Puri asiente y responde que ella también está sorprendida.

-Precisamente, para cuidarme las manos uso guantes de látex durante todo el día; son muy cómodos y hace mucho tiempo que lo hago. En cambio, se me han puesto las manos fatal. Incluso -le continúa explicando a Carmenchu- he llegado a ponerme cremas protectoras y guantes, por si mejoraba, pero nada. Yo creo que las tengo peor. Mañana haré alguna consulta.

Mientras Carmenchu se ducha y Puri se lava las manos, las dos compañeras continúan comentando sobre lo bien que habían quedado los nuevos vestuarios con las duchas, el grifo de pie, la zona para la ropa sucia y….

Caso Práctico – Factores de Riesgo

Hoy en día, las afecciones de la piel representan el grupo de enfermedades profesionales más frecuente entre la población trabajadora, después de las de tipo osteomuscular. El hecho de que exista un gran número de agentes capaces de producir enfermedades dermatológicas (los productos químicos, la exposición al frío o al calor, la fricción continua con herramientas, el contacto con hongos, virus o bacterias, etc.) extiende el problema a diversidad de actividades y de puestos de trabajo: personal sanitario, de la limpieza, peluquerías, laboratorios, talleres mecánicos, carpinterías, horticultores, etc. Hay que tener una especial consideración a los productos químicos, puesto que el contacto con ellos es el factor de riesgo más habitual.
A continuación, presentamos una serie de medidas preventivas generales que pueden ayudar a prevenir enfermedades dermatológicas y cuidar la piel.

 

MEDICINA LABORAL

El Cuidado de la Piel en el Trabajo (Parte2)

Actividades de Ayuda para el Profesorado

1 – A partir del caso práctico expuesto, tratar de identificar los factores de riesgo que pueden favorecer la aparición de afecciones en la piel. Este ejercicio tiene como objetivo que el alumnado conozca las causas que dan origen a estos problemas y proponga las medidas preventivas que crea pertinentes.

Propuesta: A partir de la lectura del caso y de una breve explicación del tema por parte del profesorado, los alumnos deberán escribir, en grupos de cuatro personas, cuáles son los factores de riesgo que se describen en la historia. En el trabajo se explicarán también las causas que provocan la aparición de estos factores de riesgo y las medidas preventivas que implantarían para que el entorno de trabajo fuera más seguro. Una vez finalizada la tarea, el profesorado escribirá en la pizarra las aportaciones de los distintos grupos para acordar después, entre todos, unas conclusiones finales que sirvan para mejorar la situación de los trabajadores la
empresa de horticultura, en relación con los problemas dermatológicos.

2 – Realizar una campaña de información y de sensibilización en el centro escolar sobre la importancia de la higiene personal, en relación con la prevención de posibles problemas en la piel.

Propuesta: A partir de los contenidos tratados en clase y con la ayuda del profesorado, los estudiantes, en grupos de cuatro personas, diseñarán material divulgativo e informativo (carteles, tarjetones, folletos, etc.) sobre la importancia de mantener una correcta higiene personal. Se enfatizará en lo «saludable» de esta actitud y en aspectos concretos, como son: la higiene de las manos, la utilización de las duchas en el lugar de trabajo, el mantener la ropa limpia separada de la ropa sucia, el secar las manos correctamente, el mantener la piel hidratada, etc. El alumnado deberá decidir a qué tipo de audiencia quiere dirigirse: a los propios estudiantes de FP (prácticas en talleres), al profesorado, al personal no docente o a todos ellos a la vez. También decidirá dónde quedará ubicado este material (vestuarios, talleres, aulas, pasillos, etc.).

En función de los destinatarios elegidos, se remarcarán unos aspectos de la información más que otros.

3 – El profesorado invitará al alumnado a leer el Caso Práctico y, a continuación, a completar la historia decidiendo a quién irá a consultar la protagonista para solucionar el problema de piel que tiene en las manos. El objetivo de esta actividad es que se conozcan las distintas vías a las que se puede recurrir en el caso de tener problemas de salud en el trabajo y se debata la mayor o menor efectividad que puedan tener unas u otras.

Propuesta: Los estudiantes plantearán un final a la historia después de responder a la pregunta que formulará el profesorado:¿A dónde o a quién acudirá la joven protagonista para explicar los problemas de piel que sufre en las manos?¿Al Servicio de Prevención, al Delegado de Prevención, al Servicio Médico de la Empresa, a la Mutua Laboral, al Comité de Empresa, al médico habitual (Seguridad Social o particular). A continuación, cada estudiante expondrá ante sus compañeros su propia conclusión, justificando en cada momento el porqué de la opción escogida. Los diferentes finales se irán anotando en la pizarra, previa discusión entre todo el grupo-clase acerca de cuáles serían los más adecuados.

4 – Organizar un debate sobre la incidencia que tienen los problemas dermatológicos en la población trabajadora y las consecuencias de salud que comportan, utilizando el caso práctico expuesto o algún otro ejemplo real que el alumnado o el profesorado pueda explicar.

Propuesta: El profesorado o un estudiante designado pueden actuar como moderadores de esta actividad. Para iniciar el debate, el profesorado hará una pequeña introducción sobre el tema, hablará de las enfermedades profesionales y también de la necesidad de hacer actividades formativas y de informar sobre los riesgos en el trabajo. Inmediatamente después, dará paso a los estudiantes para que expresen su opinión y se establecerá un debate en torno a cuál debe ser la posición de los trabajadores y de la empresa con respecto a la prevención de estos riesgos.

BELLEZA AÚN JOVEN Y DESPUES DE LOS 40

Cumplir 40, 45, 50 ó 55 no significa perder la belleza, ni el “sex-appeal”. Es un proceso muy natural, que cada día afecta menos la apariencia física y,-el atractivo- de la mujer moderna. Y como ejemplo tenemos el caso de las estrellas de cine y celebridades como Carolina de Mónaco, Cher. Madonna y Gloria Estefan, quienes ya pasaron los 40, y el de actrices para quienes el reloj no parece dejar huellas, como Raquel Welch y Sofía Loren, que tienen sus 60 y más.

Sin embargo, no todas “las mujeres promedio” (¡la mayoría de nosotras!) están en condiciones para cuidarse con la “intensidad” con que lo hacen las famosas. Para ellas, su imagen es su pasaporte al éxito, ¡algo imprescindible en su profesión!

Para muchas de nosotras, sin embargo, es sólo “una parte” de nuestras vidas. Por ejemplo, muchas de nosotras detestamos encontrarnos la línea del mentón un poco “floja”, o algunas arruguitas “de más” alrededor de los ojos, pero aún así no queremos hacernos cirugía plástica. ¡No! Algo tan común, que una celebridad aceptaría sin pensarlo dos veces, ¡para algunas de nosotras es todo un problema! Muchas porque le tenemos miedo a la cirugía plástica.

¡Sí, miedo! Un enorme temor a que la anestesia nos mate (¡como le ocurrió a la reina Federica de Grecia cuando se operó algo tan sencillo como los ojos!), o a que nos cambien demasiado la “expresión”, de que nos quede un ojo “caído”, o la boca torcida. Sí, es cierto.

Y otras no podemos cuidarnos como quisiéramos, porque no todo el mundo tiene acceso a miles de dólares, tanto para la cirugía, como para el entrenador personal, los masajes, los efectivos tratamientos de inyecciones de colágeno, los milagrosos “peelings” y los procedimientos ultramodernos con rayos láser que, sin duda, “rejuvenecen”…

La mujer promedio, ya sea porque prefiere enfrentar el paso de los años con menos “agresividad” o por falta de tiempo, tiene que cuidar su apariencia y proyectar una imagen más joven y bella usando sólo dos cosas: el cuidado de la piel y el maquillaje. Para este último es importante tener en cuenta que, como comentó una vez una experta en belleza, cuando pasan los años, se pierde luz, por eso hay que maquillarse con menos sombra y más luz.

¿Menos es más?

El secreto de una imagen juvenil y moderna es muy sencillo”, y consiste en ser consciente de que mientras más años cumplimos, menos maquillaje debemos usar y más debemos cuidar la piel”.

Aquellas mujeres maquilladísimas, con bases pesadas, y sombras de mil colores, parecen llevar una “careta” Esto se ve en algunas celebridades, como la actriz Joan Collins, quien parece llevar un rostro “pintado” sobre una careta blanca. Y curiosamente en muchísimas jóvenes de 20 y 30 años, quienes a pesar de su juventud, lucen mucho mayores, debido a las toneladas de maquillaje que les cubre el rostro

Y no se trata de no usar maquillaje, ¡NO!, sino de saber tomar ventaja de los productos modernos que hay, usarlos bien y aplicarlos “sutilmente”.

Pero… ¿cómo podemos conseguir esa imagen sin muchas complicaciones? ¿Qué debemos hacer para lucir más bellas sin vernos “pintadas”? Sin cirugía plástica, inyecciones de colágeno, y procedimientos con rayos láser, ¿cómo podemos vernos más jóvenes a través de una rutina de belleza sencilla y efectiva?

Lucir jóvenes y bellas después de los 40 y tantos, es mucho más fácil de lo que piensas!

Todos sabemos que los ojos, el cuello y los labios envejecen antes que cualquier otra parte del rostro, y una piel bien cuidada y saludable es básica para poder lucir más jóvenes a cualquier edad y nunca se debe dejar de enfatizar la importancia de la limpieza diaria. ¡Es vital! No se puede tener una piel lozana y tersa sin tener la costumbre de retirar bien el maquillaje todas las noches. ¡Es obligatorio! Igual que es imprescindible remover bien, aunque muy delicadamente, el maquillaje de ojos… Nada de dar tirones a la piel de alrededor de los ojos, ¡por favor!

Una piel limpia e hidratada enseguida responde a ese cuidado diario. Es sorprendente, pero el cuerpo humano es ‘agradecido’, y la piel es el órgano más ‘agradecido’ y más grande del cuerpo.

De acuerdo con los expertos, incluyendo la famosa Bobbie Brown, creadora de su propia línea de belleza, “después de los 40, aunque se vea muy bien, la piel necesita mucha más hidratación y no sólo en la cara, los ojos y el cuello, sino en las manos, las piernas y el cuerpo. Y el uso de un hidratante más ‘rico’ que el que usábamos cuando teníamos 20 años, es fundamental”.

Según ella, también es muy importante establecer una rutina diaria, igual que la que seguimos cuando nos duchamos o nos lavamos los dientes, para hidratar la piel… ¡La hidratación es así de importante!

El rostro, los ojos y el cuello deben hidratarse a la mañana y a la noche. El cuerpo debemos hidratarlo después del baño, con la piel aún húmeda, para que las lociones y cremas penetren mejor. ¿Las manos? Lo ideal sería usar crema varias veces al día, pero si no tenemos tiempo, por los menos a la mañana y a la noche, y cuando estamos en la cocina, y nos lavamos las manos a menudo, ¡debemos usar crema de manos!

También es importante recordar que las manos se manchan (99% de las veces debido al efecto del sol y los rayos ultravioleta), y para combatir esas manchas hay cremas protectoras, que bloquean totalmente el sol, igual que exfoliantes para remover células muertas de la piel de las manos. ¿Otro tip esencial? Tratar de usar guantes de goma cuando hacemos trabajos en casa.

Los expertos dicen que para lucir más jóvenes debemos seguir 3 pasos:

1. Mantenernos activas todo el tiempo (esto y una actitud positiva ante la vida son el secreto de belleza número 1).

2. Es VITAL proteger la piel del cutis, del cuerpo y de las manos, usando habitualmente algún producto con filtro solar, que nos proteja de los efectos del sol. El mundo de la belleza está lleno de todo tipo de humectantes, igual que bases de maquillajes y hasta lápices labiales que tienen la protección añadida de filtros solares… ¡y no hay razón para no usarlos!

3. También es VITAL el uso habitual de productos exfoliantes, que traen a la superficie la piel nueva, y desprenden las células muertas que dan a la piel una apariencia opaca, seca, cansada y evidentemente avejentada. Según los expertos, este consejo es IMPRESCINDIBLE para mantener la juventud y tersura de la piel, ya que la renueva continuamente.

¿Otro paso que siempre ayuda? Hacernos una buena limpieza facial (profesional o casera) una vez al mes, pues activa la circulación y estimula la piel del cutis.

El maquillaje después de los 40…

La base de maquillaje, especialmente cuando se tienen líneas y arrugas, debe ser lo más ligera posible. Pensar que vamos a cubrir las arrugas con maquillaje es un grave error. La función de la base es protectora, a la vez que estética, porque empareja y da una textura más uniforme a la piel, pero el exceso de base es un paso equivocado.

Es importante señalar que existen en el mercado muchas bases con gran cobertura (que esconden imperfecciones y manchas), pero cuyas modernas fórmulas (algunas con vitaminas y minerales) tienen una textura muy ligera.

La idea para lucir jóvenes y modernas es que el cutis luzca ligeramente brilloso, muy bien hidratado, en una palabra, lozano y elástico. Eso se logra con bases ligeras, que contengan humectantes. Si se tiene el cutis graso se puede usar una base sin grasa, pero aplicándola en capas muy delgadas, NUNCA tratando de cubrir el cutis 100%, sin dejarlo respirar.

Cuando los ojos no son tan perfectos…

El maquillaje de ojos debe ser igual de discreto; y la mujer con ojos “menos- que-perfectos” debe aprovechar las nuevas sombras cremosas, muy ligeras, que se deslizan con suavidad, sin acumularse sobre los párpados.

Actualmente hay sombras y lápices extremadamente suaves y delicados, muchos de ellos semitransparentes, que son ideales para las mujeres no tan jóvenes, pues imparten color, pero con sutileza, y cubren los párpados sin dar la impresión de llevarlos embadurnados con exceso de ‘pintura’. Las sombras nacaradas, muy secas, y las de colores pálidos, son un peligro cuando la piel del párpado no es muy firme o lisa. Muchas veces las sombras en crema, y con un ligero terminado satinado, son más favorecedoras que las de polvo y de acabado excesivamente mate.

No mucho rimel, por favor

El exceso de rimel en las pestañas, no hay duda que envejece. Una fina capa de máscara marrón oscuro es a veces suficiente para definirlas y de ese modo el ojo no luce ‘recargado’.

Otro error que comete la mujer que tiene 40 y tantos son las cejas, pues cuando están mal dibujadas, o cuando son muy oscuras o muy claras, añaden años y ‘endurecen’ el rostro. Es fundamental consultar con un experto para que le explique bien cómo debe llevarlas.

Cuando los labios se afinan…

A medida que envejecemos, los labios se afinan y pequeñas arruguitas comienzan a aparecer en sus contornos, lo que muchas mujeres combaten equivocadamente, usando exceso de lápiz labial y delineadores labiales muy obvios.

Hay cremas y tratamientos muy efectivos para los labios, porque les devuelven hidratación, y así vuelven a tener una apariencia más suave y llena. Es importante llevar un lápiz labial bien aplicado y de una rica textura, junto con un delineador del mismo tono.

Un delineador de un tono más oscuro que el lápiz labial, o unos labios que se ven artificialmente más grandes, son errores que, en vez de rejuvenecer, envejecen muchísimo.

¿Otro error que envejece? Los labios “hinchados” producto de inyecciones de colágeno. “Son pocas las mujeres que lucen bien con esos labios falsos”, explica el famoso maquillador Kevin Aucoin. “Es mucho mejor usar un brillo labial, el que por medio de una ilusión óptica, les da a los labios una apariencia más sensual y llena, sin recurrir a procedimientos tan radicales”.

Algunas soluciones para la caída de la piel

  • En el mercado hay cremas y geles remodelantes del rostro, que reafirman y adelgazan la cara. Aplíquelos diariamente, antes de ponerse la hidratante.• Con el fin de evitar que la grasa aparezca bajo la barbilla, haga ejercicios y sométase a masajes faciales.• Al levantarse, abra ampliamente la boca y ciérrela lentamente durante un minuto. Esto favorecerá el trabajo de los músculos faciales para combatir el relajamiento.

    • También puede aplicarse frecuentes masajes bajo la zona del mentón. El movimiento debe hacerse desde la parte más cercana al cuello hasta la barbilla, con la palma de la mano.

Automasaje facial

Un automasaje facial puede atenuar pequeñas arrugas a corto plazo o prevenir su aparición a través de pequeños ejercicios bien realizados

Aprovecha el momento del día o de la noche en lo que te apliques alguna crema, y realiza estos sencillos y eficaces automasajes. Con 10 minutos basta.

Para luchar contra la flaccidez o la atonía de la piel

Realiza un palmoteo ascendente con ambas manos por todo el rostro. Después, date pequeños pellizcos por toda la cara y termina con un movimiento de relajación desde la barbilla a la frente, pasando por las sienes y otra vez la barbilla.

Para prevenir las arrugas de la frente

Con la mano izquierda sostén la sien izquierda mientras los dedos y la palma de la mano derecha se deslizan suavemente sobre la frente hasta la sien derecha. Realiza en movimiento inverso con la otra sien.

Alisar las patas de gallo

Con el dedo corazón, dibuja pequeños círculos desde el rabillo del ojo hasta llegar a la raíz del pelo. Reinicia el mismo movimiento, primero hacia arriba y luego hacia abajo, para cubrir toda la zona de la sien.

Tratar el contorno de los labios

Si deseas conseguir una comisura lisa forma una “o” con la boca y coloca el dedo medio sobre el borde del labio superior. Recorre ambos labios suavemente varias veces.

Mejillas firmes

Para comenzar, tapa tu boca con una mano e hincha suavemente las mejillas (intenta soplar pero reteniendo aire) manteniéndola así unos 10 segundos. Repite 5 veces. Repite lo mismo pero inflando una mejilla (por ejemplo la izquierda). Con la mano que está libre, realiza pequeñas presiones y deja que salga lentamente el aire retenido. Repite para la otra mejilla.

Para alisar las arrugas del entrecejo

Coloca tus dedos índice y medio entre ceja y ceja y deslízalos suavemente sobre ellas hasta que llegue a las sienes. Primero sobre una ceja y luego sobre la otra.

Reducir el doble mentón

En posición erguida, inclina el cuerpo ligeramente hacia delante y la cabeza ligeramente hacia atrás. Apoya los dedos anular y medio en el centro de la barbilla y pásalos suavemente hacia atrás, hacia los lóbulos de las orejas efectuando una leve presión

 

Belleza: Recetas de máscaras caseras anti-acne

Máscara de yema de huevo:
Esta máscara te deja la piel muy refrescante. Aplícate la yema por toda la cara con un algodón y luego de 15 minutos retira con abundante agua fría. Una de las ventajas de la yema es que tiene proteínas y ácidos que ayudan a mantener tu piel en buen estado.

Máscara de miel y avena:
Mezclar un poco de avena y de miel en un bol y aplicar la pasta durante 15 minutos. La avena va a absorber la grasa de tu cara.

Máscara magnesiana:
La consigna es aplicar una pequeña capa de leche de magnesio en el rostro y dejártela durante todo el día.

Máscara casera de la abuela:
La mezcla consiste en una cucharadita de alcohol, dos cucharas de té de agua destilada, 10 gotas de jugo de limón, 5 gotas de miel, un cuarto de soda y talco de bebé en cantidad suficiente para que todo forme una pasta. Esta mezcla se puede usar solamente una vez al día y una hora antes de meterte en la cama. Aplícatelo con un algodón o con las yemas de los dedos. Déjalo actuar durante media hora y luego lávate la cara con agua tibia. Los resultados se ven en 1 semana.

Máscara bien natural:
Consiste en medio tomate aplastado, dos tapitas de yogur, un pepino aplastado, dos tapitas de aloe vera, 3 cucharadas de avena y dos hojas de menta aplastadas. Mezcla todos los ingredientes y aplícatelo aproximadamente 10 minutos. Luego lávate la cara con agua tibia. Tu piel lucirá increíble.

Máscara de yogur:
Mezcla media taza de yogur sabor natural, algunas frutillas aplastadas, media taza de avena y ponlo todo en un bowl. Luego aplica la mezcla en tu rostro con tus dedos y relájate durante 15 minutos. Para que el relax sea pleno ponte pepinos en los ojos.

 

Boca al natural

Con la boca comunicamos, comemos y… besamos también. Su higiene abarca desde tener un aliento fresco hasta unos labios suaves.

Aquí tienes algunas recetas naturales para cuidar la zona más sensual del rostro.

Bálsamo labial de frutas y maní

El aceite de maní con la infusión de hojas de la frambuesa y la frutilla fortalece y suaviza; es una buena base para el lápiz labial.

* Ingredientes
– 1 cucharaditas (10 ml) de hojas de frutillas
– 2 cucharadas (30 ml) de hojas de frambuesas
– 2 cucharadas (30 ml) de cera de abejas
– 2 cucharaditas (10 ml) de aceite de maní

* Preparación
Cubrir las hojas con una pequeña cantidad de agua caliente (no hirviendo); dejar la infusión por lo menos unas horas. Calentar la cera de abejas en un tazón sobre agua a fuego lento. Agregar el aceite de maní, poco a poco; mezclar bien para tener una pasta espesa. Quizás no sea necesario usar todo el aceite. Colar la infusión, añadir algo de líquido y mezclar; la pasta no debe ser espesa. Poner en un frasco pequeño y llevar al freezer para que se solidifique.

* Uso
Aplicar en los labios. Antes de usar este bálsamo, puedes hacer una ligera exfoliación con un cepillo viejo.

Enjuague bucal de mandarina

Para aquellas personas que no gustan del sabor a menta -de la mayoría de los productos usados para la higiene bucal- , este enjuague limpia y refresca el aliento.

* Ingredientes
– 2 cucharadas (30 ml) de agua tibia
– 2 gotas de aceite esencial de mandarina
– 2 gotas de leche entera

* Preparación
Mezclar todos los ingredientes. La leche ayuda a dispersar el aceite.

* Uso
No tragar el aceite esencial. Para niños, usar sólo una gota de aceite esencial. Nunca ingerir estos aceites.

Enjuague de aceite de perejil

Usado desde siempre para quitar el mal aliento, el perejil también es fungicida y previene infecciones y úlceras en la boca.

* Ingredientes
– 2 cucharadas (30 ml) de agua
– 1 cucharadita (5 ml) de leche entera
– 2 gotas de aceite esencia de perejil

* Preparación
Mezclar todos los ingredientes

* Uso
Enjuagar la boca como es habitual. No tragar este enjuague, porque nunca se debe ingerir un aceite esencial sin prescripción.

Bicarbonato para los dientes

Es muy efectivo para limpiar los dientes y deja la boca fresca. Contiene plátano en polvo para dar sabor y nutrir las encías.

* Ingredientes
– 2 cucharadas (30 ml) de bicarbonato de sodio
– 2 cucharaditas (10 ml) de polvo saborizante de plátano
– 2 gotas de aceite esencial de menta piperita

* Preparación
Mezclar todos los ingredientes. El polvo de plátano no siempre es fácil de conseguir; se puede encontrar en los supermercados o en tiendas mayoristas de productos orientales. Agregar el aceite esencial y mezclar hasta obtener la consistencia de la miga de un pan.

* Uso
Humedecer el cepillo de dientes, poner algo de polvo sobre él y cepillar normalmente. Esta pasta no hace espuma porque no tiene detergentes, pero no por eso deja de ser efectiva.

*** Los aceites esenciales se pueden obtener en tiendas de productos naturales o en centrales homeopáticas. Los saborizantes en polvo, en droguerías.

Cómo transformar un rostro con luces y sombras

Con la ayuda de una sombra de ojos en crema, colorete y un toque de corrector, es posible conseguir un rostro así. Claro que no estaría de más contar con una piel tan perfecta como la de la actriz.

1: Preparar la piel con toques de crema hidratante.

2: Dar forma a las cejas mediante depilación, luego rellenarlas con un lápiz de cejas café y peinarlas hacia arriba.

3: Usar sombra de ojos en polvo en tonos café y burdeo y un pincel de sombras pequeño; cubrir el párpado en dirección al pliegue y aplicar el producto también por debajo del ojo, siguiendo la línea de las pestañas. Bien difuminado.

4: Con un pincel de sombras mediano, aplicar por encima una sombra de polvo brillante y difuminarla para obtener el efecto de humedad.

5: Encrespar las pestañas y pintar con abundante rimel negro o café oscuro.

6: Con los dedos aplicar un toque de colorete en crema de color rosado suave en las mejillas y difuminarlo muy bien.

 

Conseguir una cara con la zona de los ojos y la boca clara, pero con color.

1: Preparar la piel con toques de crema hidratante.

2: Depilar las cejas que sobren y rellenar los espacios con un lápiz café medio.

3: Aplicar con suavidad un corrector debajo de los ojos, a los lados de la boca, de la nariz y también en la barbilla para ocultar cualquier irritación de la piel.

4: Extender colorete en polvo rosa pálido en los pómulos, las sienes y la barbilla con una brocha grande.

5: Aplicar sombra de ojos en crema café oscuro con los dedos, solo en el párpado superior.

6: Perfilar el borde interior del ojo con un lápiz café cacao.

7: Pintar pestañas inferiores y superiores con un rimel color burdeo.

8: Extender sombra de ojos en crema color champán metálico por el arco de la ceja, los pómulos y la barbilla, luego difuminar.

9: Poner una pequeña cantidad de sombra de ojos líquida color blanco perlado o sombra de ojos en polvo blanco brillante en el ángulo interno del ojo, con las yemas de los dedos o con un pincel pequeño. Difuminar bien.

10: Pintar los labios con un color líquido rojo fino, retirarlo y volver a aplicarlo, hasta que se manchen los labios.

 

Cuidado de tus cejas

Unas cejas bien definidas y prolijas contribuyen a atraer la atención sobre los ojos y a hacerlos parecer más grandes. Sin embargo, son las grandes olvidadas del maquillaje. Pocas veces se les presta atención y se les brinda en cuidado que merecen.

Cabe destacar que su papel es fundamental, ya que son las responsables del equilibrio estético del rostro. Por ello, es indispensable depilarlas adoptando un estilo natural y cuidado, y de acuerdo con nuestras características particulares. Más allá de las modas, lo más importante a la hora de depilar es respetar la forma natural del arco, el cual debe funcionar como guía.

Para que las cejas queden perfectas, es necesario contar con una serie de elementos que nos permitirán depilarlas, emprolijarlas y peinarlas. Los utensilios básicos son dos: la pinza de depilar y el cepillo para cejas.

La depilación

Recuerda que para lograr unas cejas perfectas tendremos que respetar la línea natural del arco. Una vez depiladas, podremos peinarlas y maquillarlas.

1. Para medir el largo perfecto de las cejas, toma dos pinceles. Coloca uno de ellos paralelo a la aleta de la nariz y hasta el extremo interno del ojo y, con el otro pincel, forma un ángulo con el primero y hasta el ángulo externo del ojo. Aquellos pelitos que queden afuera serán los que tendrás que depilar.

2. Con una pincita de depilar quita los pelos más largos. Arranca los pelos desde la raíz dando un tirón en la dirección en que crecen con un movimiento rápido y seco. Opta por las pinzas con punta torcida, las rectas dificultan la depilación.

3. Con una pinza de puntas extrafinas, quita los pelos más pequeños, ten cuidado de no lastimarte.

4. Peina las cejas con el cepillo para cejas (si no tienes uno, utiliza un cepillo de dientes que ya no uses) siguiendo la curvatura natural del arco. Peina siempre hacia arriba y hacia hacia afuera, para dar mayor definición a la ceja y expandir la zona del ojo.

5. Si sientes que la zona que depilaste esta irritada o seca, antes de seguir maquillando coloca un poco de crema hidratante, espera unos minutos a que absorba y continúa con el maquillaje.

6. Rellena cualquier claro en tus cejas con un lápiz, dibujando pequeñas rayitas imitando la forma en que crecen los pelos.

Consejos útiles

– Para un efecto más suave y natural, puedes reemplazar el lápiz de cejas por la sombra de ojos. Aplícala con un pincel de punta fina y luego cepilla la ceja.

– El mejor momento para depilarte las cejas es después de un baño o ducha, ya que los pelitos saldrán con mayor facilidad.

 

Cuida tu sonrisa

Abre la boca sin miedo. No permitas que unos dientes estropeados o unos labios mal cuidados te impidan sonreír. Ten un poco de cuidado y tómate unos minutos para leer lo que sigue. Volverás a sonreír…¡y hablarás sin parar!

Diente por diente
Existen varios trucos para mantener una dentadura perfecta: dientes blancos y sanos. Aquí tienes unos cuantos, que aplicados de forma constante y continúa no fallan:

Puedes echar una pizca de sal fina en media cucharada de bicarbonato y cepillarlos con esta mezcla, además fortalecerás las encías. En cualquier caso, no uses el bicarbonato todos los días, sólo unas dos o tres veces por semana.

Lavarlos de vez en cuando con el zumo de medio limón. También ayuda a mantener el aliento fresco.

Frotarlos una vez por semana con una hoja de salvia.

Para mantener los dientes sin manchas de nicotina, es comer todos los días una manzana sin pelar a mordiscos.

El polvo de tomillo limpia y desinfecta la dentadura. Puedes obtenerlo machacando sus hojas cuando éstas estén secas o bien comprando un botecito de esta especia ya pulverizada en una tienda de alimentación.

Labios que hablan solos
Los labios, junto con los ojos, son los que dotan de expresión a nuestra cara. Cuando están sin pintar, hay que procurar que luzcan un aspecto sano y cuando los adornamos con color, es mejor tomar ciertas precauciones y jamás olvidar que los llevamos pintados.

Estos son los trucos que harán brillar a tus labios:

Si tienes los labios resecos, aplícate antes de maquillarlos una capa de crema hidratante. Quedarán muy jugosos, pero mates.

Si están agrietados, aplícate un poco de miel con los dedos. Déjala actuar todo el tiempo que puedas y aclárala con agua templada. A continuación ponte un poco de vaselina o una crema de cacao.

Los tonos fuertes y oscuros, y el brillo resaltan las bocas pequeñas o de labios muy finos.

Los tonos claros y amarronados disimularán unos labios demasiado gruesos.

Si tu boca es excesivamente grande, opta por los colores mates y naturales que la harán parecer más pequeña.

Para corregir unos labios demasiado gruesos, perfílalos por dentro con un lápiz oscuro. Después píntalos con un carmín oscuro. Por último, aplica encima polvos sueltos para que queden mates.

Para corregir unos labios finos, delinéalos por encima de su línea natural con un lápiz de color blanco. luego aplícate una barra de color claro y un poco de brillo.

Si masajeas suavemente tus labios con un cepillo de dientes antes de pintarlos, tu boca parecerá mucho más carnosa y bella.

Si deseas que el color dure, aplica una capa de polvos translúcidos sobre los labios, perfílalos con un color igual al de la barra y rellena: da una primera capa de barra, presiona los labios sobre un pañuelo de papel suave, y vuélvelos a pintar. Quedarán impecables.

Para que el acabado sea perfecto necesitas que tu aliento se mantenga fresco a todas horas. Si preparas una mezcla formada por una infusión con 85 gramos de poleo, 10 gramos de romero y una bolsita de manzanilla y te enjuagas la boca después de cada limpieza de dientes conseguirás mantener un aliento fresco todo el día. Y tus dientes estarán también más blancos.

 

El milagro del automasaje

Los músculos de la cara definen nuestra expresión. La tensión los endurece, la ira los tuerce, la depresión los debilita. Hay que ejercitarlos, porque si no, llegan arrugas y flacidez. La gimnasia y el automasaje actúan con mucha precisión, sobre todo si se les acompaña de una buena crema antiarrugas, reafirmante o exfoliante.

No solo de cremas vive el rostro. También de ejercicios que, como los abdominales, aprietan zonas flácidas y optimizan el buen estado de sus músculos. El resultado será siempre beneficioso, más aun si la gimnasia se acompaña del poder de una crema antiarrugas o reafirmante de contorno.

La cara revela antes que otras partes del cuerpo el proceso de envejecimiento. Sus músculos, agrupados alrededor de boca, nariz y ojos, se acortan para que estos orificios puedan cerrarse. Si este encogimiento se mantiene durante mucho tiempo, los músculos tienden a permanecer contraídos y a dejar surcos y señales. En definitiva, empiezan a formarse las tan temibles arrugas.

Pero el envejecimiento se puede frenar. Una alimentación sana —rica en frutas y verduras— y ejercicio localizado son los grandes aliados. Por el contrario, sol en exceso, tabaco, alcohol, grasas y cambios bruscos de peso son los peores enemigos.

La vida en positivo

A veces las arrugas no son más que la huella de un dolor crónico, signo permanente de preocupación, irritabilidad, etcétera. El cualquier caso habrá que tomarse la vida con filosofía, dicen sicólogos y siquiatras, por necesidades sanitarias y estéticas. Es que el estrés no es bueno ni para el cuerpo ni para la piel. Uno de carácter temporal quizás no sea perjudicial, pero uno de larga duración está relacionado con el estado del sistema inmunológico y las emociones.

A suavizar gestos

Los músculos de la cara son los que definen nuestra expresión (felicidad, tristeza, cansancio, miedo…). La tensión los endurece, la ira los tuerce, la depresión los debilita. Estos músculos responden a emociones y producen gestos que se escapan a nuestro control, por lo que para mantener joven el rostro debemos intentar suavizarlos. Es cierto que ningún ejercicio facial compensará los daños producidos por toda una vida de tensiones, pero al menos ayudará a suavizarlos.

Clases

El ejercicio facial surgió por la necesidad de ayudar a personas con problemas muy precisos que habían sufrido una parálisis facial o algún accidente. Posteriormente, al comprobar los efectos estéticos que producía (firmeza y elasticidad), empezó a emplearse para embellecer. Actualmente constituye un método muy eficaz en zonas del rostro que se pueden mejorar (ojeras, papada, flaccidez).

Ejercitar los 57 músculos de la cara requiere cierto aprendizaje (en Chile, los cirujanos plásticos enseñan esta gimnasia), pero hay rutinas que son fáciles de aprender. Como las siguientes, que se deben realizar siempre frente a un espejo:

* Abra completamente la boca y los ojos, y mantenga esa expresión durante cinco segundos. Relaje durante otros cinco segundos y repita cinco veces la serie.

* Con el dedo índice de cada mano, tire desde el extremo exterior de los ojos hasta achinarlos por completo. Aguante cinco segundos. Sin retirar los dedos y sin permitir que los ojos dejen su forma achinada, intente juntar los ojos. Aguante otros cinco segundos. Repita cinco veces esta acción.

* Coloque el dedo índice de cada mano a un centímetro de las comisuras de la boca y estire completamente los labios durante cinco segundos. Sin quitar los dedos y manteniendo la tensión, frunza los labios todo lo que pueda. Repita cinco veces.

Minuto de la crema

La aplicación de la crema es una excelente instancia para ejercitar la musculatura de la cara. El simple hecho de masajearla ayuda y permite, además, que el producto penetre mejor. La crema se calienta frotándola entre las manos y después se aplica mediante ligeras presiones y toques por todo el rostro. Los movimientos del automasaje deben ser rápidos y precisos para despertar y estimular la piel adormecida y cansada. Mientras coloca la crema, respire hondo, inhalando el aroma.

El Tónico: Pasos en la limpieza

Pasos en la limpieza. Hay un ritual obligatorio en todo procedimiento de limpieza del rostro.

• Primero se debe aplicar el producto limpiador (leche o crema, y pueden ser diferentes para cada zona de la cara) para sacar las impurezas, las células muertas y el maquillaje. Se trabaja en mejillas, frente, barbilla, nariz, y con mucho cuidado en el sector ocular (párpados y pestañas).

• Luego viene la aplicación del tónico o de la loción, según sean las necesidades. Con el producto se humedece un algodón y éste se pasa suave pero firmemente sobre todo el rostro, porque la idea es retirar los restos de la limpiadora. Los componentes específicos de cada tónico o loción permiten también cerrar los poros (que se abren con la crema de limpieza) y refrescar y suavizar la piel.

• Una vez muy limpia, puede recibir la crema hidratante o nutritiva, masajeándola con esmero.

Caseros. Cuando falta el tónico, bienvenidas son el agua pura, el agua mineral o el agua de rosas (esta última la puede adquirir en tiendas de productos naturales). La idea es no dejar limpiador en la cara.

Si gusta probar con fórmulas que estén a la mano y enriquecidas por la naturaleza, puede preparar sus propios tónicos. El de rosa es uno especial para piel seca. Si le agrega unas gotitas de aceite esencial de rosas, mejor.

Para piel grasa, un tónico hecho con zumo de limón. Ideal, porque elimina el exceso de grasa y la suciedad propia que ella siempre lleva. Basta con mezclar dos cucharadas de jugo de limón con una cucharada de agua destilada. Es importante, eso sí, usar el zumo del limón recién exprimido (el envasado tiene productos químicos antioxidantes que no son tan puros como para aplicar en la cara). Aplique con frecuencia, pero no lo deje actuar demasiado tiempo porque es fuerte. Si tiene la piel agrietada, este tónico no es recomendable. Enjuague con agua tibia.

Un exquisito tónico hidratante es el de manzanilla. Requiere sólo una taza de infusión de esta hierba (se consigue poniendo la manzanilla en el recipiente y vertiéndole encima agua hervida). Por supuesto, debe esperar a que esté fría para aplicarla, porque una de sus funciones es cerrar los poros. Humedezca el algodón con este tónico y frótelo cuidadosamente por todo el rostro. Deje secar al aire.

 

Evitar la caída de la piel

Apenas surge el ligero desdibujamiento del óvalo del rostro, es momento de frenar la caída. Es seguro que los años no pasan en vano, pero a veces el problema radica en una vida sedentaria, una alimentación poco equilibrada o unos ritmos hormonales trastocados. Todo ello contribuye a que la piel se vuelva perezosa y vaya hinchándose progresivamente.

Los músculos fijados en los huesos están en constante movimiento. El tejido adiposo que los recubre es similar a una tela acolchada de un espesor variable que aumenta y disminuye su volumen con mucha facilidad. Cuando su grosor aumenta, resta ligereza al rostro. La piel, por su parte, envuelve los músculos y el tejido adiposo y participa en todas las contracciones musculares. Además, manifiesta los cambios de volumen del rostro y está expuesta a los estiramientos que se producen al maquillarla o manipularla inadecuadamente.

Desde el punto de vista fisiológico, dos tipos de circulación permiten eliminar los excedentes de la piel: la sanguínea y la linfática. El drenaje que se realiza de forma natural para favorecer estos dos tipos de circulación se dirige desde el centro del rostro hacia las orejas y el cuello, lugar donde se encuentran los músculos colectores. Con el paso de los años, el drenaje se hace más lento y los músculos se aflojan. La única manera de volverlo a activar es con masajes, cremas desinfiltrantes y reafirmantes.

También está la fuerza de gravedad. Inevitable. Dado que se debilita con el tiempo, llega un momento en que la piel no logra volver a su sitio por sí sola. Y como con la edad la estructura ósea empieza a encogerse, perdiendo masa, mucha piel se vuelve sobrante.

 

Gimnasia facial: pon en forma tu rostro

Las inclemencias del tiempo y el paso de los años hacen estragos en nuestra piel y la deterioran considerablemente. Mantenerla tersa y sana depende de ti misma, del cuidado que estés dispuesta a darle. Una de las fórmulas más eficaces para conseguir un rostro firme, tonificado y relajado es la gimnasia facial. Descubre cómo poner en forma y mantener tu cara siempre joven.

Relaja tus músculos faciales

Que estés tensa no te favorece en nada. Cuando los músculos de la cara se contraen tu piel pierde elasticidad y, como consecuencia, capacidad de movimiento. Es en este momento cuando empiezan a aparecer las temidas arrugas. Pero no te preocupes, con los sencillos ejercicios que ahora te mostramos, conseguirás relajar tu rostro al cien por cien.

Para tus pómulos:

  • apoya tus brazos en una superficie rígida horizontal, como puede ser una mesa, y coloca la cabeza de modo que tu frente descanse sobre las muñecas
  • cierra los ojos, respira profundamente, de forma pausada y procura no pensar en nada
  • una vez relajada, estira los músculos de la cara hacia todas direcciones, exagerando los movimientos todo lo que puedas. Una buena forma de hacerlo es pronunciando el abecedario
  • para acabar el ejercicio, nada mejor que un buen bostezo.

Para tus sienes:

  • coloca la yema de tus dedos sobre las sienes y presiónalas lentamente pero con firmeza
  • a continuación date un masaje mediante una serie de movimientos circulares. Las rotaciones se realizan tres veces en un sentido y otras tres en el otro.

Evita la caída de tus párpados:

  • cierra los ojos y coloca la yema de los dedos índice en el ángulo exterior del párpado superior. Pon lo pulgares debajo, tocando las pestañas
  • una vez hecho esto, abre los ojos y fija la mirada en un punto. Separa ahora los dedos, estirando la piel hacia arriba con los dedos índice y hacia abajo con los pulgares
  • inspira con los ojos abiertos e intenta cerrarlos mientras espiras, siempre sujetando los párpados con los dedos. Repite el ejercicio como mínimo veinte veces.

Mantén firme el óvalo de tu rostro:

  • enmarca el óvalo que forma tu cara colocando los pulgares sobre el mentón y los dedos corazón e índice en las sienes, pero sin presionar con fuerza. Tu rostro ha de quedar perfectamente sujeto con las dos manos
  • con un movimiento de vaivén, hacia delante y hacia atrás, alisa las sienes, la barbilla y la zona de la papada.

Para que las arrugas se mantengan a raya:

  • date pequeños pellizcos en sentido contrario al de las arrugas hasta que la piel se enrojezca
  • después, estira perpendicularmente la zona donde se encuentren las arrugas y avanza sobre ellas con tus dedos, moviéndolos de nuevo en vaivén.

Los resultados que obtengas van a depender de la capacidad de cada músculo facial que trabajes y de la intensidad con la que realices cada uno de estos ejercicios. No olvides hacerlos lentamente, para permitir una buena recuperación después de cada esfuerzo realizado.

Guapísima y con gafas

¿Eres de las que piensan que tus gafas solo muestran tu faceta de patito feo y ocultan el bello cisne que hay dentro de ti? ¿Odias llevarlas porque esconden tu maquillaje y aprovechas cualquier ocasión para dejarlas sobre la cómoda de tu dormitorio cuando sales de casa? Si hemos acertado, y tu respuesta es afirmativa, ya es hora que empieces a desterrar esas ideas de tu cabeza, pues no tienen nada que ver con la realidad.

Las gafas se han convertido en un complemento ideal que realza y enmarca las facciones de tu rostro, aunque también es cierto que, en muchas ocasiones, el tipo de problema visual que padeces puede hacer que tus lentes lleguen a distorsionar un poquito la forma de tus ojos y, como consecuencia, la expresión de tu mirada. Para acabar con estos pequeños inconvenientes y conseguir que la luz que emana de tus pupilas traspase los cristales, simplemente deberás tener en cuenta los siguientes consejos.

A tono con tu montura

Cuando vayas a maquillarte, recuerda que uno de los factores que van a influir de forma determinante en la elección de los tonos es el color de la montura de tus gafas.

  • Si es muy clara o transparente, lo mejor será que maquilles tus ojos con tonos muy subidos. Este contraste resulta perfecto y muy, muy llamativo.
  • Cuando, por el contrario, el color de tu montura es oscuro o brillante, como es el caso de las gamas eléctricas que están tan de moda, lo más conveniente es ensalzar tu mirada con colores muy suaves.
  • La montura de tus gafas también tendrán mucho que decir sobre la forma que debes darle a tus cejas para que la armonía reine en tu rostro.

Tu mirada a través de las lentes

Si padeces miopía, la forma de tus lentes hace que tus ojos parezcan mucho más pequeños de lo que son en realidad. Para contrarrestar este efecto óptico, tienes diversas, y muy eficaces, posibilidades.

  • A la hora de maquillarlos, es conveniente que utilices una sombra de ojos muy clara, de la gama pastel, para la zona del arco superciliar (que va desde el interior del párpado, junto al tabique nasal, hasta el centro del ojo) y otra un poco más oscura para cubrir la parte restante, del centro hacia fuera.
  • El trazo que marques con tu delineador ha de ser extremadamente fino, y debe ir, nuevamente, desde la mitad del ojo hacia el exterior.
  • Las cejas han de dibujarse arqueadas y con la zona del entrecejo bien marcada.

Cuando te han diagnosticado hipermetropía, ocurre lo contrario, es decir, las lentes aumentan el tamaño de tus ojos y el tipo de maquillaje que te apliques debe ir encaminado a paliar este efecto.

  • Maquilla tus párpados con sombras oscuras y difumínalas, con tonos más claros, cuando te vayas acercando al borde de las pestañas.
  • Traza, después, una línea a ras de las pestañas con un lápiz de ojos oscuro, pero que no sea negro.
  • Aplícate máscara en abundancia.

Si tu problema es el astigmatismo, tranquila, pues el tamaño de tus ojos no se verá alterado por el uso de las lentes correctoras.

  • Utiliza sombras de ojos rosadas. Juega con todas las posibilidades que te ofrece su variada gama de tonos, desde las más oscuras hasta las más claras. Los grises también darán un estupendo resultado.
  • El color más apropiado para la línea que bordea tus ojos es el azul intenso. Puedes extenderlo tanto a ras de pestañas como en su parte interior.
  • Finalmente, con la ayuda de la máscara, conseguirás alargar y arquear tus pestañas.

Tus gafas nunca más serán una barrera que impida mostrar tu belleza, sino todo lo contrario.

 

Haz tu propio facial

Con los elementos que tienes en casa y estas indicaciones de experta, tú misma podrás hacerte un verdadero tratamiento de belleza cuyos excelentes resultados te garantizarán un cutis siempre lozano y fresco.

Un facial es una forma sencilla de cultivar la belleza. Cuando lo hace personal especializado en una clínica adecuada, resulta además placentero y benéfico para el espíritu y la salud mental.

Desde luego, no siempre disponemos del tiempo o el dinero que hacen falta para que nuestro cutis pueda disfrutar de un facial profesional con la frecuencia debida, por lo que es conveniente aprender a hacerlo en casa lo mejor posible. De esta manera, no descuidaremos nuestra piel entre visita y visita a la esteticista.

Retira el maquillaje
Como todas sabemos, el facial comienza con el desmaquillado. La elección de una leche ligera que podamos trabajar con facilidad en movimientos circulares, es lo más indicado.

Date un masaje placentero que mezcle las impurezas y el maquillaje con la crema. Retira ésta con un algodón húmedo y tibio. Y no olvides que el cuello es parte de tu rostro; dale toda la importancia que merece.

Aplícate un tónico
Termina la limpieza de tu cutis con el tónico; éste no debe ser agresivo y sólo ha de contribuir a estabilizar el PH de la piel. A falta de un buen tónico, pásate un algodón embebido en agua de rosas o té de manzanilla.

Exfolia tu cutis
La exfoliación es siempre un paso vital de todo facial. Si posees un peeling vegetal de buena marca, utilízalo según sus instrucciones, pero si no lo tienes, haz un casero mezclando un poco de sal de mesa con una cucharadita de aceite de almendras dulces y un chorrito de agua de rosas.

Frota esta preparación sobre tu rostro y tu cuello, sin lastimar la piel. Enjuaga luego abundantemente con té de manzanilla.

Hazte un sauna facial

Si no tienes el equipo, pon a hervir agua con un poquito de tomillo; cuando haya hervido, apaga el fuego, cubre el cazo con una toalla y recibe durante cinco minutos los vapores en tu rostro, sin escaldarte. Esto ablandará acumulaciones de grasa y puntos negros, que luego podrás extraer fácilmente.

Ten en cuenta que cualquier extracción deberá hacerse con presiones de los dedos envueltos en un pañuelo facial, jamás con las uñas, y nunca se debe lastimar la piel.

Aplícate una mascarilla
Debes elegir la mascarilla adecuada al tu tipo de piel. Las mascarillas cosméticas han sido probadas y sus ingredientes estabilizados, lo cual es una garantía, pero si prefieres lo fresco y natural podrás optar por alguna de las siguientes sugerencias.

Si tienes el cutis seco, te conviene utilizar una mezcla de pulpa de aguacate con media cucharadita de aceite de almendras dulces.

Si tu cutis es normal, puedes preparar tu mascarilla con pulpa de papaya (sin semillas) y media cucharadita de miel de abeja.

Si en cambio, tu cutis es graso, lo adecuado será mezclar avena cruda molida con yogurt natural hasta formar una pasta.

En cualquiera de estos casos, prepara tu mascarilla en el momento de aplicártela, evita ponerla sobre los párpados y déjala tan sólo 15 minutos mientras te recuestas. Enjuaga luego tu rostro con abundante agua.

Aplica tus cremas habituales
Para terminar el facial, extiende sobre tu cutis las cremas que correspondan: la de ojos alrededor de éstos, la hidratante si es de día, o la nutritiva si vas a retirarte a dormir.

La piel tiende a caerse

Por edad, por genética y por ley de gravedad, la piel tiende a caerse. Ponga freno a este proceso apenas vea que el óvalo de su cara desaparece y sus rasgos se desdibujan.

No se sabe con exactitud en qué momento sobreviene el derrumbe, pero en general ocurre después de los 30 años. Una arruga no es tal, dicen, hasta que la flacidez la marca con dramatismo, porque es la falta de firmeza la que delata realmente el envejecimiento de la piel. Y ocurre esto: con los años, el rostro se desdibuja, el óvalo pierde su forma y los rasgos se desmoronan. El lifting comienza a ser la solución: como técnica quirúrgica y como tratamiento cosmético, porque las formulaciones con efecto lift consiguen estirar la piel.

Expliquemos: a partir de la treintena, aquélla empieza a perder elasticidad y nace entonces una incipiente flacidez. La grasa se acumula debajo de la barbilla y en la zona de los pómulos.

¿Motivos? La falta de elasticidad hace que la epidermis tarde más en volver a su lugar y es esto lo que provoca la formación de grasa bajo el mentón. La estructura ósea también es una de las causas de la pérdida de firmeza. Un mentón prominente o unos pómulos salientes, por ejemplo, ayudan a evitar el exceso de grasa en esa parte.

 

La piel viva

Cada cierto tiempo, las células de la piel se mueren y hay que retirarlas con limpieza y exfoliación. La limpieza de cara debe ser diaria, diurna y nocturna, y en esa rutina tiene que contemplarse una exfoliación por lo menos una vez a la semana. Para eso existen productos de rostro y cuerpo con gránulos exquisitos que dejan la piel más viva que nunca.

Cada 28 días, las células de la piel mueren. Y cuando eso ocurre, no se van al cielo. Se quedan pegadas a la superficie del cuerpo y de la cara, afeando su aspecto, haciéndola lucir opaca y seca.

Las células muertas de la piel deben retirarse y ese proceso se llama exfoliación. Es un paso que no debería saltarse ninguna buena rutina de limpieza y cuidado de piel, por lo menos una o dos veces por semana.

Una vez desprendidas las células muertas y las impurezas, los poros se afinan y eso da al rostro un aspecto radiante y uniforme porque se facilita una mayor oxigenación de la epidermis. A la vez, se activa la renovación celular y esto permite que los demás productos destinados al cuidado cutáneo penetren de mejor forma.

En el caso del rostro, el exfoliante lo prepara para que las cremas que vienen posteriormente trabajen óptimamente.

Es muy importante que el exfoliante deba ser suave en su formulación porque debe respetar el equilibrio natural de la piel.

Primera regla

Antes que la exfoliación, se debe realizar una limpieza acuciosa. El rostro no sólo se ensucia con el maquillaje. Todos los días se expone a millones de agentes que lo ensucian y contaminan, y aunque la mayoría de éstos sean invisibles, deterioran progresivamente la piel al entrar en contacto con ella.

La limpieza rigurosa de la piel de la cara es un hábito necesario y obligatorio si se pretende que un maquillaje favorezca.

Debe efectuarse todos los días por la mañana y por la noche. Por la mañana, para retirar el sebo y la grasa que se forman de manera natural, y por la noche, para retirar el resto de maquillaje y la suciedad acumulada durante el día. Esta regla es imprescindible para las mujeres de todas las edades.

La suciedad tiene varios efectos:

* Tapa los poros, impidiendo que la piel respire y se mantenga naturalmente humectada.

* Muchos elementos contaminantes ayudan a la formación de radicales libres que causan el envejecimiento prematuro de los tejidos.

* En un rostro sucio, los tratamientos nutritivos y humectantes pierden hasta un 50 por ciento de su efectividad.

En este sentido, todas las pieles necesitan de limpieza diaria. Lo único que varía es el producto, porque los hay para diferentes tipos.

Los productos de limpieza actúan a nivel de contactación, es decir, en la epidermis. Su función es eliminar los detritus celulares (impurezas) que se encuentran en el poro y la superficie de la piel. Estas impurezas provienen principalmente de maquillaje, suciedad ambiental y orgánica (sudor y sebo).

Es fundamental que los desmaquilladores, al ejercer su acción limpiadora, mantengan la capa emulsionada de la piel. Esto no sucede con la mayoría de los jabones comunes, que al eliminar las impurezas alteran el equilibrio del pH en el cutis, dejándolo seco y desprotegido. Por eso es que siempre se recomienda lavar la cara con productos especializados.

La piel recibe mucha ayuda a través de los cuidados de higiene y cosméticos que se le brinden. Existe, de hecho, una relación directa entre los hábitos de limpieza del cutis y la calidad de éste, por varias razones. El rostro recibe durante el día muchos elementos tóxicos que la dañan y tapan sus poros, además del maquillaje. Si estos elementos no se eliminan, se van depositando en la piel, acelerando su oxidación y entorpeciendo su sistema natural de respiración.

 

Los labios: Formas y correccion

Labios muy finos

Los labios muy finos remarcan el mentón y la nariz, más aún si éstos son prominentes.

Cómo corregirlos:
El objetivo es maquillarlos de modo tal que se vean más carnosos. Para ello, hay que delinearlos entre uno y dos milímetros, según el caso, por fuera de su contorno natural con el delineador para labios y luego rellenarlos con un pincel con el labial, dentro de la línea que se ha dibujado.

Deben evitarse los colores muy mate porque puede notarse mucho la corrección. Los tonos claros y brillantes los harán parecer más carnosos.

Labios desparejos

Es la forma de labios más habitual ya que ningún rostro es totalmente simétrico.

Cómo corregirlos:
Para equilibrar unos labios desparejos se deberá dibujar una línea con el lápiz delineador por fuera la parte más fina y a lo largo del contorno natural de la parte más llena. Luego, se rellenará con el labial por dentro de la línea marcada.

Labios lineales

Son aquellas bocas en las que el labio superior es recto y no tiene forma.

Cómo corregirlos:
En primer lugar, se borrará con un corrector el contorno del labio superior para redibujarlo. Luego, se marcará la forma de corazón y se rellenará el labio dándole un nuevo aspecto. Los colores a utilizar son los intensos. Se evitarán los colores claros, los cuales harían muy evidente la corrección.

Labios carnosos:

Los labios carnosos son muy sensuales, pero si son demasiado carnosos rompen la armonía del rostro.

Cómo corregirlos:
En este caso hay que corregirlos para restarles volumen. En primer lugar, se disimularán los contornos con un corrector (que puede ser el mismo que se utiliza para corregir las ojeras) o con la base de maquillaje. Contrariamente al proceso para corregir los labios finos, habrá que delinear los labios con el delineador dibujando una línea por dentro del contorno natural del labio y luego llenar con el labial, cuidando de no sobrepasar la línea dibujada. En cuanto a los colores, son ideales los tonos oscuros o mates. Los labiales de colores claros y brillantes y los brillos labiales o gloss deben evitarse.

Pequeñas cirugías

La especialista en cirugía plástica, explica todo lo que una mujer debe saber sobre las pequeñas cirugías modeladoras.

1) ¿Qué son los mini retoques?

Los llamados retoques, microcirugías o tratamientos reparadores se realizan en forma ambulatoria con técnicas y productos de última generación, que otorgan cambios sorprendentes en menos de dos horas y con recuperaciones rápidas que permiten estar trabajando al otro día.

Se usan para mejorar la calidad de la piel, planchar el rostro y algunas zonas del cuerpo, corregir rasgos, disimular manchas o estrías, reducir contornos provocados por sobrepeso y los que se hacen a través de implantes para terminar definitivamente con la calvicie.

2) ¿Cualquier persona puede someterse a ellos?

Cualquiera está en condiciones de someterse a un retoque, pero debe cumplir con una rutina de análisis preoperatorios similar a la que se indica para las cirugías mayores.

3) ¿Qué estudios anteceden a una minicirugía de este tipo?

Si bien los retoques se encuadran dentro de microcirugías o tratamientos cortos, de resultados casi inmediatos, no por ello dejan de revestir compromiso con la salud. Mucho de un buen trabajo está relacionado con los recaudos que se toman tanto sea para el lugar donde va a desarrollarse la intervención, como en la serie de estudios y chequeos de rutina. Un profesional responsable solicitará un test de alergia, hemogramas y hepatogramas, proteinogramas y un electrocardiograma con riesgo quirúrgico.

4) ¿Qué materiales utilizan los profesionales en la actualidad?

Existe un esquema internacional que contraindica y prohíbe el uso de siliconas para implantes en el rostro. La razón es clara: la silicona, material sintético que se utiliza para rellenar contornos de algunas partes del rostro o para disimular arrugas, son peligrosas puesto que a diferencia de las que se utilizan en el cuerpo, donde el material viene encapsulado para evitar se desplace por todo el cuerpo, cuando se aplican en la cara, vía cánula o inyección, se escurren entre los tejidos y se corre el riesgo de desparramarlas por lugares contraindicados.

Para lograr una cara perfecta hay otros materiales de origen natural, como la grasa de cuerpo o cierto tipo de colágenos que se autoimplantan. El Gorotex es un producto inerte, muy recomendable, que aplican algunos cirujanos a través de cánulas milimétricas. No necesita anestesia local, pero si retoques temporales. La Lipo- structure es el más natural, ya que consiste en una inyección de grasa que se extrae de cualquier zona del cuerpo del mismo paciente. Aún en los más delgados, siempre sobran 20 cm de grasa. Además de rellenar corrige arrugas y marcas de acné y permite un fácil modelamiento. Lo más importante es que al tratarse de rellenos naturales no provocan ningún tipo de rechazo y no necesitan retocarse.

¿Por qué tienes esas pestañas tan largas?

La tendencia actual es que las pestañas se vean voluminosas pero no recargadas. Para eso existe una serie de productos con fórmulas enriquecidas. La idea es no olvidarlas y hacerlas lucir atractivas, en un abrir y cerrar de ojos… ellas harán el resto del trabajo.

La definición biológica dice que las pestañas son un agente protector del ojo, constantemente expuesto al polvo, el viento, las bacterias, los virus, los hongos y otras sustancias potencialmente nocivas. Consisten en pelitos cortos que crecen en el borde del párpado y que actúan como barrera.

Estéticamente, las pestañas son un foco importante del rostro, aun cuando una tiende a olvidarlas. No por nada se habla de mover las pestañas cuando se trata de conquistar a quien se tiene enfrente.

La cosmética actual está empeñada en revalorar los pelitos del párpado y cuidan su estado sanitario del mismo modo que lo hacen actualmente con todos los productos utilizados para embellecerse.

Importan ahora, entonces, no sólo las pestañas lindas, sino también las pestañas sanas, las que se mantienen inalterables en número, las que se alargan y las que se fortalecen. Y para eso, las fórmulas de máscaras de pestañas han variado considerablemente sus ingredientes, enriqueciéndose el producto final.

Nuevas fórmulas

En Elizabeth Arden han realizado numerosos testeos sobre qué espera la mujer de un rimel o máscara de pestaña, y las usuarias responden sobre lo que no quieren en sus pelitos del ojo: ni grumos ni material corrido.

La tendencia actual es lucir unas pestañas más voluminosas, pero con una separación muy natural. Es decir, que se vean hartas pestañas, pero no harto rimel.

Como siempre es importante definir los ojos, en esta temporada se están usando tonalidades suaves y cálidas, pero que de ninguna manera recarguen.

Todas las marcas están empeñadas en lo anterior. Las fórmulas están especialmente diseñadas para dar más volumen, pero eliminando de paso la posibilidad de que se formen grumos.

Algunas incluso tienen un mecanismo especial en sus envases, que funcionan igual que una batidora, porque el producto se mezcla cada vez que se tuerce el aplicador, al abrirlo o cerrarlo. Esto hace que la fórmula se mantenga balanceada adentro y no se aglutine en el aplicador.

Las nuevas fórmulas están muy enriquecidas, todo con la intención de proteger las pestañas, al igual que otras zonas del rostro, de los estragos medioambientales. Es normal que hoy los rímeles contengan keratina, melanina, aceites vegetales, humectantes, suavizantes, gel, pantenol y polímeros PC, entre otros ingredientes.

Los cepillos, por su parte, suelen ser también fundamentales: están diseñados para separar pestaña a pestaña, no formar grumos y encrespar de modo natural. Algunos son curvos para ayudara levantar y encrespar.

 

¿Qué pasa con tu cuello?

Nos ocupamos de nuestro rostro, de nuestro pecho… pero, ¿qué pasa con esa zona intermedia que también nos delata y a veces revela nuestra edad? Tu cuello habla por ti, por lo que cuidarlo es belleza, pero también salud. Si quieres evitarle arrugas o papada… sólo hay que prestarle un poco de atención.

¿El cuello? ¿Cuántas veces nos hemos olvidado de él? De hecho no es hasta que presenta un evidente “defectillo” que le hacemos algo de caso. Pero, como todo nuestro cuerpo, también él es sensible y necesita de sus cuidados: tanto cosméticos como físicos.

A veces tomamos el sol y con la barbilla baja no nos acordamos ni por asomo del cuello, cuyo color acaba luego contrastando de manera exagerada con nuestro cutis, pecho y brazos perfectamente bronceados, y es que no le damos la importancia que merece. Su piel es igual de sensible que la de las otras partes de tu cuerpo. O incluso nos atreveríamos a decir que más, ya que tiene menos glándulas sebáceas que el rostro y, por tanto, mayor tendencia a envejecer. Si a eso añadimos su poca exposición al sol, estamos hablando de gran sensibilidad. Y por tanto, de más necesidad de cuidados.

Evitar la papada

Evitar las bolsas de grasa bajo el cuello empieza por un consejo: la dieta. El cuello es (como lo pueden ser las caderas o el pecho) una zona de riesgo para algunas mujeres con algo de sobrepeso, aunque también se da el caso de mujeres delgadas que sufren del mismo problema.

En uno y otro caso lo más aconsejable es que te apliques tú misma una crema reductora todas las noches con un ligero masaje que estimule la circulación y contribuya a quemar grasas mediante la fricción, que puedes realizar incluso con los nudillos de las manos (pero nunca frotando con nervio y causando dolor).

Otros problemas

Hay veces que, aunque no se trate de papada, nuestro cuello adquiere un aspecto amarillento y desnutrido como consecuencia de un descuido en el cuidado de la piel a la que no se ha procurado la suficiente atención: basta con un poco de ejercicio o masaje habitual (tampoco se requiere que sea diario) para estimular el riego sanguíneo. A diferencia del caso de papada, no se trata de eliminar grasa, sino de hacer “revivir” la piel para que ésta recupere su tersura y buen aspecto. ¿Cómo? Basta con una crema exfoliante enriquecida con vitaminas que, aplicada sobre el cuello, permita eliminar las células muertas.

¿Y el ejercicio?

Tanto en un caso como en el otro, el ejercicio debe ser también un ingrediente básico de atención. Y es que, la verdad, pocos deportes se ocupan de él. ¿Qué tal si lo haces tú? Basta con que de vez en cuando te acuerdes de moverlo con pequeños movimientos, que no sean forzados, claro está, de rotación: hacia los lados, de adelante a atrás (vigilando en este movimiento posibles pinzamientos por la brusquedad), con intervención alternada de hombros… total: un ejercicio que no cansa y que tiene tantos beneficios como cualquiera. Pruébalo y con el tiempo te convencerás.

Zumos que benefician la piel del rostro

Beber zumos naturales es muy benéfico para mantener la belleza y la lozanía del cutis, así como una salud envidiable. A continuación mencionamos algunos de ellos y los beneficios que aportan.

Zumo de pepino
Es un líquido rejuvenecedor natural, proporciona a la piel lozanía y brillo. Puede utilizarse como tónico sobre el cutis o como calmante para las quemaduras del sol.

Zumo de manzana
Excelente para embellecer la piel, el cabello y las uñas porque contiene silicio; también es rico en ácido málico, el cual es bueno para combatir la celulitis.

Zumo de naranja y toronja
Son benéficos para proteger el colágeno y tienen un alto contenido de vitamina C, calcio y potasio.

Zumo de mango
Delicioso. Se recomienda como hidratante y diurético.

Zumo de espárragos
Ayuda a eliminar las impurezas de la piel porque neutraliza el exceso de ácido.

Zumo de sandía
Le devuelve el rubor al cutis porque activa la circulación de la sangre.

Zumo de frambuesa, fresa o arándano
Estas frutas deben ser parte importante en la dieta de las mujeres porque son ricas en hierro y vitamina C.

Zumo de zanahoria
Contiene todas las vitaminas y minerales indispensables para la belleza de la piel y el cabello. Ayuda a eliminar impurezas y es excelente para las pieles secas.

 

ENTRADAS EN CUERPO

Aumentar el volumen del pecho: soluciones reales y ópticas

El ideal de belleza femenino no es universal. Las modas y las tendencias fluctúan y nos hacen pulular entre el deseo de unas curvas marcadas y generosas o el anhelo de una figura andrógina, inocente y casi adolescente. Sea como sea, el pecho centra muchas miradas y conseguir la talla deseada es uno de los objetivos más perseguidos por infinidad de mujeres.

A menudo, desear un pecho más abundante es únicamente fruto de un complejo que se fragua en los colegios e institutos. Sin embargo, para aquellas mujeres que realmente desean aumentar el volumen de su busto hay múltiples soluciones: desde la cirugía hasta los ejercicios específicos que trabajan la zona de los pectorales, pasando por la cosmética y la lencería.

Para valorar prácticamente si el contorno del pecho es el adecuado hay que tener en cuenta el resto de dimensiones corporales: el peso y la altura. Porqué la talla de pecho no es una medida absoluta, sino una proporción relativa.

El peso y la altura

En la mayoría de los casos, el volumen de los senos es proporcional al peso. Precisamente, en los regímenes de adelgazamiento el pecho es una de las zonas que requieren mayor atención ya que es terriblemente sensible a las oscilaciones de la báscula. Un pecho escaso puede ser síntoma de una silueta excesivamente delgada. Si es tu caso, únicamente debes someterte a una dieta para aumentar de peso. A medida que ganes quilos, tu pecho irá adquiriendo mayor volumen.

Realzar el pecho

Mejorar la presencia del pecho no es sólo cuestión de aumentar una talla, sino de reforzarlo y aportarle más relieve. En numerosas ocasiones, la apariencia del pecho se ve alterada por las posturas incorrectas que camuflan un busto perfecto. La espalda encorvada, mientras caminamos, trabajamos o simplemente descansamos en el sofá, contribuye a destensar los músculos que sujetan el busto: el pecho pierde altitud, cae y ofrece un efecto más escaso. Rectificar la postura equivale a incrementar visualmente un par de centímetros.

La ayuda de la lencería

Si quieres aumentar de talla pero no te atreves con la cirugía, también tienes opciones. La mayoría de firmas de lencería han atendido la demanda casi unánime de las usuarias y han diseñado modelos de sujetadores que realzan el pecho y le aportan más volumen. Los últimos modelos armonizan a la perfección comodidad y estética.

La cosmética aporta soluciones

Cremas, geles, fluidos… La industria de la cosmética también ha abierto un frente en la lucha por conseguir unos centímetros más de pecho. En este caso, la constancia y la confianza hacen parte del arduo trabajo de elevar un pecho flácido y aparentemente escaso. Si se consigue erguir el busto, visualmente el volumen parece superior. Aunque se trate de un efecto óptico, los resultados pueden ser sorprendentes.

¿Cuáles son las causas de la celulitis?

Pueden ser muchas, pero las últimas investigaciones apuntan en dirección a la genética y al sexo como dos de las principales causas de la aparición de la celulitis; es decir, heredamos de forma determinante el problema, fundamentalmente las mujeres. Pero además, otros factores pueden influir en que aparezca o no como la obesidad, la pubertad o el parto, el tipo de alimentación, o llevar una vida sedentaria. También tener una forma de vida desordenada, que llegue a influir en nuestros hábitos alimenticios. Pero, si como decíamos al principio, las cartucheras no han pasado la prueba del bikini, no te preocupes: la celulitis puede combatirse y evitar que el problema se complique. Una vida saludable, con una alimentación equilibrada y algo de deporte realizado de forma regular es la forma más eficaz de prevenir la celulitis, y la forma más eficaz de combatirla y después cosméticos, masajes y tratamientos naturales e incluso en determinados casos quirúrgicos. – Este es un problema de constancia y de cambiar tus hábitos alimenticios, lo que significa que no es pasarse toda la vida a régimen, sino de controlar tu alimentación. Si tienes sobrepeso debes perderlo, pero gradualmente, no de golpe, ya que se podría empeorar el problema. . Hay muchos métodos que nos pueden ayudar, hay que empezar por la alimentación y por el ejercicio.

Estrías de embarazo

Los románticos dicen que las embarazadas son más bellas. Nosotras decimos que requieren más cuidados para serlo, porque si bien sus ojos pueden brillar especialmente, también suelen aparecerles manchas y estrías como signos inevitables de un período que biológica y sicológicamente es difícil. La clave es prevenir.

Son tres las preocupaciones básicas estéticas de la embarazada: estrías, manchas y flacidez. La exageración no constituye pecado porque todos los cuidados que se puedan tener en este largo período resultan escasos. Para impactar, un dato: en nueve meses, la piel del abdomen llega a estirarse en más de diez veces su estado normal.

Dicen que el embarazo es el momento propicio para lucir bella y femenina. Pero, por favor, dejarle toda la tarea a la madre naturaleza es caer en la ingenuidad. Existe una serie de productos en el mercado que ayudan a atenuar los estragos que provocan las hormonas durante la gestación.

Estrías

La piel tiene dos tipos de fibra: las elásticas y las colágenas. Al crecer el abdomen, las colágenas se estiran y las elásticas se rompen. Como éstas ya no pueden volver a unirse, forman cicatrices profundas que en la superficie de la piel se ven como estrías, generalmente rojizas durante la gravidez y más claras que el propio tono de piel después que nace el niño.

Las estrías no están sólo relacionadas con el aumento de peso, sino también con la elasticidad de la piel. Es decir, tiene un papel importante la calidad dérmica. Suelen ser un trastorno de tipo hereditario y si en su familia existen antecedentes, debe evitar a toda costa perder la elasticidad. Eso se logra recurriendo a cremas muy untuosas y nutritivas, que deben ser aplicadas en las zonas afectadas, por lo general vientre, nalgas, muslos y pechos. Hay cremas específicas para combatir las estrías, pero la verdad es que, de no tenerlas a mano, puede recurrir a un buen aceite corporal o un producto emoliente rico.

La aplicación de cremas debe iniciarse cuanto antes, porque mientras más recientes sean las estrías, más posibilidades hay de que disminuyan su tamaño y atenúen su color. Si las estrías son viejas (surcos blanquecinos), sólo pueden ser eliminadas con tratamientos profesionales o con cirugía estética.

Sobre todo en vientre, caderas, pechos y parte superior de los muslos, no debe dejar ni un solo centímetro libre de crema.

El producto antiestrías tiene que extenderse en el cuerpo con movimientos circulares, tratando de que se absorba muy bien. Recuerde que los geles y las lociones se absorben más rápidamente que las cremas o los aceites. Si opta por estos últimos, deberá esperar unos minutos antes de vestirse, para no ensuciar la ropa.

Evite la caída de la piel durante el embarazo

Dúchese siempre con agua templada y al terminar aplique sobre cada pecho un chorro de agua fría.

Una buena alternativa es un masaje con un trozo de hielo, porque de esta forma se tonifica la piel.

Luego, viene bien una crema hidratante con un masaje suave.

Si tiene el pezón plano o invertido, puede comenzar a moldearlo suavemente con los dedos para facilitar la lactancia.

A partir del tercer mes, use cremas nutritivas en gran cantidad como táctica para prevenir las estrías en el área.

Los productos específicos para los pechos contienen principios activos que evitan la flacidez.

La barriga: Esa simpática curva de la felicidad

La barriga goza de mala prensa en nuestros días. Esta curva de la felicidad, fruto de las alegrías culinarias y de alguna que otra copa de más, está proscrita. Son muchos los hombres que temen que su barriguita bonachona se convierta en una socarrona “tripa cervecera”.

Ante tal amenaza, jóvenes y no tan jóvenes llenan los gimnasios, sobre todo durante los meses que preceden al verano. Basta con darse una vuelta por una sala de musculación para ver a toda una tropa de varones “sudar la gota gorda” con el objetivo de conseguir la tan soñada “chocolatina” en sus abdominales.

Tras observar esta escena, no quedan dudas sobre la influencia social que ejercen los chicos de físico espectacular que adornan los anuncios de perfumes o de ropa interior. Y, claro está, los varones quieren estar en forma antes de lucir el bañador.

No obstante, los hombres con unos kilos de más acumulados en su zona abdominal no deben preocuparse, ya que todavía quedan muchas mujeres que aprecian la mullida tripita de su compañero sentimental. Pero, quienes no estén convencidos de este argumento,  pueden recurrir a una serie de pequeños trucos cotidianos para mantener a raya la barriga.

En primer lugar, practicar ejercicio. Muchas veces la barriga ha sido ganada a pulso  por las hábitos sedentarios del individuo en cuestión, cuyos máximos trayectos durante la jornada son los que le llevan del ascensor de casa al coche, y del coche al ascensor del trabajo. Por eso, nada mejor que encontrar un poco de tiempo para practicar ciclismo, footing, natación o gimnasia aeróbica. Sobre este punto no tienen excusa quienes se quejan de un horario apretado, porque si no encuentran un momento para escaparse a la piscina o al gimnasio, siempre pueden dedicar un cuarto de hora diario a los impopulares, y sin embargo eficaces, ejercicios abdominales.

Otro aspecto fundamental, quizá el más duro para los aficionados a comidas grasas y flatulentas, es seguir una dieta equilibrada.

En este caso hay que recurrir a la fuerza de voluntad y reducir el consumo de frituras y dulces. Es decir, alejarse de la comida basura.

Pero tampoco debemos fiarnos de ciertos ingredientes de la cocina tradicional, puesto que las legumbres, plátanos, castañas y alcachofas aumentan los gases durante la digestión.

Además, a los carnívoros empedernidos se les aconseja optar por las carnes magras en lugar de por las rojas. En otras palabras, los mejores aliados para reducir la barriga son los cereales, fibras, frutas y verduras.

Finalmente, si el propósito de reducir la tripa es firme, el último esfuerzo consiste en espaciar el consumo de alcohol y bebidas con gas. De esta forma, durante las noches de los fines de semana se pondrá de moda el agua mineral. Un hábito, por cierto, muy recomendable, ya que beber dos litros de agua diarios facilita la eliminación de las toxinas que se acumulan en los abdominales.

Manchas embarazo

Conocidas también como paño o manto, las manchas llegan al rostro de la embarazada como consecuencia de la revolución hormonal. Para que no aparezcan o aumenten, debe evitar las exposiciones al sol y usar siempre crema con protector solar.

Muy importante: los productos cosméticos que ponga en el rostro no deben contener alcohol.

El paño puede manifestarse hacia el cuarto o quinto mes de embarazo, mediante manchas irregulares en la frente, las sienes, los pómulos y las mejillas. En todo caso, el fenómeno, como es puramente hormonal, desaparece progresivamente después de dar a luz. Si eso no sucede, se hace obligatoria la visita al dermatólogo.

Si sus manchas son muy ligeras y se asemejan más bien a unas cuantas pequitas, perfectamente puede disimularlas uniformando su piel con una base o un polvo compacto en un tono mayor al suyo.

Otro consejo: deje que su piel respire lo más posible. Lávese antes de acostarse con un jabón suave o una leche limpiadora. Al terminar el proceso, aplique una hidratante hipoalergénica.

Tenga especial cuidado con la piel del contorno de los ojos y utilice un producto específico para eliminar el maquillaje de esta zona. Si al final del embarazo se le hinchan cara y cuello, esto puede deberse a retención de líquido. Para disminuir este efecto, colóquese en el rostro una toalla empapada en agua fría o una mascarilla descongestionante.

Máscaras ¿Cómo Usarlas?

Previamente a la utilización de una máscara, hay que preparar la piel para obtener un mejor contacto y un mejor resultado.

El primer paso de todo tratamiento, tanto facial como corporal, es la higiene. Se pueden usar leche de limpieza, crema de limpieza con pH balanceado, crema pulidora exfoliante (facial y corporal) o crema pulidora intensiva (corporal).

El segundo paso es la tonificación a través de una loción descongestiva, loción astringente o loción tónica (según sea el caso a tratar).

El tercer paso es la colocación de la máscara correspondiente y su remoción luego del tiempo estipulado (en general, de cinco a 15 minutos).

La rutina finaliza con una crema que también vaya acorde al propósito de la mascarilla.

Piel Seca

Este tipo de piel tiene aspecto escamoso y se arruga fácilmente.

* De pepino y yogur
Corte un pepino sin pelar y lícuelo con un pote de yogur natural. Extienda sobre el rostro y déjela sobre él durante 10 minutos. Luego, enjuague con agua tibia.

* De yema de huevo, aceite y limón
Mezcle una yema con 1/2 cucharadita de aceite de oliva y jugo de limón. Lave el rostro y extienda bien, evitando el área de los ojos. Deje durante 10 minutos y luego enjuague.

* De plátano y miel
Triture un plátano maduro con un tenedor y agregue 2 cucharadas de miel y una cucharada de yogur cultivado natural. Puede utilizar una licuadora. Procure que la miel esté algo tibia para que se mezcle con los demás ingredientes. Aplique una cantidad generosa en cara y cuello. Retire al cabo de 15 minutos.

Piel Grasa

La limpieza suave, la aplicación regular de calor y el empleo ocasional de una mascarilla de acción profunda es la mejor manera de tratar este tipo de piel, que suele presentarse con manchas y acné, sobre todo en adolescentes.

* De clara de huevo y harina de maíz (chuchoca)
Mezcle una clara de huevo con una cucharada de harina de maíz. Extienda la mezcla sobre la piel limpia y deje durante varios minutos, hasta que la sienta seca y tensa. Quite lo que pueda con un pañuelo seco y enjuague bien con agua fría después de unos 10 minutos.

* De aloe vera y rosas silvestres
Debe contar con 1 cucharada de infusión fuerte de rosas silvestres, 4 cucharadas de aloe vera en gel (debe ser puro) y 1 cucharadita de infusión de romero.

Vierta poco a poco la infusión en el gel de aloe vera y revuelva. Deberá conseguir la consistencia de un gel ligero (quizás no necesite toda la infusión). Añada la infusión de romero y vuelva a mezclar bien. Cuando tenga lista la preparación, póngala en el refrigerador, porque debe aplicarla bien fría y quitarle del rostro cuando ya tenga la temperatura natural de la piel (esta mascarilla no se seca mucho).

Nacimiento y evolución estrías

Las estrías son nada más que el resultado de la ruptura de las fibras de colágeno y elastina de la piel. Esta última, se compone de una capa llamada epidermis que funciona como colchón protector gracias a sus fibras de colágeno y elastina. Si este entramado se desorganiza, las fibras elásticas se rompen y aparecen las estrías. Pueden influir la disposición genética, alteraciones hormonales durante la adolescencia y embarazo, uso de corticoides, aumento de peso, o exceso de ejercicio cuando hay un desarrollo rápido de los músculos.

Surgen primero como líneas finas o anchas de color rojo o morado, desde los tres primeros meses de embarazo. Cuando el organismo comienza a producir un colágeno más espeso, las estrías se transforman en algo muy similar a una cicatriz nacarada. Lo ideal es aplicar cremas antes de llegar a ese estado.

Para prevenir estrías

* Cuidar la piel estimulando su elasticidad, resistencia y suavidad.

* Mantener una buena musculatura abdominal protege las tensiones ejercidas sobre la piel durante el embarazo.

* No olvidar la dieta equilibrada y conservar un alto contenido proteico (eso incluye la carne y el pescado).

* Usar un buen sostén ayuda a la piel a enfrentarse a grandes variaciones de volumen.

* Evitar un aumento excesivo de peso.

* Beber agua hidrata la piel y conserva su elasticidad.

* El tabaco es otro enemigo. Debilita a la piel asfixiando las células cutáneas por la disminución del flujo de los pequeños vasos sanguíneos nutrientes. Demás está decir que no se recomienda fumar durante el embarazo.

* Evitar la exposición al sol porque éste acentúa las estrías en lugar de atenuarlas. Los rayos solares pueden llegar a alterar las fibras de colágeno y elastina.

* En el caso de las embarazadas, es recomendable aceitar y masajear la piel, ojalá con cremas enriquecidas con vitaminas A y E. Las zonas que más se estiran deben ser las más humectadas: vientre, caderas, muslos y glúteos. Ideal si se hace el proceso dos veces al día porque eso evitará incluso una inicial comezón, producto del resecamiento. También es bueno comenzar desde el tercer mes de embarazo y terminar tres meses luego del parto.

* Después del parto, es bueno consumir mucha leche, porque además del calcio, ayuda a recuperar el tono del músculo.

¿Qué alimentación puede ayudar a eliminar la celulitis?

Olvídate de los regímenes feroces, pueden agravar el problema, sigue nuestros consejos y no te agobies, ya verás como desaparece.

Procura incluir en la dieta el pan integral, pastas y cereales integrales (sobre todo la avena), frutas, todas porque son ricas en beta- caroteno, pero sobre todo la manzana y la pera, por su fibra; zanahorias, espinacas, pimientos y brocoli. Intenta evitar las grasas, los dulces, el exceso de azúcar, las bebidas gaseosas y el chocolate. También está indicado el aceite de oliva y los zumos naturales. Es básico seguir una dieta equilibrada con pocas grasas saturadas e hidratos de carbono simples (azúcar y dulces). .- Tomar los pescados y las carnes (a ser posible blancas) a la plancha. .- Bebe mucha agua. Los especialistas recomiendan beber entre 2 y 3 litros de agua al día, para asegurar un buen drenaje, evitar la retención de líquidos, evacuar los residuos del organismo y favorecer las funciones renales.

¿Qué ejercicios puedo realizar para eliminar la celulitis?

Practica algún , pero de forma suave y constante. Te ayudará a controlar el peso, conseguirás aumentar la masa muscular de tu cuerpo y favorecerá tu circulación, y por tanto, la eliminación de toxinas del organismo. Evita la ropa ajustada o excesivamente ceñida, como fajas o vaqueros apretados y cuidado con los zapatos de tacón muy alto, no benefician en nada los síntomas de la celulitis. Procura no agobiarte ni estresarte, recuerda que es peor para tí en muchos sentidos, incluida la lucha contra la celulitis.

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es la sobreacumulación de grasa de reserva en los tejidos adiposos, sobre todo en estas partes del cuerpo. Las células adiposas o adipocitos aumentan de tamaño, se agrupan, y comienzan a presionar sobre los vasos sanguíneos y el sistema linfático que tienen alrededor impidiendo la fluidez circulatoria, y por tanto la eliminación de toxinas. Los líquidos quedan retenidos en los tejidos grasos, mientras las fibras de colágeno, responsables de la firmeza de la piel, se deterioran. De cara al exterior podríamos traducirlo con dos síntomas de lo más característicos, la piel de naranja y las cartucheras. La piel de naranja es ese aspecto algo rugoso que la piel adquiere a veces, casi como si tuviera pequeños hoyitos, con una textura similar a la cáscara de naranja. Las cartucheras son acumulaciones de grasa en los muslos. Pero si el problema se complica también pueden aparecer otros síntomas del mal funcionamiento de la piel, como hipotermia localizada, estrías al romperse por falta de hidratación, venitas varicosa provocadas por la mala circulación a nivel linfático y sanguíneo, y en los casos más avanzados flacidez. Aunque el desarrollo de la celulitis es muy lento y puede suceder que transcurran años hasta su completa manifestación, una vez aparecida y si no se toman medidas oportunas llega a ser permanente, instalándose además de en los glúteos y los muslos, en los brazos, las caderas o la zona lumbar. Es un problema estético, pero no debe tomarse a la ligera, sobre todo si llega a afectar nuestro estado de ánimo, porque puede convertirse en algo más serio si no lo enfocamos de la forma adecuada. Y para enfocar el problema deberemos examinar previamente sus causas.

¿Qué hacer con las estrías?

Todavía no se puede hablar de borrarlas ni eliminarlas, pero sí es posible suavizarlas. Algo es algo, porque hasta hace muy poco no contábamos con avanzadas cremas ni con un láser dispuesto a atacarlas directamente. Claro que los especialistas también siguen recomendando una dieta balanceada que impida el exceso de peso.

Aparecen y no es fácil que se vayan. Ni siquiera comparable al terror de la celulitis. Las estrías llevan la delantera en materia de concursos antiestéticos.

Cicatrices que se imponen en vientre, muslos, caderas, pechos y brazos del 90 por ciento de las embarazadas. Claro que no son las únicas afectadas. También pueden irrumpir en el 20 por ciento de las adolescentes, en el 15 por ciento de las personas con sobrepeso y en algunos cuerpos masculinos, aunque con menor frecuencia.

Se las define como una atrofia de la piel y se identifican claramente por presentar marcas visibles (simulan pequeños ríos cruzando una pierna, por ejemplo), cambios de pigmentación y adelgazamiento cutáneo. Se generan cuando desaparece la actividad funcional de las células y la producción de colágeno y elastina; cuando se destruyen las fibras elásticas de la piel.

No existe una sola causa que las origine. Varían según el cuerpo y pueden deberse a trastornos endocrinos, cambios bruscos de peso, la acción de la cortisona segregada por las glándulas suprarrenales o por predisposición familiar. A veces surgen sin causa aparente. Lo que está claro es que para evitarlas, siempre es recomendable tratar de no aumentar demasiado de peso.

 

Tratamientos dermatológicos para las estrías

Cremas y tratamientos con ácido glicólico pueden combatir a las estrías. Ahora, en materia de embarazo, muchos especialistas se muestran un poco más escépticos. Aseguran que nada de lo que se aplique ni nada de lo que consuma la mujer, impedirán su aparición, pues las estrías surgen con la descomposición de las proteínas en la piel, al elevarse el nivel de hormonas. Lo habitual es que irrumpan a partir del quinto mes de embarazo, siempre como delgados surcos que van de rojos a blancos.

Los optimistas, que también son bastantes, aseguran que si no se puede borrarlas, sí se alcanzan a atenuar.

En la actualidad, existen productos que reestructuran las fibras del tejido conjuntivo epidérmico, reafirmando la piel. Hay tratamientos dermatológicos que aplican cremas de retinoides y ácido glicólico en concentración alta. En algunos casos, pueden recurrir incluso a la aplicación del láser, logrando disminuir considerablemente a las estrías.

En cuanto a los tratamientos caseros, se recomienda la aromaterapia, supervisada por un experto (el exceso o abuso de plantas también puede resultar perjudicial). Aceites esenciales, como la lavanda y peititgrain, ayudan en la elasticidad de la piel. Otra combinación es la lavanda con naranja y geranio, pero hay que recordar que estos nunca se aplican directamente sobre la piel. De ahí la importancia de consultar a un especialista.

Probablemente una buena salida para evitar y combatir a las estrías sea una combinación de todas las recomendaciones: evitar siempre el exceso de peso y aplicar cremas que contengan elementos que estimulen el colágeno. El láser con rubí también es una alternativa para los casos más avanzados.

 

Sin barriga

Estás harta de verla, ¿verdad? La barriga es un complejo que nos ataca a todas en un momento determinado: como si no tuviéramos poco con la celulitis, las cartucheras, las patas de gallo…nos aparece de un día para otro un bulto antipático que no sabemos cómo eliminar.

Aparece sin avisar, porque la piel situada en la zona del vientre, es muy flexible. Es sensible a una alimentación descuidada, a la falta de tranquilidad en los procesos digestivos, a la ausencia de actividad física y por supuesto, al embarazo.

Pero si ya sabemos esto, ¿qué problema hay? Lo único que tenemos que hacer es poner manos (y abdominales) a la obra para conseguir ese vientre liso y suave con el que soñamos. Así, no nos llevaremos ningún disgusto cada vez que vayamos a comprarnos un bikini o a atarnos los botones de los vaqueros.

Comer despacio
Aprender a comer despacio es lo primero. Por mucha prisa que tengamos y por mucho trabajo que se nos haya acumulado, hay que relajarse a la hora de comer: hay que masticar por lo menos veinte veces lo que nos llevamos a la boca. Comer rápido provoca un hinchazón del vientre de lo más antiestético.

Además de comer despacio, tenemos que comer bien. No vale que mastiquemos veinte veces cada pedazo de tarta de chocolate con sirope de caramelo.

Comer bien
Debemos tratar de evitar las bebidas con gas (por algo se habla por ahí de la “barriga cervecera”), las legumbres, el té, el café, los fritos…y en su lugar, tomar alimentos integrales y ricos en fibras, fruta madura entre horas, verdura cruda etc. Hay que comer alimentos que faciliten la acción digestiva.

También es importante beber mucha agua entre las comidas; por lo menos un par de litros al día. Ojo con beberla en las durante la comida, es cierto que incha el doble.

Por supuesto, hacer una cena ligera es fundamental. No sólo por la barriga; es que cuesta mucho más conciliar el sueño con la tripa llena.

Unos pocos abdominales
Un poquito de ejercicio no nos vendrá nada mal. Lo cierto es que no es indispensable si se lleva a cabo una buena alimentación, pero ayuda. Realizando unos pocos abdominales al día, además de hacer desaparecer la barriga, la endurecerás y lucirá un aspecto estupendo. No te va a costar nada si te acostumbras. Basta con que reserves un ratito a diario, con unos diez minutos es suficiente.

Y por supuesto, sube y baja las escaleras andando, y vete al trabajo caminando.

Ya verás, allá por mayo, cuando te estés probando el bikini para este verano, recordarás estos consejos. Pero habrás olvidado por completo la tripa.

Tatuajes temporales

En el brazo, tobillo, pecho o en el ombligo… el lugar es lo de menos en el momento de decidir en dónde colocarte un tatuaje.

Buscas una nueva imagen y has pensado en tatuarte

Ahora los tatuajes temporales te ayudarán a obtener una nueva imagen sin tener que pintar tu cuerpo por largas horas.

A muchas mujeres les gustaría tatuarse, pero no se arriesgan por el miedo al dolor o a una infección. Actualmente, se pueden lograr un tatuaje casi artístico y sin mayores riesgos, con los prácticos y modernos tatuajes temporales, que duran alrededor de dos semanas o de dos a tres días, dependiendo esto del tipo de piel.

En negro o en color, los tatuajes temporales son los preferidos de las chicas entre 15 y 21 años, que los aplican en el ombligo, con un pantalón a la cadera.

Existen diversos modelos: desde signos zodiacales, símbolos chinos, animales, figuras esotéricas, flores, corazones, un sin fin. Lo importante es lucirlo en el lugar más sexy del cuerpo.

Los tatuajes temporales son hipoalergénicos y fáciles de aplicar y los puedes retirar cuando lo desees, simplemente con un poco de alcohol.

Existe diversidad de modelos y de tatuajes temporales como los de hena, que son mucho más artísticos o más realistas.

Lo que importa es lucir diferente por unos cuantos días.

Tatuajes y Maquillaje Permanente

Antes de hacerse un tatuaje o aplicarse maquillaje permanente, debe saber lo siguiente.

Un tatuaje es una marca o diseño hecho sobre la piel. Un tatuaje permanente se hace para que dure para siempre, hecho con una aguja y tintas de color. La aguja se usa para poner la tinta en la piel. Algunas de las tintas de colores también se usan en imprentas o para pintar automóviles y no se han hecho pruebas para estar seguros de que no causen daño. De hecho, la FDA (Administración de Drogas y Alimentos) no ha aprobado ninguna tinta de color para que sea inyectada en la piel. Algunas personas que se han hecho tatuajes temporales o permanentes han reportado reacciones alérgicas.

Tipos de tatuajes

Hay varios tipos de tatuajes. Por ejemplo:

  • Los tatuajes permanentes: Se usa una aguja para tinta de color en la piel.
  • El maquillaje permanente: Es un tatuaje permanente que parece maquillaje, tales como los delineadores de cejas, de ojos, de labios, o rubor para mejillas.
  • Los tatuajes con henna (mehndi): Se usa una tinta vegetal llamada henna o mehndi para teñir la piel. Este tipo de tatuaje no usa agujas. El color dura de dos a tres semanas. La FDA sólo ha aprobado la henna para ser usada en tintes para el cabello. No ha sido aprobada para ser usada en la piel.
  • Tatuajes temporales hechos con calcomanías (Stickers): El diseño del tatuaje está en un pedazo de papel cubierto con una sustancia adhesiva, que luego se aplica a la piel con agua o se lo frota para fijar el tatuaje a la piel. Los tatuajes temporales sólo duran unos pocos días y deben estar elaborados únicamente con colores aprobados para uso en cosméticos aplicados en la piel.

¿Por qué alguien desearía hacerse un tatuaje o maquillaje permanente?

  • Desean volver a tener una apariencia natural en la cara o los pechos, en especial luego de pasar por una cirugía.
  • Se les hace difícil ponerse maquillaje debido a un problema médico.
  • Han perdidos las cejas.
  • Les parece que es algo atractivo.
  • Por influencia cultural o de la sociedad.

¿Cuáles son lo riesgos?

  • Infección: Las agujas sucias pueden transmitir graves infecciones de una persona a otra, tales como la hepatitis o el VIH.
  • Es posible que usted sea alérgico a alguna sustancia usada para hacerle el tatuaje. Aunque poco común, éstas pueden causar graves problemas de salud. En un caso en el que estuvo implicado un fabricante, se reportaron a la FDA más de 150 casos de reacciones graves debido a ciertos tipos de tintas para aplicar sombras permanentes. Algunas mujeres quedaron desfiguradas de modo permanente. La compañía tuvo que retirar del mercado muchas de sus tintas.
  • Se pueden formar abultamiento o chichones alrededor del área tatuada con tintas de colores.
  • Puede que a las personas se les hinche o se les queme el área tatuada de la piel cuando se hagan imágenes de resonancia magnética (MRI). Esto es muy poco común y no dura mucho tiempo.

¿Qué tal si no me gusta mi tatuaje?

  • Puede que no le guste su tatuaje, aún si queda bien hecho. Es muy común quitarse un tatuaje porque a la persona no le gusta.
  • Si decide quitarse un tatuaje, esto suele tomar varios tratamientos y costarle mucho dinero.
  • Cuando se hace o se quita un tatuaje, le pueden quedar cicatrices.

Recuerde…

Piénselo bien antes de hacerse un tatuaje. La mayoría de los tatuajes son permanentes. Quitarse los tatuajes y el maquillaje permanente puede ser difícil y costarle mucho dinero. Y a veces no es posible quitar los tatuajes, lo que a menudo resulta en cirugías y cicatrices.

¿Cómo puedo quitarme un tatuaje?

  • Los tatuajes deben quitarse en una clínica o con un médico, y no en el lugar o comercio donde se hizo el tatuaje. Hay varias maneras que puede tratar para quitarse un tatuaje, pero no siempre dan resultado. Puede costarle mucho dinero y requerir varios tratamientos.
  • Consulte a su médico o a otro profesional de la salud para conocer la mejor manera de quitar su tatuaje.

Fuente: Oficina de Salud de la Mujer (OWH) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)
http://www.fda.gov/womens

Un pecho bonito y sano con 4 ayudas

Tu pecho habla por ti, por eso debes cuidarlo para que no pierda su aspecto y para que gane en belleza y salud. La falta de ejercicio, las dietas criminales y tu falta de atención lo conducen a la flaccidez y a la caída. Pero tener un pecho firme, turgente y bonito es fácil. Cuatro son tus aliados.

Conseguir un pecho firme y bello no necesariamente significa tener que acudir a tratamientos profesionales o soluciones drásticas como la cirugía plástica. Con un poquito de paciencia y fuerza de voluntad podrás conseguir que tu pecho gane en vida y belleza, es decir, en salud y estética. Sólo necesitas conocer a los cuatro elementos que te ayudarán a hacer que ese momento llegue, que tus pechos recuperen la vigorosidad que un día tuvieron o que no pierdan la que ya tienen.

  • El agua

El agua es el mejor aliado de las pieles poco tersas o que sufren mala circulación, por lo que ponerla a tu favor te ayudará a que tus senos mejoren su aspecto. ¿El secreto? Pues que cuanto más fría mejor. Puedes aprovechar los últimos minutos de tu ducha diaria para dejar que el agua fría corra por tu pecho y contribuya a endurecerlos. El agua fría es para ellos como una caricia, dura, eso sí, ya que lo revitalizan y lo ponen turgente a fuerza del contraste de temperatura. Aunque pueda parecerte que es una reacción momentánea, debes saber que también es una medida que tiene resultados a medio y largo plazo que ayudará a que tu pecho venza la gravedad.

  • El masaje y la crema

Las cremas, por mucho que prometan, no evitan que tu pecho pierda altura ni mucho menos hacen que se eleve, pero sí ayudan a que gane en elasticidad e hidratación. Ten en cuenta que la piel del pecho es más fina que la del resto del cuerpo, y por tanto más susceptible a las estrías y a resecarse, por lo que si la proteges y la nutres con un producto suplementario contribuirás a que gane en resistencia y turgencia.

Si a ello añades un pequeño masaje en el momento de su aplicación ayudarás a que la piel absorba mejor sus componentes y a que éstos reestructuren con mayor eficacia los tejidos dañados o excesivamente rígidos y mal nutridos. Aplicar un masaje a la zona es relativamente sencillo: sólo tienes que hacerlo circularmente (en ambos sentidos) y sin ser demasiado agresiva: no se trata de forzar ni escarmentar a la piel, sino de que poco a poco vaya ganando en firmeza, regenerándose.

  • El ejercicio

Si al agua fría aplicada directamente sobre la zona, el masaje y la crema añades una mínima estimulación de la musculatura pectoral te aseguramos que habrás dado con la solución en poco tiempo. No se trata de que ahora debas apuntarte corriendo a la sala de pesas de un gimnasio sino de que ayudes a tus brazos y pectorales con deportes como la natación o el tenis que fortalecen el tronco superior. Si no dispones de tiempo suficiente para desplazarte, tranquila, porque puedes hacer ejercicio en casa: por ejemplo puedes practicar cogiendo un peso (más o menos un kilo en cada mano) y estirar los brazos en forma de cruz a ambos lados del cuerpo, subiéndolos a una altura sobre la cabeza para bajarlos después. Puedes repetir el ejercicio durante diez veces unas tres o cuatro veces por semana.

  • El sujetador, la clave del éxito

Por último sólo nos resta decirte que de poco sirven estos consejos si no cuidas la prenda íntima por excelencia: el sujetador. Su papel es muy importante ya que, como dice el mismo término, “sujeta” la piel evitando que el pecho caiga y que por tanto la piel se estire sin necesidad. La zona pectoral es muy sensible y está sometida a movimiento (cuando caminamos o, aún más, cuando practicamos deporte), por lo que debes estar atenta a sus cuidados. Sólo así podrás evitar el riesgo que tiene, especialmente en el caso de pechos voluminosos, de sufrir la flaccidez y padecer sus consecuencias: estrías, falta de estética, pérdida de elasticidad y tersura… Tú puedes evitarlo, sólo es necesario que a criterios de moda añadas criterios de utilidad: el sujetador debe “sujetar”.

Un vientre liso

La piel del vientre es muy flexible lo que le permite variar de grosor, aunque con la edad se pierde. Si empieza a perder tersura muscular debes tonificarlo, hidratarlo y nutrirlo. 

Para conseguir un vientre plano no se ha de dejar de comer, sino que se ha de comer bien, basta con cambiar algunos hábitos alimentarios. Una alimentación sana implica la belleza de nuestra piel. Las verduras crudas, las bebidas gaseosas, las especias fuertes y picantes, las bebidas muy frías o muy calientes, el alcohol y el tabaco deben ser eliminados o simplemente dosificados. Comer despacio y masticando, con las piernas en alto después de la comida también ayuda a deshincharlo. Aumentar el número de comidas, pero con poca cantidad ayuda a una mejor digestión.

Es aconsejable hacer gimnasia pasiva las dos primeras semanas después del parto para la recuperación de los músculos abdominales. En un embarazo los cuidados deben ser mayores y a tiempo para que la recuperación sea más fácil.

En casos de obesidad, ya sea por un mal funcionamiento de tiroides, hígado o suprarrenales, el ‘adipogasta’ es un tratamiento que consigue el equilibrio interno de las deficiencias que la originan. Para eliminar el exceso de grasa y líquidos, la termoterapia está muy recomendada. Con la aplicación de calor con una crema específica en el abdomen se consigue un sudor controlado con ionizaciones que permite perder varios centímetros de perímetro. Los tratamientos antiestrías se basan en láser y los casos de celulitis con parafina, electroestimulación. Si no haces deporte o ejercicio, los cosméticos no sirven de nada.

Debes tener en cuenta a la hora de hacer abdominales que las piernas debes estar flexionadas, el cuello no se debe tensar y la espalda no debe trabajar. Para fortalecer la parte superior del abdomen debes mover la parte de arriba hasta el esternón, moviendo el tronco y contrayendo la zona. Las piernas deben estar flexionadas y los pies fijados; contrae el abdomen hasta despegar del suelo los omoplatos, manteniendo la cabeza fija.

El abdomen inferior lo debes trabajar tumbándote de espaldas, con la cabeza apoyada y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo. Levanta hacia arriba las piernas semiflexionadas al mismo tiempo que la cabeza, vigilando de no crear tensión en la espalda. Debes empezar con series cortas y aumentarlas gradualmente.

ENTRADAS EN PIEL

Tu rostro radiante en tres pasos

Para mantener tu piel siempre sana y radiante solo necesitas dedicarle unos minutos diarios. Por muy poco tiempo de que dispongas, no renuncies nunca al cuidado básico de tu cara. Seguro que te preguntarás cómo conseguir cuidar tu rostro de una forma correcta en tan poco tiempo. Muy sencillo, solo tienes que seguir tres importantes pasos, muy básicos, que harán que tu piel luzca espléndida en todo momento. ¿Quieres saber cuáles son?

Una correcta limpieza, hidratación y nutrición va a permitir que tu rostro, además de muy bello, siempre esté en las mejores condiciones. Tu piel, especialmente la facial, es extremadamente sensible a la acción que en ella hacen los agentes exteriores y las inclemencias del tiempo. Protegerla y mantenerla fuerte y sana te va a resultar tan sencillo como rápido. Fíjate bien y no pierdas detalle.

El primer paso: limpieza

Cuando hablamos de los cuidados que necesita nuestra piel, no nos referimos únicamente a los diferentes tratamientos de belleza que podemos aplicarle. Aunque la utilización de estos productos es necesaria, no hemos de olvidar que, si queremos mantener un rostro sano y bonito, la limpieza es el primer paso a seguir para que los cuidados que vengan a continuación sean realmente efectivos. Una piel limpia respira mejor, impide que los poros se obstruyan y los mantiene libres de impurezas. Debes lavarte la cara con agua y jabón dos veces al día, por la mañana y por la noche. Ten en cuenta que si tu piel es grasa, necesitarás un gel que no contenga mucha cantidad de agentes cremosos y si, por el contrario, tu piel es seca, deberás lavarla con productos ricos en crema hidratante. Recuerda que después debes aclararte con abundante agua, a ser posible fría.

El segundo paso: hidratación

Hidratar la piel de tu rostro es básico para mantener activa la película hidrolíptica (que actúa como barrera protectora) y para conseguir que esté suave y elástica a lo largo del día. Los productos para este tipo de tratamiento son: una crema hidratante, con protector solar, que utilizarás preferentemente por la mañana y otra nutritiva o regenerante, mucho más efectiva por la noche. Puedes aplicarte también una mascarilla una vez a la semana para una hidratación más intensiva.

El tercer paso: nutrición

Para prevenir el envejecimiento prematuro, las arrugas, reafirmar y mejorar el tono y aportar luminosidad a tu rostro debes aplicarte cada noche una crema nutritiva. Si quieres revitalizar tu piel, nada mejor que utilizar un tratamiento intensivo en forma de mascarilla, a base de extractos marinos y caviar. Se trata de uno de los últimos y más eficaces descubrimientos para mantener la correcta regeneración de las células de tu piel.

Claro está que los cuidados de tu rostro cambiarán según sea tu edad y tu tipo de piel. Por eso has de adecuar a tus necesidades los productos que utilices en cada momento. Y para que tu piel esté sana y radiante, solo tienes que contar hasta tres…

Arrugas por edad

* Entre los 20 y 25 años. Las arrugas verticales de la frente y las del entrecejo pueden ser ya visibles, pero las pequeñas amigas del ángulo externo de los ojos son prácticamente inexistentes.

* A los 25 años.
Es importante prevenir las arrugas a partir de esta edad con un tratamiento que prepare la piel para que resista mejor el paso del tiempo. Una buena hidratación es fundamental para evitar el efecto estriado de la piel.

* A los 30 años. A esta edad pueden aparecer arrugas superficiales. Es importante luchar contra ellas desde que aparecen, y prevenir así su instalación. Hoy, los adelantos de la investigación cosmética permiten prevenir y reducir las arrugas superficiales y las arrugas profundas, gracias a moléculas innovadoras.

* A los 40 años. A partir de esta edad debe empezar a controlar la firmeza de su piel, ya que el envejecimiento cutáneo se acompaña de un relajamiento de los tejidos. Utilice con regularidad tratamientos cosméticos que devuelvan tonicidad a la piel y, muy importante, combínelos con técnicas de masaje que dinamicen los tejidos cutáneos.

* A los 50 años. Con los primeros efectos de la menopausia, su piel cambia: se desvitaliza. Es una etapa muy importante para su piel. Es indispensable acompañarla con tratamientos adaptados a estos cambios hormonales y adoptar una higiene de vida muy equilibrada.

Camufla las venitas rojas de tu rostro

Luchas por mantener una piel hidratada, firme, libre de impurezas… Y, después de todo… ¡No lo puedes evitar! Aparecen esas antiestéticas y molestas venitas rojas que afean cualquier rostro. ¡No desesperes! También existen soluciones para este problema. Aquí te mostramos cuáles.

La couperosis, esas finas y diminutas venitas rojas que se dibujan en el cutis, es un problema bastante frecuente motivado generalmente por factores hereditarios. Sin embargo, a pesar de que la genética tiene un peso importante, no es el único factor que la motiva.

El frío y, sobretodo, los cambios repentinos y bruscos de temperatura contribuyen a la formación de estas antiestéticas venitas.

Las oscilaciones en la tensión arterial también influyen en el desarrollo de la couperosis.

Finalmente, algunas mujeres con la piel extremadamente sensible pueden notar que determinados productos cosméticos de limpieza o tratamiento provocan un empeoramiento del aspecto de su cutis, ya que potencian la visibilidad de estos frágiles y suaves hilos rojos.

Las mujeres con tendencia a la couperosis deben extremar los cuidados estéticos ya que una vez que han aparecido, estas venitas tienen a instalarse en nuestro rostro definitivamente. Las zonas más afectadas suelen ser las mejillas y el escote, precisamente porque la piel es muy fina y casi transparente.

Las medidas preventivas son efectivas siempre que la genética no determine de forma fulminante tu caso. De todas formas, seguir estos consejos te ayudará a paliar su aparición y a matizar su presencia.

Prohibido:

* Procura mantener la tensión en los límites saludables. Evita aquellos productos que tienden a subirla. Ya sabes: la sal, el vino, el café, las bebidas alcohólicas…

* Renuncia, siempre que sea posible, a los alimentos picantes.

* Huye de los vientos fríos. Y, si no tienes más remedios que sufrirlos, intenta cubrirte el rostro con una amplia bufanda.

* Evita la sauna.

Te aconsejamos:

* Utiliza productos específicos para tu tipo de piel, por ejemplo, aquellos que refuerzan los capilares sanguíneos.

* Los pigmentos verdes camuflan las rojeces, tanto de las venitas como de algún granito que empiece a despuntar. Aplícate un corrector de fondo verde, pero únicamente en la zona que quieras disimular.

* Maquíllate de forma habitual. Evita los excesos y no intentes cubrir las imperfecciones con una capa demasiado densa de maquillaje. El efecto es contraproducente.

* El tono del maquillaje debes elegirlo entre la gamma de marrón amarillo. Así, conseguirás un efecto más uniforme en todo tu rostro.

Celulitis, flacidez y estrías…

Las mujeres tenemos una gran batalla en la que combatir: la celulitis, flacidez y estrías.

La celulitis, la mayor enemiga, afecta tanto a mujeres delgadas como gordas, sin distinción de edades. Esta tendencia en acumular grasas en las nalgas y la parte superior del muslo es debido a que estas zonas actúan como ”almacenamiento para casos de necesidad” (por ejemplo, el embarazo). El 95% de las mujeres tienen la antiestética piel de naranja.

La celulitis no es algo sencillamente antiestético, sino que es un problema interno de nuestro cuerpo. La celulitis es debido al aumento de tamaño de las células adiposas, su agrupación y el recubrimiento de un tejido fibroso que se va endureciendo. Todo esto es producido por la acumulación de agua y sustancias de desecho en el tejido conjuntivo o dermis y al mal funcionamiento del sistema linfático encargado de drenar estas toxinas.

El hecho de que la celulitis sea provocada por trastornos hormonales explicaría el que los hombres no la padezcan. Las tensiones emocionales, la menopausia, el embarazo provocan una producción acelerada de foliculina, hormona asociada con la aparición de este trastorno.

El sedentarismo, las dietas poco equilibradas (exceso de grasas, tabaco, alcohol), provocan disfunciones hepáticas, estreñimiento y alteraciones metabólicas y digestivas.

Para deshacerse de la celulitis hay que recurrir a métodos drásticos, por lo que la mejor forma de combatirla es previendo su aparición. Para mejorar la piel de naranja es recomendable hacer ejercicio, mantener una buena alimentación y usar cremas o geles anticelulíticos.

En el cuerpo de una mujer, entre la piel y el músculo y unido por las fibras conjuntivas hay una capa de tejido adiposo, que cuando aumenta de volumen la piel se distiende presentando flacidez.

Al relajarse el tono muscular se produce flacidez, ya que provoca un descolgamiento de la piel y de los músculos. La flacidez y la celulitis suelen confundirse a la vez que suelen ir unidas. Un método para saberlo es tumbándote. Si el acolchamiento desaparece quiere decir que es flacidez y se elimina haciendo ejercicio.

Las estrías pueden prevenirse con cosméticos. Una vez el tejido ya se haya roto son muy difíciles de eliminar, aunque si se puede mejorar su aspecto con el tratamiento cosmético adecuado.

Haciendo los ejercicios oportunos junto a una dieta equilibrada, todas podemos mantener las curvas bajo control. Es importante hacer comidas ligeras a base de verduras para poder eliminar toxinas. Come más pescado y menos carne. Debes olvidar el café, el té, el alcohol y las grasas animales. Poco azúcar y sal Beber de dos a tres litros de agua diarios para evacuar los residuos y estimulando el funcionamiento de los riñones.

Repetir movimientos puede ser más beneficioso que levantar pesas ya que consigues firmeza sin aumentar peso. Hay que trabajar todos los músculos que intervienen. En el gimnasio están todas las máquinas para tratarlos, mientras que en casa con una tabla de gimnasia también puedes conseguirlo.

Codos y rodillas exigen atención

Limpieza, hidratación, nutrición y exfoliación son los cuatro gestos básicos para cualquier tratamiento de belleza corporal y facial. Pero ¿estas segura que los aplicas siempre bien y en todas las zonas del cuerpo que lo exigen? Incomprensiblemente, es frecuente que al administrar nuestros tratamientos corporales olvidemos algunos rincones: los codos y las rodillas.

La piel de codos y rodillas es mucho más áspera y seca que la del resto del cuerpo. Además, la falta de atenciones y cuidados estéticos suele proporcionarles un aspecto rugoso y poco atractivo. Están más desprotegidas que el resto del cuerpo ya que las glándulas sebáceas se distribuyen de forma irregular y, además, el roce constante con la ropa puede empeorar su situación.

Unas piernas o unos brazos perfectamente moldeados pierden todo su encanto si las rodillas o los codos muestran un aspecto despreocupado, cuarteado, escamado o excesivamente reseco ¿Qué debemos hacer para solucionarlo? Es sencillo:

* Como mínimo debemos aplicar los mismos tratamientos que en el resto del cuerpo, pero para conseguir unos resultados espectaculares deberíamos prestarles una atención especial.

* Evidentemente, la limpieza es el principio de cualquier tratamiento. Cualquier crema hidratante, nutritiva debe aplicarse sobre la piel perfectamente aseada y seca.

* Para evitar la piel de lagarto en estas zonas debes aplicar una dosis generosa de la habitual loción corporal. Si tu caso es ya extremo y luces rojeces y descamación en estas zonas, aplícate alguna crema mucho más untuosa y grasa.

* Las lociones que contienen vaselina, karité o aceites son las más recomendadas para codos y rodillas.

* Siempre que te hidrates las manos, repite el gesto en los codos. Será una forma sencilla de mantenerlos siempre en perfecto estado.

* Someter los codos y las rodillas a la rutina semanal de la exfoliación es tan esencial como extender diariamente una generosa capa de crema. En este caso, también existen productos específicos recomendados para tratar estas zonas. Recuerda que durante la exfoliación debes realizar un enérgico masaje circular, que te ayudará a desprenderte de todas las células muertas e impurezas de la zona. Pero no te excedas: no se trata de que lijes la piel.

* Puedes iniciar la recuperación de la belleza de estas zonas con un tratamiento de choque que incluye un par de sesiones de exfoliación intensa y la aplicación de una mascarilla hidratante o nutritiva.

* En ocasiones la falta de cuidados se traduce en un oscurecimiento de la zona. Si este es tu caso, confía en las propiedades del limón y realiza unas friegas con su pulpa. La constancia premiará tu esfuerzo.

El paso de los años y la falta de cuidados son nefastas para estas olvidadas zonas de nuestra anatomía. No lo olvides y ¡ponte manos a la obra!

Combate el acné: ni un granito

Todo tiene una edad, o al menos eso dicen. Pero lo cierto es que pocas mujeres han conseguido evitar algún que otro brote de acné, esos granitos que en edad adulta aparecen cuando menos te lo esperas y, claro está, cuando menos los necesitas.

¿Y por qué salen si la edad “conflictiva” ya está más que superada? El acné en la vida adulta es diferente al de la adolescencia, aunque también se forma por una acumulación de grasa que bloquea los poros provocando que éstos se infecten. Pero, ¿cuál es el porqué de esta acumulación?

Causas

* El exceso de progesterona. Los días anteriores al periodo menstrual son los más propensos a dar problemas de acné ya que el aumento de la progesterona provoca una mayor acumulación de grasa, las glándulas sebáceas se ponen a tope de manera que si tu pelo es también graso, él también paga las consecuencias.

* El embarazo. Aunque se desconocen las causas y tampoco se puede generalizar, son muchas las mujeres que se quejan de padecer un aumento notable de espinillas y granitos durante su embarazo o bien durante la época de lactancia.

* Desajustes hormonales. Las hormonas no son demasiado estables y, desgraciadamente, en nuestro caso, sufren cambios increíbles pero ciertos que acaban repercutiendo en nuestra piel. Pero lo peor del caso es que estos cambios no tienen edad, es decir, aunque sean más habituales entre las adolescentes, nadie se libra de ellos, ni con treinta ni con cincuenta. Qué le vamos a hacer…

* Mala alimentación. No todos los alimentos son iguales ni todos son tan inclementes con la piel como lo son el chocolate, las pastas, los embutidos o la comida picante. Si quieres evitar esas molestas espinillas y granos, olvídate de ellos.

* Poca higiene. Recuerda que el acné es una cuestión de acumulación de grasa en la piel y que si a la grasa de nuestra piel se añade la grasa externa (polución, suciedad…), el resultado puede ser desastroso. Por eso, es recomendable lavarnos la cara lo más a menudo posible.

* Rascarse y tocarse la cara. No es la solución. Ni mucho menos. Aquello de “espinilla que veo, espinilla que me reviento” es lo más peligroso que hay si lo que se pretende es acabar con el acné. Unas uñas sucias son nuestro peor enemigo.

Evítalos ya y naturalmente

Si lo que quieres es poner fin a esos molestos granitos de manera natural, pon cartas en el asunto y toma nota:

* Evita tocarte el rostro: la principal causa del acné suele ser el propio autocontagio.

* Duerme bien: el descanso es esencial y sin descanso la piel sufre las consecuencias.

* Evita el alcohol y el tabaco y recuerda que no son sólo malos para tu piel.

* Aliméntate bien: recuerda lo que hemos dicho del dulce, no te conviene.

* Límpiate la cara antes de ir a dormir o los restos del maquillaje te pasarán factura.

* Desmaquíllate a conciencia con crema limpiadora y un tónico desinfectante. Lo notarás.

* Usa un exfoliante regularmente (por ejemplo, cada diez días) para eliminar las células muertas que se acumulan en la piel.

* Bebe agua: el agua, siempre beneficiosa, te refresca y evita la sequedad en la piel.

* Tranquilízate: a veces los mismos nervios y el estrés conducen a que aumenten los niveles de grasa de la piel y que en consecuencia aparezcan los granitos.

El mejor tratamiento

No hay tratamiento infalible contra el acné, aunque muchas cremas y pomadas específicas pueden ayudarte, pero antes de elegir al azar es recomendable que hables con tu médico o farmacéutico o hagas un estudio sobre tu tipo de piel. Ni todas las pieles son iguales ni tampoco todas las cremas.

Además de eso, hay medicamentos que pueden beneficiarte en el tratamiento, pero dado que sus efectos secundarios pueden ser aún más perjudiciales que el propio acné, es necesario que acudas a tu médico también, ya que incluso los hay que son incompatibles con la píldora.

Si tu caso es de los graves, te informamos de una de las terapias más modernas que están estudiándose en Estados Unidos: es la de los baños de luz roja que, junto a una pequeña loción de complemento, puede conseguir esos esperados resultados. Pero recuerda que los buenos hábitos son el primer paso.

¿Cómo cuidar nuestra piel?

* Tomar duchas cortas y no calientes.

* Usar jabones hipoalergénicos o neutros y no todos los días.

* Alimentarse con productos no muy calientes.

* Usar ropa con fibras naturales.

* No exponerse al sol entre las diez de la mañana y las tres de la tarde.

* Ocupar cremas humectantes sólo cuando la piel está seca.

* Aplicar protector solar con factor quince.

* Tomar mucha agua.

* Evitar las grasas.

* Consumir aceite de oliva y granos naturales.

* Consumir frutas y verduras.

*Evitar consumo de tabaco.

Como debemos limpiar nuestro cutis

Lo primero es empezar con una limpieza a fondo por un esteticista, orientándonos en el mantenimiento de nuestra piel, y averiguando que tipos de cutis tenemos.

La polución, las secreciones sebáceas y las células muertas de la superficie estropean la piel, por lo que la debemos limpiarla con jabón neutro aunque no se use maquillaje. Luego se aclara a fondo y se deja 30 minutos sin secar.

Si notas tirantez, es que tu piel es seca y sin impurezas, pero con tendencia a formar escamas y arrugas. Si notas los poros grandes y abiertos probablemente tengas la piel grasa, y si la notas grasa en la zona ‘T’ y los pómulos tirantes, es que tienes una piel mixta. Para cada tipo de piel la cosmética tiene su tratamiento.

Los ojos límpialos con un poco del producto específico en el algodón hidrófilo, pasándolo delicadamente por encima del ojo cerrado, sin restregar nunca.

Conociendo tu piel y habiendo elegido el producto más idóneo deposita 4 pegotitos de limpiadora en la barbilla nariz y pómulos, con las manos previamente lavadas con jabón neutro sin perfume. Con un ligero masaje con los dedos vas extendiendo la crema retirándola con un pañuelo de papel. Usar el tónico sin alcohol, va bien para cerrar los poros y para la piel grasa.

Cuando queramos hacer una limpieza más profunda nos haremos un ‘peeling’, que consiste en cremas desincrustantes. Las cremas hacen desprenderse de las células muertas, hinchando un poco la capa externa de la piel. No exageres el masaje, aléjate de los ojos y de los labios sin olvidar el cuello y sobretodo respeta el tiempo indicado. Se debe aclarar con abundante agua tibia, se seca suavemente y se aplica una crema hidratante.

Para eliminar los puntos negros prepara un recipiente con agua hirviendo con unas gotas de esencia. Cuando el agua esté hirviendo, la retiras del fuego y pones la cara a una distancia prudente tapada con una toalla, dejas 10 minutos para que los poros se abran y con un papel vas quitando los puntos. Nunca con los dedos.

Es conveniente aplicarse una mascarilla después de una limpieza a fondo. Para pieles secas o normales existen las mascarillas hidratantes, o bien mezclando una yema de huevo con aceite de oliva mientras que para pieles grasas existen las de arcilla o una clara de huevo a punto de nieve junto con limón. Un yogurt en la cara durante 15 minutos con dos algodones con manzanilla sobre los párpados, te refrescará.

Después de cada operación de limpieza debe penetrar con suaves masajes la hidratante o nutritiva apropiada. Una nutritiva de noche con una hidratante de día ayudará a la piel muy seca a retardar los síntomas del envejecimiento. Para las pieles que no son secas solo una hidratante matinal ya que el exceso de grasa la asfixiaría. No te maquilles sin base, ni olvides una noche sin hacer la limpieza, tu piel depende de ello.

Cómo prevenir el cáncer de piel

– Más vale prevenir que lamentar. Regla número uno, adoptar precauciones antes de tomar el sol: no abusar del tiempo en las primeras sesiones, usar una buena crema protectora de alta graduación, repetir las aplicaciones en varias ocasiones (especialmente, después de un baño), tener siempre a mano prendas de ropa con las que poder cubrirse en un momento determinado y no descartar el uso de una sombrilla para ir a la playa (especialmente, si hay niños pequeños).

– El melanoma es un tumor muy agresivo y con una gran facilidad para lanzar por el cuerpo metástasis (células cancerosas) y reproducirse, pero presenta una gran ventaja respecto a otras formas cancerígenas: su aparición es externa, de modo que se hace visible desde el primer momento y puede detectarse rápidamente.

– El melanoma se manifiesta en forma de manchas o lunares con un aspecto asimétrico (bordes irregulares y mal definidos), un color uniforme y cambiante, y un diámetro superior a un centímetro que tiende a aumentar.

– Si se detecta en fases iniciales, se cura en un 90% de los casos; una rápida detección es fundamental. Nada mejor para ello que la exploración, de uno mismo o con la ayuda de una persona de confianza.

¿Cómo se forman callos, juanetes y grietas?

Cuando el calzado no se ajusta a las estructuras del pie e impide el desarrollo de palanca que ejercen los dedos se pueden formar callos. Éstos se producen por roce, presión o comprensión, siendo la presión más evidente en el sexo femenino ya que el uso de los tacones hace que el peso se desplace hacia el metatarso que tiene que responder a un exceso de trabajo.

Por otra parte, la presión lateral a la que son sometidos los dedos hace que se formen los ojos de gallo, o callos interdigitales, que amenazan a los dígitos a que abandonen sus espacios para desencadenar una serie de patologías como los dedos en martillo, juanetes o dedos en garra.

Otro de los problemas que puede sufrir el pie son las grietas en el talón, originadas fundamentalmente por la anhidrosis (ausencia anormal de sudoración en respuesta al calor). A pesar de que el talón está diseñado para absorber cada impacto con una gran red de celdillas grasosas, si éste no está lo suficientemente hidratado, el contorno se pellizca y se rompe.

Las grietas también se deben a los calzados con contrafuertes blandos que permiten desplazamientos de lateralidad, a cambios hormonales o a algunos tratamientos médicos. Si las grietas no se tratan de inmediato pueden llegar a ser muy profundas e incluso a infectarse.

Con el sudor de mi cuerpo

Transpirar es algo natural y necesario, porque ayuda al equilibrio hídrico del organismo. Controlar esa actividad y evitar el mal olor es fácil si se recurre al producto adecuado, generalmente desodorante o antitranspirante.

Transpiramos porque es natural hacerlo, porque el cuerpo debe tener un balance entre la cantidad de agua que entra y sale de él. De modo que, querámoslo o no, pasada cierta edad el desodorante tiene que ser parte del propio arsenal de artículos de higiene.

El mal olor en el cuerpo, y más aun en ciertas zonas que permanecen en encierro, se produce por la descomposición bacteriana en la superficie de la piel. Y para eso no hay más secreto que un buen lavado, ojala con un jabón antiséptico, y luego la aplicación de un desodorante o antitranspirante, según sea la necesidad.

Las principales responsables de la transpiración son las glándulas sudoríparas pequeñas o ecrinas, que son cerca de tres millones y que están repartidas en forma irregular en todo el cuerpo. El sudor que ellas secretan es un líquido incoloro e inodoro, compuesto por un 99% de agua; el resto contiene cloruro de sodio, ácido láctico y urea, además de otras casi 50 sustancias que provienen del metabolismo.

¿Cuál es la diferencia?

¿Qué conviene más? Es importante tener claro que hay diferencia entre ambos. El desodorante elimina el mal olor, mientras los antitranspirantes contienen propiedades astringentes que se depositan en las glándulas sudoríparas y disminuye su canal, sin taparlas. Por eso, si no tiene mayores problemas de transpiración y sólo desea una protección contra el desagradable olor axilar, el desodorante es lo más indicado. Pero si usted es de aquellas personas que tiene exceso de transpiración, debe utilizar un antitranspirante, pues el anterior no surtirá efecto.

Ambos productos vienen en variadas presentaciones. Existen en crema, en roll-on, en spray y en stick.

Hiperdrosis

Sudar es completamente normal, de hecho es necesario para el control de la temperatura corporal y está regulada por el sistema nervioso simpático. Este mecanismo, conocido como termorregulación, permite que el organismo cumpla sus funciones vitales a una temperatura constante. Sin embargo, cuando el mal olor y el exceso de humedad en manos, axilas y pies traspasan nuestros límites, seguro se está frente a la hiperhidrosis. Esta alteración es causada principalmente por alteraciones del sistema nervioso, estrés, trastornos hormonales o alimenticios, lo que genera mayor sudoración. En este caso, es necesario consultar un médico. El deberá examinar si el exceso de sudoración se debe, por ejemplo, a una hiperfunción de la tiroides, a una diabetes o a una enfermedad infecciosa.

Higiene del cuerpo

* Atienda cuidadosamente la higiene del cuerpo. Utilice menos jabón y en su reemplazo use productos de baño libres de jabón, como los llamados syndets.

* Depílese bajo las axilas. El depilado reduce la formación de sebo y la cantidad de bacterias y, con ello, el olor del cuerpo.

* Evite el alcohol, café, té, tragos fríos, condimentos fuertes y alimentos ricos en calorías. Ponga atención en el peso de su cuerpo. Quien debe mover muchos kilos, frecuentemente suda demasiado.

* Beba té de salvia repetidas veces en el día durante algunas semanas, tiene un efecto que contrarresta la transpiración.

* Preocúpese por realizar actividades que impliquen relajación o distensión, ya que el estrés fomenta la transpiración.

¿Conoces tu piel ?

La piel nos envuelve y nos protege, la piel sufre alteraciones con el paso del tiempo sufre cambios en su tipología, pero también es el transmisor más importante de la belleza.

Por eso debemos cuidarla y protegerla de las agresiones externas para mantenerla sana y bonita, es decir, limpia, luminosa y elástica. La piel es uno de los órganos más vivos, sensibles e imprescindibles que posee el cuerpo humano.

El primer paso es conocer el tipo de piel que se tiene, algo que no siempre resulta fácil, a veces pensamos que tenemos una piel y resulta que es otro, se altera según las zonas, la estación en la que nos encontramos o la edad. Hay que estudiarla y estar atenta a los cambios que experimenta, los cuidados y los productos que utilicemos deberán encogerse siempre en función de tipo de piel y las necesidades. Cuando hay alteraciones leves o profundas en la piel del rostro, lo mejor es ponerse en manos de un dermatólogo o de una esteticista.

Actualmente, en algunos centros se realiza un estudio detallado de la piel mediante un escáner, que realiza un diagnostico preciso del tipo y el estado de la piel, y nos indica el tratamiento a seguir o los productos que se debe utilizar en los cuidados diarios.

Piel seca y sensible

Se caracteriza por su tendencia a descamarse con facilidad. Es una piel fina y transparente, con poros muy cerrados, en la que se produce una sensación de tirantez, descamación y aspereza, muy propicia a la aparición de arrugas, este tipo de piel es pobre en agua y grasa. Necesita hidratación y nutrición intensivas basándose en cremas ya sean naturales o de laboratorio.

Piel grasa

Se caracteriza por su aspecto brillante, con poros dilatados y grano visible. Tiene facilidad para desarrollar acné y puntos negros. Es más resistente frente al sol, presenta arrugas de manera más tardía, debido a que es más espesa, la flacidez puede aparecer antes de tiempo. Es imprescindible la limpieza con productos astringentes y desincrustantes, también necesita permanecer bien hidratada

Piel mixta

Se caracteriza generalmente por ser fina, tersa y tener un color levemente rosado, aunque deja asomar grasa en la frente, las aletas de la nariz y la barbilla, en la denominada zona T. Asimismo presenta sequedad o normalidad en los pómulos, el contorno de los ojos y las sienes. Es imprescindible la limpieza, y estar perfectamente hidratada. Hay infinidad de productos en el mercado destinados a tratar la piel mixta, es la más abundante.

Contra la piel grasa

Las claras de huevo y el limón son dos buenas alternativas para contrarrestar la oleosidad de la piel por sus propiedades astringentes.

Mascarilla de huevo: Separa las claras de las yemas de cuatro huevos. Bátelas a mano hasta que se unan y vuelvan espumosas, aplica con los dedos sobre la piel del rostro, previamente limpia. Deja actuar veinte minutos y enjuaga con agua tibia.

Otra opción es aplicar la mezcla del jugo de 1 limón disuelto en un poco más de medio vaso de agua mineral. Aplica con una gasa y retira con agua frotando levemente la piel con la toalla y secar.

Deja tu piel más blanca

Si quieres blanquear y descongestionar tu piel, aplica sobre el rostro finas rodajas de pepino fresco y compresas de algodón empapadas en té de manzanilla sobre los párpados. Luego, realiza una máscara de yogur natural, aplicando unas cucharaditas de éste en la superficie del rostro y cuello. Retira después de 10 minutos, enjuagando con agua tibia.

Cuidado de la piel: sol y melanoma

La llegada del verano invita a tumbarse al sol, a andar ligero de ropa con prendas más cortas y, en general, a disfrutar más del tiempo de ocio en la calle bajo la exposición directa a los rayos solares. Hasta aquí el plan es perfecto. Lo delicado del mismo se manifiesta cuando la radiación de la luz solar, tan ansiada en esta época del año, sobrepasa los límites aconsejables y se convierte en un factor de riesgo para la salud de nuestra piel. (Brigitte Bardot dice estar arrepentida de haber tomado tanto sol en su juventud).

Una exposición a los rayos del sol con la intensidad y tiempo adecuado, normalmente, tiene efectos beneficiosos para el organismo humano (favorece la síntesis de vitamina D y fortalece los huesos). Pero cuando no se sabe convivir con este bien natural imprescindible para la generación de vida, las consecuencias pueden ser graves y, en el peor de los casos, mortales.

Lo más frecuente es sufrir las siempre molestas quemaduras los días en que nos descuidamos y la dosis solar supera los niveles recomendados, pero no hay que olvidar que la suma de estos excesos concretos puede provocar, a largo plazo, un mal mayor: el temido cáncer de piel.

Hay dos clases fundamentales de esta enfermedad, el epilioma y el melanoma. El primero afecta al 95% de estos enfermos y se manifiesta, por lo general, a partir de los 50 años de edad y en personas que por su lugar de residencia o actividad laboral (campesinos, marineros…) pasan mucho tiempo bajo la influencia de la luz solar directa. El segundo tipo de cáncer de piel se conoce como melanoma y, aunque se declara con menor frecuencia, resulta mucho más agresivo que el epilioma.

Sólo en el 5% de los casos de cáncer de piel se ha detectado melanoma, y, sin embargo, este tumor cancerígeno provoca el 65% de las muertes por esta enfermedad. Y lo peor de todo es que nada parece indicar que vaya a haber una pronta solución, ya que, a tenor del último balance, el número de pacientes atendidos de melanoma (entre 6 y 8 por cada 100.000 habitantes) sufre cada año un incremento del 7%.

Este aumento sostenido de pacientes por melanoma puede dar una idea de lo importante que es adoptar cuantas medidas sean oportunas (pocas horas al sol en las primeras tomas al menos, protectores de alta graduación…) cara a que los rayos solares resulten saludables, y no dañinos, para nuestro organismo.

Diferentes tipos de sol

En una aproximación a un plano más científico de las propiedades de la luz solar, adelantemos que hay tres tipos diferentes de radiaciones que se distinguen por su longitud de onda. Esta clasificación presenta en primer lugar a los rayos infrarrojos (su longitud de onda es de 800 nm), que posibilitan ese ansiado efecto bronceador que perdura durante varios días.

La luz visible, con una frecuencia de 400 nm, también favorece el color más tostado de nuestra piel por unos días, pero, por contra, se ha probado su influencia negativa en el progresivo envejecimiento de la piel con el paso de los años. Y por último, quedan los realmente peligrosos, los rayos ultravioleta, que se clasifican en UVA (320 nm) y UVB (250 nm) y cuyas radiaciones parecen ser las principales causantes del envejecimiento del cutis y de la aparición de cáncer de piel.

Una exposición continuada de la piel a una radiación ultravioleta puede dañar su material genético y provocar la aparición de males tan graves como el citado cáncer de piel y las cataratas, e, incluso, si la dosis solar es muy alta, afecta al buen funcionamiento del sistema inmunitario que defiende al organismo de posibles infecciones.

Llegado a este punto, cabe señalar que la fuerza y efectos de estos rayos ultravioletas dependen, entre otros factores, de la época del año en que nos encontremos, y que si bien el riesgo a una elevada radiación es ya patente desde mediados de la primavera, es durante los 2 primeros meses del verano cuando se mide la máxima intensidad.

Este hecho probado científicamente no implica que tengamos que renunciar a la playa, a la piscina, las sierras o a la práctica de deportes al aire libre, pero sí nos previene para que seamos más prudentes y tratemos de evitar en lo posible las consecuencias negativas de una larga exposición al sol.

Cuidados para piel envejecida

Sería conveniente que en otoño e invierno enriquecieras tu piel con ampollas hidratantes regeneradoras o de vitaminas, aplícalas siempre después de la limpieza de cada noche. Deberás hacerte un peeling una vez al mes con una crema exfoliante rica en grasas y una mascarilla facial de 20 minutos, dos veces por semana.

Cuidados para piel grasa

Deberás evitar los dulces, el embutido y las especias fuertes, pues favorecen la aparición de granos. Te conviene una alimentación rica en minerales. Una vez a la semana deberás aplicarte un peeling, -pero que sea de grano pequeño, para evitar que éstos penetren en los poros-, después de limpiar tu rostro deberás aplicarte una crema exfoliante de 5 a 15 minutos. Tras el peeling , aplícate una máscara facial con efecto regenerador durante 20 minutos.

 

Cuidar la piel grasa

Las pieles grasas tienen una clara tendencia a los puntos negros, el acné y los granitos enquistados, además de que se ensucian con gran facilidad. Pero son más tolerantes a los agentes externos y envejecen más tarde.

Lo más importante una limpieza profunda

Por la mañana, debes retirar las impurezas que se acumulan durante la noche ofreciendo luminosidad al cutis y preparándolo para el maquillaje. Por la noche: repetir la misma operación para eliminar restos de maquillaje y suciedad ambiental, que impiden la respiración correcta de la piel. Los geles y jabones dermatológicos logran una limpieza más profunda; los geles dan sensación de frescura, mientras que los jabones suavizan y purifican, deben ser aplicados masajeándose ligeramente con la yema de los dedos.

Aplicar un tónico específico.

Después de desmaquillarse es muy importante usar un tónico para eliminar las últimas impurezas, cerrar los poros, restablecer el ph de la piel y favorecer la penetración de las cremas de tratamiento. El tónico no debe ser alcohólico ya que produciría el efecto inverso. Se han de utilizar productos hidratantes no grasos que no contengan lípidos. Las cremas nutritivas hasta los 35 años no deben ser utilizadas debido a su contenido en lígrasas.

Todas las semanas debes hacerte un peeling para eliminar las células muertas y las impurezas y una mascarilla específica, acostumbran a tener una base de arcilla que absorbe la grasa adicional. Tu piel irá adquiriendo luminosidad y transparencia.

Y si quieres maquillarte debes usar, una base hidratante que no contenga grasa y aplicar un corrector para cubrir las imperfecciones provocadas por los granitos.

Cuidados para piel mixta

Una vez al mes deberás hacerte un peeling por todo el rostro, exceptuando el contorno de los ojos, con una duración de 5 a 15 minutos, tras esto, aplícate una máscara facial relajante y limpia tu cutis con la leche limpiadora; la mascarilla deberás utilizarla 2 veces a la semana. También para tu cutis es muy tonificante el zumo de manzana.

Cuidados para piel normal

Aunque es la piel más agradecida, deberemos limpiarla a fondo una vez a la semana, tanto rostro como escote y cuello, aplicando después una mascarilla durante 10 minutos, y retirando esta última con un pañito humedecido en agua caliente.

Cuidados para piel seca-grasa

Mira de evitar la calefacción, el aire acondicionado y las luces de neón, tanto como te sea posible. Deberemos hacernos un peeling una vez al mes con una crema exfoliante rica en sustancias grasas; 2 veces a la semana utilizaremos una mascarilla con base de crema durante 20 minutos, que también deberemos utilizar tras el peeling, después aclararemos con abundante agua caliente.

Cuidados para piel seca-húmeda

Hazte un peeling cada 3 semanas, con un exfoliante rico en sustancias grasas, y una mascarilla 2 veces a la semana.

Cuidados para piel sensible

Debes protegerla todo lo que puedas del frío y el viento. Puedes hacerte un peeling suave y graso, cada 2 meses, seguido de una mascarilla de crema regeneradora, a los 20 minutos deberás limpiar bien tu rostro. También puedes aplicarte una mascarilla hidratante durante 20 minutos, dos veces por semana.

De cara al sol

Pero con protección, porque un buen bronceado no sólo es sinónimo de belleza, sino también de salud. El sol proporciona ánimo y vitalidad, pero daña con los rayos ultravioletas. No hay excusa para no estar dorada y sana, productos altamente eficaces los hay por montón. Protegen, hidratan e incluso contienen vitaminas.

Más que el color que se tome al sol, hoy importa cuán protegida se está en esa exposición. El oscuro fuerte se convirtió en un tono sospechoso, trofeo sólo de quienes no han tomado conciencia de que el daño de los rayos del sol son una realidad por el adelgazamiento y ruptura de la capa de ozono.

Si hay algo muy comprobado en este tema es que la excesiva e imprudente exposición solar puede traer, en un futuro cercano, consecuencias dramáticas, principalmente cáncer a la piel, porque sus efectos son acumulativos.

El sol entrega alegría y ánimo, de hecho se le considera un potente antidepresivo. Pero si no se toman las precauciones necesarias, puede también transformarse en un enemigo de cuidado. Esto, porque no sólo emite calor y energía, sino además rayos ultravioletas. Como todos los otros órganos, la piel está condicionada a un proceso natural de envejecimiento.

Pero éste se agrava cuando los rayos UVA penetran en ella hasta las capas más profundas de la epidermis y ocasionan daños irreparables en las células cutáneas, esenciales para el proceso de regeneración. Asimismo, los radicales libres (moléculas de oxígeno extremadamente agresivas) se multiplican ante la influencia de los rayos UVA y dañan aun más las células.

Cuanto más joven es una piel, mayor es su grado de riesgo. Por lo tanto, se debe prestar más atención a niños y adolescentes, en especial a los menores de tres años, porque su sistema inmunológico y su mecanismo termorregulador no están aún bien consolidados. También hay que tener en cuenta la sensibilidad de la piel clara, ya que ésta tiene menor capacidad para producir melamina de forma natural y debe compensar esta carencia con la protección cosmética artificial.

De todas maneras, cualquier tipo de piel necesita un filtro solar, cuyo factor de protección irá en consonancia con el tipo de piel.

Hoy existe una gran gama de bronceadores resistentes al agua, al sudor y a la arena, que previenen contra las reacciones alérgicas solares y que combinando filtros físicos y químicos protegen de los rayos ultravioletas UVA y UVB.

Los filtros solares son los actores principales de la protección solar, ya que tienen como objetivo absorber la energía luminosa, reduciendo la cantidad de rayos ultravioletas que penetran en la piel.

Declárale la guerra a la celulitis

El verano y las ropas ligeras, son el pavor que provoca la celulitis en la mayoría de la población femenina. Contra la celulitis, pacto para toda la vida entre: alimentación, ejercicio y tratamiento.

La celulitis es una acumulación de grasa que suele desarrollarse en torno a las caderas, muslos y abdomen. Su apariencia es esponjosa y con hoyuelos. De ahí que se le conozca cono piel de naranja.

La genética y la vida sedentaria suelen ser las causas que provocan la alteración de la circulación linfática que conduce a la celulitis, aunque no son las únicas causas de su aparición.

Pueden ser factores psicológicos como el estrés (la adrenalina favorece el almacenamiento de grasas), trastornos afectivos o laborales, trastornos circulatorios provocados por varices, malas posturas o prendas que opriman. Y, por supuesto, también influye el estilo de vida (falta de ejercicio, de sueño o baños muy calientes), una dieta desequilibrada, fumar, el exceso de alcohol y el consumo de algunos fármacos como los corticoides.

Las diez reglas básicas

Para combatir la celulitis, es necesario combinar un plan de alimentación, ejercicio físico y tratamiento con masajes y productos específicos que ayuden a eliminar los depósitos de agua y toxinas y ser consciente de que la constancia día tras día, es la única clave del éxito.

Las 10 reglas básicas:

1. Recuerda que las ranas no tienen celulitis, bebe agua, al menos dos litros al día repartidos entre comidas.

2. Observa a tu madre, la predisposición a la celulitis se hereda, si tienes papeletas en tus genes, sigue el plan que te proponemos.

3. Toma cinco piezas de fruta al día como mínimo. Por su riqueza en vitaminas, minerales, fibra y agua, son tus medicamentos anti-celulitis.

4. Adiós al tabaco, alcohol y café, malos para tu salud, tu juventud y tu piel.

5. ¡Que vivan las escaleras! Un ejercicio tan sencillo te convertirá en una abuelita de piernas jóvenes.

6. Ni un día de tu vida sin fibra, regula tu intestino y previene atascamientos.

7. Compensa los desequilibrios hormonales. La menstruación, los embarazos, la menopausia, descolocan tus sistemas, cuenta con ellos y evitarás los desperfectos.

8. Adiós a las grasas (bollería industrial, helados, bebidas con gas, fritos…) y los alimentos salados (ahumados, salazones, salsas…). Son enemigos de tu salud y de tu línea, te harás un favor eliminándolos.

9. Huye del agua caliente, las duchas de agua fría mejoran tu circulación y aumentan tus defensas naturales.

10. Constancia día a día, haz los ejercicios específicos durante toda tu vida, la celulitis vuelve en cuanto te descuidas.

Recetas infalibles para vencer la celulitis

Las alternativas son muchas. Desde la medicina habitual, hasta el naturismo, pero también es bueno tener en cuenta las soluciones hogareñas que proponen los especialistas.

Científicamente, la celulitis no es –como muchos creen- una simple manifestación estética, sino una enfermedad. Es una lipodistrofia de la que se desconoce su origen, aunque su nombre comenzó a utilizarse en 1.870.

Desde el punto de vista del Naturismo, la celulitis es un signo que indica un desorden y que se manifiesta en la piel, fundamentalmente en las mujeres. Claro que, la adiposidad en los glúteos, en las mamas y en la cara exterior de los muslos forma parte del carácter sexual secundario femenino.

Para detectar la celulitis no sólo basta con observar los pocitos de la piel sino que es necesario llevar a cabo estudios complementarios.

En realidad, existen múltiples posibilidades de abordar la enfermedad: desde la medicina científica, la naturista y la cosmeséutica. Al respecto, existen 22.000 variedades de algas marinas y cada una tiene sus propiedades. Algunas intervienen en la quema de grasas, y otras ayudan a controlar los procesos causales, por ejemplo, regulando la función ovárica o hipofisaria, ordenando su funcionamiento glandular.

En conjunto las algas marinas, las hierbas medicinales y la dieta favorecen la eliminación de sustancias tóxicas de desechos celulares, optimizan la circulación sanguínea, el drenaje linfático y normalizan el desorden de la piel.

Lógicamente, los tratamientos naturales son menos costosos que los quirúrgicos.
Por su parte, las especialistas María Graciana y Ernestina Ferreira, aseguran que el masaje modelador saca centímetros. La técnica consiste en bajar la hipertermia del tejido, oxigenar la sangre y arrastrar las toxinas.
En la actualidad hay diversos métodos para modelar el cuerpo: vendas frías, algas, geles que producen una vasoconstricción, aparatos para iontoforesis, espumón, crioterapia, termogénesis, fangoterapia y nanósfera cafeinadas reductoras.

Preparar la piel

Acomodar la piel en forma adecuada a las necesidades de cada persona y al período del año al que se encuentra expuesta requiere de una precisa información al respecto.

Sobre la cuestión opinó Mónica Luraschi, analista químico y cosmiatra, quien desarrolla productos, da clases de elaboración de los mismos y orienta en los tratamientos: “Para poner a punto la piel de nuestro cuerpo, es conveniente empezar con un pulido, que tiene como fin extraer las células muertas que la opacan y la secan excesivamente “, explicó.

El pulido se puede hacer en forma mecánica, con alguna crema sílice o algún abrasivo, y en forma química con los glicólicos. Un pulido mecánico lleva 5 minutos en cara y 15 minutos en cuerpo, se puede hacer en casa con una crema pulidora y yogur.

El pulido debe realizarse una vez por semana. Cuando la piel está pulida los espacios intersticiales de las células están más separados y favorece la penetración de cualquier sustancia que uno pueda implantar en el tejido.
Luego se hace necesario incorporar una crema nutritiva y humectante que contenga un buen porcentaje de liposomas y unas gotas de ácido glicólico para ofrecer a la piel la acidez y vitaminas necesarias.

En general, la piel durante el otoño e invierno requiere mayor cantidad de emolientes y lubricantes, sobre todo alrededor de los ojos donde es más fina y está más expuesta.

Los geles caseros

La cosmetóloga Luraschi ofrece una serie de ” recetas ” para la fabricación hogareña de algunos geles y baños. Todo un arsenal para cuidar la piel y luchar contra la celulitis.

GEL PULIDOR: para preparar la piel antes de los geles reductores. Mezclar una cucharada de gel neutro con una piedra pómez pulida, sílice o arena. Masajear la zona con movimientos circulares durante 3 0 5 minutos, luego retirar con agua tibia.

GEL DE HIERBAS: Mezclar 100 g de gel neutro, 20 cm3 de extracto de centella gingko biloba y 5 cm3 de extracto de arnica. Masajear las zonas a tratar durante 20 minutos y retirar con agua fría. Reduce sin agredir y es inocuo en caso de alergias.

GEL DE ALGAS: mezclar una parte de agua caliente con una parte de agua y tres de arcilla, masajeé durante 10 minutos y luego pincele con parafina y cubra con el plástico, deje actuar 20 minutos y enjuagar con agua tibia.

GEL FRIO: Mezclar 200 g de gel neutro con media cucharada de mentas disuelto en 50 ccm3 de alcohol, extender en la zona a tratar y tapar con un filme plástico. Reduce, refresca la piel y descongestiona zonas con celulitis o flacidez.

PARCHES REDUCTORES: Masajear la zona con las siguientes fórmulas y luego rodear con un filme plástico como el que se usa para envasar alimentos. Para uso prolongado mezclar: 100 g de gel neutro, 5cm3 de nanósferas cafeinadas, 5cm3 de hidrolizado de elástica; para un gel de acción rápida: mezclar 100 g de gel neutro, 5cm3 de nanósferas cafeinadas, 5 cm3 de nanósferas con centella, gingko biloba, fucus y hiedra y 5cm3 de hidrolizado de elástica.

Baños especiales

DESCONGESTIVO Y DEPURATIVO: mezclar en una cacerola y hervir, 80 g de manzanilla, 40 g de salvia, 40 g de caléndula, 40 g de vegetariana, 20 gotas de agua de azahar, 200 g de cáscara de cítricos, 1 litro de agua de rosas, 2 litros de té de romero. Colar y colocar el liquido en la bañera con agua bien caliente. Dejar actuar sobre el cuerpo como mínimo 15 minutos.

PULIDOR Y RENOVADOR: colocar los siguientes ingredientes en un trozo de tela atada, formando una pelota y frotarlo sobre el cuerpo o introducirlo en la bañera: 5 cucharadas de salvado, 2 cucharadas de sal gruesa y un puñado de hierbas medicinales.

Descubre como es tu piel

En las ciudades la atmósfera contiene sustancias irritantes que se pegan y sensibilizan la piel. En la infancia y la madurez es cuando estás expuesta a sufrir la alergia solar. El sistema hormonal tiene mucha influencia en las alergias de una mujer ya que en períodos de menstruación, embarazo o en la menopausia, pueden producirte una reacción repentina de productos que normalmente no lo hacen. No es lo mismo una irritación a una alergia, por lo que te damos la clave para descubrirlo:

Piel irritada, es cuando una piel normal reacciona para defenderse de la agresión de un agente externo. Este puede ser el frío, viento, productos ácidos, disolventes o detergentes. Los síntomas son tirantez, sensación de quemazón, picor y enrojecimiento difuso. Debes aplicar una crema-bálsamo calmante, o un after sun solar, ya que refresca, calma e restaura la hidratación.

Piel sensible, es cuando una piel reacciona con mucha más intensidad frente a un agente irritante. Puede provocarle rojeces, el frio, y el sol le puede quemar. Los sintomas son piel levantada y áspera, ardor, enrojecimiento y hasta formación de escamas. Debes usar tónicos sin alcohol, leches limpiadoras y cremas muy hidratantes. No es aconsejable exfoliar este tipo de pieles. Has de ponerte una crema protectora a diario y en invierno ha de ser más grasa para reforzar el manto protector. Lleva siempre contigo una crema calmante de camomila o alantoína.

Piel alérgica, es cuando un agente externo inofensivo reacciona de una forma anormal en tu piel. Las resinas, los perfumes, el níquel, los extractos de plantas, algunos colorantes y los disolventes pueden, por parte de los cosméticos, producirte alergia. Las medicaciones sean del tipo que sean también pueden producirte alergias, el sol puede provocarte erupciones o manchas oscuras y los tintes para el pelo también pueden producirte alergias. Los síntomas son hinchazones que pican, manchas oscuras o sarpullidos. Debes acudir a un médico y si se trata de un cosmético llévale la lista de los componentes.

Descubre tu tipo de piel

Como ya sabemos existen diversos tipos de piel, aunque quizás no sepas con exactitud cuál es la tuya, así pues ¡vamos a descubrirlo.

Lo primero que debemos hacer es limpiar bien la cara y relajarla un ratito, ahora ya estamos preparadas para mirarnos bien al espejo.

Piel normal: Si tu piel tiene un aspecto sano y terso, no tienes poros abiertos, ni manchas, granos, puntos negros o acné, .

Piel grasa: Presenta poros dilatados, espinillas o barros, y sueles tener la cara brillante.

Piel mixta: También puede ocurrir que tengas una piel grasa en la frente, nariz y barbilla, y en el resto de la cara una piel normal.

Piel seca-grasa: Si tienes la piel fina con pequeños poros, aunque sin puntos negros, y notas en ocasiones tirantez.

Piel seca-húmeda: Si por el contrario si que tienes puntos negros y notas una piel grasienta en frente, nariz y barbilla.

Piel envejecida: Cuando existe una gran sensación de sequedad, comiencen a aparecer arrugas e incluso manchas en los párpados y las sienes.

Piel sensible: es aquella que aunque de apariencia normal, tiende a la sequedad, se irrita con bastante facilidad y hasta se puede llegar a observar pequeñas venitas en la zona de la nariz.
A continuación, pequeños consejos de cómo cuidar cada tipo de piel. Lo primero que debes saber es que existen diversas causas que influyen negativamente en ella, como son pocas horas de sueño, las tensiones o preocupaciones, el tabaco, el alcohol, una mala alimentación, tomar poca cantidad de agua, e incluso llevar una vida excesivamente sedentaria; por el contrario, será beneficioso que tomemos al menos dos litros de agua al día, así como abundantes frutas y verduras.

Diez preguntas claves sobre el lifting

Es una de las plásticas que se hacen con más frecuencia las mujeres. Pero antes de someterse a una cirugía es importante resolver todas las dudas y temores.

El objetivo de la cirugía plástica fue siempre, a lo largo del tiempo, la “recuperación de las formas”. Cierto tipo de intervenciones inciden en lo psicológico y lo social. Así las intervenciones buscan ajustar el aspecto del paciente a los estándares de belleza vigentes en una cultura. La vejez no es considerada bella. El lifting entonces es la especialidad que apunta a aumentar la autoestima al mejorar una imagen corporal deteriorada por el paso de los años.

1.- ¿Durante el lifting se estira solamente la piel?

No basta estirar la piel para eliminar las arrugas: se necesita que lo que está por debajo, grasa, músculos, etc. mantenga la forma, y para eso es necesario tensar una estructura muy fina, algo así como una malla, denominada SMAS (sistema músculo aponeurótico superficial). La piel se despega y levanta acompañada de una capa de grasa por la que van los vasos que alimentan el colgajo. Esta delicada circulación se ve comprometida en el caso de fumadores, diabéticos, arterioscleróticos, etc. lo que obliga a tener una serie de precauciones especiales y limitaciones en este tipo de pacientes.

2.- ¿Existe algún lifting sin cirugía?

Las arrugas tienen costumbres fijas, se instalan como inquilinas no invitadas en el contorno de los ojos, en la frente, en el cuello, en los labios… y para desalojarlas se inventaron masajes, drogas y cremas. Pero nada detiene la evolución del tiempo y lo único que puede realmente estirar la piel y retirar el exceso, es la cirugía.

3.- ¿Hay diferentes tipos de lifting?

Como la finalidad principal del lifting es el tratamiento de la flacidez de la piel y de los tejidos profundos (grasa y músculo), se han ideado diferentes variedades de estiramientos aplicables a las diferentes alteraciones.

Minilifting: necesita un despegamiento mínimo en la región preauricular de la cara y del cuello. Normalmente se utiliza en personas que presentan arrugas leves o pequeña flacidez a nivel del cuello.

Lifting Temporal: se emplea para elevar las cejas y para disminuir las arrugas en la parte superior y externa del ojo.

Lifting Frotal:
sirve para tratar las arrugas de la frente y del entrecejo, o aumentar la altura de la frente.

Lifting Endoscópico: se usa para tratar la región temporal y frontal, y ayuda a disminuir al máximo las cicatrices.

Lifting Cervical: se indica para los casos en que se necesita únicamente tratar el cuello.

Lifting Cérvico Facial: el lifting parcial puede tener utilidad en personas jóvenes. Pero en realidad, el Lifting cérvico facial, que actúa al mismo tiempo y de forma armoniosa sobre las diferentes partes del rostro, es sin duda el más eficaz.

El lifting normalmente se acompaña de Blefaroplastía (para el tratamiento del exceso de piel y bolsas de los párpados), pudiendo también ser realizada Lipoescultura de los acúmulos localizados de grasa.

4.- ¿A qué edad habría que empezar a operarse?

Para comenzar a operarse la edad ideal es entre los 40 y 45 años, pero incluso puede ser más ventajoso adelantar cirugías de menor envergadura para ir solucionando los problemas a medida que aparecen. El límite de edad lo da el estado del paciente.

5.- ¿Qué pasa con las cicatrices?

Una de las mayores preocupaciones del cirujano plástico es que las cicatrices no sean visibles. En el lifting tradicional las cicatrices se colocan de tal forma que resulta difícil para el profano descubrirlas, ocultándose en el interior del pelo y en los pliegues por delante y detrás de la oreja.

En ocasiones, cuando el exceso de piel es muy importante y para evitar grandes desplazamientos de las líneas de inserción del pelo, es necesario que éstas se hagan justo por delante del nacimiento del mismo.

Con la utilización de la endoscopia se resolvieron gran parte de los problemas que provocaban las grandes cicatrices, en especial la coronal (de oreja a oreja) empleada en el lifting frontal.

Aunque las cicatrices también dependen de la buena calidad de cicatrización del paciente, son, sin duda, la firma del cirujano.

6.- ¿Cómo es la anestesia?

Normalmente se utiliza anestesia local con sedación, aunque también se puede hacer con anestesia general. Ambos tipos de anestesia se acompañan de infiltración de solución de xilocaina (anestésico local) con adrenalina.

La adrenalina, a bajísimas concentraciones, disminuye el sangramiento y evita tener que bajar la tensión durante la cirugía (hipotensión controlada) técnica ésta última que aumenta considerablemente el riesgo quirúrgico.

Hechas todas las pruebas habituales para descartar cualquier patología, el tipo de anestesia es una decisión a tomar entre paciente, cirujano y anestesista. Factores como el estado, la edad y el psiquismo del paciente, el tiempo previsto de cirugía y las preferencias de cada uno, determinaran la elección.

7.- ¿Cuánto dura la operación?

El tiempo quirúrgico varía entre dos y cinco horas, dependiendo de la cantidad de procedimientos que se realicen el la misma operación. Es importante recordar que el tipo de anestesia es siempre más superficial que la empleada en las cirugías habituales, pues aquí se trata sólo con estructuras externas que gracias a la infiltración de xilocaína están anestesiadas.

Según el tipo de lifting realizado, el tiempo de hospitalización suele ser de 24 a 48 horas.

8.- ¿Cuánto dura el post operatorio?

El tiempo de recuperación oscila, según la respuesta de cada paciente, entre quince y veinte días, aunque a partir de una semana puede comenzar a hacer una vida normal con restricciones mínimas. La inflamación de todo el rostro, la insensibilidad, y las leves equimosis (moratones) son normales y desaparecen progresivamente Los cuidados pre y post operatorios varían considerablemente según cada cirujano y son de suma importancia para obtener el mejor resultado. El resultado definitivo se evalúa a partir del segundo mes.

9.- ¿Puede haber complicaciones?

Las posibles complicaciones, en manos expertas son escasas, y en su mayoría transitorias. Pueden aparecer, hematomas, seromas, defectos en la cicatrización, lesiones cutáneas, pérdidas de pelo a nivel de la cicatriz del cuero cabelludo, que son factibles de corrección en el postoperatorio inmediato o tardío. Las alteraciones en la movilidad de las cejas y de los labios son excepcionales y normalmente transitorias.

10.- ¿Cambia la fisonomía?

El lifting facial aporta al paciente una apariencia más joven (10 años aproximadamente) sin cambiar, necesariamente, ningún rasgo de la fisonomía. Es decir, el resultado ha de ser natural de forma que, quien lo vea, no reconozca el paso por la cirugía.

El riesgo de los rayos UVA. Presente en las lámparas de bronceado

Durante muchos años, se ha considerado que los rayos UVA no eran peligrosos para nuestra salud porque, se creía, no atravesaban las primeras capas de la piel. Hoy, sabemos, en contra de dicha teoría, que los UVA pueden penetrar la piel hasta la dermis, que sus dosis son acumulativas, que su efecto se asocia al de las UVB, y que tienen una acción degenerativa sobre el colágeno dérmico: la piel se arruga y se envejece prematuramente.

Años atrás, cuando nada de esto se sospechaba, los dictados de la moda y el gusto por las pieles bronceadas provocaron la proliferación de lámparas UVA, que, en la práctica, posibilitaban el lucimiento de un color de moda durante todo el año, sin la necesidad de tener que aguardar para ello hasta el verano, ni tener que tomar las precauciones propias de esta época.

Ahora, estos aparatos se encuentran ya en muchos tipos de establecimientos (peluquerías, centros de estética y cosmética, gimnasios…), sin que haya una normativa explícita que regule su instalación y manejo.

El sol: Enormes daños

El cáncer en el tejido cutáneo es una de las principales consecuencias del exceso del sol. “La forma más peligrosa son los lunares negros que empiezan a picar, se ponen rojos en los bordes y tienen una forma irregular (melanoma maligno). O los granitos redondos y brillantes que empiezan a aparecer poco a poco, como una espinilla sin materia (epitelioma basocelular), entre otros”, advierte la doctora

Además, se puede producir envejecimiento prematuro en la piel. Esto ocurre cuando los rayos UVA llegan a las capas profundas de la epidermis y ocasionan daños irreparables en las células cutáneas, esenciales para el proceso de regeneración. Asimismo, los radicales libres (moléculas de oxígeno extremadamente agresivas) se multiplican y hacen que aparezcan las primeras arrugas. Para prevenirlo, se debe utilizar todo los días un protector solar sobre 15.

Con el sol tienden a aparecen pecas -que se pueden blanquear con láser o cremas- y manchas en la cara (cloasmas). “Surgen en la frente, el dorso de la nariz, los pómulos, en la zona del bigote o el mentón. Son más comunes en personas que toman hormonas, en embarazadas o al consumir medicamentos que las predisponen”, aclara la dermatóloga.

Protección Solar: El color de la piel sí importa

Con la llegada del verano y la radiación ultravioleta a la orden del día, los expertos recomiendan extremar los cuidados de la epidermis. Las personas de tez blanca y las morenas necesitan distinto tipo de cuidados. Sepa cuáles son.

El sol en verano es sinónimo de playas y piscinas, pero también de un aumento en la intensidad de los temidos rayos ultravioleta. Para evitar consecuencias tan desagradables como las manchas en la epidermis, pecas, arrugas y hasta un cáncer en el tejido cutáneo es necesario brindar un correcto cuidado a la piel, de acuerdo a sus características. Existe una clasificación que separa los distintos tipos de piel de acuerdo a su color y sensibilidad a los rayos solares.

Aquí van las claves

• Colorinas y casi albinas:
Las pieles que requieren mayor resguardo son las extremadamente sensibles. Son mujeres de tez blanca, asociadas a ojos y cabellos claros y con tendencia a las pecas. Nunca se broncean y sólo consiguen un color rojo en el cuerpo. El tiempo de autoprotección, es decir, el período en que hay un menor riesgo de quemadura, es de 5 a 10 minutos de exposición al sol. Desde los 11 minutos están en riesgo. Deben ocupar un factor de protección solar (FPS) sobre 30.

• Muy sensibles: Tienen los mismos coloridos que las mujeres de la categoría anterior, con la diferencia que se pueden tostar levemente. También deben usar un filtro solar con factor 30. La cantidad de tiempo que pueden estar al sol sin peligro es de 10 a 20 minutos. Ambos grupos deben extremar los cuidados, ya que tienen una mayor posibilidad de cáncer en el tejido cutáneo.

• Color mate: Estas personas tienen pelo castaño, no les salen pecas y su piel es ligeramente color mate. A pesar de que se broncean con facilidad y raramente producen una quemadura, siguen teniendo la piel sensible. Deben aplicarse un filtro con factor 15 a 25. El tiempo de autoprotección es de 15 a 20 minutos.

• Morenas:
Las mujeres de cabellos oscuros o negros y piel morena tienen una epidermis poco sensible. Al exponerse al sol logran un color café casi de inmediato. El tiempo de autodefensa es de 20 a 30 minutos y deben utilizar un factor solar de 15 a 20.

• Niños: Especial cuidado hay que tener con las pieles infantiles. Los niños no tienen desarrollados mecanismos de autoprotección, por lo que se queman con facilidad. Los menores de un año no deben ser expuestos directamente a las radiaciones solares. Tienen que utilizar un protector solar sobre 35.

La protección solar es fundamental. “Estos productos deben proteger tanto de los rayos UVA como UVB y ser resistentes al agua. No hay que ser mezquinos en su aplicación y se debe colocar de forma regular por todo el cuerpo”, advierte la dermatóloga, asesora de la Corporación Nacional del Cáncer.

Además, tienen que estar testeados dermatológicamente y seguir la norma de medición australiana para los rayos UVA. Este país posee el mayor porcentaje de cáncer en la piel, por lo que se han preocupado de desarrollar protectores de alta calidad.

Siempre es bueno recordar que el filtro se debe aplicar media hora antes de exponerse al sol y se tiene que reponer cada una o dos horas. Sobre todo después del baño, ya que el secado de la toalla lo elimina hasta en un 80%. Incluso se debe utilizar en días nublados, ya que un alto porcentaje de radiaciones llega de igual forma a la piel.

Tomar sol: los diez mandamientos

Antes de ponerte bajo el sol buscando ese sombreado que tanto te agrada, toma tus precauciones y observa los diez mandamientos que aconsejan los expertos en el cuidado de la piel.

1.- No me expondré al sol sin un buen protector solar.

2.- Elegiré correctamente el factor de protección que más me conviene en función de mi tipo de piel.

3.- Me aplicaré el protector solar treinta minutos antes de exponerme al sol.

4.- No olvidaré reaplicarme el protector solar frecuentemente, e incluso después de bañarme.

5.- Prometo tener más cuidado los primeros días de exposición al sol.

6.- Evitaré tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00 horas.

7.- Tomaré precauciones también en los días nublados.

8.- No olvidaré usar after sun después de tomar el sol.

9.- No expondré a mi bebé al sol y protegeré a mis hijos del sol con un protector solar especial para ellos.

10.- Consultaré al especialista en caso de insolaciones y quemaduras solares repetidas.

El sombrero contra el envejecimiento producido por el sol

El sombrero es una herramienta magnífica contra el envejecimiento facial que provoca el sol y debería recuperarse su uso, según indicó Agustín Alomar, presidente del comité organizador del Congreso Nacional de Dermatología al que asisten más de 1.500 especialistas.

ha recordado que en Australia, en donde el riesgo de enfermedades provocadas por el sol es muy alto por la destrucción de la capa de ozono, el sombrero de ala ancha se está convirtiendo en un complemento de protección habitual, y que hay que tener en cuenta que la exposición al sol es acumulativa. Para este facultativo es muy importante proteger a los niños y a los adolescentes, porque en esta etapa crítica la destrucción que se produzca de la dermis es la que determinara 30 años después su calidad de la piel y la aparición de problemas, que cada vez se ven en personas más jóvenes, coincidiendo con la moda del moreno de hace unos años.

Saber tomar el sol

Tras insistir en que hay que saber tomar el sol con las medidas de protección adecuadas, también se refirió al riesgo que tienen las máquinas de rayos UVA cuando se usan de forma habitual y sin tener además en cuenta el peligro que puede suponer hacerlo cuando se está tomando medicación como tetraciclinas, fármacos contra la diabetes o contra el colesterol. “Para casos puntuales – dijo -, una novia que quiera tener buen color para que destaque su traje blanco o una situación similar, los rayos UVA son una buena solución y no resultan peligrosos, pero el hábito que se genera en muchos casos parar mantenerse moreno todo el año es malo”.

Una opción inocua, ha dicho Agustin Alomar, para tener buen color sin problemas son las cremas que ponen morena a una persona sin tomar el sol y que tiñen la piel, “aunque hay que saber ponérselas para que queden homogéneas, duran pocos días por la renovación constante de la piel y no tienen el componente de placer de los otros métodos. Según Agustín Alomar, un estudio del Hospital de San Pablo de Barcelona hecho a partir de 20.000 visitas constata la relación del sol con los cánceres cutáneos, ya que de 1.211 casos detectados en estos pacientes, 886 eran basocelulares, los más típicos de personas jóvenes, y de ellos el 71 por ciento estaban situados en cabeza y cuello.

La doctora Montserrat Pérez, especialista en dermatología exótica del hospital de San Pablo, ha dicho que se observa un descenso de la gonococia y la sífilis, dos enfermedades venéreas, aunque no se descarta que pueda suceder con ellas como con la tuberculosis, que tras años de recesión ha reaparecido, un fenómeno que se está dando en la Europa del este. En el XXIX Congreso Nacional de dermatología tratara también, entre otras cuestiones, del rejuvenecimiento facial y de que pruebas diagnósticas son las más adecuadas en cada caso.

En invierno: Alimenta tu piel

En invierno, la piel necesita abrigarse, pero también una buena alimentación. La ausencia de sol durante la temporada disminuye la capacidad del cuerpo para asimilar vitamina D, que regula la absorción de calcio y fósforo. Por ello, se recomienda que mujeres que padecen osteoporosis ingieran un suplemento extra de calcio.

Pero también se deben ingerir alimentos ricos en vitaminas A y C, que sirven para combatir el frío. Los alimentos en los que se encuentra la vitamina A preferentemente se encuentran en la grasa de la leche, mantequilla, margarina, quesos, hígados y en la yema de huevo. Consumirlos previene la sequedad del cutis, las grietas en los labios e incluso evita la formación de sabañones. En tanto, la vitamina C, que aumenta las defensas y protege el cuerpo de resfríos la encontramos en tomates, pimientos verdes, cítricos y verduras.

Fangoterapia: la naturaleza sobre la piel

No sólo es necesario conocer las bondades y aptitudes de los fangos termales, sino también tener en cuenta las distintas necesidades de cada biotipo cutáneo.

El fango termal se origina en las capas poco profundas de la tierra, el barro se halla en combinación con aguas provenientes de fértiles fuentes termales.

Básicamente el fango está constituido por los minerales existentes en la tierra y el agua (hierro, magnesio, manganeso, azufre, zinc, fósforo y cobre) oligoelementos y minerales geológicos (silcatos, feldespatos, cuarzo, mica, etc.) que a través de los siglos, y por restos fósiles de animales y plantas que son arrastrados a la superficie por las aguas profundas, le dan conformación.

Al evaporar el agua, el fango queda libre de contaminación, ya que las bacterias se desarrollan fácilmente en la humedad, logrando con esto conservar intacta su riqueza, volviéndose más activo, concentrado, maximizando todas sus aptitudes curativas. Es decir, con este proceso de deshidratación se garantiza la pureza y el equilibrio de la composición, por no contener ningún aditivo conservante, ni similares.

Propiedades

Entre las propiedades terapéuticas dermo-cosméticas del fango termal, destacan:

Su acción desinflamatoria, calmante y su gran poder de absorción.

Actúa como estimulante de la formación cutánea, depurando la piel y favoreciendo la perdida del ácido úrico.

Favorece la reproducción celular.

Químicamente, posee sales minerales y oligoelementos que el organismo necesita.

Estimula la circulación.

Produce una hiperactivación orgánica.

Realiza un profundo pulido de la piel.

Actúa eliminando el exceso de grasa cutánea.

Cómo actúa

Su función está dada principalmente por la absorción de minerales y oligoelementos que a nivel celular aseguran el desarrollo optimo de los procesos biológicos, relacionado con la salud, la belleza y el equilibrio general del ser humano. Al ser un proceso natural activo y cuya fórmula está balanceada por la naturaleza en sí misma, posee asombrosas y verdaderas propiedades.

Entre ellas se pueden contar:

Descongestivo.

Regenerativo.

Depurador.

Aclarante.

Desintoxicante.

Antiséptico.

Tonificante.

Hidratante.

Función de los activadores

Los activadores son soluciones líquidas que se agregan al fango para potenciar sus efectos naturales. Existen varios, pero básicamente son cuatro.

Activador humectante y tonificante: contiene aceite de rosas, propilenglicol, glicerina y extracto de hamamelis y tiene como finalidad tonificar, suavizar y humectar las pieles descuidadas.

Activador aclarante de máculas: esta solución posee peróxido de hidrógeno, ácido glicólico y aceite de rosas, la cual reduce los signos de envejecimiento. Es aclarante (erradica manchas causadas por el sol, la vejez, etc.) y exfoliante natural (descama las células muertas).

Activador antiseborreico y depurativo: compuesto por extracto de malva, alcanfor, ácido bórico y aceite de rosas, con la tarea purificante, desintoxicante y antiseborreico, es decir limpiar la piel de impurezas, grasas y demás particularidades propias de cada persona.

Activador descongestivo y sedante: formado esencialmente por diferentes extractos (manzanilla, borraja, nogal y encina) más el agregado del aceite de eucalipto, que llevan a cabo la función de refrescar, descongestionar y sedar, o sea relajar, y bajar la temperatura de la piel originado por factores climáticos o por tensiones nerviosas.

La belleza oriental de tu piel

La naturaleza es la fuente de la salud y la vida; si bebes de sus frescas y nítidas aguas, tu belleza será eterna y resplandecerá como nunca. Con estas breves y sabias palabras, la milenaria cultura oriental llega hasta ti con la intención de darte a conocer y ofrecerte las magníficas propiedades de los productos naturales que brotan de sus enigmáticas tierras.

La eterna juventud ha dejado de ser un mito y está, más que nunca, al alcance de tu mano. Para mantener tu piel siempre tersa y defenderla de todo tipo de agentes externos, te pedimos que nos prestes un poquito de tu preciado tiempo, porque vamos a revelarte el secreto de la inmortalidad de tu piel. No esperes más y empieza cuanto antes a disfrutar de los múltiples beneficios que te brindan siglos y siglos de tradición.

Té verde, la protección de una caricia

Los orientales utilizan el té verde tanto para proteger la piel, gracias a sus efectos antiirritantes, como para rejuvenecerla, pues equilibra su metabolismo. A diferencia del té oscuro, esta variedad no ha pasado por ningún proceso de fermentación, lo que hace que conserve inalterables sus extraordinarias propiedades naturales.

* Protege, sobre todo a las pieles sensibles, de las irritaciones producidas por las inclemencias del tiempo y la polución concentrada en las ciudades.

* Evita la destrucción del colágeno y la elastina, sustancias que se encuentran en nuestra piel e impiden la formación de arrugas prematuras, la flacidez y el descolgamiento.

* Actúa como antioxidante, es decir, neutraliza y acaba con los radicales libres que afectan a las células de la piel y las hace envejecer.

* Está compuesto por una gran cantidad de hormonas vegetales que ayudan a la regeneración de la piel.

* Retrasa, e incluso impide, la aparición de cáncer de piel y ayuda a acabar con el estrés.

Ginkgo biloba, las raíces de la salud

Este milenario y sagrado árbol, te abraza con sus fuertes y robustas ramas para resguardarte de la intemperie, revitalizar tu piel y evitar la acumulación de grasas. Sus principales beneficios son los siguientes.

* Los componentes de sus hojas estimulan la circulación sanguínea, favoreciendo así la oxigenación y la nutrición de la piel.

* Al igual que el té verde, también cuenta con propiedades antioxidantes que la protegen del deterioro y el envejecimiento.

* Evita que se acumule una excesiva cantidad de grasa en las células de tu piel, consiguiendo un efecto anticelulítico.

Puedes encontrar múltiples productos de belleza fabricados a base de té verde y Ginkgo biloba. Champús, geles corporales, cremas faciales, mascarillas, bálsamos,… Solo tienes que pedirlos en farmacias y establecimientos dedicados a la cosmética. Disfruta de una piel cuidada y bonita.

La Piel y el Frío

El frío y la contaminación ambiental hacen estragos en la piel durante esta época. Recomendaciones básicas para protegerse del daño.

¿De qué modo afecta el frío a nuestra piel?

Cuando hace frío, hay pieles que lucen pálidas. Esto es el resultado de la vasoconstricción, es decir, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Como consecuencia, hay menos oxígeno y nutrientes para las células, se retarda el recambio y se acumulan las células muertas, dando un aspecto opaco y grisáceo. Asimismo, la piel se siente tirante, y como resultado de la capa formada por las células muertas, se impide que la secreción sebácea llegue a la superficie a lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible.

¿Existe algún producto que sea especial para protegerse del frío? ¿Cuál es su componente?

Las cremas son buenas en toda época, ya que si están bien indicadas ayudarán a hidratar, nutrir y proteger la piel. Para este período resulta ideal una que contenga vitamina C, la que reafirma las paredes de los capilares evitando la rotura de éstos (telangectasia). Esta vitamina, ya sea en forma tópica u oral, se recomienda durante todo el año, porque además ayuda en la formación del colágeno. Junto a la vitamina E se convierten en los más eficaces enemigos del envejecimiento producido por los radicales libres.

¿Cuáles son las pieles más susceptibles a los efectos del frío?

Las pieles finas, las blancas, aquellas que están expuestas al aire acondicionado o a calefacción muy alta. En estos dos últimos casos se producen graves deshidrataciones. En cuanto a las pieles finas, tienen menos glándulas sebáceas, por lo tanto, su lubricación natural es baja. En invierno también hay más contaminación.

¿Qué le pasa a la piel con ella?

La contaminación contiene abundantes químicos que no sólo la ensucian sino que la irritan, produciendo distintos tipos de dermatitis.

¿Hay productos que cumplan la doble función, de cuidar la piel del frío y además evitar el efecto del esmog?

En general un buen producto de limpieza y una crema, oleosa, que contenga vitamina E, A y C, ayudará a proteger y a prevenir los efectos del esmog y del frío.

¿Se necesita filtro solar cuando el sol es poco visible?

Por supuesto. Los rayos UVA y UVB actúan no sólo cuando el sol ilumina más o se siente más caluroso. Los efectos, por tanto, son constantes y hay que proteger la piel durante todo el año. Es más, pienso que los protectores solares deberían cambiar su nombre y llamarse “protectores contra rayos”, pues son los UVA y UVB que recibimos constantemente, aunque llueva o esté nublado, los que producen el cáncer. Es bueno saber que existen pantallas y bloqueadores solares. La diferencia está en que las primeras permiten el paso del sol y será uno quien regule la protección dependiendo del SPF que elija, que puede ir de 2 a 15. Los bloqueadores contienen un principio activo (dióxido de titanio) que impide el paso de estos nocivos rayos.

¿Cuáles son los productos imprescindibles para la rutina de belleza invernal?

Los de limpieza, un hidratante y un protector solar. Pasados los 30 años es aconsejable usar crema de párpados para esa zona tan delicada, lo mismo en el contorno de los labios.

¿Por qué son necesarias las bases de maquillaje?

Son efectivas para camuflar imperfecciones o cambiar de tono aquellas de tinte verdoso. El ideal es conseguir una adecuada al tipo de piel, lo más parecido a su tono y que contenga factor de protección social (SPF).

¿Necesitamos hidratación o humectación en invierno? ¿Cuál es la diferencia?

El ideal es usar ambas. La hidratación viene de la cantidad de líquido que tomamos y algunos productos como las ceramidas, que provocan hidratación natural de la piel. Los humectantes son fórmulas que sellan la piel, casi como un impermeable, por ejemplo, la glicerina.

¿A qué edad debe comenzar una mujer a usar productos protectores?

Los protectores deben usarlos hombres, mujeres y niños en cualquier edad, y cuando hablamos de niños buscaremos aquel que tenga menos productos químicos para evitar que éstos irriten su piel.

¿Además de las cremas, existen otras formas de proteger la piel?

Evidentemente la mejor manera sería una buena alimentación, una adecuada ingesta de líquidos (8 vasos de agua diarios) y las horas de sueño necesarias.

¿Cada cuánto tiempo debe realizarse la limpieza profunda?

Una limpieza profunda con una profesional experta en piel debería hacerse por lo menos cada tres meses en las pieles oleosas y cada seis meses en las finas y sensibles.

¿Son diferentes los cuidados para ambientes con viento, frío, lluvia o nieve?

Claro, el viento y la nieve son secos, por lo tanto, uno debería aumentar la ingesta de líquidos y protegerse con productos oleosos. Un ejemplo de esto es lo que hacen los esquimales, quienes se aplican grasa de ballena o foca en la cara y el pelo.

¿Cuáles son las afecciones a la piel más frecuentes en este periodo?

Las dermatitis y las pieles ocluidas, que pueden llegar a convertirse en acné.

La piel antes y después de una depilación

La depilación, independientemente del método que se utilice, suele ser una agresión para la piel, sobre todo para las más sensibles. Hay que mantenerla hidratada siempre, exfoliarla un día antes, usar espumas o lociones suavizantes durante el procedimiento y aplicar después productos que sean refrescantes y calmantes.

Tome nota: un día antes de depilarse, debe darle a su piel una preparación adecuada, exfoliándola para eliminar las células muertas. Pero entre depilación y depilación jamás debe faltar una buena hidratación, porque la piel tiene que estar protegida contra las agresiones, y depilarla suele ser un acto agresivo.

Es cierto que los criterios estéticos más de una vez atentan contra los dictados de la naturaleza, pero aun así, ¿quién se atreve a lucir sin pudor lo que consideramos vellos de más?

Métodos para eliminarlos hay muchos, pero no todos son aptos para cualquier zona corporal. Piernas, axilas, entrepiernas, brazos, rostro y sector superior del labio tienen, por supuesto, requerimientos específicos.

Especialmente delicadas son las axilas y las ingles. El pelo allí se localiza en zonas donde hay importantes grupos ganglionares que es prudente respetar. Los ganglios axilares reciben la evacuación linfática del brazo y de los senos. Los inguinales, la de las piernas, entre otras. Tanto la depilación con cera como el rasurado dejan el folículo piloso abierto y expuesto al ingreso de bacterias y, por ende, de infecciones, foliculitis, forunculosis y vello encarnado. No es que no puedan emplearse ambos sistemas, pero el cuidado tiene que ser óptimo. Quizás, aunque demora y es trabajo que demanda mucha paciencia, el ideal es una buena pinza que arranque el vello de raíz y no provoque tanta irritación.

Lo mismo puede decirse de los vellos que sobran en el rostro y en la zona del labio superior, aunque para estos sectores hay ceras (frías o calientes) especiales. Lo más importante en estos casos es la protección solar de la piel del rostro, porque cualquier agresión que se haga sobre ella, por mínima que sea, facilita la aparición de manchas.

Las piernas son la zona más firme y en la que se puede experimentar la gran diversidad de métodos existentes. Eso, si no existen problemas de várices o irrigación sanguínea, porque ante esos problemas es mejor optar por las maquinillas con hojas, desechables o no.

Las máquinas eléctricas, los depilatorios químicos, las cremas o las ceras (las hay con agentes suavizantes, aloe vera y miel) son aplicables para todo el cuerpo. Siempre la excepción es el rostro, que ojala fuera atendido por un profesional y con un producto probado.

El láser también tiene aplicaciones en la depilación. El pelo funciona como un pararrayos, captando la energía del láser, la conduce hasta el bulbo y lo elimina. El vello no se elimina totalmente en una sesión, porque el láser actúa sobre el pelo que está en crecimiento. Es prácticamente indoloro y se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo. Se diferencia de la depilación definitiva eléctrica porque no necesita utilizar ni agujas ni elementos punzantes.

Luego de la depilación, la piel debe cerrar sus poros y humectarse profundamente. Lociones y cremas frescas son las más aconsejables, porque hidratan y calman posibles irritaciones.

Limpieza casera y natural

El primer paso para dejar la piel totalmente libre de impurezas consiste en aplicar una emulsión similar a las leches de limpieza preparada con agua tibia y leche en ambas proporciones (con el volumen de 1/2 taza de té es suficiente).

Esta receta debe aplicarse en el rostro y en cuello, con movimientos circulares y ascendentes. Después, hay que enjuagar con abundante agua tibia. También puedes usarla diariamente como emulsión de limpieza y para eliminar la seborrea.

El uso de vapor de agua para facilitar la extracción de impurezas de la piel está contraindicado, ya que a menudo éste dilata en exceso los poros facilitando la aparición de puntos negros.

Actualmente, lo más recomendable son los pulidos exfoliantes.

Para realizar una exfoliación natural hay que preparar una pasta pulidora a base de leche y azúcar. Mezcla los dos componentes hasta obtener una mezcla homogénea y con consistencia, de manera de que los granos de azúcar puedan actuar descamando las capas más superficiales de la piel. Esta exfoliación es leve ya que alisa la piel y la libera de las células muertas de la superficie. Luego, enjuagar con agua tibia y secar con una toalla o papel tisú, pero nunca con algodón.

El último paso es la humectación. Un aliado natural por excelencia es el aloe vera, ya que sus propiedades son muy efectivas a la hora de restaurar la tersura y elasticidad de la piel. Abre en dos una hoja de aloe y con los dedos extraiga su jalea, aplícala con los dedos sobre el rostro y deje actuar unos minutos. Lava con abundante agua fría.

Solución a las pieles secas

Las pieles resecas necesitan nutrición y humectación, para esto nada mejor que una máscara de aguacate. Pele un aguacate mediano, ábrela por el medio y retira la semilla, luego tritúralo hasta lograr una crema, agrega una cucharadita de miel y únela al preparado. Aplica la máscara sobre la piel limpia, sin tocar los ojos y déjala 15 minutos. Retira con agua fresca y seca con leves toquecitos de toalla.

Mantener la piel saludable por dentro y por fuera: antioxidantes naturales.

La piel es uno de los órganos vitales de nuestro organismo, de hecho, si inutilizáramos el 70% (quemaduras, etc..) moriríamos. Sus funciones son múltiples:

De excreción o emuctorial: junto con el sudor, secretamos sustancias que en el organismo necesarias de eliminar.
Protección: nos protege de las agresiones del medio, luz solar y gérmenes principalmente.
Mantiene el balance de líquidos y electrolitos: Evita la deshidratación del organismo y expulsa sales minerales por el sudor.
Mantenimiento de la temperatura: varía la irrigación sanguínea así como el mecanismo del sudor. Interviene en la captación de la Vitamina D.
Comunicación y sensibilidad: mediante millones de terminaciones nerviosas que nos informan sobre cambios ambientales y recoge información táctil del mundo.

La piel es el órgano más comunicado con exterior y el más expuesto a las agresiones del medio, además es el órgano que más nos identifica y que está intima más en relacionada con los órganos internos al ser un emuctorio entre otras muchas funciones; si nuestro hígado está sobrecargado, si existe síndrome de mala absorción intestinal o una disfunción hormonal, deficiencias vitamínicas, etc… nos manifestará cambios sustanciales, textura, color, irritaciones..

Y aunque debemos tratarla y aliviarla externamente, no es buena idea centrarnos solo en el síntoma. Un tratamiento completo externo-interno nos asegurará un buen resultado.

A la piel se le llama el tercer pulmón y el tercer riñón, su relación con el agua es clara. La Medicina Tradicional China la presenta íntimamente ligada con los meridianos Pulmón-Intestino Grueso. Lo aclaramos con estos datos:

Por la orina, se elimina de 1.200 a 1.500 cc. de agua.
Por las heces, 100cc. de agua
Por la piel y los pulmones, 1.200 cc. de agua

Es decir, para tener nuestras necesidades hídricas cubiertas y nuestras piel hidratada, debemos tomar de 2, 5 l. de agua diaria. Teniendo en cuenta que no envejecemos, si no que nos oxidamos, para oxidarnos mas lentamente y permanecer mas tiempo con buen aspecto, tomaremos antioxidantes.

El trio vitamínico antioxidante por excelencia, Vitamina C, A, y E que las podemos encontrar naturalmente en frutas ácidas, polen y germen de trigo respectivamente.

Para fortalecer la membrana de nuestras células, entre ellas las de la piel, nada mejor que un fosfolípido, que encontramos en la lecitina de soja, aportará elasticidad y calidad a nuestra piel y nos protegerá de la  arteriosclerosis entre otras muchas cosas.

La deficiencia vitamínica del grupo B, causa en esta civilización de “refinados” verdaderos estragos en la piel, acnés, alopecias, dermatitis, etc… Si tomamos levadura de cerveza, estaremos tomando casi todo el complejo vitamínico B, también las encontraremos en los cereales integrales, o muesli.

Una buena limpieza de cutis regularmente nos ayudará a tener saneado el mismo, así como friegas con guantes de crin en la ducha, estimularemos la circulación y la regeneración natural de la piel.

Entre las plantas más específicas por su acción depurativa y antiséptica con tropismo hacia la piel tenemos la Bardana y Caléndula, oligoelementos con acción específica sobre los mecanismos hormonales hipófiso-ovárico, regulando la secreción hormonal así como el Aceite de Prímula conocida como Onagra, Aceite de Borraja, etc…

Cada problema habría que considerarlo particularmente para ver hasta donde se extienden sus raíces, pero de todas las formas, nosotros, con una alimentación equilibrada una higiene vitalizante, interna y externa, una hidratación sistemática, podemos mantener y disfrutar de una piel fresca sana y equilibrada por dentro y por fuera.

Masaje contra la celulitis

El 95% de mujeres sufren la tormentosa condena de la celulitis. Tanto si eres una de las afortunadas que forman parte de esa minúscula minoría, como si perteneces al grupo mayoritario, aprender los secretos del masaje puede ayudarte. En el primer caso, como estrategia de prevención; en el segundo como un método paliativo.

La alimentación y los hábitos cotidianos (desde las prendas de vestir excesivamente ceñidas hasta el sedentarismo) son dos de los principales agentes que determinan la aparición casi inevitable de la celulitis. La retención de líquidos y la deficiente circulación sanguínea se suman a las causas de esta antiestética enfermedad. Si has decidido ponerle freno, te sugerimos que pruebes el masaje anticelulítico.

El masaje

El principal efecto de los masajes anticelulíticos es la inmediata activación de la circulación sanguínea. Además, la manipulación de las zonas afectadas permite movilizar las grasas y mejorar el drenaje de líquidos. Aprende a realizar un automasaje para evitar la aparición de la celulitis o matizarla.

  • Para potenciar los efectos del masaje debes comenzar generando calor. Frota enérgicamente la zona afectada (muslos, caderas, rodillas, vientre…).
  • El masaje debe seguir la dirección del flujo sanguíneo y dirigirse hacia el corazón.
  • Trabaja la zona con movimientos circulares, siempre de abajo hacia arriba.
  • En las zonas donde la celulitis sea más rebelde puedes realizar el masaje con los nudillos y en las partes más sensibles utiliza la palma de la mano.
  • Si realizas un masaje en las piernas, debes iniciarlo en los tobillos e ir subiendo hacia las rodillas y los muslos. Puedes detenerte en las partes con mayor presencia de celulitis. Pero jamás desciendas. Los movimientos deben ser siempre ascendentes.

Los accesorios

  • Tan importante es realizar los movimientos correctos como nutrir de forma adecuada la zona afectada por la celulitis. Se ha debatido muchísimo acerca de la efectividad de las cremas reductoras y anticelulíticas. Evidentemente, no son milagrosas, pero confiar en ellas para mejorar los efectos de los masajes preventivos y paliativos es aconsejable. Recurrir a los aceites, las cremas y las lociones anticelulíticas es una forma de hacer más agradable y fácil el masaje y de potenciar sus efectos.
  • Puedes realizar el masaje con la mano desnuda o usar guantes o manoplas de crin o de goma para activar de forma más efectiva la circulación. Además, estas esponjas preparan la piel para recibir las sustancias tratantes de las cremas o los geles.
  • Existen artilugios eléctricos o manuales que facilitan el masaje. Su acción se fundamenta en el aporte de calor y en la mejora de la circulación.

Máscaras naturales

La bondad de la palta (aguacate), del huevo y del pepino de ensalada sobre la piel del rostro ha sido comprobada desde que el mundo es mundo. Quince minutos de contacto y la piel resplandece. Hoy en el mercado existen similares cosméticos para todo tipo de piel y para cualquier efecto que quiera lograrse.

¡La más poderosa arma para poner a la hidratación y la limpieza entre la espada y la pared es la máscara facial. Es, de verdad, el método de encierro más eficaz, porque actúa como bloqueo entre la piel y el medio externo. Lo que pueda pasar entre piel y máscara sucederá muy rápidamente y con resultados fantásticos, porque lo que hace la máscara es humectar fuertemente la capa córnea. A esto le ayuda la potenciación del calor que se produce, porque favorece una mayor irrigación sanguínea en la zona tratada. Una vez aplicada y al evaporarse sus componentes líquidos, en general las máscaras se endurecen y se adhieren a la piel, ejerciendo su acción sobre ella.

Una vez que la máscara es removida, se ve el efecto inmediato sobre la piel, que aparece resplandeciente y con sensación de frescura. Ello ocurre porque las máscaras realzan las condiciones de la piel y elevan la calidad de la misma. El objetivo de su uso, principalmente, es equilibrar hidratación, nutrición, flexibilidad, vitalidad y textura. Tienen la capacidad de admitir diferentes variantes, según el tratamiento que se vaya a realizar, ya que puede mezclarse con lociones u otros productos de acuerdo al efecto que se quiera conseguir.

Se dice que dentro de la cosmetología, las máscaras faciales son el recurso más antiguo y preciado, y su fama se ha extendido a través del tiempo porque estimulan la circulación, eliminan toxinas y favorecen la nutrición.

Tienen como soporte una sustancia plástica, generalmente inerte desde el punto de vista químico, que tiene una acción física sobre el cutis del rostro.

También poseen sustancias ácidas y esto quiere decir que, según ingredientes activos que se añaden a la base, las máscaras pueden producir diferentes efectos cosméticos.

Las sustancias conservadoras son antioxidantes, y su función es proteger la base plástica de la descomposición que podría producirse por fermentación u oxidación.

Los perfumes que contienen, aunque ofrecen inconvenientes para la piel, suelen ser inocuos. La industria cosmetológica los ha agregado porque su mejor comercialización exige sustancias aromáticas para hacer más agradable el producto, pero en realidad no tienen un efecto para la mejoría cutánea.

La función fundamental de la máscara es limpiar. Aunque los resultados son transitorios, puesto que las células epiteliales no cesan su secreción, lo cierto es que un uso regular de mascarilla sobre el rostro perfecciona la apariencia de éste.

Hay máscaras:

Detergentes
Astringentes, tónicas y tensoras
Blanqueadoras
Nutritivas
Calmantes y refrescantes

Más joven sin cirugías

Si quieres aparentar diez años menos sin pasar por el bisturí, nada mejor que recurrir a los peelings caseros. Eliminan y atenúan las líneas de expresión sin dejar rastros.

Te preguntarás qué es el peeling, tan citado actualmente. Así se llama el pulido que según su intensidad mejora notablemente el aspecto de la piel. Consiste básicamente en producir la caída de las capas más superficiales de la piel, con el fin de acelerar y facilitar el recambio celular y mantener con ello la vitalidad del tejido.

Las exfoliaciones químicas superficiales están destinadas a mejorar la textura de la piel, disminuir la secreción sebácea, eliminar las impurezas cutáneas y las manchas. También se pueden realizar peeling mecánicos, que no son tan profundos como los anteriores, pero ayudan muchísimo a evitar que la piel aparezca rejuvenecida y mucho más fresca.

Antes de poner en práctica estas efectivas recetas de belleza recuerda dos puntos claves para no fallar ni castigar tu piel: el primero es que durante diez días como mínimo y en especial si tu epidermis es sensible, no debes tomar sol. Además, si lo repites cada semana por ejemplo, necesitas humectar diariamente tu cutis o la zona del cuerpo tratada con una crema humectante, en lo posible hipoalergénica, ya que es normal que se presente algún tipo de descamación o irritación cutánea.

Tratamientos que revitalizan:

La piel del rostro se puede rejuvenecer con estos preparados caseros:

Peeling suavizante: mezclar 1 cucharadita de microgránulos homogéneos con 1 cucharadita de crema (cualquiera que tengas en casa); masajear el rostro durante 3 minutos y retirar con agua.

Con ácido glicólico: de los ácidos es el que contiene la molécula más pequeña. Mejora las arrugas finas y disminuye las manchas. Se puede incorporar a cremas diarias hasta un 10 por ciento.

Otra sustancia que da buenos resultados es el ácido retinoico o vitamina A ácida. Si bien actúa en mayor profundidad, puede provocar enrojecimiento localizado e irritación. Se coloca siempre de noche sobre el cutis muy limpio (no en el área ocular) y se suspende uno o dos días si la piel arde.

Semillas de amapola: Para el rostro, mezcla 1 cucharada sopera con 1 cuchara de crema o aceite de oliva. Masajea con suavidad durante 5 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Mentiras y verdades sobre las arrugas

Aunque son muchos los factores que influyen en la aparición de las arrugas en hombre y mujer, alrededor de los 30 años invariablemente comenzarán a aparecer estas marcas porque los músculos pierden la elasticidad que tuvieron durante la niñez, adolescencia y primeros años de la adultez.

Sobre las arrugas se dicen muchas cosas, sepa cuáles son verdaderas y cuáles son falsas:

* ¿Las personas de piel clara tienen mayor predisposición a tener arrugas?
El menor pigmento en la piel hace que tengan menos herramientas naturales para cuidarse de los efectos nocivos del sol, uno de los principales causantes de la aparición de las arrugas. Es por ello que las personas de tez muy blanca deben recurrir a pantallas solares más poderosas que los individuos de piel oscura.

* ¿Engordar y adelgazar constantemente favorece la aparición de arrugas?
El tejido graso, ubicado debajo de la dermis, sufre una alteración de su volumen cada vez que una persona baja o sube muchos kilos.

* ¿Las mujeres que usan mucho maquillaje se arrugan más?
No, si opta por buenos cosméticos que no obstruyan los poros. Es fundamental, eso sí, que efectúen una higiene diaria completa de la piel.

*¿Cómo se evitan las arrugas alrededor de los ojos?
Para retardar la aparición de esas arrugas en los costados de los ojos hay que mantener la zona siempre bien hidratada, aplicando una crema especial en la mañana y en la noche. Se debe colocar suavemente, con movimientos circulares.

*¿El sol envejece la piel?
Sí, definitivamente. La acción reiterada de los rayos ultravioleta daña las fibras elásticas y el colágeno, que la capa que sostiene la piel. Estos efectos se ven años después de haber tomado sol sin protección.

Pequeños grandes consejos para evitar las arrugas

Más allá que las causas son fisiológicas, consecuencia de nuestro destino de mortales, si la belleza la cuidamos desde que se nace la historia puede ser otra.

La lucha contra las arrugas es una batalla perdida de antemano ya que hagamos lo que hagamos el cutis terminará surcado por aquello que los poetas llaman “los senderos de la vida”. Qué duda cabe que sólo aquellas personas que consiguieron vivir muchos años pueden llegar a tener el privilegio de tener arrugas…

Pero entre aceptar nuestro destino y resignarse a él hay un mundo de diferencia. Así, mientras hay quienes parecen que tratan de envejecer rápidamente, maltratando y no cuidando su cuerpo, otros lo miman con esmero pues saben que es lo único que les pertenece.

Todos los especialistas indican que para mantener el cuerpo sano y fuerte es necesario un mínimo de ejercicio físico. La piel no es diferente al resto del cuerpo, ya que poseen una serie de músculos que necesitan movimiento. Cuando alguien va a un gimnasio, todos los profesores se concentran en el cuerpo, salvo en la cara, donde el deterioro físico se nota en primer lugar.

Al igual que cuando efectuamos un masaje en el cuerpo, en la cara podemos emplear también las diferentes variantes (amasado, percusión, desplazamiento y caricia).

Lo más importante es realizar el masaje en la misma dirección del músculo, evitando los movimientos transversales, salvo que se encuentren agarrotados.

Estas son las direcciones para cada músculo:

Frontal: está situado en la frente. El movimiento debe hacerse de abajo hacia arriba. Se comienza en las cejas y se termina donde nace el cabello.

Temporales: son la parte correspondiente a las sienes y comienzan en el lateral de los ojos, ascendiendo hasta los cabellos. No realizar movimientos circulares, como habitualmente se hace cuando duele la cabeza.

Orbicular de los párpados: Rodea todo el ojo y por lo tanto el movimiento tiene que ser circular, lentamente y sin apretar.

Piramidal de la nariz: es el músculo de la parte superior de la nariz, el cual sigue una línea descendente para unirse al transversal y al dilatador. Mientras que éstos dos son transversales, el primero está situado longitudinalmente, por lo que el masaje no debe realizarse de una sola vez.

Auriculares anteriores: Comienzan casi en las llamadas “patas de gallo” y siguen una línea casi recta hasta las orejas. Así, el masaje debe hacerse en ese mismo sentido y nunca hacia arriba.

Cigomáticos mayores: comienzan en los bordes de la nariz. Su masaje corrige la flacidez de los pómulos.

Risorio: nace en la comisura de los labios y sigue horizontalmente un corto trayecto. Es uno de los causantes en esa zona de los labios.

Elevadores comunes: situados a ambos lados de la nariz, la recorren desde el labio inferior hasta unirse con el piramidal. El masaje se efectúa normalmente con ambos dedos índice recorriendo el lateral de la nariz.

Triangulares de los labios: comienzan en la comisura de los labios y bajan en forma recta hasta los maxilares inferiores. Suelen atrofiarse con facilidad.

Orbiculares de los labios:
dan la forma correcta a los labios y el masaje debe efectuarse de manera circular.

Borla del mentón: también suele atrofiarse con facilidad. Como su nombre lo indica, es el músculo del mentón y su forma es semicircular.

Reglas básicas

Como pauta general, el masaje siempre hay que realizarse de adentro hacia afuera.

No hay que apretar demasiado.

No realizar círculos

Las cremas deben ser en pequeñas cantidades. En esto es mejor que falte y no que sobre.

Emplear preferentemente la yema de los dedos.

Cuando se quiera insistir sobre una arruga determinada, es necesario sujetar con una mano la zona a tratar y con la otra efectuar los masajes. De esta manera se estira la piel y se facilita la penetración de las cremas.

Peligros para la piel

Existen elementos externos que producen sequedad y envejecimiento prematuro. La solución está en cambiar algunos hábitos. Se puede empezar por consumir vitaminas A y C, presentes en frutas y verduras. El mercado dermocosmético también ofrece fórmulas que son verdaderas barreras contra la intoxicación cutánea.

Contaminación, tabaco y mala alimentación, entre otros, dañan la piel porque obstruyen los poros con toxinas, haciéndola reflejar hacia afuera lo mal que estamos por dentro.

De algunos componentes venenosos no se puede escapar fácilmente. Más bien, hay que tomar las medidas para minimizar su efecto nocivo, es decir, aprender a vivir con ellos.

En algunas ciudades, la contaminación ambiental es tan alta que respirar allí es como fumarse 10 cigarrillos al día. Usted puede ayudar a su cuerpo a neutralizar estas consecuencias tomando antioxidantes, como vitamina C, o recurriendo a protectores específicos para la piel que vienen en formulaciones dermatológicas o cosméticas de avanzada.

Los dermatólogos describen el daño que provocan en la piel los siguientes agentes venenosos. Tome nota.

*El cigarrillo.
En la piel produce una tonalidad amarillenta. Las toxinas agravan el acné y el lupus, que es una enfermedad reumatológica. El tabaco disminuye la irrigación sanguínea, lo que conlleva al cambio en la coloración y la fragmentación en las fibras elásticas en la piel, por eso las personas que fuman se ven hasta 15 años mayores de lo que realmente son.

*Radiación ultravioleta. El exceso de sol causa enrojecimiento de la piel y aumento de pecas y manchas. Incluso puede inducir a que los lunares se hagan mucho más irregulares y pigmentados, se transformen en lesiones premalignas o malignas. Por eso se recomienda usar protección solar y física, es decir, no exponerse entre las 10 de la mañana y las tres de la tarde, usar sombrero que bloquée la penetración solar y ocupar ropa de fibra textil bastante densa para evitar el exceso de transpiración.

*Solarium. La radiación concentrada tiene efectos nocivos para el organismo y con sólo dos minutos de solarium puede haber lesiones en la piel. Las consecuencias son aumento de pigmentación, fragmentación de las fibras elásticas y alteraciones en factores inmunológicos de la piel. Este daño se manifiesta antes que el de la exposición solar, con enrojecimiento de la piel, manchas y pecas.

*Comida grasa. Pueden aparecer ciertos depósitos de colesterol en la piel que se ubican cerca de la cara y los ojos. Se manifiestan como una erupción en la piel de color amarillenta. Es recomendable no exagerar con comidas picantes, muy condimentadas, calientes y ácidas.

*Alcohol. El consumo excesivo provoca problemas en la piel, pero su efecto es más negativo en algunas enfermedades específicas. En gran cantidad, aumenta la psoriasis: la piel forma placas muy densas que son de color blanco plateado. Las personas que padecen rosácea deben medir la ingesta de vino tinto. El alcohol se elimina en parte por la piel, por lo que se pueden producir deshidrataciones excesivas. Beber mucho lleva a la dilatación de vasos sanguíneos y a graves problemas hepáticos.

*Café. Es importante diferenciar las clases de café. La versión en grano, contrariamente a lo que se piensa, tiene un buen efecto en la salud. Se ha estudiado que las personas que consumen café en grano disminuyen los problemas de sobrepeso, la tasa de depresión y tienen menos problemas celulíticos. Sin embargo, no lo deben beber las personas que tienen rosácea, los que tengan dificultades cardiovasculares y los que padezcan palpitaciones cardíacas anormales o que tengan crisis de pánico.

*Estrés. Casi todas las enfermedades de la piel se agravan con el estrés porque estar bajo presión modifica las respuestas inmunológicas del organismo. El acné, la soriasis y la dermatitis seborreica aumentan con el estrés. Se manifiestan con granos, urticaria y alergia.

*Mala práctica del deporte. Hacer ejercicio es una arma de doble filo. Por un lado, estimula la circulación, la función muscular y elimina ciertos productos metabólicos. Pero puede producir daño si lo realizamos en forma excesiva bajo mucho calor, ya que se expone a la piel a alta temperatura y la somete a un aumento de la sudoración, formando pequeños granitos en la piel. Es importante que la gente que practica jogging no use ropa sintética, porque el roce con la piel puede producir dermatitis. Se recomienda la fibra natural.

*Hierbas. Aunque la mayoría toma hierbas porque se consideran saludables, algunas pueden tener un efecto nocivo para determinadas pieles. Por ejemplo, el gingseng, la sang yong o el ginkgo biloba pueden producir dermatitis, hemorragias o bajas de glicemia.

*Medicamentos. La pasta de dientes que tenga mucho flúor puede provocar acné alrededor de la boca. Los productos que contienen litio también pueden inducir la aparición de acné. Los corticoides en exceso pueden producir adelgazamiento de la piel, aparición de estrías o dilatación venosas. Hay que tener cuidado con la automedicación de las cremas para los hongos porque algunas contienen corticoides.

*Agua con cloro.
El agua de Santiago seca mucho la piel. Las duchas deben ser lo más cortas posible y a temperatura no muy alta. Esto no ocurre con el agua que uno bebe, porque nuestro estómago produce cloro, lo que apacigua el efecto.

*Mal sueño. No dormir bien conlleva a alteraciones en los ritmos biológicos, en ciertas secreciones hormonales y en la circulación linfática, lo que se refleja en las ojeras. Se recomienda dormir mucho.

*Sauna. Estos baños someten a la piel en forma exagerada a altas temperaturas, lo que produce un efecto cardiovascular negativo. Las consecuencias son enrojecimiento e irritación.

Peelings que rejuvenecen

Si el espejo no te devuelve la imagen que quieres para ti, la medicina natural puede brindarte una salida. Lucir una piel más joven, uniforme y compacta ya no es un sueño imposible.

Hasta no hace mucho tiempo, los peelings eran tratamientos altamente abrasivos y algo cruentos. Pieles delicadas, sensibles e irritables difícilmente podían disfrutar de los beneficios de un pulido. Hoy en día, las cosas han cambiado según las necesidades de cada piel. Estos tratamientos de última generación son rápidos, indoloros y sumamente cuidadosos para renovar y alisar la piel.

La edad aconsejada para recurrir al peeling varía según el tipo y el estado de la piel. Por lo general, las mujeres maduras buscan eliminar o atenuar arrugas, mientras que las adolescentes recurren a los pulidos para sus problemas de acné. Pequeñas cicatrices, marcas de lastimaduras y hasta las estrías pueden eliminarse con este tipo de tratamientos.

Las opciones naturales siempre son las más recomendadas por los especialistas porque no suelen presentar contraindicaciones y porque sirven para todo tipo de piel.

Las mejores recetas

Todos estos preparados se pueden aplicar en las pieles normales con una frecuencia de hasta dos veces, mientras que en las sensibles, es recomendable realizarlos una sola vez cada siete días.

Peeling de avena

Disolver dos tazas de avena en un poco de agua. Limpiar la zona a tratar a fondo, lavándola con jabón neutro. Aplicar la pasta con un masaje suave circular, efectuando una leve presión con la yema de los dedos. Una vez cubierta toda la superficie, hay que dejar reposar la máscara 10 minutos aproximadamente hasta que tome cuerpo. Enjuagar con abundante agua fría y secar cuidadosamente.

Azúcar y yogur natural

Preparar el rostro con un lavado profundo de agua y jabón neutro. Enjuagar bien y secar con un pañuelo de papel que no deje residuos. Mezclar tres cucharadas soperas de azúcar con 1 de yogur natural, unir rápidamente para evitar que el azúcar se disuelva.

Aplicar el preparado sobre la piel frotando circularmente. Repetir la operación, acentuando la presión en la zona de mayor endurecimiento cutáneo. Enjuagar con abundante agua mineral a temperatura ambiente. Secar dando leves toquecitos, con un pañuelo de papel absorbente.

Peeling anti-estrías

Este peeling a base de barro y minerales debe aplicarse tres veces por semana en la zona afectada.

Mezclar barro nutritivo, sílice (adquirir en institutos cosmetológicos, perfumería o farmacias) y jugo de zanahorias. Procesar en una licuadora una zanahoria rallada con un poco de agua; de esta manera se obtendrá un jugo para mezclar en un bol con el barro. Agregar el sílice y seguir trabajando con las manos para unir bien. El barro y la zanahoria actúan como nutrientes de la piel y estimulan la regeneración celular en cada estría, para que la epidermis genere el “relleno” necesario a cada surco. El sílice pulirá la zona cubierta de estrías y a su vez, activará la circulación.

Consejos útiles

1) Antes de hacerte un peeling, hay que desengrasar totalmente la piel. Lo más recomendable es lavar el cutis tres veces con agua y jabón neutro. Jamás debe aplicarse una crema humectante antes del tratamiento.

2) Los peelings con altas concentraciones de ácido (70 por ciento) pueden quemar la piel. Resérvalos únicamente a un médico.

3) Luego del peeling cuídate de enjuagarte bien la cara con abundante agua fría; el agua caliente y el jabón pueden irritar.

4) Los peelings comienzan a hacer efecto cuando se siente una picazón en la piel. Debes estar alerta porque también es un signo que indica que hay que retirar el preparado. Las aplicaciones duran entre 3 a 7 minutos, según el preparado y el tipo de piel.

5) Después de un peeling, es recomendable esperar 48 horas para maquillarse.

6) Si después de un peeling, te aparecen costras en la piel, no te preocupes porque seguramente la piel vieja caerá y nacerá una piel más nueva.

7) Bebe abundante agua si has decidido hacerse un peeling; esto evitará que tu piel se deshidrate.

8) Una vez realizado el peeling, espera dos horas y aplica una crema humectante e hidrosoluble.

 

Preparar la piel

Acomodar la piel en forma adecuada a las necesidades de cada persona y al período del año al que se encuentra expuesta requiere de una precisa información al respecto.

Sobre la cuestión opinó Mónica Luraschi, analista químico y cosmiatra, quien desarrolla productos, da clases de elaboración de los mismos y orienta en los tratamientos: “Para poner a punto la piel de nuestro cuerpo, es conveniente empezar con un pulido, que tiene como fin extraer las células muertas que la opacan y la secan excesivamente “, explicó.

El pulido se puede hacer en forma mecánica, con alguna crema sílice o algún abrasivo, y en forma química con los glicólicos. Un pulido mecánico lleva 5 minutos en cara y 15 minutos en cuerpo, se puede hacer en casa con una crema pulidora y yogur.

El pulido debe realizarse una vez por semana. Cuando la piel está pulida los espacios intersticiales de las células están más separados y favorece la penetración de cualquier sustancia que uno pueda implantar en el tejido.
Luego se hace necesario incorporar una crema nutritiva y humectante que contenga un buen porcentaje de liposomas y unas gotas de ácido glicólico para ofrecer a la piel la acidez y vitaminas necesarias.

En general, la piel durante el otoño e invierno requiere mayor cantidad de emolientes y lubricantes, sobre todo alrededor de los ojos donde es más fina y está más expuesta.

Los geles caseros

La cosmetóloga Luraschi ofrece una serie de ” recetas ” para la fabricación hogareña de algunos geles y baños. Todo un arsenal para cuidar la piel y luchar contra la celulitis.

Gel Pulidor: para preparar la piel antes de los geles reductores. Mezclar una cucharada de gel neutro con una piedra pómez pulida, sílice o arena. Masajear la zona con movimientos circulares durante 3 0 5 minutos, luego retirar con agua tibia.

Gel de hierbas: Mezclar 100 g de gel neutro, 20 cm3 de extracto de centella gingko biloba y 5 cm3 de extracto de arnica. Masajear las zonas a tratar durante 20 minutos y retirar con agua fría. Reduce sin agredir y es inocuo en caso de alergias.

Gel de algas: mezclar una parte de agua caliente con una parte de agua y tres de arcilla, masajeé durante 10 minutos y luego pincele con parafina y cubra con el plástico, deje actuar 20 minutos y enjuagar con agua tibia.

Gel frio: Mezclar 200 g de gel neutro con media cucharada de mentas disuelto en 50 ccm3 de alcohol, extender en la zona a tratar y tapar con un filme plástico. Reduce, refresca la piel y descongestiona zonas con celulitis o flacidez.

Parches reductores: Masajear la zona con las siguientes fórmulas y luego rodear con un filme plástico como el que se usa para envasar alimentos. Para uso prolongado mezclar: 100 g de gel neutro, 5cm3 de nanósferas cafeinadas, 5cm3 de hidrolizado de elástica; para un gel de acción rápida: mezclar 100 g de gel neutro, 5cm3 de nanósferas cafeinadas, 5 cm3 de nanósferas con centella, gingko biloba, fucus y hiedra y 5cm3 de hidrolizado de elástica.

Baños especiales

Descongestivo y depurativo:
mezclar en una cacerola y hervir, 80 g de manzanilla, 40 g de salvia, 40 g de caléndula, 40 g de vegetariana, 20 gotas de agua de azahar, 200 g de cáscara de cítricos, 1 litro de agua de rosas, 2 litros de té de romero. Colar y colocar el liquido en la bañera con agua bien caliente. Dejar actuar sobre el cuerpo como mínimo 15 minutos.

Pulidor y renovador: colocar los siguientes ingredientes en un trozo de tela atada, formando una pelota y frotarlo sobre el cuerpo o introducirlo en la bañera: 5 cucharadas de salvado, 2 cucharadas de sal gruesa y un puñado de hierbas medicinales.

Piel cuidado nocturno

El cuidado nocturno de la piel es tan importante como el del día. Sin embargo, la mayoría de las mujeres desaprovecha estas horas cruciales para mantener un cutis sano y más joven, y simplemente se acuesta con la cara sucia. Alrededor del 70 por ciento de las chilenas sólo lava su cara con agua y jabón en la ducha matinal.

En el mercado hay innumerables productos de limpieza, en cremas, leches emulsionadas y geles. Las más novedosas son las toallitas desmaquilladoras, porque son tres en uno: limpian, desmaquillan y tonifican el rostro en un mínimo de tiempo. Muchas de ellas contienen emolientes que limpian y aceites que la desmaquillan sin irritarla, porque hay que tener especial cuidado en la zona de los ojos.

Un final correcto del proceso de limpieza lo da el tónico facial. La acción limpiadora dilata el poro para poder eliminar las impurezas eficazmente, y la tarea del tónico es volver el poro a su estado normal.

Las fórmulas ideales son las que contienen provitaminas, porque purifican y tonifican sin irritar.

Sólo una vez que la cara está limpia y tonificada puede aplicarse la crema, hidratante para el día o nutritiva para la noche. Y en esto se comete otro error: la mayoría de las mujeres usa la misma para el día y la noche, desperdiciando gran parte de las horas de sueño para hidratar o reparar el rostro. Durante el descanso, el metabolismo celular disminuye (bajan las frecuencias cardíaca y respiratoria y también la reproducción celular, entre otras funciones del organismo) y la capacidad de absorber principios activos es mucho más lenta.

Si en la noche se aplica una crema de día, que libera rápidamente los principios activos, la piel sólo podrá absorber una parte mínima de la fórmula, ya que está adecuada al metabolismo más rápido, propio de las horas de actividad. En cambio, si se usa una emulsión más espesa, especial para la noche, los principios activos (vitaminas, coenzimas, etcétera) permanecen más horas en contacto con la piel, permitiendo que se absorban a un ritmo acorde con el metabolismo del descanso.

Cómo exfoliar

Debe hacerse sobre la piel húmeda y suavemente, no es necesario hacerlo con fuerza. Hay que realizar movimientos circulares, como pequeños masajes.

Posteriormente debe retirarse con abundante agua, hasta que no quede ningún resto del producto.

Si su piel es muy sensible o tiene tendencia a la couperosis (venitas rojas que aparecen sobre todo en la zona de pómulos y nariz), es recomendable consultar a un especialista antes de aplicarse un producto exfoliante.

Piel hidratada perfecta

Cuando las reservas de hidratación son insuficientes la epidermis se seca y se marchita igual que una hoja. Presta atención a estos consejos para tener una piel radiante.

El agua no es solamente usada por las plantas sino que es un elemento vital en la vida de las personas. La transpiración, los factores externos como el clima y los cambios bruscos de temperatura, los malos cosméticos, la alimentación y el estrés hacen que el equilibrio de agua que hay en tu cuerpo se altere. Resultado: tu piel se vuelve áspera, arrugada y sin luminosidad.

Te damos las 10 claves para que tengas la piel siempre hidratada.

1. Controla los factores ambientales: evita los cambios de clima constantes y siempre antes de salir al aire libre usa una crema humectante con filtro solar.

2. Aunque te parezca mucho, no dejes de tomar menos de 2 litros por día de agua. Si eres una chica deportiva, por lo menos 1/2 litro más.

3. Retrasa la aparición de arrugas poniéndote una crema humectante antes del maquillaje.

4. El frío y el exceso de sol son los máximos enemigos de las pieles secas. Siempre usa maquillaje con factores altos de protección.

5. Las pieles grasas, aunque no lo creas, también se deshidratan. Lo ideal es usar productos hidratantes en gel.

6. Las mascarillas hidratantes te salvan en pocos minutos si descuidaste tu piel por unos días. Úsalas una vez por semana.

7. Cuando te vas a dormir usa una crema regeneradora, ya que durante la noche la piel trabaja para renovarse.

8. Ser adicta al cigarrillo es un problema para tu salud en muchos aspectos. No te olvides que también aumenta la deshidratación.

9. Usa protectores que tengan vitaminas antioxidantes contra la agresión del ambiente.

10. Lávate la cara con jabones neutros: ellos ayudan a que no sientas la piel con tirantez.

Piel joven

Empezando a cuidar la piel en su mejor momento es la mejor manera de luchar contra las arrugas que vienen con los años.

Si se utiliza maquillaje, colorete y sombra de ojos, lo mejor para que la piel quede sana y bonita es una limpieza diaria, dos veces al día. Lavando la cara por la mañana y por la noche eliminamos todo tipo de resto de pintura y la suciedad que se acumula sobre ella por la polución.

Procurando no estirar demasiado la piel, se quitará el maquillaje de los ojos por la noche, aplicando suavemente un producto especial sobre los ojos con un algodón. Luego, con un jabón desmaquillador (para cutis grasos) o con una leche limpiadora (cutis secos), se limpia el resto de la cara. En las pieles secas se debe aplicar un tónico sin alcohol. Por la mañana se debe repetir el mismo proceso, pero sin el desmaquillador de ojos.

A cualquier tipo de cutis le viene bien un incremento de agua, por lo que el segundo paso es la hidratación. La crema no debe contener ningún compuesto fuerte y si ser muy ligera. Se aplica dando un pequeño masaje, con la yema de los dedos, circular del centro de la frente a las sienes, y de la nariz a las mejillas. A esta edad las cremas nutritivas no son recomendables porque la piel aún no las necesita, pero más adelante sí.

Las adolescentes que tienen la piel seca deben ponerse una base de crema hidratante debajo del maquillaje, evitando los polvos y utilizando sombras y coloretes que no resequen la piel.Las pieles grasas deben evitar las cremas hidratantes que contengan aceites y utilizar tónicos con un poco de alcohol.

El acné aparece en la mayoría de los adolescentes. La aparición de granos es debido a la grasa que se acumula en los poros sin poder salir. La aparición de esta grasa es determinada por el funcionamiento irregular de las glándulas sexuales, propio de esta etapa de los 15 años. Acudir al dermatólogo evita que el problema se agrave ya que determina el tratamiento adecuado.

En casa, también podemos hacer algunas que otras medidas para que no se agrave. Es muy importante que las chicas con piel grasa se extremen al máximo en cuanto a la limpieza de la cara y que cada 15 días se hagan un peeling suave. Se evitará que las células muertas taponen los poros y den lugar a granos y espinillas.

En cuanto los granos ya hayan salido, el maquillaje se tendrá que dejar de usar ya que tapona los poros y se pueden infectar. Sobretodo no se debe sacar las espinillas con las manos ya que contribuye a extenderlas por la cara. Existen productos especiales para jóvenes con acné.

Piel saludable

La piel humana es el órgano del cuerpo que ocupa mayor extensión, es fuerte, flexible y capaz de autorregenerarse. En el adulto, el área total de la piel es de 1.8 m2 y tiene aproximadamente 2 millones de células.

La piel es una estructura que actúa como frontera y primera línea de ‘defensa’ contra la invasión de agentes externos como bacterias, virus y parásitos; es un agente de secreción y excreción a través de las glándulas sebáceas y el sudor que poseen propiedades antimicrobianas, capaces de eliminar los gérmenes; es además un órgano sensorial y finalmente un regulador de temperatura.

Por lo expuesto, la piel requiere de un importante cuidado para mantenerse sana: higiene y limpieza diaria, nutrición adecuada, respiración y ejercicio.

La Sábila y los productos naturales

Bien conocido es que tanto Nefertiti como Cleopatra usaban la sábila para embellecerse, sin embargo esta tradición se ha institucionalizado llegando a constituirse un importante elemento en muchos productos de belleza.

La limpieza facial es esencial debido a lo suave y flexible que debe ser la piel de la cara, sin embargo, el aire, el polvo, la contaminación, el sol alteran sus características y queda la cara expuesta al maltrato diario. El Aloe Vera o Ssábila (para decirlo mejor, Aloe Vera sin manapol) tiene dos componentes: lignimas (una celulosa) y polisacaridos (hidratos de carbono) que realmente penetran las tres capas de la piel; la epidermis, la dermis y la hipodermis, expulsando las bacterias y los depósitos de grasa que tapan los poros.

Al penetrar la sábila, la acción de los nutrientes naturales que posee como los minerales, las vitaminas, los 18 aminoácidos y las enzimas mejoran y estimulan la reproducción de nuevas células muertas de la piel. Además de la presencia de calcio regula el paso de líquidos en las células manteniendo su equilibrio interno y externo dando así salud a los tejidos del cuerpo.

Cuando la epidermis no puede desechar estas células y la grasa, los poros de la piel se tapan y las glándulas sudoríparas no pueden funcionar bien comenzando a formarse infecciones en la piel.

Por su poder regenerativo, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la piel, la sábila se usa en cremas humectantes, cremas de noche, mascarillas, champús, cremas tonificadoras o reductoras de grasa, desodorantes, etc; además en cremas bronceadoras y protectoras de la piel, procesada en forma de gelatina sirve para combatir el acné.

La sábila es un producto que puede ser combinado con facilidad con una gran cantidad de otros elementos naturales como los alpha hidroxiácidos, (por ej. el ácido glicólico) logrando trabajar en la retención de la hidratación natural, restauración de la flexibilidad y renovación de la sana apariencia de la piel (producto conocido como FACTOR R 3), junto con ácidos obtenidos de extractos de frutas como caña de azúcar, manzana, limón, té verde y otros.

El poder de la naturaleza

El jugo de zanahoria, es lo suficientemente rico en potasio contiene además una increíble cantidad de vitamina A que ayuda al hígado a eliminar toxinas del cuerpo.

Toma partes iguales de jugos de frutilla (fresas) uno o dos veces por semana. Esto ayudará a eliminar acumulaciones tóxicas y evitar el acné y las espinillas.

Los antiguos nativos del Caribe siempre utilizaban la papaya con fines cosméticos. Su extraordinario cutis se atribuía al uso de la pulpa de esta misma fruta se usaba para hacer desaparecer las pecas o arrugas causadas por el intenso calor del sol.

Las cerezas son un agente limpiador natural que ayuda a purgar el sistema estimulando la actividad de los riñones, la vejiga y el colon en donde tiene lugar la mayor parte de la descarga de desechos.

Piel tan sensible

La piel sensible es esencialmente reactiva. Cualquier agresión que sufra, por mínima que sea, la irrita y la congestiona. También presenta tendencia a la descamación y la deshidratación, y es propensa a las arrugas prematuras. Necesita, sobre todo en invierno, la máxima protección.

Sensible y delicada. Cualquiera de las dos denominaciones se ajusta a la piel que reacciona irritándose o congestionándose ante la más pequeña agresión.

Los cutis sensibles se caracterizan por tener un estrato córneo extremadamente delgado, lo que los deja indefensos frente a los ataques del medioambiente o los descuidos de su dueña. Por lo general, presentan también una tendencia a la descamación y a la deshidratación, y propenden a crear prematuramente las odiosas arrugas. Por todo esto, necesitan la máxima protección. Las grandes marcas cosméticas, y sobre todo las dermocosméticas, tienen líneas especiales de cuidado para las pieles sensibles.

Ni frío, ni calor

Tanto el frío como el calor extremos pueden ocasionar estragos en una piel sensible: rojeces e incluso quemaduras. Los síntomas son piel levantada y áspera, ardor, enrojecimiento y, en algunos casos más graves, formación de escamas.

Si tiene piel sensible, debe usar tónicos sin alcohol, leches limpiadoras (no cremas de limpieza) y cremas muy hidratantes.

No es aconsejable exfoliarla. Tiene que aplicarse una crema protectora a diario y en invierno ésta tiene que ser más grasa para reforzar el manto protector.

Una recomendación: lleve siempre en su bolso una crema calmante de manzanilla (camomilla) o de alantoína.

 

 

 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE